¡A que no tienes huevos!


#1

Siempre he creído que pocas frases podían acabar con la especie humana como esa.

Porque si por algo nos hemos podido caracterizar nosotros, los hombres, es que no hay nada que no se pueda hacer, no hay dolor ni reto, por absurdo que pudiera parecer, que no se lleve a cabo cuando te dicen eso de: “A que no hay huevos…” En cualquier otro escenario dentro de tu sano juicio se podría dar pero en ese contexto y bajo esas circunstancias el miedo se disipa, la referencia al dolor se eclipsa y la estupidez se apodera de tu ser. Pero, ¡Qué cojones! Tú no quieres ser un colina, ¿verdad?

Desconozco el significado exacto de ese término aplicado a las personas pero no debía de ser bueno y, por lo que sea que significara, yo no iba a ser uno.

El relato que voy a contar empezó, como empiezan estás cosas, por ese: “¡A que no hay huevos!”

Tenía yo 19 años y estábamos mis colegas y yo de camping en Salou. Nos estábamos preparando para comer y lo teníamos todo dispuesto para hacernos unos macarrones con chistorra: Macarrones, chistorra, cebolla picada, aceite, sal… y, por supuesto, pan y una garrafa de 5 litros de agua.

Ese día éramos tres así que no calculamos bien la cantidad y echamos de más. Después de terminar de comer quedaría en el plato un par de raciones más o menos pero yo me había quedado bien y los colegas también.

El caso es que uno de ellos, el que había preparado ese día la comida, dijo:
-No vamos a dejar esa mierda ahí, ¿No?

La verdad es que no llevábamos nevera y lo que no se comiera habría que tirarlo así que otro colega dijo:
-¡A que no hay huevos a terminarlo!
Resulta que el que lo dijo es mi mejor amigo. Un tipo que tiene la costumbre de tomarse un plato de lentejas antes de cenar un costillar en un Ribs.

-El que no pueda seguir es un colina -Dijo el primero.

Aceptar aquel reto no tenía ninguna dificultad. Total, eran unas pinchadas. Así que todos fuimos adelante con ello.

-¿Cómo hacemos?
-…Pues con cada pinchada, cinco macarrones y una chistorra.

Empezó mi colega, en sentido contrario de las agujas del reloj. Primera ronda… He de decir que yo me había quedado bien pero aún quedaba hueco para el postre así que teniendo en cuenta que no iba a haber postre le empecé a buscar su sitio…

Después de cuatro o cinco rondas me di cuenta de que había más de dos raciones y no veía el fondo de la cacerola aún…

Seguimos comiendo en silencio. Vale, ésto parecía llegar a su fin. Unas cuantas pinchadas más y listo. Entonces, ¿Quién era el colina?

Aún no habíamos terminado cuando pregunté: “Vale bien. ¿Y ahora qué?”

(Silencio. Reflexión…)
-… Bueno pues ¡Ahora con el agua!

He de decir que comer hasta reventar no es muy saludable pero no sería aquella la primera ni la última vez que lo hacía. Ahora bien, 4 litros y medio de agua entre tres así a capón y después de aquello… No podía acabar bien.

Decidimos establecer la medida en medio vaso cada vez y éste era rellenado por el que acababa de beber. Sí, aquello era una puta ruleta rusa culinaria y mi cuerpo había dicho “basta” hacia 6 ó 7 pinchadas atrás…

He de reconocer que después de haber comido todo aquello los primeros vasos de agua entraron bien. De hecho eran de agradecer. El agua había hecho su efecto rellenando los huecos vacíos así que todo estaba perfecto y ahí ya no cabía nada más. Mal momento para parar…

Aún quedaban tres litros y medio, si no más y el reto ya rozaba la estupidez.

No sé qué era peor, si esperar a que te volviera a tocar o ver qué aquello no acababa nunca. Así que después de varias rondas decidimos aumentar la dosis a un vaso entero de agua. Total, ya que estamos…

Dos litros. Estábamos al sol, a finales de julio y noté que me empezaba a marear. Sería la deshidratación… (sarcasmo)

Cada vez que me acercaban el vaso notaba que un alien se me abría por dentro y emprendía un camino sin retorno hacia la superficie. Pensé en darle sentido a todo aquello pero ya era tarde. El ser humano es lo que tiene.

Estaba yo inmerso en mis pensamientos, en mi mareo y a punto de la arcada cuando le rellené el vaso a mi colega y ¡Oh sorpresa! Quedaba un culín de agua en la garrafa, ni siquiera daba para un vaso entero y le tocaba beber al de mi izquierda. El reto había terminado. O no. Porque entonces, ¿Quién era el colina?

Así que de nuevo la pregunta. “¿Y ahora qué?”

-¡Ahora con el aceite! -Gritó mi colega.

Fue imaginarme bebiendo vasos de aceite como lo habíamos estado haciendo un instante antes con el agua y me lancé a la carrera hacia el baño a llamar a Juan como si no hubiera un mañana…

Y sí, aquel día el colina fui yo.

Y tú ¿Cuándo fue aquella vez que tuvisteis una situación de “A que no hay huevos…”?


#2

Medio litro de agua macarrones para cinco no me cuadra


#3

Siempre que alguien escribe de un tema aparece un listo. ¡Felicidades!

Pero te voy a responder.

El hecho de que tuviéramos una garrafa de 5 litros no significa que no hubiera agua potable en el camping con la que llenar la cacerola para hervir los macarrones. Y por cierto, éramos tres (Ah vale, que dices por las dos raciones que quedaron… ¡Qué listo eres, joder!)

Otro día te abres un hilo de recetas y comentamos. ¿Vale crack?


#4

Tranquilo @marceius, siempre es más fácil criticar que aportar…


#5

Tu ni caso al anornal forocochero

Me quede con la intriga alguien acabo potando, o echaisteis toda la tarde la siesta ?


#7

Es una forma metafórica de decirlo (“Llamar a Juaaaaaaaan”)


#8

No me explico como la pasta en los pisos de estudiantes no tiene más víctimas que el caballo.

Me ha recordado a otra anécdota de unos compañeros de facultad, que se comieron un kilo de espaguetis, con un kilo de carne picada, y su salsa boloñesa, entre Dos! La historia término con ambos en el baño con una indigestión, potando como si no hubiera mañana, las venas de los ojos saltadas y con algún que otro espagueti colgando de la nariz. Doy fe de que fue cierto puesto que los vi en pleno resacon de pasta tirados en el sofá.

El no hay huevos, es la chispa de historias épicas.


#9

Que fácil se pica aqui la gente, y que rapido insulta. Tanto te cuesta decir que habia agua en el cámpig?


#10

Por anornal no me viene nada, caballero


#11

A los foros se entra para aportar algo de valor o para enriquecerlos. Así que, ¿A que no tienes huevos de aportar una buena historia al hilo?


#12

Verano pasado viaje a futuroscope con la mujer y el nene, seat cordoba del 97 las dudas de si llegariamos dada la antiguedad del coche,llegamos perfecto tres paraditas y futuroscope,lo de futuro ya les quedo anticuado pero bueno,de bajada paramos en Padirac a ver la famosa cueva, coche perfecto, de regreso a barcelona “pues parece que el coche aguanta bien nos podiamos acercar a Andorra, a que no hay huevos” total que en el pas de la casa se jode el bombín del embrague y nos quedamos tirados. Fijo que sin huevos habriamos llegado a Barcelona.
PD reparación en andorra 90€ nos salió la habitación gratis con el seguro.


#13

A mi hermano uno de sus amigos le dijo que no tenía huevos de beberse el caldo de un bote de guindillas. Como no, se lo tragó entero. Llegó a casa zombie. Al día siguiente no quiso decir nada. Con el tiempo lo comentó.


#14

Denunciar a un mando por corrupto. Que te llame el superior de tu superior y te diga que no sigas por ese camino. Tener los huevos de seguir y hacerlo efectivo . Archivan el asunto y unos buenos españoles mueren en acción. Pues eso


#15

Más gente como tú, con huevos y de verdad es lo que hace falta.


#16

La historia de Johnny Knoxville (Jackass) tuvo que empezar con un “a que no hay huevos”…


#17

Un off-topic pero relacionado con tener huevos y comer huevos.

Todo esto que mencionábais de excesos en comida me recuerda a esa conocida película de hace 50 años titulada “La Leyenda del Indomable” en la que un joven Paul Newman le echó huevos al asunto y se comió 50 huevos duros en un tiempo prefijado, ganando así una jugosa apuesta a un grupo de compañeros de presidio.


En las notas de rodaje quedó acreditado que el actor se comió -de verdad- 10 huevos duros, lo cual ya es una proeza en sí misma. Diez huevos duros te dejan para el arrastre ...

#18

¿Y por cámpig si?
¿Es una GoPro Hero para porcinos?

Estoy con @marceius

P.D.: Yo mis retos me los suelo marcar solo, y en mis años de “a que no hay huevos” no dan paran novela ni siquiera para cuento corto. Eran más del estilo “A que no hay huevos a tirarte desde una ventana…” y me tiraba, pero con cierto control; ahora lo llamarían parkour.
También soy de acabarme los chuletones a pares, con el único requisito de tener tiempo, pero a eso ya no me retan, que me conocen :joy: :yum:

P.D.2: También he tenido que llamar a alguna grúa en carretera, e incluso he cambiado ruedas en el arcén de la autopista :scream: … sin rencor lo digo :wink:


#19

a que no hay huevos… creo que esa frase es el mayor indice de mortandad de varones de 15 a 40 años en españa…


#20

Enhorabuena, puedes estar orgulloso de seguir al pie de la letra el juramento que hiciste.

Un buen militar español, de Caballería, amigo desde los 12 años, lo mismo. En su caso lo prejubilaron después de ganar el juicio militar en La Coruña.

Como el dice, uno ve al Alcántara y no puede por menos que intentar ser digno de ellos.

Este es el grupo escultórico del Alcántara al que hace siempre mención, en la Academia de Caballería, Paseo de Zorrilla de Valladolid.


#21

La belleza del honor