Bestiario de Joyitas

No he sabido en qué hilo podría ir esto, así que abro uno. La idea es tener como uno de aquellos Freak Shows, pero moderno.

Empiezo con una maravilla. Se llama Cristina Morales y le acaban de soltar el Premio Nacional de Literatura dotado con 20.000€…

Pero conozcámosla mejor…

[En el ferrocarril de la Autónoma] Empiezo a tirarme pedos silenciosos, apretando el culo para que no suenen, haciendo equilibrios sobre los isquiones en el asiento, avergonzándome del olor. Alguna vez he llegado a la Autónoma con las bragas cagadas. Después de soltar un poquito de caca ya puedes aguantar mejor, pero siguen quedando seis paradas con el lametoncito de mierda en el culo. ¿No hay lavabos en el tren? No, en los ferrocarriles de corta distancia de la Generalitat no hay lavabos. Hay que subirse al tren meada, cagada y follada.

Cuando era pequeña no entendía las letras de las canciones porque estaban cuajadas de eufemismos, de metáforas, de elipsis, en fin, de asquerosa retórica, de asquerosos marcos de significado predeterminados en los que “mujer contra mujer” no quiere decir dos mujeres peleándose sino dos mujeres follando. Qué retorcido, qué subliminal y qué rancio. Si por lo menos dijera “mujer con mujer”… Pero no: tiene que notarse lo menos posible que ahí hay dos tías lamiéndose el coño.

No sé si con el totalitarismo de Estado era menos desgraciada, pero joder con el totalitarismo del Mercado, me dice mi prima, que hoy ha sollozado en la asamblea de la PAH al conocer que para tener acceso a una vivienda de alquiler social debe ganar como mínimo 1.025 euros. No llores, Marga, le digo dándole un klínex. Debes consolarte con que ahora el Mercado tiene nombre de mujer: es el totalitarismo del Mercadona.

Es una alegría ver el centro de Barcelona, las vías comerciales tomadas por la explotación turística y capitalista, de las que estamos desposeídas quienes vivimos ahí; es una alegría que haya fuego en vez de tiendas y cafeterías abiertas.

Antes era así:

Y parece que se le fue retorciendo el colmillo…

Y ahora es así:

15 me gusta

Que daño hacen los porros…

1 me gusta

¿¿Premio Nacional de Literatura??

:que:

4 me gusta

¡¡¡Sí señor, Premio Nacional de Literatura 2019!!!

2 me gusta

Pues si esta es el premio nacional de literatura como serán el resto que se han presentado. Este país nunca dejará de sorprenderme, para mal.

4 me gusta

Con los 20.000€ le dará para bragas limpias… y a lo mejor para un tapón en el culo, qué asco!!

4 me gusta

Si levantará la cabeza Cervantes… Lope de vega… :facepalm:

4 me gusta

obsesión por complacer a los antisistema para acercarlos …

1 me gusta

Jodidos orcos.

1 me gusta

Y cómo será el jurado…

1 me gusta

El caso es que al principio tenía su puntillo de niña mona…antes de convertirse en orco.

3 me gusta

Según el caso, parece que puede haber procedimientos para revertir ese proceso.

Para muestra, un botón…

…y para procedimiento, en este caso, parece que el judicial:

https://www.elmundo.es/espana/2019/11/04/5dbf3c5dfc6c83814b8b468e.html

10 me gusta

Qué gran hilo, @Nauseator. Me da a mí que va a darnos grandes alegrías.

Siempre me ha fascinado cómo una determinada ideología es capaz de terminar consumiendo a una persona con el tiempo. A veces pienso que es al revés: son gente ya destruida por dentro, herida por algún tipo de trauma (un padre abusador, una madre puta o algo así), que se vuelve en guerra con la sociedad, a la que culpa de ese trauma, y que por tanto se aferra a un colectivo o ideología que promueve la destrucción de esa sociedad. Y por eso una chica que realmente puede ser muy guapa, en lugar de querer sacarse partido y sentirse bella, prefiere raparse el pelo, ser grosera y parecer fea. Diría que, en lo más profundo de su ser, teme arriesgarse a intentar integrarse en la sociedad y no conseguirlo; ella se siente más segura mostrándose anti social de manera deliberada.

1 me gusta

¡Gracias! El caso es que vi a esa tal Cristina y me saltaron los dedos.

Pero viendo lo que decís, tiene sentido. Nunca había pensado en qué lleva a la gente a convertirse en orco, o a un orco en volver a parecer humano.

Lo de Cristina no lo consigo entender. Porque era una tía agradable de ver y no escribe como una inculta (yo nunca habría dicho “isquiones” y me considero “ilustradillo”). Tiene que haberle pasado algo y además súbitamente (porque si llegó “bien” a los 25, es que de niña nadie le hizo nada).

¿Se enamoró de un malote okupa? ¿Tuvo un encuentro con una lesbiana venenosa y eso le provocó un catacroquet hormonal? O todo junto: ¿Acaso fue una okupa lesbiana feminazi?

El caso es que (puestos a imaginar) de repente se ve al otro lado de la líne que nunca había imaginado cruzar, y tiene que justificarlo, o quizás abraza esa causa porque descubre que así SÍ se siente especial, o puede que sea una huída.

El caso es que se ha echado a perder por dentro, por fuera y para siempre. Eso que ha escrito convierte a esta exchica en un ser nauseabundo, se mire como se mire.

Y del asesino de los tiirantes, mejor ni hablo para casos así, lo ideal sería aplicar la ley del siglo I.

3 me gusta

Que también hay casos de orco a humano.

Por Internet vi este montaje de cachondeo: “Antes y después del exorcismo”.

¿Qué lleva a gente que en principio puede ser guapa, o quizás no guapa pero tampoco especialmente fea, a mostrarse deliberadamente como bestias? Hay algo en la mente.

6 me gusta

Ante la falta de personalidad, te tienes que camuflar con el entorno que te rodea.

3 me gusta

Las Letras no pueden caer más bajo. Además de … también una guarra. Madre mía!!!

2 me gusta

Pues si os ha escandalizado lo que escribe o su aspecto. Buscad sus declaraciones tras recibir el premio!!!

2 me gusta

Es un buen hilo, vendran joyitas inmensas

1 me gusta

Yo apuesto por eso.
Esta chica, si fuese normal, nadie se fijaría en ella, aunque escribiese bien, hay mucha gente que escribe bien. Pero si lleva unas pintas de llamar la atención y escribe cosas para llamar la atención, probablemente lo consiga. El problema aquí, no es que alguien quiera llamar la atención y lo consiga, el problema es que premian esa forma de actuar, y sobre todo con un premio de literatura. A los que le han dado el premio, es a los que había que hacerlos mirar.

1 me gusta