Cavadas sobre el tumor gigante: "sin la operación ya hubiese muerto


#1

El cirujano valenciano ha realizado resección craneofacial y reconstrucción microquirúrgica compleja para extirpar el ameloblastoma gigante que había deformado parte de la cara del paciente
Mike se halla en tal estado, que ha llegado a un pacto con Pedro Cavadas en el que el cirujano se compromete a cuidar de la familia del africano -su mujer y tres hijas- si le ocurre algo.
La nueva cara de Samira

VICENTE USEROS | Valencia
ACTUALIZADO 01/12/2016 18:53
Pedro Cavadas forma parte de la vida de Mike Koech. No porque haya sido su cirujano, sino porque como él afirma «no es un paciente más, Mike es mi amigo».

El tumor que corroe la cara de este ciudadano keniata es semimaligno y su avance es imparable, de hecho, «ya hubiese muerto si no hubiese recibido una intervención», según Cavadas, quien confirma que son cuatro las operaciones los últimos cinco años: en 2011, 2013, 2015 y, la última, en se realizó en octubre de 2016.
El tumor gigante en la base del cráneo de Mike (35 años) provocó que fuese desahuciado por la medicina de su país. Ante esta desatención ha recibido tratamiento de forma altruista a lo largo de cinco años en el Hospital de Manises de la mano del doctor Cavadas.
El cirujano valenciano ha realizado resección craneofacial y reconstrucción microquirúrgica compleja para extirpar el ameloblastoma gigante -tumor en el maxilar- que, además, le había deformado parte de la cara. En el proceso se ha precisado la extracción de segmentos importantes del cráneo y cara y su posterior reconstrucción.
Tanto el paciente como el cirujano han entablado una gran relación y ambos son conscientes de que la patología que inunda el rostro de Mike es incurable hasta la fecha y que se le opera «para alargarle la vida», ha comentado el doctor Cavadas durante la rueda de prensa en la se ha presentado el resultado de la última intervención sobre el rostro del hombre de Kenia. La fase emocional de Mike se halla en tal estado, que ha llegado a un pacto con Pedro Cavadas en el que el cirujano se compromete a cuidar de la familia del africano -su mujer y tres hijas- si le ocurre algo.
Una historia de amistad entre médico y paciente que llega más allá. Entre sus intervenciones, Mike tuvo una hija y como agradecimiento ofreció a Cavadas que le pusiera el nombre. El cirujano pensó que a su madre le hubiera gustado lo entrañable de la relación con Mike y le puso el nombre de Carmen -el nombre de la madre de Cavadas-. «Ahora resulta curioso que una niña africana se llame Carmen Koech», ironizó el médico del Hospital de Manises.
El problema de Koech comenzó en 2001 al detectarse un bulto en la cara que inició su crecimiento de forma descontrolada. Desde entonces y hasta el año 2011 recorrió diversos hospitales del Kenia e incluso de India buscando una solución a su tumor. Sin embargo, las intervenciones que practicaban los profesionales de estos países en lugar de revertir el problema potenciaban el crecimiento del mismo.
Los especialistas africanos consideraron su tumor inoperable a menos que se le extirpara la mitad de la cara. Es entonces cuando, en Kenia, a través de la Cruz Roja, el doctor Cavadas conoce el caso de Mike, lo valora y mediante su Fundación, gestiona su traslado a España para ser operado en el Hospital de Manises.
El director quirúrgico del centro sanitario, Jesús Ángel Garijo ha explicado que casos como éste «son la razón por la que el Hospital de Manises mantiene un sólido compromiso con la acción social, como muy bien queda recogido en nuestra política de responsabilidad social corporativa. Gracias a la Fundación Cavadas este acuerdo desde el 2011 ya tiene muchas historias felices como la de Mike o la de Samira -también presentaba un quiste en la cara-».