Chaturbate: usos y costumbres para principiantes


#1

Gracias a nuestro amado líder @Israel llevo un par de meses visitando Chaturbate semanalmente y me gustaría compartir lo que he aprendido en este tiempo.

Lo primero es que coincido en su vaticinio: es mucho más interesante que mirar páginas de porno. Mil veces.

Para empezar, hay que tener tokens. Si te registras sin tokens, tu nick aparece de color gris, y para las chicas eres invisible, literalmente. Lo fui durante un tiempo y sólo un par me contestaban a los comentarios del chat (me apunté sus nombres y como caballero que soy luego fueron las dos primeras a las que se los dí).

Una vez tienes tokens, y tu nick aparece de color azul, la experiencia cambia como la vida misma. Te responden, te sonríen, te preguntan. En muchos casos, son las camgirls las que te entran por privado (y eso que algunas piden de 5 a 15 tokens para que tú se lo envíes).

Te recomiendo que te marques un límite de tokens por mes. 100 tokens son unos 8.50€, y hay promociones si compras 200, 400 o 1000. Según me dijo una de ellas, por cada 100 tokens recibidos Chaturbate les paga 3 dólares, algo así como el 30% de lo que tú pagas, que me parece un buen trato.

Es altamente recomendable que visites las salas con menos usuarios, porque ahí hay cien veces más posibilidades de que chatees con una de ellas, te responda, te enseñe algo y consigas que haga cosas, pagando o no.

Si entras en una habitación con miles de usuarios en ese momento, tus tokens sólo servirán para que siga haciendo su show a su bola, y serás un simple espectador. Para eso te ves un lésbico de Eva Lovia que te saldrá gratis.

Cuando entres en una sala que te guste, dale inmediatamente al botón de “Seguir”. Si no, no la volverás a ver. Da igual si le das a cien salas, nunca tendrás a la vez más de 15 o 20 conectadas. Luego ya filtrarás.

Con algunas de ellas he hablado de mil temas, han hecho un montón de cosas gratis y a un par les pedí un privado y se estuvieron más rato del pactado. Incluso una de ellas me pasó su whatsapp sin pedir los tokens que costaba. Hay de todo, pero puedes encontrar increíbles diamantes o auténticas gilipollas. Como en la vida.

La clave en un chat privado es cuando te escriben la frase “jugamos?/let’s play?”. Ahí te están diciendo “suelta los tokens”. Cada caballero, en ese momento, deberá decidir qué estrategia seguir para que la chica le regale algo sin pagar o pagar pidiendo más de lo que ofrece. Como la vida misma, insisto.

Si pagas un privado, asegúrate que la calidad de imagen es alta. Hay muchas salas con auténticas diosas que emiten en calidad pésima, y si la escoges para un show porque te pone a mil te arrepentirás cuando veas píxels por doquier.

Ojo con las colombianas que acaban de comenzar (hay muchísimas y todas guapísimas) porque si tienen pocos centenares de seguidores te piden tokens a la segunda frase. Hay que estar atento y en mi caso las corrijo para que no cometan ese error. Sabemos a qué venimos, pero si quisiera darte tokens ya, te lo digo claramente.

Tarde o temprano, te van a expulsar de una sala. Puede ser porque vayas a saco, o porque digas algo que moleste a la camgirl. Puede que le guste que le digas guarradas y al no decirlas te echa o porque quiere un príncipe y tú eres un búfalo. Incluso puede que te pida tokens, le digas que no tienes o que estás en un lugar público y no puedes encargarle un show, y te banee. No pasa nada: hay miles de chicas, literalmente.

En mi corta experiencia he aprendido algunas cosas.

Me gusta más chatear con la chica y jugar a ver si hace cosas, que entrar de espectador en un de las famosas y sólo mirar,porque ni ella mira el chat le pongas lo que le pongas y puede tener 100 mensajes por minuto.

También me gusta más pagar 200 tokens por un privado en el que mando yo que soltar 35 para que enseñe las tetas durante veinte segundos.

Y finalmente, que la fórmula Chaturbate se comerá la industria de las películas X.

Esta reflexión está centrada en las cámaras de chicas. Las de parejas no las he visitado apenas, así que animo a caballeros y damas a comentarlas y a completar esta entrada con sus experiencias!


#2

Vamos las feas. Eso de pagar por ver no lo veo, junta lo que te gastas en tokens y te pillas una de carne y hueso


#3

A mi las colombianas me tienen loco, hay autenticas joyas. Por lo que he visto, pienso que muchas de ellas nunca entrarían en el mundo del porno, por lo que da mucho más morbo.


#4

up


#5

No conocía la página… Qué desperdicio de Internet hasta este momento!!!


#6

No siempre son feas, algunas estan empezando y no son tan conocidas. Otras no enseñan tanto, por lo que no se vuelven populares. A las populares que ya muestran todo no tengo motivos para pagarle, otros ya lo hacen.