Cómo se despiden los hijos (o arrimados) cuando el fallecido es famoso....

He leído algunas noticias que me dan que pensar, algunas me generan ciertas dudas, otras algo de repugnancia y otras simplemente vergüenza ajena.
Como estos días ha tenido lugar el dramático fallecimiento de Fernández-Ochoa y el (por causas naturales?) de Camilo Sesto.

Esta noticia me da que pensar, yo perdí a mi padre hace unos años y no me imagino en ese momento con ganas de escribir NADA en las redes sociales (lo hemos visto ya en otros fallecimientos mediáticos), ni por supuesto publicar nada en la revista “Semana”, como es el caso concreto, tampoco es mi intención poner a parir ni juzgar a estos chiquillos que han sufrido esa pérdida y más en esas circunstancias, quizá la gente de generaciones más jóvenes ha crecido conviviendo con las redes sociales en todo momento y no hallan otra manera de expresar su dolor, además de que cada uno lidia con ese duelo como buenamente puede. José María García también denunció (después de su muerte) que estaba en una situación desesperada y que había ido a pedir trabajo a la Federación sin resultado, así que si esos hijos se han quedado con una mano delante y otra detrás pues se pueden ver obligados a hacer ciertas cosas para sobrevivir…simplemente reflexiono.

Lo del pésame de Paquirrín diciendo que iba a dedicarle su música en su concierto de esa noche en Ibiza, ya es surrealista, le faltó decir “las entradas son a 40 € y las puertas se abren a las 21 horas”.

El caso de Camilo Sesto parece distinto, pero claro, es que no le daba más de 1.000 “Leuros” al mes, y hay que aprovechar que estamos en el “candelabro”, como decía Sofía Mazagatos. En un principio suena repugnante que estén ya negociando, pidiendo inventarios, y demás. Tal vez es que viven en su mundo paralelo, y allí es como estar en otra dimensión, no hay piedad ni escrúpulos, parecido al mundo de los negocios…claro que a fin de cuentas esto es un negocio. Quizá en su vida privada, Camilo Sesto era un ser terrible, como un Picasso de la canción (amantes suicidándose, nietos bebiendo lejía…), quizá no molaba mazo el hombre.

Y, finalmente, vemos al entrañable José Manuel Parada en la SGAE moviéndose como pececillo en el agua, pero pececillo tipo Piranha: me hago un selfie con mi colegui (el de atrás haciéndose otro selfie con ellos de fondo, en una especie de regresión infinita), pongo #muerte en el “pintagram”, atiendo a los medios de comunicación, porque alguien tiene que atenderlos, así me sacrifico por la familia…en fin, una serie de cagadas sin fin, pero cuando uno vive de su imagen (aunque esa imagen me va recordando cada vez más al caucho) hay que hacer lo que sea, que el pisito de lujo en Madrid no se paga solo…siempre te echaremos de menos (algunos ya lo estaban echando de más, haciendo cuentas con la calculadora para cuando el pobre la diñase) Camilo…Show must go on!!!

Sé que todo lo citado es solamente de 20 minutos, pero es que no tengo tiempo de investigar otros medios, y tengo que atender mi trabajo, si alguien quiere aportar su granito de arena o dar su opinión de otros casos, pues por supuesto…

4 Me gusta

El hijo de Camilo Sesto y si realmente es cierto lo del tema del inventario y estas cosas, la relación muy fluida con su padre no debía de ser. Se está oliendo algo con el testamento y por eso se pone a la defensiva.
Eso no es una relación padre-hijo eso es otra cosa.

1 me gusta

Yo creo que cuando uno tiene la conciencia tranquila en vida del difunto, no necesita justificaciones públicas, se guarda su dolor para si mismo y ya… Ahora… cuando después de 4-5 días sin saber nada de tu madre, te metes en su cuenta para tener un “like” de famosa, y después de saber que tu madre está en el monte perdida, te piras a jugar al rugby (es amateur que conste) a Granada mientras los voluntarios (y tu familia) se patean el monte, pues entonces igual entiendo que necesites dar un discurso público de lo mucho que la querías…

2 Me gusta