Dejar morir a los drogadictos


#1

He leído este artículo y me ha parecido interesante:

Os resumo.

Como muchos sabréis, en Ohio está habiendo una auténtica epidemia de heroína. Las fuerzas de seguridad disponen de dosis de Narcan que salvan instantáneamente a quien está sufriendo una sobredosis.

Pero, he aquí el dilema, como sucede siempre, algo que debe tomarse como solución irremediable y de última instancia —salvar con Narcan a un desgraciado imprudente que se ha pasado— termina convirtiéndose en un “derecho”, y ya hay casos de adictos que, como saben que los van a salvar, han llegado a sufrir hasta 20 sobredosis en un mes. Y el problema es que cada dosis de Narcan cuesta 40 dólares, con lo cual los contribuyentes están pagando las consecuencias de la fiesta de los drogatas.

Todo esto ha provocado que surjan voces discordantes, como era de prever. El sheriff Jones, del condado de Butler, ha decidido que sus agentes no lleven ni administren Narcan, pues afirma que ese medicamento “no ataca la raíz del problema: sólo lo prolonga” y añade que “yo no soy quien decide, son ellos al ponerse la aguja en el brazo”. Por su parte, el concejal Picard, de Middletown, ha propuesto que a la tercera urgencia por sobredosis, en caso de que el drogadicto no haya pagado con dinero o trabajos sociales las anteriores intervenciones, se le deje de atender.

Lo que más me fascina de este artículo es cómo trata de establecer prejuicios en quien lo lee.

Cuando presenta al sheriff Jones lo hace diciendo que venera a figuras como Wayne, Ali, Reagan y Trump, que tiene dos banderas americanas y una metralleta en su despacho, y que lleva dos pistolas al cinto. Cuando presenta al concejal Picard lo hace diciendo que es republicano y católico, y que con su solución “si el drogadicto no tiene dinero para pagar la atención sanitaria se muere” (a pesar de que Picard deja claro que el drogadicto no sólo tiene la opción de pagar con dinero sino también con trabajos sociales). Jones y Picard son los malos, queda claro.

Por otro lado, el artículo presenta a Sarah, una toxicómana de 27 años que “nunca ha salido de Ohio, ni siquiera para ver el mar”, cuyo padre murió alcoholizado y su madre, “tras años de analgésicos, falleció de una sobredosis”. Sarah es una buena persona, una chica frágil que sólo ha tenido mala suerte en la vida. Ella, según el artículo, “no entiende bien el debate” porque “salvar la vida es una obligación”. Al ser preguntada por las propuestas de Jones y Picard sobre el uso del Narcan alega que “si nos lo quitan nos morimos, no le dé más vueltas”.

El artículo termina diciendo textualmente que “las muertes siguen en aumento y los afectados permanecen abandonados por un sistema sanitario que para 28 millones de estadounidenses no existe”, si bien justo antes reconoce que el Congreso ha aprobado un plan extraordinario de 1.100 millones de dólares. Y añade la intervención de Errol, otro toxicómano que declara tajante que “en este país, si te caes, nadie te va ayudar. Te quieren muerto. Por eso pretenden quitar el Narcan”.

¿Qué opináis vosotros?

Yo no tengo nada que añadir a lo que opinan Jones y Picard. Estoy con ellos. A Sarah le diría que si ahora le quitan el Narcan es porque antes se lo dieron irresponsablemente (si ella se ha acostumbrado a que le saquen las castañas del fuego, es problema suyo), y a Erroll le diría que él no es que se caiga, sino que se tira solito; es adulto y debería darle vergüenza pretender que lo traten como a un hijo tonto al que hay que mantener.

Pero lo que me parece más vomitivo del asunto es el lenguaje del artículo. ¿Qué pretende la progresía? ¿Que sigamos financiando la muerte de nuestros semejantes? ¿Qué busca la progresía con artículos como este? ¿La destrucción del ser humano?


#2

Según yo lo veo, la drogadicción puede ser dos cosas: un vicio o una enfermedad.

Si es un vicio, que se mueran. Pero ni tres dosis y luego a pagar, ni nada. Que llegan al lugar y es una sobredosis? Pues a ver si sale por su propio pie. Que no? Pues mala suerte.

Si es una enfermedad, hay que curar la enfermedad. Pero de verdad: se le interna en una carcel un hospital sin posibilidad de salida hasta que se cure. Y descargas a lo Alguien voló sobre el nido del cuco si hace falta.

Y una vez curada la “enfermedad” si vuelve a caer enfermo, entonces es vicio, ergo se procederá como en el caso 1


Hipotecas a tipo fijo
#3

Estoy con @santifesti y con su planteamiento de inicio a fin.

Yo ya no me siento cómodo pagando los tratamientos de cáncer de laringe a fumadores empedernidos… Como coño voy a mantener la adicción de un grupo de zombies sociales?

Esto es cuestión de blanco o negro. He tenido mil charlas al respecto con amigos, familiares, padres de compañeros de colegio de mis niñas y… Se está en un bando o en el otro.

En el bando de que cada uno aguante su vela y sea responsable de sus actos y el bando de los que quieren destinar parte de nuestro esfuerzo y trabajo a crear una red de protección social mal entendida, abusada e injusta.


#4

La progresía no busca curar los males sino prolongarlos. No hay votante más fiel a su partido que aquel que recibe una paga bien sea en forma de dinero, beneficios o ya directamente drogas. Cuanto mas enganchados y más dependientes, mejor.


#5

El tema esta en donde marcas el limite. ¿Alguien que fuma esta fuera? ¿Alguien que bebe alcohol esta fuera? ¿Alguien que no mantiene una dieta optima esta fuera? ¿Alguien que no practica actividad fisica diariamente esta fuera? ¿Alguien que pasa mas de X horas mirando una pantalla?


#6

Para evitar dudas sobre límites y como ya discutimos en el pasado en este [hilo] (https://tabloide.es/t/es-la-seguridad-social-una-estafa/14324?u=dirk)…, se elimina un sistema injusto y del cual se abusa y cada uno se hace responsable de si mismo.


#7

En el fondo de la idea progresista está el concepto de que la culpa de que esta chica sea drogadicta la tiene la sociedad. Un sistema injusto que hizo que sus padres fueran pobres, alcohólicos, que no le dio oportunidad de tener un desarrollo normal. Un sistema que le ha fallado desde el principio, en las escuelas, que no la ha protegido, han fallado los servicios sociales, los programas de integración y reinserción.

Ante la evidencia de que la intervención del Estado no puede salvar a todo el mundo, el progresista piensa que el problema es que no se invierte lo suficiente, que hay que esforzarse más. En ningún momento se plantean que lo mismo la idea sobre la que se sustenta toda su visión del mundo puede ser equivocada o incompleta.

El problema viene de muy atrás, de pensar como Rousseau que el hombre es bueno por naturaleza y la sociedad es la que lo pervierte. Yo pienso como Hobbes que el hombre es una bestia y solo la civilización es capaz de frenar sus malos instintos. Ahí es donde falla toda la teoría marxista, al pensar que todos los problemas provienen de la lucha de clases, cuando el problema es más básico, el problema es la naturaleza humana.


#9

Cierto es. Y luego, los malos son los que dicen que hay que terminar con los abusos y cortar con estas actitudes que unicamente estan acostumbradas a “chupar de la teta” sin mas esfuerzo.

Coincido plenamente con lo que dicen los 2 señores que nombra Santifesti en el primer post. Si la “gente” no pone de su parte, que no pretenda que vaya todo el mundo detras de ellos, como cuando se saca a pasear al perro, que tienes que estar pendiente e ir con la bolsita de plastico detras para ir recogiendo los “regalos”. No creo que a la señora esa que no ha salido de su pueblo para ir a ver el mar, ni al otro señor ese que se cae al suelo y no lo recogen le pusieran una pistola en la cabeza un dia para obligarles a drogarse, asi que se dejen de tonterias y asuman sus consecuencias.


#10

No se cuando cuesta la droga en aquel sitio.
Tengo entendido que un gramo cuesta unos 60€ en España, pero no sé si la inyección porta un gramo o hay para mas de una vez con un gramo.
Si el antídoto cuesta 40 $… que en vez de pedir que se lo regalen, lo compren en vez de otro gramo de droga. Porque por esa razón (si les pagan el antídoto) también habría que pagarles la droga.

Otra cosa es que se sometan a un tratamiento con una droga de diseño como la metadona. Pero no a demanda. Con una planificación destinada a ir reduciendo la dependencia, hasta poder liberarse del cepo.


#11

La pregunta no es tan fácil de responder como quieren algunos. Como bien señalas es una pendiente resbaladiza. Si dejamos morir a los yonkis, podemos plantearnos también qué sentido tiene mantener vivos a los asesinos, violadores. Nos ponemos con la ingeniería social y desembocamos rápido en la eugenesia.

Al final los yonkis, por muy parásitos e hijos de puta que sean, son también seres humanos. Es cruel decir “es responsabilidad suya, dejemos que se mueran”. Tanto la crueldad como la compasión tienen sus pros y sus contras. Mientras hay abundancia es más fácil ser generoso, si me sobra el dinero no me importa que el Estado use una parte para reanimar yonkis. Pero si la cosa se pone chunga, si tengo que elegir entre el zombie o yo, que le den por culo al zombie.


#12

Pretenden sumir a los deltas en un estado de letargo, y pretenden que nosotros lo financiemos.

Por un lado adormecen al posible revolucionario, y por otro minan nuestra economía y nos hacen sentir culpables de todo ello.


#13

Bajo mi punto de vista te confundes.

No se trata de abundancia o escasez. Este tema es suficientemente importante como para que no dependa de si la economía va bien o mal. Eso déjaselo a los chaqueteros de mente voluble.

El caso que aquí se trata es de cómo enfocar el problema de quienes, por decisión propia, se empezaron a atar gomas de pollo al bíceps y el hecho que luego todos debamos de llevarlos en la mochila a cuestas.

Ojo no para curarles si no para mantenerlos con vida para que, con más dinero de ayudas, sigan comprando droga. O peor aún, delincan y luego vayan a la narcosala. A esto se le llama ser cornudo y pagar la bebida.


#14

Estáis diciendo cosas muy interesantes, pero el tema es tan complejo que estamos lejos de encontrar una solución “justa”. A mí en principio la idea de que se deje morir a los drogadictos me gusta, pero según ese razonamiento también deberíamos dejar morir a fumadores, a obesos, incluso a gente en accidentes de tráfico que vayan sin el cinturón y aún se encuentren moribundos.

Si preguntamos a la gente qué quiere y qué no quiere financiar, prácticamente nos quedamos sin recursos para ayudar a nadie.

Aunque esto que voy a decir no es la solución, posiblemente sea donde radique el conflicto. Ya sabemos que el alcohol y el tabaco provocan muchas muertes, pero estas sustancias potencialmente mortíferas están gravadas con importantes impuestos. Estos impuestos, de caer en manos de políticos honrados, tendrían que ir escrupulosamente destinados a la sanidad encargada de lidiar con las consecuencias de estas sutancias, ¿pero qué pasa con las drogas?

Esto puede entenderse como una postura favorable a la legalización de las drogas, que no es lo que pretendo, pero si las drogas se recogieran en un marco legal y se gravaran con los mismos impuestos que el alcohol y el tabaco, es posible que esas dosis de Narcan pudieran financiarse sin cargo al contribuyente, sino al consumidor.

Lo que quiero decir es que aunque yo dejaría morir encantado a los drogadictos, no podemos hacer una “financiación a la carta”, ya que es obligación del Estado velar por cada uno de sus ciudadanos.


#15

Ya lo dijo Lola Flores a Jesús Quintero cuando él le preguntó qué le diría a una madre que tiene un hijo drogadicto:

“El drogadicto no se cura aunque le lleves al mejor médico del mundo y te gastes lo que quieras, si él no quiere”

Sé que puede sonar cruel pero ¿por qué tenemos que pagarle con dinero de nuestros impuestos, ya sea en EE.UU. o aquí, una rehabilitación que no sabemos si va a seguir o un sustitutivo de la heroína tipo metadona o un reanimador tipo narcan cada vez que tenga una sobredosis? Ninguno de nosotros hemos obligado ni convencido al tal Errol o a la tal Sarah a que, en lugar de un café con leche, su desayuno favorito sea un chute de heroína. ¡Y mira que hay información de sobra hoy día acerca de los tremendos efectos del consumo de drogas!
Lo que proponen el sheriff Jones y el concejal Picard es la única opción sensata para solucionar el problema.
Y termino volviendo a citar a Lola Flores, cuando definió la caída de su hijo Antonio en el abismo del caballo:

“Una inocentada de un niño que lo tenía todo”.

Creo que es extensible a Errol y a Sarah.


#16

Esta mañana comentaba esta noticia con una compañera de trabajo. Aunque no lo he contrastado, ella me dijo que el desencadenante de la actitud del Sheriff fue una negativa de los responsables de la policía a dotar a los agentes de dosis de insulina para atender a las personas que sufrieran un ataque, con la excusa de que “no había presupuesto”
Ante la negativa, el Sheriff parece haber razonado que si no hay facilidades para salvar a un diabético, menos para salvar a un yonki.


#17

Si, ese era mi argumento. Cuando el boom del ladrillo todo el mundo tenía dinero y a casi nadie le preocupaban los inmigrantes y los abusos del estado del bienestar. De pronto entramos en crisis y la gente se empieza a plantear “¿yo no llego a fin de mes y Zapatero subvenciona a una ONG en Nigeria?”. Es normal, es humano. Por supuesto que es razonable.

La crisis de la socialdemocracia es consecuencia clara de la perdida de poder adquisitivo de la clase media. Cada vez pago más impuestos mientras recibo peores servicios, mientras los que no pagan impuestos se pegan la vidorra a mi costa, que si vivienda de protección oficial, que si paguita por esto o por lo otro. Es normal que se me acaben inflando los huevos.


#18

No podemos comparar a un heroinómano con un fumador ni con un amante de las carnes rojas. Es ridículo. La heroína no es el cigarrillo, ni un entrecot. La heroína es una sentencia de muerte que firmas el primer día que la consumes y todo el mundo a estas alturas lo sabe. Fumar, beber alcohol y comer carnes rojas son cosas que se pueden hacer de manera comedida y sin riesgo directo de una muerte segura. Son sustancias que se pueden consumir sin supervisión, que no requieren de esterilizar nada para consumirlas de manera segura y que no te dejan inutilizado para realizar las tareas más básicas. Nadie le roba las joyas a sus padres para pagarse un paquete de tabaco ni se prostituye por una hamburguesa con patatas fritas.

Si vamos a hablar de pendientes resbaladizas: ¿dónde trazamos la línea con respecto a los yonquis? ¿En pagarles la reanimación con Narcan? ¿Comprarles las agujas para que no se infecten con VIH o Hepatitis? ¿Ponerles centros para que se chuten bajo supervisión de enfermeras? ¿Darles directamente la droga para que no los maten con mezclas de mierda?


#19

Es lo complicado de la pregunta. Si no les damos agujas para que no pillen Sida, si no ponemos centros, si los dejamos morir de sobredosis, a fin de cuentas… ¿no sería más humano pegarles un tiro directamente, como se hace con un animal que está sufriendo?

Y si nos ponemos con los yonkis, porqué parar ahí. Podemos seguir con los mendigos, que a fin de cuentas son parásitos también, dan peste y molestan. También le cuestan dinero al contribuyente.

En resumen, que no digo que no entienda el argumento “mejor invertir en insulina que en Narcan”. Solo digo que si seguimos la lógica de ese argumento llegamos a sitios muy oscuros desde un punto de vista moral.


#20

Parece que estamos un poco espesos hoy… ¿cómo llegas de no reanimarlos después de que voluntariamente se han chutado heroína a darles un tiro? ¿entiendes el significado de la responsabilidad individual? ¿el libre albedrío? Nadie les está obligando a chutarse, lo hacen por decisión propia. Matar a otra persona de un tiro no tiene nada que ver.

En cuanto a los vagabundos deberían ser retirados de la vía pública porque sí, son un problema para todos los ciudadanos que pagan sus impuestos, trabajan, y son gente productiva. El gobierno tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad de los mendigos pero también la salubridad y el orden en la vía pública. Deberían ponerlos en centros especiales para mendigos donde les enseñen algun oficio para que puedan trabajar. A los reincidentes se les debería poner presos.


#21

Antes de acusar a otro de estar espeso, piensa primero si no vas a ser tú el que no anda muy ágil.

Negar la asistencia a una persona que se está muriendo es un crimen, desde un punto de vista legal. Si una persona elige cortarse las venas no es decisión del enfermero o policía que llega ponerse a dilucidar “¿merece la pena salvarla?¿se ha intentado suicidar más veces?¿cuánto le va a costar esto al contribuyente?”. Los médicos hacen por esto mismo el juramento hipocrático.

Llegar de no reanimar a matar directamente es fácil. Si uno se arroga la facultad de decidir a quien salva y a quien no, está decidiendo en ultima instancia quién vive y quién muere. Si uno se atribuye esa facultad, el siguiente paso lógico es pasar de dejar morir por inacción a matar activamente. Y puede incluso argumentarse que en ciertos casos es la opción compasiva y humana. Por ejemplo con un enfermo con cancer terminal que sufre un dolor insoportable.

Todos estos temas son muy complicados desde un punto de vista moral. Decir “dejemos que se mueran los yonkis” es a primera vista una idea atractiva, pero yo estoy intentando mostrar que no es tan simple.