Derecho al olvido. O cómo forzar a los demás a ver sólo tu perfil bueno


#1

Aprovecho el momento borrón de un hilo que acabó resultando indigesto, para plantear un debate de esos que nos gustan, sobre la afición de mucha gente por hacer cuenta nueva cuando las cosas se tuercen.

Siendo breve, yo opino de que: el derecho al olvido es como el derecho a que te la chupen tres súpermodelos, lo tienes, sí, pero depende de su voluntad, no de la tuya.

Hasta la aparición de Internet y el archivado masivo de datos (hello Mark!) estas pretensiones de que tu pasado dejara de existir eran cosa de criminales y gente tatuada. Casi nadie sabía una mierda sobre ti, y podías ocultar cualquier cosa con una fina estrategia: no contarla. Ahora, subidos a la ola de la censura molona, hordas de insensatos pretenden que Google, Twitter, El País y Pornhub borren todo rastro de sus currículos, como si ellos sólo fueran inocentes víctimas, y no hubieran pulsado Aceptar mil veces antes de publicar sus cosillas.

Por concretar un poco la cosa, y sin ser abogados ni youtubers, veamos varias líneas de discusión, y no os salgáis que me enfado:

-Frontera entre derecho a la privacidad y protección de datos: Oiga, es que yo no quiero que todo el mundo sepa que tengo sífilis según el archivo de mi proctólogo. Perfecto, son datos confidenciales. Oiga, es que yo fui vocal y tesorero de Gonorreicos Sans Frontières hace quince años, y hay fotos de una calçotada en su web que me incomodan. Ah pues muy bien.

-Anonimato e historial en Internet: Por suerte o por desgracia, quienes tienen que saber quiénes somos detrás de unos apodos, ya lo saben, por si cometemos delitos. Para todo lo demás, están los infinitos nicks, mails, cuentas en rrss, avatares en foros y perfiles del Tinder. Allá cada cual con sus perfiles y lo que hace con ellos, pero todos podemos dejar atrás un pasado vergonzoso, yo qué sé, en forocoches, e ingresar en Tabloide con nuevos aires. Siempre habrá trazabilidad y formas, probablemente ilegales, de encontrar a la gente, pero coño, las personas normales no vamos por ahí amenazando de muerte ni difundiendo la yihad, así que lo normal es que otros no tengan puto interés en rastrear cuentas. Si quieres ser otro yo, incluso una lesbiana, adelante.

-Si no pagas no es privado. Me descojonan todas las quejas sobre la recopilación de datos por Facebook o Whatsapp aludiendo a no sé qué privacidad. Volvamos a la era analógica: si mandas una postal, la puede leer cualquiera; si hablas entre dos yogures unidos por un hilo, te oye cualquiera; si dejas que tus polaroids caigan al suelo, las ve cualquiera. Si usas la herramienta que te ofrecen gratis a cambio de tus datos, tus datos son el precio, y tú eres el producto.

-1984. El colmo son aquellos que, sin ser anónimos, y voluntariamente, hicieron algo que ahora quieren que todo el mundo olvide. Un hecho cierto, como que fueron condenados por atraco o jugaron en el Sporting, y quieren que sea eliminado no sólo de buscadores, sino del archivo de diarios o webs personales. Lo tremendo es que hay jueces siguiendo esa senda, y acusando a los cuerdos de no fingir que ciertos hechos jamás ocurrieron.

Eso sí que no.
:ozores2:


#2

Leí en en Twitter de greenshines lo único razonable: hay que borrar lo que uno publica para no estar discutiendo sobre lo que se dijo hace 3 meses. Haters gonna hate
Recuerdo que la idea… era algo así. Por mi parte pienso lo mismo.

Y yo ya me voy a dormir pensando en “las musas”. Buenas noches

vayamos olvidando a las ausentes que tienen todo el derecho
Isabel nos necesita


#3

No sé si procede aquí (si no es así, dímelo, no worries), pero hay un detalle interesante que los que nos hemos criado en pueblo pequeño tenemos siempre muy presente: ni olvido ni perdón. Me explico, y viene a justificar también por qué nadie es profeta en su tierra.

En un pueblo todo el mundo te conoce, conoce a tus padres, abuelos, bisabuelos, si tuviste un tío en Cuba o si una prima tuya fue ingresada por chiflada en un manicomio. Saben a qué hora sales, lo que compras y lo que comes. Que una vez bailaste con una moza del pueblo y que nunca llegaras a nada, como “os pasa a todos los Pérez”…

Vivir con esto es el día a día, y tienes pocas opciones: asumirlo, y llevar tu sambenito con la mayor dignidad, padecer esa lacra como una penitencia perpetua, o irte del pueblo.

Con todo esto, vengo a referirme a que no existe el derecho al olvido, solo el derecho a rectificar y el derecho a irse, como dijo Baudelaire. Pero no pasa nada, no hay drama. Es lo que hay, se asume y se torea. Se finge, se ignora. ¿Qué más da? ¿Realmente importa que alguien sepa que estuviste bailando borracho con la fea del pueblo en una romería? ¿Importa que alguien vea las fotos de la barbacoa de tu cuñado en Instagram?

Creo que no hay que obsesionarse, ni dar más importancia de la que merece. Hacer nuestra vida y dejar a los que no tienen vida que vivan la nuestra de manera subsidiaria.


#4

Irse siempre es la opción


#5

Aquí lo jodido es que los que deben legislar no saben de qué va el tema.

Personas como la Cifuentes son las que se preocupan por lo que es bueno o no.


#6

Yo añadiría sólo una cosita. La sociedad es tan subnormal que ya no hace falta que subas tú mismo tus datos, basta con que lo haga otro, porque esa conducta se ha visto como normal. Os pongo un ejemplo claro. Mi madre no tiene ninguna red social. Utiliza Internet para comunicarse con su familia, buscar recetas, información médica y poco más. Desde hace meses una prima subnormal está escaneando el album de su casa y subiéndolo todo a Facebook. De ahí que mi madre sin tener Facebook tenga ya más fotos subidas de ella que yo de mí, que tener tengo. Ante ese problema de ingeniería social nada puedes hacer. Yo lo he intentado solucionar de la siguiente manera. No me hago ninguna foto en la calle con nadie que intuya que la vaya a terminar subiendo a alguna red social.


#7

La memoria es poco exacta y tiende a olvidar, reescribir, y editar el pasado, de ahí que sea posible convivir con otros y olvidar las cosas desagradables que han hecho. Hasta que apareció internet y a excepción de figuras públicas de cierta importancia, la gente tiraba de la memoria y de amigos en común para enterarse de la vida de los demás y de su pasado. Incluso si querías enterarte bien del pasado de un personaje público tenías que hacer un trabajo de investigación con hemeroteca.

Nadie sabía hace 15 años lo que iba a pasar con la información que subían a, digamos, Myspace porque esta es la primera generación que ha sido sometida a algo como internet. Es normal que la gente no supiera cuáles iban a ser las consecuencias de compartir sus fotos, hacerse vídeos, o ponerse su propio nombre como nombre de usuario. La tecnología también ha ido cambiando. No siempre hubo buscadores, ni la posibilidad de subir vídeos y compartirlos de manera masiva en streaming.

Así que si hiciste algo estúpido con tu propio nombre en internet hace 12 años y aparece en todas las búsquedas de Google es normal que quieras eliminarlo y deberías estar en todo tu derecho de hacerlo. ¿Por qué debe tener Google la posibilidad de buscar tu nombre completo en internet y enlazar a cualquiera que pregunte por ti a lo que sea que su algoritmo considere relevante? ¿Os parecería bien si una empresa privada española ofreciese un servicio como ese? “Nos especializamos en hacer una investigación a fondo del pasado de cualquier individuo que desee y le damos un dossier de 100 páginas con todo tipo de información pormenorizada sobre él” No sería ético.

Como ejemplo hablaré de un personaje de internet llamado Jeffree Star que se hizo famoso en Myspace cuando tenía 18 años y cometió el error de dejarse grabar diciendo la palabra “nigger”. Tenía 18 años y hoy tiene 30 y un canal muy famoso en Youtube y día sí y día también aparece gente que lo acusa de ser un racista hijo de la gran puta como si el episodio aquél lo hubiese grabado hace dos días a pesar de que se ha declarado mil veces que está muy arrepentido y que tenía solo 18 años cuando pasó. Si no existiese internet sería únicamente una historia, como mucho, que contarían los que lo vieron decirlo. Pero como existe internet puedes darle al “play” a ese vídeo mil veces y volver a vivirlo como si acabara de suceder. No es normal y no está bien que exista la posibilidad de machacar a una persona de esa manera.


#8

Este tema es apasionante. A mí las personas que subieron su vida completa a internet al comienzo de las redes sociales me recuerdan un poco a esa generación perdida de toxicómanos de los 70 y 80. La mayoría no sabía donde se metía y terminaron pagando muy caro ser los pioneros. Yo entiendo el derecho al olvido como una forma de redimir la “mala cabeza” o una forma de limpiar los pecados que se publicaron “inocentemente” sin saber bien lo que se hacía. Ahora bien, a día de hoy existe mucha información al respecto y al igual que una persona que prueba las drogas sabe muy bien dónde se está metiendo, otra que sube su vida a internet también sabe a lo que se expone.

Quiero decir que el derecho al olvido está bien para los pioneros o menores de edad. Para los adultos que saben ya muy bien lo que hacen en la actualidad, no lo tengo yo tan claro.


#9

Recuerdo un caso de alguien que hizo un comentario desafortunado por twitter antes de pillar un vuelo intercontinental. A lo largo de las horas por lo visto su twit se viralizó de tal forma que cuando llegó a destino la cosa se había ido de las manos y la habían despedido.

Un caso similar ocurrió hace poco con aquella tipa que deseó que violaran a la Arrimadas. La primera aún tiene un perdón porque nadie se podía imaginar que las cosas llegaran a tanto. Hoy día quien mete la pata a todo trapo con la de carroña que espera carnaca es que no entiende muy bien de qué va esto.

Luego está el tema de los bulos. Eso sí que hace daño y eso sí que merece el derecho al olvido. Ya no se ni cuantas veces me ha llegado lo de que Tommy Hilfiger odia a los negros. Que seguro que los odia, eso lo comprendo completamente. Pero que haya gente que se crea que realmente salió en el programa de la Oprah a rajar que le da asco que los negros vistan su ropa… Por favor, sólo un minuto de búsqueda necesité para comprobar que no es cierto.

Pues el otro día me iba yo a una cena con unos amigos y la novia de uno de ellos me dijo que cómo podía llevar una camisa de un ser tan rastrero como ese. Simplemente pillé youtube y le enseñé un video que hay colgado donde precisamente Oprah y Hifiger desmienten el tema.


#10

De internet hay que irse y borrarlo todo cada vez que toque.
En la vida real hay veces que se debe aplicar lo mismo.
Hace 8 años deje España y cerré todo allí. Fue la mejor decisión que tome.
El derecho al olvido debe ser incuestionable.


#11

Pero es que una cosa es el derecho al olvido y otra muy distinta los bulos que corren como la pólvora. Un bulo es una burda mentira que se hace para dañar a alguien y eso más que olvido lo que merece es un castigo.

Cuando digo que el derecho al olvido es algo que no se debe tomar a la ligera es porque es un arma de doble filo. Me explico. Siempre que se habla del derecho al olvido se piensa en una joven inocente que subió a alguna red social unas fotos en ropa interior delante del espejo de su baño. Está claro que ese caso sí merece un olvido.

Pongamos ahora otro ejemplo. Imaginemos a una persona que se dedicó a extorsionar a jovencitas haciéndose pasar por una de ellas, ¿esa persona merece ser olvidada?

Internet funciona en muchos aspectos como la vida real. Imaginemos ahora que apuntas a tu hijo a clases de natación, el profesor es un antiguo pederasta que ya cumplió condena, pero como solicitó el derecho al olvido cuando buscamos por internet no encontramos nada. ¿Ese miserable se merece ser olvidado?

Por eso digo que el derecho al olvido no hay que tomárselo muy a la ligera.


#12

Si hablamos de poder borrar la información que uno ha compartido o que alguien, en un entorno social o doméstico ha compartido, sí. El derecho al olvido debe ser innegable.
Ante supuestos delictivos o de otra índole apliquese el sentido común


#13

Facebook no es un entorno doméstico. Ninguna red social es entorno doméstico. Cuando la gente sube una foto a internet la está exponiendo a todo el mundo. Hay hechos que no son delictivos pero aún así son vergonzantes y crueles.

¿Por qué el derecho al olvido en internet y no el derecho al olvido en una ficha policial? ¿Practicamos también el derecho al olvido en la televisión? ¿Te imaginas que una actriz arrepentida quisiera ser olvidada de una película? El derecho al olvido en muchos aspectos es tan totalitario como el derecho al recuerdo.


#14

Y el tema de los etarras, algunos con delitos de sangre, que pidieron no aparecer en Google, valiéndose del Derecho al Olvido. Habría que estudiar caso por caso, desde luego: no es lo mismo que una chica pida que se retire una foto suya desnuda a que un terrorista o un pederasta exija un “borrado” de su historial en Google.


#15

¿Hablamos del derecho a borrar una foto o un comentario cuya repercusión tiene trascendencia solo para uno mismo?


#16

Hablamos de lo que @Lydecker acaba de exponer con meridiana claridad.


#17

Respondido queda entonces


#18

Es que el derecho al olvido creo que no se aplica a delitos.


#19

Por eso digo que cuando se habla de derecho al olvido hay que hacerlo de forma muy escrupulosa porque hay hechos que aún sin ser delitos tendrían que estar siempre presentes para identificar al malhechor.

Todo el mundo tiene derecho a meter la pata y a rectificar, el ejemplo más recurrente es el de la chavala que en su día le dio por subirse medio en pelotas a internet con su nombre real y es fácilmente reconocible, resulta que por culpa de aquello la pobre mujer ya ha sido despedida de dos trabajos porque sus jefes han sido así de imbéciles. Está claro que esa mujer (o ese hombre) no debe vivir estigmatizado de por vida por aquello que hizo.

El otro ejemplo lo voy a personificar en Cassandra, al final la justicia ha dicho que nanai, es libre como un pájaro, sin cargos. ¿Tendría Cassandra derecho al olvido? En mi opinión rotundamente no.


#20

Este hilo empezaba con el derecho o no a borrar otro
Lo demás, si son delitos, es otra cosa.