Dictaduras Televisivas ¿morirán o evolucionarán? Parte 1


#1

Muchos desde que tenemos memoria hemos vivido acompañados de una televisión, la cual siempre fue la mayor fuente de información, entretenimiento y actualidad, la mejor, y en aquellos años, el medio mas rápido para información. Ya sea en la sala, el comedor o en tu propia recamara la tele siempre era el medio mas eficaz para pasar los ratos libres.
En mi país, México, esta fue usada mayormente para mantener quieto e ignorante a todos ya que a lo largo de varios años el entretenimiento estuvo a cargo de una sola empresa, monopolizando el entretenimiento y creando contenido en su mayoría embrutecedor.
Ahora, en los años recientes, las dos compañías de entretenimiento han ido perdiendo interés poco a poco y mueren por la supuesta poca audiencia sigue sintonizando su programación pero, ¿de verdad están muriendo estas empresas? ¿el despertar de un país puede estar sucediendo gracias al mejor acceso a la información que se tiene ahora? son preguntas que intentaré contestar en las siguientes líneas.
¿Por qué sucede esto?
La evolución de los medios es algo inevitable; pasó con el correo y la radio pero ahora este nuevo modelo abarca tanto que a veces la información que viaja a través de esta es basura, aún así la ventaja mas grande es el menor tiempo en que podemos obtener los datos y sucesos de otras partes del mundo hacen a esta herramienta muy eficaz
Eso no contesta la pregunta anterior
muy cierto pero era solo para dar un pequeño análisis de la historia de los medios, Ahora hablemos acerca de como la información ha sido mutilada y modificada muchas veces para beneficio de unos cuantos o para evitar acciones perjudiciales.
Soy un hombre de apenas 23 años que ha visto como en su país reina la desinformación, la ignorancia y el miedo, desde pequeño me preguntaba como era posible que con toda la información que se daba en libros y en los medios de comunicación la población no tuviese una mejor vida, hasta que encontré que no toda la información que necesitábamos nos era proporcionada y peor aún era el hecho de ver como a todos les daba igual tener o no la información correcta porque a pesar de eso no sabrían que hacer si la tuviesen. La gente prefería seguir en la televisión pero, ¿por que?.
Decidí sentarme a observar que era lo que los tenía tan atrapados y cual fue mi sorpresa al encontrar la televisión dividida en géneros: para las damas que se dedicaban al cuidado de la casa se les proporcionaban historias de mujeres que venían de pueblos rurales y con facciones no “autóctonas” del país. A que me refiero preguntarán, pues estas llevaban ojos verdes, una tez clara o blanca no propia de la gente que vive en esas zonas y con otros rasgos muy diferentes a los que la gente de estos lugares posee. Para los hombres tan solo era football y football, con muchas compañías de cerveza apareciendo en las transmisiones y para agradar mas todavía, féminas con cuerpos acentuados y proporcionados para anunciar las mismas o tan solo aparecer para atraer mas. Esa era en su mayoría toda la programación, salvo los fines de semana sin juegos, esos días solo emitían películas viejas; algunas buenas la mayoría para tan solo pasar el rato.
Pero eso era todo, la barra de noticias hablaba de pocas cosas relevantes, otras que atemorizaban a la población y nunca podía faltar la manera sutil en que pintaban a los buenos y malos. Gente en contra del gobierno: alborotadores, ladrones, revoltosos, etc. y los buenos: los presidentes, gobernadores, municipales y la gente que le sigue. Así estaban definidos los papeles y eso no cambió por mucho tiempo.

Hasta aquí la primer parte gente, si llegaron aquí y les agradó háganlo saber y por favor si alguien tiene una crítica constructiva escriba por favor, eso me servirá para mejorar.

Hasta luego.


#2

En España la TV es marxismo cultural puro y duro.
Contestando a la pregunta: Aquí hace tiempo que se sustituyó por medios digitales.


#3

La televisión española está perdiendo su supremacía poco a poco. Sigue siendo el medio de comunicación predilecto de los mayores y de los indoctos, pero las clases jovenes cultas y urbanas prefieren internet. Pueden ver sus series y otros contenidos cuando quieran, sin tener que depender de la dictadura de los horarios. La televisión sobrevivirá pero tendrá que modernizarse y adaptarse a los gustos de la nueva audiencia.