El Comic de las caras de Bélmez


#1

No se mucho sobre el origen de esta maravilla. Solo se que parece publicado en Méjico en los 80.


#2

¡Menuda joyita! Y el “Manual práctico de hipnotismo” es para hacer un coleccionable de “buenas prácticas”…


#3

Es un must
Y deberíamos hacer un hilo de Argumosa …


#4

Maravilloso documento. Hubo un tiempo en el que me apasionó el tema de las Caras de Belmez. Fue por aquella época gloriosa donde las noches de televisión española eran sinónimo de Crónicas Marcianas.

Me encantaba escuchar a Pedro Amorós y a Germán de Argumosa hablar sobre el tema, de hecho muchas veces los vi hablar del tema mientras fumaban en pipa.

Una de las cosas más frikis que recuerdo haber visto de las Caras de Belmez, además de este cómic, es la portada de un álbum de black metal del año 1995.

El “grupo” se llama Belmez, y entrecomillo grupo porque es realmente un fulano el que toca todos los instrumentos, a lo Burzum. Estoy hablando de black metal con mayúsculas, del que es realmente complicado escuchar un disco entero. Cuando vi la portada unos años después de su lanzamiento me quedé perplejo.

El “grupo” es de Alemania, y las razones por las que eligió la cara más famosa de Belmez la desconozco, aunque no es difícil de imaginar.


#5

Sobre las caras de Belmez hay algo que siempre me ha llamado la atención y que no he visto comentar a nadie.

Si fueran “teleplastias” o fantasmas o lo que sea no parecerían dibujadas. No se si me explico, parecen dibujos hechos por alguien que dibuja mal.


#6

Hace años me compré la revista “Milenio Cero” porque regalaban un CD con varias psicofonías explicadas por el Dr. Jiménez del Oso.

He de reconocer (confesar) que escuchando algunas de ellas me llegué a acojonar bastante (como aquella de una niña que murió en circunstancias extrañas y se le escuchaba decir: “Mamá, frío, miedo”) y le terminé regalando el CD a un colega.


#7

Esa psicofonía la he debido de escuchar más de cien veces, es aterradora, recuerdo que ese CD lo tenía un amigo mío y me lo ponía cuando iba a su casa, cuando anochecía y me tenía que marchar a la mía, ese camino en ascensor… creo que no he pasado más miedo en mi vida.

Respecto a lo de las teleplastias, yo siempre he creído en la teoría que aseguraba que todo era fruto del poder de la mente de María, la buena señora dueña de la casa. De hecho creo haber leído que después de su muerte, las caras están desapareciendo y ya no parecen tener vida.


#8

A eso me refería, a que supongamos que eres capaz de con el poder de la mente manchar una pared con la forma de una cara, la imagen que quedaría en la pared seria una especie de “foto” algo con cierto realismo con más o menos detalle ya que es como imaginamos las cosas. Pero lo que había en esas paredes eran dibujos, como si a alguien que no sabe dibujar le das un papel y un lapiz y le dices dibujame aquí la cara de un señor.


#9

El dibujo de alguien que no sabe hacerlo, en una España carpetovetónica que justificaría hasta ese error tan determinante
Me huelo un hilo de las psicofonías del infierno


#10

Efectivamente. O realmente eran dibujos que María con una técnica secreta de colorear la piedra se dedicaba a hacer (en plan Ecce Homo) o esos retratos eran el resultado horrendo y deforme causado por los secretos del subconsciente. Como cuando soñamos con nuestra casa pero realmente no es nuestra casa sino una versión modificada de la misma.

Una de las cosas que jamás he encontrado explicación (de ser verdaderamente cierta) es que las caras mutaban, es decir que comparando fotografías de años distintos, las caras cambiaban de rictus. Un muro llegó a picarse, se cementó y se volvió a pintar, la cara volvió a aparecer en el mismo sitio.


#11

Todo los temas del misterio que se dieron en los 60/70/80, me gustan muchísimo. El caso Ummo https://es.wikipedia.org/wiki/Ummo


#12

Parece que hay un comic tambien de UMMO en la misma revista DUDA. Esta escaneado a peor calidad que lo de Bélmez.

http://elojocritico.info/la-historia-de-ummo-en-comic/


#13

Icónico.


#14

A razón de esto que señalas me animo a contar una historia que me la confesó un buen amigo que vive en Madrid. Esto ocurrió en la década de los setenta si no me falla la memoria. Su madre vivía en un bloque de pisos céntrico en la capital, de esos que aunque sean viejos y parezcan comidos por el moho cuando entras hay metros cuadrados para aburrir. Su vecina era una mujer viuda al cuidado de un hijo con Síndrome de Down. En aquella casa los muebles se movían como si llevasen ruedas sin que nadie los tocase. Te hablo de muebles de salón hasta arriba de vajillas, ornamentación y enciclopedias. Evidentemente el ruido que hacían rozando contra el suelo era escuchado en todo el bloque. Las bombillas explotaban, el sofá se pegaba a la pared solo y todo ello bastante enérgico. Cuando ocurría todo esto el hijo con Síndrome de Down se ponía a gritar. Él me dijo que en una visita a su madre escuchó aquellos gritos que le dejaron el alma helada. Unos tonos indescriptibles.

Con el paso de los años la madre de aquel niño con Síndrome de Down le dijo a su vecina, la madre de mi amigo, que el funcionamiento no era el que todos creían, que los muebles no se movían y por ello su hijo gritaba, sino todo lo contrario. Primero era su hijo el que gritaba y justo entonces era cuando los muebles se movían. La psique de aquel chaval al parecer era impresionante.


#15

Yo me confieso ser otro amante de los misterios, de hecho hubo un tiempo en el que pasé de ser un simple lector a personarme en ciertos puntos calientes. Tuve la suerte en los 90 de compartir afición con un par de amigos, aprovechábamos los fines de semana para ver alguna película de miedo, (éramos fanáticos de la Matanza de Texas), o escuchar algunas psicofonías, para posteriormente salir en busca de adrenalina.

Recuerdo que durante mucho tiempo estuvimos visitando la antigua base militar americana de San Pablo, situada muy cerca del aeropuerto. Es un lugar maravilloso, en ruinas pero aún en pie, se encuentran los hangares de los aviones, el antiguo hospital, el salón de actos y edificios de oficinas. Sobre ese lugar pesan demasiadas leyendas. Una de las más escalofriantes es la que cuenta que las prostitutas que rondaban la zona límite de Sevilla Este iban a abortar a los edificios abandonados obligadas por su adicción a las drogas, necesitaban ser rentables todos los días y para eso no podían estar embarazadas.

El caso es que la leyenda dice que aún se escuchan los llantos de los niños en los pasillos de aquellos edificios. Ni que decir tiene que yo he entrado en todos y cada uno de los edificios siendo conocedor de todas esas historias. Realmente es una sensación que no se puede explicar con palabras.

Cuento esto porque me he acordado que tengo una pequeña sesión de fotos que hice si no a finales de los 90, a comienzos de 2000. He pensado que podría ser de vuestro gusto. Por cierto, las fotos se hicieron en una época en la que o no era normal que un adolescente tuviera teléfono móvil y en el caso de tenerlo no tenían cámara. Así que las fotos se tomaron con una cámara réflex de carrete blanco y negro, fotografías que yo posteriormente he escaneado.

Actualmente la zona se ha convertido en un nido de maricones donde se hace dogging, los gitanos esquilmaron en su día todo el cobre y el metal de las ventanas y ascensores, así que ya no queda nada de valor. A mí me encanta las veces que he paseado por la zona ver antiguos carteles de la aviación americana, creo era una base que se compartía con personal español.

Lo más impresionante es el sótano del hospital, imagínate ser el protagonista de una película de terror. Sin duda un lugar que eriza el vello.


#16

Joder nadie como tú para encontrar exteriores para rodar una película de terror… acojonan sólo de verlas.

Había un programa en la televisión de un equipo de científicos de lo paranormal que entraba en prisiones, orfanatos, hospitales mentales abandonados… Aquello era puro entretenimiento pero no dejaba de tener su morbo.

¿Alguna vez te “encontraste” o escuchaste algo “extraño”?

Se podría crear un hilo si hubiera buen material de experiencias cercanas o propias…


#17

Joder. Ya ni me acordaba. Estaba leyendo tu post y cuando he visto “Mamá, frío, miedo”, me ha entrado un escalofrío.

Que mal rollo me ha dado siempre esa psicofonía.


#18

Para serte sincero sólo hubo una ocasión en la que huimos como auténticas maricas de aquel lugar, y precisamente fui yo quien dio la voz de alarma. Nos encontrábamos inspeccionando uno de los edificios, entrábamos en todas las habitaciones para observar las pintadas, hay muchos pentáculos y demás simbología satánica por todos lados.

Cuando llegamos a una habitación más amplia, estilo salón o sala de espera, puedo asegurar que vi cómo una diminuta luz se encendía para volver a apagarse, la misma luz que desprende un cigarrillo cuando alguien da una calada.

Pensemos por un momento que lo que vi no fue fruto de mi imaginación, que era real, ¿qué tipo de persona espera en el fondo de aquel edificio en ruinas a las 3 de la madrugada mientras 4 o 5 personas se dirigen hacia él? Me dio un vuelco el corazón, salí corriendo esquivando los escombros y saltando los agujeros del suelo mientras gritaba ¡corred, corred, corred!. Salimos en estampida como gallinas espantadas.

Podría contar también otros lugares de los que he tenido que salir corriendo, pero creo que eso da para otro hilo.


#19

Te he dado un “Me gusta” sin escucharlo… que vamos, que ya sabiendo cómo es pues como que no hay necesidad de volverlo a escuchar… eso es como lo de “Two girls, one cup” que no hay por qué verlo otra vez…


#20

Que le dé también el escalofrío al que no la haya escuchado nunca.