El feminismo es lo que hundió a Occidente


#695

que el único hombre sea un discapacitado mental no es algo nuevo


#696

El mismo chiste no tienes c… para hacerlo con mujeres


#697

Falta una mujer negra, una con burka y una gitana, y ya le sale la jugada redonda.
Estos desalmados se aprovechan de que todavía hay gente que ve en la calle a un chaval con síndrome de Down y se cambia de acera. Por contraste, una foto al lado del chaval vale oro como imagen potente de política de integración, cuando se vaya el fotógrafo posiblemente vaya a lavarse las manos el maquiavelo de pacotilla éste.


#698

Aunque esta noticia se público el 24 de mayo de 2017, la he descubierto ahora, no se cómo acabaría el caso… Como artimaña para eludir las consecuencias de la LIVG me parece un poco fuerte…


#699

La verdad no me gusta este tipo de artículos


#700

https://www.elmundo.es/papel/historias/2019/02/13/5c630b5dfc6c8359348b464d.html

Este tema me parece muy interesante. Creo que alguna vez ha salido a colación en algún hilo,
pero ahora mismo no me acuerdo en cuál.

Lo que voy a decir va a ser muy impopular, pero, ahora mismo, es lo que pienso. Los niños y las
niñas, los hombres y las mujeres, tenemos tiempos y modos distintos de aprendizaje que
vienen establecidos por nuestra biología. No se trata de que un grupo sea mejor y otro peor,
sencillamente es que somos distintos y la igualación que se pretende en los planes de estudio
perjudica enormemente el desarrollo de los varones. No solamente en el plano académico,
también en el conductual.

En los estudios, los hombres, como regla general, maduran mucho más tarde. En las fases
iniciales, por ejemplo, con 3 años, la diferencia es abismal. Quien haya tenido hijos se ha
tenido que dar cuenta por necesidad. Más adelante, aunque las capacidades cognitivas son
similares, la madurez y responsabilidad no. Y el ritmo que pueden marcar las niñas
hipermotivadas (en comparación con los hombres) en el aula no es, ni por asomo, el que van a
seguir la mayoría de los niños. Si es que hasta en los primeros cursos universitarios se nota esa
diferencia.

En cuanto al comportamiento, los niños son, por naturaleza, más físico que las niñas, más
agresivos o violentos, si se quiere decir así, hablemos sin tapujos. Pero es que eso no es malo,
es normal y lo que tienen que hacer es aprender a gestionarlo. Y gestionar no es lo mismo que
reprimirlo y decirles que es malo.


#701

Pero estamos también todos hablando de igualdad de oportunidades, que no de resultados.
Y según lo veo, si las oportunidades son las mismas y esos niños fracasan en el aula… fracasos son.
¿Propones un modelo distinto de educación en función del género para que ellos alcancen las mismas cotas?


#702

Creo que a lo que se refiere es a la maduración de las personas. En estado adulto no debería haber diferencias intelectuales entre hombres y mujeres por su género, pero en niños y adolescentes el cerebro femenino madura antes.


#703

mmmmmmmmmmm
¿y físicas tampoco?


#704

El artículo y el comentario viene a reflexionar que el fracaso escolar, que está protagonizado mayormente por los niños, puede venir motivado porque la maduración intelectual de los niños es más lenta que la de las niñas. Si van juntos a clase y dan los mismos temas, las niñas listas van a poner el listón más elevado, por lo tanto los niños a los que les cuesta más van a suspender fijo.
Yo me acuerdo que en clase de gimnasia nos ponían a todos con los pies en un banco a hacer flexiones, pero a las niñas les dejaban poner las rodillas, porque así era más fácil. Las niñas encantadas porque era más fácil para ellas y los niños también porque nos hacía sentir más fuertes. Es un ejemplo de que si no tienen las mismas características se puede ser flexible.
Otra cosa es que yo no cambiaría nada, las cosas son como son, si los niños tiene que espabilar a base de suspensos que lo hagan, ya madurarán y al final se igualarán las cosas.


#705

Estoy muy de acuerdo contigo.

Los fondos no se hacen con rodillas y no se educa a las niñas como débiles ni a los niños como brutos.


#706

Los hombres polarizamos todos los resultados. Solemos ser los mejores estadísticamente en la mayoría de los campos y a su vez solemos ser los peores en los mismos. No creo que sea cosa del complejo de género. Los niños cuando son cazurros son insuperablemente cazurros. Para que una niña nazca con un nivel de cazurrismo masculino tiene que nacer con verdaderos problemas, sin embargo los niños salen así. En todas mis clases siempre hubo más repetidores que repetidoras y te hablo del cupo relativo, no del absoluto. Las niñas tienden a ser más responsables, más metódicas y más aplicadas y nosotros no, nosotros seguiremos jugando a tirarnos piedras a la cabeza.


#707

Veo que no soy la única a la que le gusta hablar de sí misma en estos hilos del señor…


#708

De verdad Rococo, te vas a cargar una discusion interesante con estas alusiones que no vienen a cuento.


#709

Lo mismo que tú con esta respuesta en vez de seguir con el hilo.


#710

@Tomatefritodemama
estábamos aquí, querida.


#711

No Rococo, estás muy equivocado.
Las politicas de iguladad de las que hablas, a mi modo de ver, tienen como consecuencia la perversión o adulteración de la realidad, en cuanto que lo que buscan es el igualitarismo en los resultados. Igualitarismo que, paradojicamente, termina afectando negativamente a un concreto colectivo: los varones (los varones, españoles, heterosexuales y católicos). Y en este caso, la china les ha tocado a los niños.

Si me das un poco de tiempo, te lo explico. Que no es sencillo de sintetizar.


#712

Siempre
<3


#713

La idea esencial de la que se tienes que partir es que la Constitución Española sienta las bases de todo nuestras leyes. Y que esas leyes son las que modelan nuestras relaciones sociales. Por tanto, que la constitución se interprete y aplique en un sentido tiene una gran trascendencia, no es mera obsesión o fetichismo constitucional.

Para entender lo que te he dicho en el anterior post, primero tienes que diferencia entre dos derechos distintos: derecho a la igualdad y el derecho a la no discriminación. Ambos contenidos en el art. 14 CE (“los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”)

El derecho a la igualdad, que es el que todos conocemos, significa que todos somos iguales ante la ley y en la ley. La igualdad en la ley no implica que todos tengamos que ser tratados de manera homogénea por la ley, si existe una motivo objetivo y razonable para dispensar un trato no igual, no hay quiebra del principio de igualdad. Mucha gente piensa que la coletilla final de la discriminación al que hace alusión el art. 14, es una mera ejemplificación de los supuestos más comunes de vulneración del principio de igualdad. Pero es mucho más que eso.

Al Tribunal Constitucional le dio por pensar que, si la Constitución Española hacía alusión a expresa a la prohibición de discriminación en determinadas materias, tenía que ser por algo más. Y llegó a la conclusión que ese "algo más"significa que para esos supuestos (nacimiento, raza, sexo, religión…etc), la protección tenía que ser más férrea. Y podríamos pensar que es estupendo, ya que los supuestos se expresan de forma neutra; sexo, puede referirse a hombres y mujeres; raza (¡qué políticamente incorrecto!), cualquiera sea negra, oriental, caucásica etc; religión, lo mismo, católica, judía etc. Pero no podemos estar más equivocados. Para el TC, que siempre va un paso por delante de nosotros, eran supuestos importantes por una razón muy concreta: porque son causas de discriminación que presentan una larga tradición histórica en nuestra sociedad.

Y eso de la “tradición histórica” es fundamental, ya que es un elemento configurador básico para que un supuesto se catalogue como discriminatorio. Claro, si la situación discriminatoria ha de venir de antiguo, la neutralidad con la que se expresa el art. 14 CE cuando cita las causas de discriminación prohibida parece que, cuanto menos, se tambalea. Sexo: el varón ha sufrido discriminación en nuestra reciente historia…pues yo diría que no, por tanto, la discriminada ha de ser hacia la mujer. Religión: Un católico ha sufrido discriminación en nuestra historia reciente… pues creo que tampoco, por tanto, ha de referirse a otras religiones. Orientación sexual: Un heterosexual ha sufrido discriminación….y así prueba con todas las causas.

Pues parece que queda claro, que los hombres, los católicos, los heterosexuales, los caucásicos etc… no pueden ser objeto de discriminación.

Una vez que está claro qué es esto de la prohibición de discriminación, queda por ver los modos de luchar contra ella. Y lo digo en plural porque el TC identificó un doble mandato (dos objetivos) para los poderes públicos. Por un lado, la igualdad de trato normativo y, por otro, la promoción de la igualdad real, que nos lleva, a su vez, a la parificación en la norma y a la parificación en la vida social

En conclusión, esa lucha contra la discriminación se ha librado, tradicionalmente, en dos frentes:

1.- En el normativo.

En primer lugar, la no discriminación significa igualdad de trato o parificación desde el punto de vista normativo, de modo que los tratamientos desiguales en la norma no tienen que existir. ¿Recuerdas eso del motivo objetivo y razonable del principio de igualdad? Bueno, pues ahora, para estos supuestos (sexo, religión, raza, nacimiento o cualquier otro que el TC tenga a bien identificar) ni eso (bueno, para ser exactos, alguna excepción reconoce, pero, para el caso, son irrelevantes).

Pero ¿qué ocurrió? Esta parificación normativa no ha surtido efectos, la igualdad material no existe, puesto que las estadísticas demuestran lo contrario. Por ejemplo, en materia de discriminación por razón de sexo, tienes la archiconocida brecha salarial

2.- En la realidad social.

Como te he dicho, el TC entiende que el art. 14 obliga a los poderes públicos a buscar activamente la igualdad real, esto es, la igualdad en los resultados. Lo que nos lleva a las políticas de discriminación positiva hacia los colectivos victimizados por la sociedad española a lo largo de nuestra historia. Políticas de discriminación positiva que nunca se van a proyectar sobre los siguientes colectivos: hombres, heterosexuales, católicos, caucásicos (y si eres un hombre, heterosexual, caucásico y católico…).

Pues bien, estas políticas de discriminación positiva buscan la igualación real en la sociedad, el igualitarismo. Se entiende que si existe diferencia es porque hay discriminación, no puede responder a otra razón (como, por ejemplo, las biológicas). Estas políticas de igualdad a las que haces alusión cambian el “es” por el “debe ser” . Y hacia ese “debe ser” ha de ir la sociedad. Es un dogma: todos somos iguales, si hay diferencias es porque hay discriminación. Si hay discriminación hay que luchar contra ella. Como desde el plano normativo (reconocimiento de derechos) ya se ha hecho todo, solo queda la promoción de los colectivos victimizados frente a los colectivos históricamente privilegiados.

Y esta igualación artificial perjudica por muchos motivos a los colectivos que quedan al margen.

Traslademos lo dicho al caso concreto del que se habla en el artículo. Se ha constatado que los niños presentan un mayor índice de fracaso escolar frente a las niñas. El dogma es que todos somos iguales. ¿Los varones son un colectivo tradicionalmente discriminado? No. Pues que se busquen la vida. Admitir que algo falla porque hombres y mujeres no somos iguales es inconcebible. Diferente sería que el fracaso escolar fuera en mayor medida femenino. Nos estaríamos rasgando las vestiduras. Eso sería fruto de la discriminación.

Siento que el final haya sido un poco precipitado, pero no tengo tiempo para más.


[PLATAFORMA] Documentemos la Caída de Occidente
#714

Propongo que se tengan en cuenta el bienestar de los niños, frente a ideologías.