El Gran Hilo de la Santa Biblia


#1

Hoy he ido a una librería cristiana a comprar una Biblia. La que tenía era de mi época escolar y estaba ya demacrada. El caso es que iba buscando la misma, de ediciones San Pablo, pero no he dado con la edición de bolsillo, sí al menos con una versión algo más grande, de casa, que me ha gustado mucho.

Esta es la versión de bolsillo de la que hablo. La otra es igual pero más grande y de pasta dura, pero ahora no encuentro foto.

El caso es que me he topado como era lógico con muchas publicaciones e independientemente de la calidad de las pastas, algunos tenían un índice muy cuidado, incluso con bocados en las hojas a modo de marcapáginas para ir directamente al libro que más nos interese. Otras estaban comentadas por algún teólogo reconocido.

Finalmente no he cogido la edición San Pablo, que era la que más me interesaba, porque o las pastas estaban destrozadas o las hojas por dentro estaban pisadas o arrugadas. Son ganas de no vender. El caso es que me acordé de Tabloide y seguro que alguno poseía en casa una Biblia digna de admirar, alguna publicación ya descatalogada o un versión muy especial.

Yo os dejo la mía, la principal, entre otras más que había en casa de mis padres, pero que jamás llegué a abrir.

¿Y las vuestras?


#2

En casa de mi abuelo siempre estuvo esta en la entrada, sobre un atril de mesa. Era la Biblia que más he tocado. Para marcar las páginas utilizaba una foto de José Antonio Primo de Rivera. A esas edades pensaba que era mi abuelo de joven. La foto es de Internet pero es la misma. Para mí en vez de “Santa” siempre fue “Sagrada”.


#3

La de Nacar Colunga, la foto de internet, la que tengo en casa es de la EGB y está algo mayor.


#4

Esta biblia me la devoré mil veces cuando era pequeño y aún sigue en casa de mis padres aunque totalmente destrozada y deshilachada. Creo que se vendía por fascículos aunque mis padres la encuadernaron.

Se llamaba Historias ilustradas de la Biblia, y leí sus ilustraciones antes que los Mortadelo, los Zipi y Zape o los Don Miki.

Flipaba en colores con las historietas de Sansón, David, José, Jonás o Moisés, así como el Nuevo Testamento. Obviamente en esta Biblia no aparecían los libros no históricos como los Salmos o las Cartas, pero por contra era tan amena de leer que cuando llegué a la EGB me sabía mejor los personajes de la biblia que el mismo profe de religión. :slight_smile:


#5

Vaya pasada. No la conocía. Yo el primer tebeo que cogí fui los números de Gente Menuda que venían con el ABC. Ojalá los hubiese tenido.


#6

Hace cinco años una hermana de mi padre me regaló un ejemplar de esta edición:

Con una bonita dedicatoria suya: “Que la Palabra te acompañe y guíe a lo largo de tu vida”. La leo y releo a menudo.


#7

La verdad es que mis primeros cómics después de la Biblia no fueron tampoco los que he dicho. Fueron también tebeos de mi padre, que es un gran coleccionista, de TBO y Pumby (Pumby era de una editorial valenciana, no sé si se llegaron a vender fuera de Valencia).


#8

En Bilbao se vendían…