El nuevo manual de estilo de Ada Colau

La señora alcaldesa de Barcelona (a la que todo le pasa, según ella misma afirma siempre) ha publicado un manual de lenguaje inclusivo en el que se reflejan la enorme cantidad de complejos y coacciones de la actual izquierda progre.

Con perlas como sustituir el término ‘persona negra’ por ‘persona racializada’, estamos ante un nuevo decálogo de preceptos que no tiene nada de inocente (pues por el momento se impone su aplicación a cualquier empresa que presente un proyecto al ayuntamiento).

Pasen y lean… y tengan preparado el almax

8 Me gusta

Joder… :facepalm:

¿cual seria el sustituto de “gilipollez”?

1 me gusta

Pues el otro día me recomendaron que utilizara un corrector de lenguaje sexista. No me podía creer que existiera eso. Y la cuestion es que hay bastantes programas de ese tipo. Nos estamos volviendo locos.

3 Me gusta

Locos, o quizás es que la locura ya esta bien vista…

2 Me gusta

Locos no sé, pero la cantidad de ofendiditos por metro cuadrado aumenta espectacularmente…

Lo peor es que los políticos se otorgan el poder de decidir quién debe sentirse ofendido, aunque esa persona le importe un pimiento (caso de mucha gente sorda o con algún problema físico)

6 Me gusta

No he podido leer todo el texto, me cabrea ¿que hay de malo en decir “padres” o “abuela”?
y otra perlita: “las razas no existen, el racismo si”–> ¿perdona?
Colau, te diré lo que no existe y eso es la república catalana, y contra el independentismo si que tendría que haber un buen manual y aplicarlo con contundencia ya de una vez.

Es una vergüenza que una ciudad como barcelona tenga a una alcaldesa de ese ínfimo nivel.

1 me gusta

El uso del lenguaje no es inocente. Está dentro de un tipo de ingeniería del cambio social ante el cual es muy difícil luchar. Si en algún momento planteas un pensamiento diferente, serás tachado de facha sin remedio. Desgraciadamente la sociedad cada vez está más aborregada.

3 Me gusta

Poco hay que decir. Espero que con el tiempo aparezca alguna forma de resistencia a la que no me quedará más remedio que apuntarme, tenga que llevar o no pañales y use o no bastón.

Por ahora lo único que han conseguido es que me envalentone y que, cuando me encuentro en una situación en la que o salto, o reviento, contraataque acusándoles de antisemitas, dando a entender que soy judío. Dos veces me ha tocado hacerlo este año.

Por lo demás, la gente con la que hablo por ahí (cuando compro algo en una tienda, o sacando al chucho) no han sucumbido a esta estupidez y en cuanto rascas un poco, les sale el vocabulario normal y el sentido común.

Este absurdo está promovido por alguien, pero es seguido SOLO por gilipollas que ni conocen el mundo “de verdad”, ni la vida “de verdad”. Con dos o tres choques con la realidad, esos gilipollas, o se suicidan (tienen un nivel de frustración ridículo, no aguantan la mínima) o se les pasa.

Eso sí, si siguen con la matraca, algunos de esos argumentos se terminarán aceptando como normales. Pero para entonces confío en estar muerto; ya será su problema si sube el mar, les aplican la sharia o si sólo existen humanos, ratas y cucarachas.

1 me gusta

Con tanta tontería al final esto sera una especie de raza humana marrón sin diversidad ninguna, olor a pachuli, y moros cantando salmos en verano. Veras que Occidente más cojonudo. Lo de Judío me ha matado, ¿te sirve de algo no obstante? Mira que estos igual pasan a pensar que los Jews son fachas y la tenéis clara. Son una puta panda de pesados. Y si, serán gilipollas, pero meten a gilipollas aun peores en ayuntamientos.

3 Me gusta

Lo de decir que soy judío me ha funcionado de perlas (es un sistema que inventé como contramedida en un curro en el que me machacaba una tía obesa, lesbiana y comunista). Ayuda que mi nombre y apellidos son muy raros (aunque soy español de pura cepa y de familia cristiana).

Se quedan muy bloqueados y no reaccionan. El antisemitismo les coloca en el “lado de los nazis” y se centran más en defenderse que en buscar alternativas de ataque. Además les miro MUY indignado, como si estuviese a punto de llamar a la policía.

En un caso (este año) la tiparraca se dio la vuelta y se piró bastante deprisa. En el otro, eran una pareja con un niño muy maleducado (fue el origen de la movida), y sólo la madre intentó discutir, pero su marido se la llevó (y al niño).

Algún día dejará de funcionar. Pero por ahora me sirve.

3 Me gusta

Que bueno, estos progres no hay donde cogerlos, quizás tenga que probarlo yo también, disfruta del fin de semana, y abajo las comunistas gordas y lesbianas :quinterorisa: :tu2:

1 me gusta

Una compañera de trabajo nos contaba muy contenta que su hija de 4 años tenía un nuevo compañero de colegio y que su hija le comentaba lo que le chocaba su nombre y le chocaba que no le entendía cuando hablaba. Un día que fue a recoger a su hija, esta, le mostró al nuevo compañero y comprendió lo del nombre y el idioma, porque debía ser extranjero y era de color. Lo que me mató fue que nos dijo que se alegraba de que su hija no le hubiera comentado que era negro. Y todos estuvieron de acuerdo, que era maravilloso que una niña de 4 años, no le pareciera como rasgo diferenciador entre 300, el color de la piel sino su nombre (porque hoy en día, no hay niños con nombres raros).
Me quedé tan alucinado con el comentario inicial y la posterior aquiescencia del resto que ni reaccione.
No entendía que, fuera positivo que una niña de 4 años no viera una diferencia en el color de la piel de un niño entre trescientos, y que el no verlo fuera positivo, como si apreciar esa diferencia fuera racista. Lo racista, es precisamente lo contrario, no constatar que una persona, es de otra raza. Hay algo más racista que obviar que uno es negro, como si el constatarlo fuese algo malo. El no querer reconocer que una persona es negra, implica que no es bueno que uno sea negro. En su buenísimo, están siendo racistas, pero creen que no lo son.

2 Me gusta

Que el problema es que hay mucho complejo de inferioridad por no decir que no quieres que tu hija o hijo tenga hijos con un negro, entonces es más fácil decir no al racismo y que no le señalen a uno. Una cosa es la amistad y otra el buenísimo. Yo lo tengo claro, si mi hija o hijo se van con uno de estos personajes más allá de la mera amistad o compañerismo del trabajo o estudios, algo malo he echo como padre.

1 me gusta

Ada Colau

2 Me gusta

2 Me gusta

:jajaja:

1 me gusta

yo creo que la idea es esa, que todo lo que implica esquivar un término sugiere la presencia de un complejo, más en el emisor que en el receptor.

¿Cuándo los sordos se han sentido mal por ser sordos o por que les pregunten si son sordos? y si se han sentido, será más problema de su complejo, de su forma de ver las cosas, más que de la palabra en sí.

Cambiarán estas palabras y dentro de un tiempo las nuevas adquirirán nuevos significados que no tenían antes, y se quedarán otra vez igual.

Hace años se cambió “negro” por “de color”, eso estaba bien. Hoy “de color” ya ha adquirido el significado o el matiz de negro, y ya no vale, hay que decir otra, y no se dan cuenta que el problema es su complejo, que se va a extender a todo lenguaje que usen.

El complejo no reside en las palabras, sino en el que lo tiene

2 Me gusta

Lo que es un arte es conseguir “vivir” a costa de semejantes estupideces…y ademas a costa del erario público… … la de horas que se habrán pegado elaborando el manual.
Dan ganas de pedir que paren y bajarse del planeta

4 Me gusta

Eso mismo pensaba yo hace años cuando mi nena tenía cinco o seis años y en esas edades efectivamente están todos mezclados sin importarles de donde vienen cada uno…
Pero es muy curioso como poco a poco se van separando y ellos solos acaban agrupandose por nacionalidades primero y luego por calificaciones académicas…
Ahí entra en juego el protagonismo que los padres españoles suelen dar a sus hijos y la incapacidad atenciónal que tanto árabes como africanos tienen con sus cuatro,cinco o más hijos…
A los trece años,el grupo de amigas de mi nena son todas españolas,con unas notas estupendas (compiten entre ellas por sacar mejor calificación) y cada año que pase todavía se filtrara más…
Mi opinión (consejo me suena algo prepotente) es que haciendo bien las cosas tu descendencia acabará con aquellos que le sumen y no le resten.

Ya de pequeño, empezó el cambiar el viejo por anciano, los mayores ¿donde está la maldad de esa palabra? por tercera edad. Ahora ya tampoco se acepta el anciano ni la tercera edad. Ni sé qué se tiene que decir. La ironía es que no se les puede llamar viejos, pero ya en Holanda un “señor” de 85 años o más, no es tratado en la seguridad social. No sé les puede llamar viejos, pero los tratan como inútiles y que no merecen la pena. El buenismo asesino.

2 Me gusta