El tonto del pueblo (TdP)


#1

Caballeros,

Quisiera compartir una reflexión reciente con ustedes. Hemos perdido la figura del tonto del pueblo.

¿Qué es un pueblo sin su tonto? Es como un pueblo sin veterinario o farmacéutico, es un pueblo incompleto. La sociedad española, cada vez más liberal, ha denostado a este personaje. En vez de señalarlo y usarlo como ejemplo ante la juventud (“No hagas como el tonto del pueblo”) se le protege e incluso más, se le anima a que persiga sus objetivos por disparatados que sean. Terrible.

El TdP es un indicador: si no sabes reconocer al tonto de tu pueblo, probablemente ése seas tu. Si estás en este club de caballeros, las posibilidades de ser el TdP son escasas, pero no nulas. No pretendo hacer un estudio detallado de los usos y costumbres del TdP, pero sí pretendo que compartamos los ejemplos más recientes para poder identificar a estos individuos en los tiempos que corren.


Manipulación Informativa
Me estoy tirando a la mujer de un compañero de trabajo
#2

El primer ejemplo con el que ilustrar esta galería es Dolores Díez. Un mujer. Que no se diga que en tabloide somos una panda de machirulos heteropatriarcales, por favor.

La sujeta en cuestión fue la primera de su pueblo en apuntarse para que su hija tuviese una comunión civil. Con dos cojones.

No veo mal que existan las bodas civiles, dado la importancia que tiene una boda. Si no crees en Dios y no vas a seguir sus normas ni aceptar la doctrina de la Iglesia, no debes casarte por la Iglesia.

Hace unos años ya saltó la liebre con el bautizo laico, que es postureo: El bautizo sirve para iniciar al recién nacido en la fe cristiana y presentarlo ante la comunidad. Pero hay gente que lo que quiere es pegarse una fiesta y comer marisco “del bueno” por un día, y entonces, bautizo laico.

Las razones que da la sujeta son para mear y no echar gota.

Esta madre recuerda que le preguntó a la niña que qué tipo de celebración quería, y le puso como ejemplo las dos a las que habían asistido: ¿Con misa o sin misa? «Como la primera, que tenía un payaso», le respondió. «Entonces comprendí que lo que quería era solo una fiesta. Y no quiero hacer el paripé durante los años de la catequesis de que vamos a misa y demás». Así, comenzó a preparar una particular conmemoración que no era más que «una fiesta sin misa», en la que disfrazará a la niña de princesa. Aceptará regalos.

¿Te ríes? Piensa que el voto de esa mujer cuenta lo mismo que el tuyo. Estamos muy jodidos.


#3

Aquí tenemos uno y ha elegido su nombre de usuario muy bien. @pueblerino


#4

Depende en que región de España vivas. En Castilla el tonto del pueblo, en las fiestas, acababa en el pilón, sí o sí.

En las Vascongadas el tonto del pueblo, de Jarrai, en las fiestas, montaba una Txozna… Sí o sí.


#5

Pobrecicos los TdPs castellanos, bastante tienen con lo suyo. Los vascos más inteligentes, de siempre.


#6

No creas, al TdP Castellano, se le quiere y se le aprecia como es. El TdP Borroka, faltito el, como no le quieren… que le teman.

De hecho muchos de ellos, hijos o nietos de Castellanos, Extremeños, Gallegos y/o Andaluces, se extrañan sobremanera cuando vuelven en verano al pueblo de sus ancestros…

…y por fiestas los tiran al pilón.


#7

Bueno, tenemos el tonto el referéndum que es más o menos lo mismo.


#8

No comprendo muy bien el concepto de “comunion civil”. Si tantad ganas tiene que la organice, no tiene que pedir nada. Una fiesta y ya esta. Por otra parte creo que la ambigüedad del lenguaje ya viene de base, me explico:
El nexo son las ostias, vivimos en un mundo donde una parte de la sociedad esta pidiendo ostias todo el dia y resulta que en la Iglesia las dan por comunion. Asi pues, los no creyentes, perroflautas y demas fauna quieren su racion, por eso actuan como actuan. La comunion civil es solo una gota mas en el vaso, otro grito a la desesperada, otra peticion mad de ostias.


#9

:jojojo: :jajaja: :risa: :feliz:


#10

Vamos a ver.

Odian la iglesia, pero tienen envidia de que la gente siga sus ritos, porque el común del personal no es fanático anticlerical. Por eso se inventan el mismo rito eclesiástico, pero sin la iglesia de por medio.

PATÉTICO y LAMENTABLE. Vamos, que dan penita.

De hecho, la noticia que ha enlazado @FranBerenguer , se entiende mejor con esta:

“desde entonces se han celebrado siete bautizos civiles y sólo dos «comuniones», sin que se hayan comunicado nuevas reservas para este año”. Un exitazo, vamos.

Lo dicho. Son tontos, pero piensan que todos los van a acompañar en sus tontunas, pero no.


#11

Hay que tener mucha JETA para poder decir ésto

Moreno basa en el desconocimiento de la norma la escasa demanda, pero añade que también en muchos casos han incidido «presiones del entorno familiar y social» para que las familias «no optaran por la celebración civil», culpando de paso a los «medios de comunicación que en su día ridiculizaron la ordenanza».

Si pudiese, le daba 50 likes a tu enlace, me has alegrado el día, bribón :wink:


#12


#13

Yo tengo varios Tontos de sus respectivos Pueblos:

(Aquí nos indica con los dedazos pulgar e índice de su mano izquierda la longitud de su pene . Y con el índice de la derecha, el diámetro del mismo).

Tonto de diseño… Metido a decorador de sofás y a maridito de adolescentes bobaliconas.

Con su chaquetita de INDITEX (Zara) y su canesú.

Éste desconoce la sinergia del agua y del jabón en el pelo.

En fin, cualquiera de estos cuatro habría quedado para dar “¡Vivas!” al santo patrón o a la Virgen local en día de procesión o de romería pero, por desgracia, no quisieron (porque son tontos) asumir su destino.


#14

No uno sino cuatro. Generoso! Salao!


#15

Sí, hoy me he despertado generoso… La lista podría ser larga y animo a seguir el “Desfibrilador de tontos” del gran Santiago González.


#16



#17

Disculpe …


#18

En mi pueblo había varios. Algunos entrañables como José Antonio, que paseaba una carretilla en la que recogía lo que le regalaban. En Navidad montaba un belén sobre la carretilla, se ponía un uniforme con varias condecoraciones y la paseaba por el pueblo para pedir el aguinaldo. A los niños nos encantaba.

Ninguno de ellos pudo triunfar en la vida, sus carencias eran demasiado evidentes para nosotros, un pueblo con un nivel estándar de sentido común.

Todos esos filtros que la razón estableció se fueron disolviendo en las últimas décadas. Individuos de no mayor capacidad de raciocinio que José Antonio, cuyo derecho al voto podría incluso ser cuestionado, se afiliaron a los partidos políticos.

En la izquierda siempre faltó banquillo, por tanto debía de ser más fácil formar parte de una lista. Las circunstancias de la vida hicieron que algunos de ellos llegasen incluso a concejales, representantes, diputados,…

El tonto sigue ahí, no hay duda, solo que hoy sus costumbres, sus creencias, sus métodos, incluso su forma de entender la higiene deben de ser respetadas, y sus vicios costeados por nosotros los heteropatriarcas.

Mis tres candidatos, por si es un concurso.


#19

He aqui el problema, que al tonto del pueblo se le elige como representante de los ciudadanos


#20

Me ha encantado la historia del señor de la carretilla. Muy española mucho española :stuck_out_tongue: