Entrevista a G. Soros

Interesante entrevista.

-Estoy aquí básicamente para hacer dinero. No puedo y no miro las consecuencias sociales de lo que hago.

-¿Vió a muchas personas enviadas a campos de exterminio?
-Correcto. Tenía 14 años
-Suena como una experiencia que te enviaría al psiquiatra durante años. ¿Fue difícil?
-En absoluto. …

La experiencia le pareció graciosa, …como en los mercados dice

https://youtu.be/wVanD72CKzY

Y por supuesto está financiando a los agitadores en los EE.UU.

https://youtu.be/F5Cp8y77qUQ

9 Me gusta

La parte interesante de la entrevista de 60 minutos es cuando George Soros admite que entregó a miles de judíos húngaros a los nazis en 1944 cuando trabajaba para una empresa que confiscaba las propiedades y los bienes de los judíos. El dueño de la empresa decía que Soros era su ahijado (y por lo tanto gentil) y lo llevaba con él cuando hacía sus rondas confiscatorias. George Soros le ayudó a confiscar los bienes y las propiedades de sus vecinos y sus amigos judíos. Cuando el entrevistador le pregunta si eso le produjo culpa, Soros dice que no, que en absoluto, que sólo le hizo sentir una sensación de poder absoluto.

Los judíos globalistas como Soros ni siquiera tienen miramientos con su propia raza.

Edito para añadir esto que dijo en una entrevista con el New Yorker:

"Soros proviene de una familia judía antisemita y fue colaborador de los nazis. “Mi madre era muy antisemita y se avergonzaba mucho de ser judía” Dijo Soros en una entrevista para el New Yorker. “En la cultura en la que vivíamos ser judíos era un estigma claro, una desventaja, y por lo tanto siempre estaba el deseo de trascender el origen judío, de escapar de él” También dijo en otra entrevista que no sentía ningún tipo de remordimiento por confiscar los bienes de los judíos húngaros en su adolescencia. “No niego que los judíos tengan derecho a la existencia de su propia nación, pero no quiero tener nada que ver con eso” Dijo Soros. Soros es un rabioso filántropo de causas anti-Israel y ha comparado a los israelíes con los nazis.

5 Me gusta

El típico psicópata que ni siente ni padece y narcisista megalómano.
En esa entrevista estaba con la guardia baja y se sinceró.

4 Me gusta

Un tipo que ve morir a seres humanos y no siente nada… En fin.

1 me gusta

Por fortuna es un carcamal. Aunque la maldad le conserva como en vinagre, pronto la diñará y el mundo será un lugar un poco mejor. Como cuando murió Polanco, el George Soros cántabro.

3 Me gusta

He encontrado una entrada muy interesante de un blog (James Lewis)
http://www.americanthinker.com/articles/2007/10/soros_the_guiltless.html

Es de octubre de 2007 pero es de total vigencia.

He hecho una traducción rápida y algo libre, pero creo que conserva la esencia. He llegado hasta donde hace referencia a la Wikipedia. Si puedo acabo otro día.

Saludos


Una de las cicatrices del estrés traumático es el sentimiento de culpa. Algunos de los trabajadores rescatados de la zona cero del 11S aún sufren este sentimiento hoy. Constantemente se preguntan “¿Por qué esa gente ha muerto? ¿Por qué no yo?

Sin embargo, la culpa es lo que hace posible la existencia de la sociedad civilizada; es lo que nos refrena de nuestros impulsos más egoístas. Pero no todo el mundo es capaz de sentir la culpa. Los psicópatas no lo hacen, es uno de los rasgos que definen ese trastorno. Esta es la causa de que los psicópatas puedan hacer cosas que a la mayoría de nosotros nos atormentarían para siempre. Piense en O.J. Simpson, o en un pedófilo reincidente que nunca muestra remordimientos.

Algunos seres humanos transforman la culpa en su cabeza y la convierten en rabia contra los demás. Esto puede ser aplicable a Jimmy Carter y su consejero Z. Brzezinsky, que constantemente culpan a los demás de la torpeza de haber aupado al poder a los Mulás en Irán en 1979. Consecuencia de ello miles de inocentes han muerto, pero ninguno de los dos ha asumido la responsabilidad y señalan a otros.

Esto me lleva a George Soros, uno de los 100 hombres más ricos del mundo. Soros es uno de esos extraños híbridos, los “socialistas capitalistas”: ha amasado una gran fortuna, pero no quiere que otros se hagan ricos en los mercados libres. En su lugar él quiere “un gobierto central internacional fuerte para corregir los excesos de auto-interés”. Como su fortuna de 8500 millones de dólares (Nota: 24200 en 2015 según Forbes), presumiblemente conseguida parcialmente con la especulación en el cambio de moneda.

Soros es el financiero que está detrás de Moveon.org y Media Matters, dos frentes izquierdistas que constantemente tratan de intoxicar los medios tratando de manchar a la derecha democrática. Pero son tan, tan rabiosos que se arriesgan a desatar el movimiento contrario. Moveon no pudo resistirse a manchar a uno de los hombres más admirables de América, el General David Petraeus con el mote de General Betray-Us (Nota: de betray= traicionar y US de EE.UU.) en el NY Times. Media Matters intentó desacreditar a la más alta voz patriota en el país, Rush Limbaugh.

Moveon y M-M son escuadras de la calumnia fundadas por György Schwartz, más tarde conocido por György Soros y ahora como George Soros, ciudadano Americano. En su autobiografía, modestamente titulada Soros sobre Soros, describe como siendo adolescente ayudó a rapiñar las posesiones de los judíos húngaros (hombres, mujeres y niños) que eran enviados a los campos de exterminio. Se jacta de que nunca le preocupó, y no le preocupa ahora. No se arrepiente de sus acciones ya que alguien tenía que hacerlo.

La gente normal cae bajo las duras autocríticas después de pasar por situaciones moralmente tóxicas, incluso aunque fuesen impotentes en el momento de producirse. Pero el Sr. Soros está bendecido con la ausencia de cualquier escrúpulo, según nos cuenta.

De la entrevista del programa “60 minutos” con Soros el 20 de diciembre de 1998.

-Kroft (K): Usted de hecho ayudó a confiscar los bienes de los judíos.
-Soros (S): Es cierto, sí.
-K: quiero decir, suena al tipo de experiencia que enviaría a cualquiera al divan del psiquiatra por muchos, muchos años. ¿Le resultó difícil?
-S: En absoluto, en absoluto. Puede que al ser niño no viese la conexión. Pero no fue un problema en absoluto.
(Nota: Soros no era un niño en 1944. Los adolescentes conocen bien las reglas morales)
-K: No tuvo sentimiento de culpa
-S: No
-K: Por ejemplo si yo soy judío y aquí estoy yo, viendo a esa gente irse, …podría pasarme a mí. Yo debería estar allí, …¿Nada de eso?
-S: Bien, por supuesto yo podría haber estado al otro lado, ser uno a los que se les “tomaban” los bienes. Pero no tenía sentido que yo no debería estar allí, porque aquello era… bien, realmente, de una manera graciosa, era como los mercados, que si yo no estuviese allí estaría cualquier otro haciéndolo. Y tanto que estuviese o no, fui solo un espectador de que las propiedades estaban siendo confiscadas. Así que no tuve un papel relevante y no tuve sentimiento de culpa.

Soros se absuelve a sí mismo. Se proclama “espectador” cuando fue un colaborador activo. Lo único que admite es que podría “haber estado del otro lado”. Una víctima y no un responsable. La suya es una moral instrumental.

Ahora no sabemos exactamente que pasó hace sesenta años en la vida de Gyorgy Schwartz durante el Holocausto Nazi. Según Robert Slater, “Soros más tarde dijo que él “creció en un hogar judío, anti-semita”, y que sus padres estaban “a disgusto con sus raíces religiosas””. No sabemos si el anti-semitismo de sus padres influyó en su voluntad de expropiar las propiedades de sus vecinos judíos. Pero en 1944 los planes de Hitler para los judíos no podían negarse. Soros mismo escapó a la persecución al ser adoptado por un cristiano. Él debía de saber lo que estaba haciendo, incluso siendo un adolescente. Dos años después, cuando Auschwitz y los otros campos de la muerte llenaban los titulares del mundo occidental, ni siquiera el joven Soros podría haber negado su papel en lo que ocurrió. Pero Soros se sentía libre de culpa.

Los padres de Soros eran internacionalistas que promovían una lengua universal, el Esperanto. Posiblemente fuesen anti-Nazis, y también antiamericanos. El pequeño Gyorgy creció hablando Esperanto, el lenguaje del “Venidero Paraíso Socialista”. Pero la realidad intervino y Soros se convirtió en un exitoso capitalista, de formas bastante dudosas. Por ejemplo, Soros fue acusado del colapso de la moneda malaya en 1997. El por aquél entonces primer ministro, importante voz islamista, todavía le odia por eso. Soros argumenta que cualquiera pudo haberse lucrado especulando con la moneda. Puede que tenga razón, pero muchos de nosotros no querríamos tener nada que ver con el colapso de la moneda de un país pobre, incluso aunque cualquier otro lo hubiese hecho. Nosotros nos avergonzaríamos de lucrarnos con el desastre.


3 Me gusta

Un caballo de Troya a las puertas de España. ¿En qué ciudad?

http://barcelonacatalonia.cat/b/?p=5347&lang=es

¿Dónde sino?

http://www.alertadigital.com/2017/02/27/spanish-perroflautas-march-mas-de-70-grupos-progresistas-exigen-al-gobierno-que-abra-las-fronteras-a-inmigrantes-y-refugiados/

http://www.alertadigital.com/2017/03/01/defender-la-diferencia-biologica-entre-un-transexual-y-una-mujer-sera-sancionado-con-3-000-euros-por-el-ayuntamiento-de-barcelona/

1 me gusta

(((Soros)))

Una familia judía puede ser antisemita?

No lo sé. Lo preguntas porque parece absurdo que uno odie a lo suyo, pero ¿Por qué no?

Trueba: "Siempre he pensado que en caso de guerra, yo iría siempre con el enemigo. Qué pena que España ganara la Guerra de Independencia. Me hubiera gustado que ganara Francia. Nunca me he sentido español, ni cinco minutos. Siempre he estado a favor de las selecciones de los otros países, el único año que fui con la selección española fue cuando ganó el Mundial”.

Yo puedo entender que un judío sea antisionista, pero antisemita, la verdad es que no lo entiendo.

1 me gusta

Si; como hay negros nazis.

Sujeto poco o nada recomendable, el tal Soros. Sin embargo, sí, hubo judíos que incluso financiaron al partido nacionalsocialista. No tengo claro si por ignorancia de lo que vendría inmediatamente después, la atroz Solución Final, o porque vieron un filón.

Quizas porque no pensarían en que el odio a lo judíos se materializara en algo finalmente, después de todo el pueblo judío durante toda su historia ha sido odiado y perseguido por parte tanto de derechas como de izquierdas en toda Europa (ahora el cinismo histórico quiere hacer ver que era solo cosa de nazis) , y porque era un partido mayoritario nacionalista alemán que pretendía hacer frente al paternalismo de las potencias vencedoras extranjeras que habían alienado todas las instituciones alemanas.

No olvidemos que además de judíos eran alemanes.

Es como suponer que todos los homosexuales, o todas las mujeres deben ser de izquierdas. También existen la economía, la política exterior, etc.

1 me gusta

De este tema puedo hablar con conocimiento de causa.

La mayoría de los judíos de la diáspora (sin contar EEUU que es un caso aparte) son al mismo tiempo sionistas y progres.

Por un lado consideran que Israel debe ser un país judío, están en contra de la inmigración de musulmanes a Israel. Donan dinero y algunos van a Israel solamente para hacer el ejército. En muchos casos sienten una lealtad mayor hacia Israel de la que demuestran por el país en el que viven.

Por otro lado consideran que la multiculturalidad es una fortaleza, especialmente fuera de Israel. Consideran que todos los demás países del mundo tienen una obligación para con los refugiados de las guerras, y que hay que abrirle la puerta a los musulmanes.

¿Cómo compaginan esa grandísima contradicción?

Porque creen en la excepcionalidad del Estado de Israel como el único país judío del mundo. Los judíos piensan que hay 56 países musulmanes, cientos de países cristianos, e Israel es el único país judío. De ahí la necesidad de defenderlo. Si hubiesen 10 o 20 países judíos no sentirían esa urgencia a la hora de defender su país.

¿Cuál es el problema de este pensamiento? Que solamente toma en cuenta la religión. Los judíos que piensan de esta manera no tienen ningún problema con que a Israel inmigre todo tipo de personas EXCEPTO musulmanes. De hecho están muy orgullosos de contar con comunidades de católicos, cristianos, drusos, etc. Y cualquier persona que se convierta al judaísmo tiene los mismos beneficios que cualquier otro judío a la hora de inmigrar a Israel.

El problema es que no toma en cuenta la etnia. Si cambiamos por un segundo el parámetro por otro… uno étnico, porque el judaísmo es también una etnia, nos damos cuenta del error. Si bien es cierto que hay cientos de países cristianos y musulmanes, solamente hay un país español, solamente hay un país francés, y uno alemán, y cuando los llenas de inmigrantes estás acabando con el único territorio que esas etnias tienen. Cada país de Europa es tan excepcional como lo es Israel, solo que por motivos distintos.

Entonces… hay judíos que, como yo, frente a esa contradicción, o tomando en cuenta todo esto, son sionistas porque defienden Israel pero no defienden la actitud de apertura y progresía de las comunidades de la diáspora. Un judío como yo considera que los judíos de la diáspora deberían emigrar a Israel o asimilarse.

Después hay otros judíos que opinan lo contrario. Aquí podemos meter a Chomsky. Están muy a favor de los judíos de la diáspora pero odian a Israel porque es un país nacionalista fundado sobre los mismos valores que consideran poco éticos.

En cuanto a familias como Soros o los Rothschild, esto es como hablar de lealtades cuando se trata de un comunista. Cuando una persona se convierte en comunista abandona cualquier lealtad a su grupo de origen. Un comunista español no es español, es comunista, pertenece a un cabal internacional. Lo mismo ocurre con un judío comunista. Con las grandes fortunas ocurre lo mismo que con los comunistas, son una red internacionalista de cosmopolitas que no tienen lealtad ni pertenencia a ningún lugar ni a ningún pueblo porque no necesitan nada de nadie y van a lo suyo. No se puede hablar de que Soros sea judío ni de que los Rothschild lo sean por esa razón.

8 Me gusta

Muchas gracias compartir tu opinión informada. Personalmente me fascina el pueblo judío desde el punto de vista meramente intelectual, el ratio de premios Nobel por miembro de esa comunidad no puede ser casualidad. Pero el estado de Israel ha sido una fuente de conflicto y desestabilización desde su nacimiento y no veo cómo se puede resolver el conflico árabe-israelí. Israel aprovecha cualquier excusa para expandir el territorio y su vecino es incapaz de pensar en otra cosa que no sea aniquilarlo.

Personalmente pienso que las migraciones a muy pequeña escala son interesantes desde el punto de vista genético y cultural y no ponen en peligro la estabilidad social y la diversidad de los pueblos. Pero lo que está ocurriendo actualmente es una invasión, mayoritariamente de hombres jóvenes, sin formación y con costumbres y creencias primitivas. Las consecuencias serán negativas para la economía, la seguridad y las libertades.

En la bondad de las migraciones de pequeña escala también tengo la misma excepción, aquellos que profesan la creencia a la que Sir Winston Churchill consideró “la fuerza más retrógrada de la tierra”, y que comparó con la rabia en los perros.

1 me gusta

A mí también el pueblo judío me parece admirable. Ahí van unos cuantos nombres que han cambiado la Historia de la Humanidad y nuestra manera de afrontar la vida: Moisés, Jesús de Nazaret, Baruch Spinoza, Karl Marx, Sigmund Freud y Albert Einstein. Su denominador común: eran judíos. También he tratado con rabinos y doy fe de que son hombres excepcionales, con carreras universitarias “de verdad” (médicos, veterinarios, farmacéuticos, etc, ninguno te dice que es “politólogo”), que hablan cinco o seis idiomas.
Y por supuesto que el Estado de Israel debe existir. Hacen bien los judíos en no fiarse de las Naciones europeas, antisemitas todas ellas en mayor o menor medida a lo largo de la Historia; y en fiarse lo justito de EE.UU. Por eso Israel es vital para ellos… Para ellos y para todos nosotros, no judíos. Han conseguido que florezca un vergel en mitad del desierto; han conseguido integrar una sociedad de ni se sabe cuántos orígenes con minorías religiosas (20% de la población israelí es musulmana) incluídas; son un país puntero a nivel tecnológico y educativo… Y sobre todo, han conseguido crear y mantener un sistema impecablemente democrático. Todo ello a pesar del odio letal de sus vecinos, tan envenenados que llegan al extremo de desear la muerte propia para matar judíos; y de la incomprensión cínica del resto del mundo.

4 Me gusta

¿Estás seguro de esto que estás diciendo? ¿O será que el problema son los países musulmanes, esos a los que llamas “culturas retrógradas” y de los que Israel está rodeado? ¿Ha tenido Israel un problema alguna vez con otro país que no sea árabe/musulmán?

En cuanto al supuesto expansionismo judío, deberías revisar la historia del Mandato Para Palestina. El territorio que Reino Unido le prometió a los judíos incluía toda Jordania. Después Reino Unido transformó el plan original en el de “La Partición”, le dio más de la mitad del territorio a los palestinos, le dio las riendas del nuevo país al Rey Faizal y lo llamaron “Jordania”. La ONU declaró que en el espacio restante, el del actual Estado de Israel había que dividirlo de nuevo para crear otra vez 2 Estados. Los palestinos rechazaron la propuesta e declaró su independencia en ese espacio. Es decir, que actualmente existe un país palestino (Jordania) y un país judío (Israel) en el territorio original. ¿Qué pasó después? que aunque Israel aceptó a todos los judíos refugiados de Europa que huían de la II Guerra Mundial y del comunismo ruso, los Jordanos no le abrieron la puerta a los palestinos que se fueron del territorio israelí cuando se declaró la independencia sencillamente los dejaron como reclamo en la frontera como estrategia politica.

3 Me gusta

Desconocía los términos del Mandato y del reparto. Yo tenía la idea de que hay asentamientos de colonos en terrenos que pertenecían a Palestina antes de las guerras, teóricamente con duración de días, pero que no se acaban nunca. Gracias por la aclaración.

Y buenos vecinos no me parecen, para mí no los quiero.

Bien es verdad que Israel prácticamente siempre se ha retirado de aquellos territorios que se ha visto obligado a ocupar tras una agresión externa clamorosa y manifiesta. Obviamente, la prioridad de un Estado democrático como Israel (el único de Oriente Medio, conviene no olvidarlo) es garantizar la seguridad de sus ciudadanos y, por extensión, su Libertad. Además, ha devuelto dichos territorios sin esperar a cambio ningún beneficio, con riesgos evidentes de que se produjeran nuevos ataques de cualquiera de los países vecinos e incluso perdiendo dinero y credibilidad entre parte su población.

1 me gusta

https://www.youtube.com/watch?v=psJbF8G6Zjw

Diría que es una película relativamente poco conocida y bastante interesante. Cine indie americano, no esperen grandes explosiones y eso. Y Gosling esta muy bien.

2 Me gusta