¿Es ético despedir independentistas? Pues hagámoslo


#1

En estos días en los que parece que por fin empiezan a oírse voces sobre la pantomima catal-ano-independentista me asedia un dilema moral. Parece que algunas empresas del ibex también han pasado por algo parecido y ya se han decido. A ustedes, que seguramente tendrán situaciones similares en sus respectivos negocios, les pregunto.

¿Es ético despedir a alguien por ser independentista?

O si prefieren; ¿es ético despedir a alguien por defender comportamientos ilegales?

Es que, si fuese ético y todos los que podemos tomar estas decisiones fuésemos consecuentes, podríamos hacer más daño al independentismo que la Policia y Guardia Civil en un sólo día.

Sí, estoy hablando de ideología, no de raza o religión. Y no, no se me acorta el bigote por pensar esto.

¿Qué opinan al respecto?


#2

No solo es ético. Es justo y necesario defenderse de quien te ataca, de quien te hace o puede hacerte daño.

Esopo.- El labrador y la víbora:

Llegado el invierno, un labrador encontró una víbora helada de frío.

Apiadado de ella, la recogió y la guardó en su pecho. Reanimada por el calor, la víbora, recobró sus sentidos y mató a su bienhechor, el cual, sintiéndose morir, exclamó:

-¡Bien me lo merezco por haberme compadecido de un ser malvado!

Samaniego

A una Culebra que, de frío yerta,
En el suelo yacía medio muerta
Un labrador cogió; mas fue tan bueno,
Que incautamente la abrigó en su seno.
Apenas revivió, cuando la ingrata
A su gran bienhechor traidora mata.

De mi experiencia puedo decir que, además, los descontentos no es difícil que sean envidiosos y en el trabajo no rindan o incluso lo boicoteen.


#3

Cuentas empresas manejas? y con cuantos trabajadores?

Mezclar negocios con política nunca sale bien. Y pensar en revanchismo al que piensa distinto que tu tampoco sale bien.

No se si eres de Cataluña, pero gran parte del independentismo catalán es de clase media alta. Si pensaran como tu mal iríamos.

saludos


#4

Yo estoy bastante de acuerdo, esto no es política. La pregunta es la siguiente, ¿tendrías delincuentes bajo nómina a sabiendas?


#5

Claro, porque vamos de puta madre, viento en popa, todo guays. Gracias a la clase media alta independentista que no piensa como él.

Ay madre…


#6

El independentismo está más representado en la clase obrera. Los burgueses son independentistas hasta que les tocas “la butxaca”.


#7

Pues lo cierto es que no hay consenso.

Si yo asistiese a un acto en el que viese a un grupo de empleados que queman el logo de la empresa, que faltan al respeto de manera continua a otros compañeros que sí respetan a la propia empresa y que además hablan con clientes difamando a la compañía para causar el mayor daño posible… creo que todos lo tendríamos claro.

Sin embargo con este tema no lo tenemos tanto. Por eso al final me desanimo con estas cosas… ¿Y si la empresa es España?
Qué queréis que os diga, no puedo criticar lo que suceda mañana (si es que termina sucediendo algo) y luego aparentar normalidad e incluso “buen rollo” cuando sé la manera de actuar y pensar del otro.

Y por favor, pensemos siempre que nos referimos al apoyo a un comportamiento ilegal. Nadie está valorando si despedir o no a alguien por si es budista, del atleti, abortista o antitaurino… comportamientos dentro de la ley (al menos hoy por hoy).


#8

Entiendo el fondo de tu reflexión pero sinceramente el planteamiento es débil.

Si tuviese que despedir a todo el que no acata la ley, hace trampas en su vida diaria, se salta cedas, retoca la declaración de renta, tiene bienes a nombre de su esposa y se declara insolvente pero me factura cada mes, trabaja en negro haciendo chapuzillas más allá del horario que tenga en su empresa o va de putas… Pues oye. Nos quedamos solos.

Enfoca tu rabia y tu decepción hacia los separatistas concentrándote en hacer pedagogía. En educar y dar ejemplos a los que te rodean y son o viven en la equidistancia. Solo consiguiendo que la verdad se divulgue ganaremos esta batalla. Y la guerra. No hace falta llegar a la caza de brujas que te convertirá, sin quererlo y por el simple afán de tomarte la justicia por tu mano en un intolerante a la altura de la basura nazionalista.

Y por cierto. Tener un bigote con personalidad jamás debería avergonzar a nadie. Y menos si es parecido al de Franco o Hitler. Nunca se hara justicia a todo lo bueno que nos dieron, eso ya es otra guerra perdida. Pero en esta, tenemos todos los instrumentos para ridiculizar y poner en evidencia a los cobardes separatistas.


#9

He vivido trece años en Barcelona y he trabajado con independentistas y no he tenido ningún problema. Ellos sabían mis ideales y yo los suyos y nos respetábamos, comíamos juntos y demás y no hubo ningún problema. Ahora bien, ninguno era ningún perroflauta como los que salen por la televisión…Si trabajan bien y facturan lo que tienen que facturar para la empresa no veo por qué hay que echarlos…


#10

Sabiduría popular que Trump (*) repitió a lo largo y ancho de su campaña leyendo el poema “The Snake”.

Los aplausos eran efusivos.

(*) Sacó la inspiración de Al Wilson.


#11

Hombre, si quieres jugar a ser juez, haz lo que quieras en tu empresa. Aunque despedir a alguien por asuntos privados no creo que sea legal.
Si un trabajador no paga la luz de su casa, tambien tienes que despedirlo?
Para eso estan los jueces.
Si tan grave y tanto dolor te supone que alguien tenga ideas distintas, quizas no deberias ser empresario.


#12

Ay, el mito de que la ideología política (o la religión) es un asunto privado. Qué buen momento éste para mostrar la realidad: la política, el independentismo en este caso, puede desestabilizar cientos de empresas, y llevarlas a la quiebra. Las ideas políticas se manifiestan en hechos, y nos afectan a todos, sobre todo a los ilusos que creen que toda ideología es respetable.

Me parece de un civismo elemental poner en la calle a quienes exhiben ideas perniciosas para la empresa, y por tanto para la sociedad. Igual que no haría daño alguno, sino muchísimo bien, castigar también esos comportamientos incívicos o directamente delitos de los que algunos presumen y otros dan por inevitables. Para ser civilizados no están los jueces, igual que para ser educados no están los profes, estamos todos, todos somos responsables de que una sociedad no se convierta en una tribu de salvajes.

El ejemplo del que no debería ser empresario me ha hecho gracia, porque me ha recordado a ese intolerante que no llegó a nada en los negocios… :comeon:


#13

Aquí nadie habla de ideas políticas, aquí se habla de despedir a un empleado por cometer un delito, algo que perfectamente puede estar incorporado en el código de conducta de la empresa o incluso en un régimen disciplinario. Al igual que puedes despedir a un empleado al que con el coche de la empresa le hayan pillado conduciendo a 190kms/h y al pararlo la GC dio 0,9.


#14

No se puede ser ingenuo y decir que no se habla de despedir por ideas políticas, cuando está clarísimo que es así.

Anteriormente cuando el matrimonio homosexual era delito (sí, delito, iba en contra de lo que estipulaba la ley), ¿despidirías a un trabajador tuyo por querer casarse con un hombre?. Dudo mucho que se utilizase el argumento de “te despido porque estás incumpliendo la ley”.

No estoy defendiendo ni atacando a nadie, pero para mí está clarísimo que aquí se está hablando de tirar a alguien por su posición política (con mayor o menor repercusión, pero por su posición política al fin y al cabo), no “porque inclumpla la ley”.


#15

El OP plantea dos cuestiones, que pueden tener respuestas distintas según la opinión de cada cual.

La segunda habla de gente que defiende comportamientos ilegales. Ilegal significa que hoy, en el mundo real, y escrito en algún boletín oficial y firmado por el Rey, cierto comportamiento es delito. No el absurdo ese del matrimonio homosexual, que nunca fue delito y siempre fue muy defendible para quien lo quisiera implantar. Simplemente no existía la figura legal del contrato matrimonial entre personas del mismo sexo, como no existe aún entre humanos y cabras, aunque pronto lo reconocerán. Volviendo a los delitos reales (robar, traficar con sirios, dar golpes de Estado…) me parece evidente que cualquier empresario sensato debe librarse rápido de los empleados que los cometan o defiendan abiertamente.

La primera habla simplemente de independentistas. Y eso, es cierto, es simple ideología política. Ser independentista es tan respetable como admirar a Stalin, defender el expolio fiscal a los ricos o promover el subsidio universal por rascarse los huevos. O sea, poco, pero es legal, son opiniones. El tema es que esas opiniones, las ideologías políticas, cristalizan en hechos, en situaciones que van más allá de las personas que las tienen, afectan a otros. Y en casos como el independentismo y el comunismo, destruyen literalmente el tejido empresarial, que es de lo que hablamos. Allí donde proliferan esas ideas, se va muriendo la riqueza, y el dinero, que es más listo que nadie, huye las políticas que fabrican pobres. ¿Es ético defender tu empresa de empleados cuyo ideario consiste en destruirla? Obviamente sí, no sólo es ético, es lógico y necesario. Son libres de pensar así y hacer campañas, pero lejos de mis bienes y sin el salario que les pago.

Por último, repetir que son preguntas de respuesta evidente, que no debería contaminarse por el tema político. Rechazar, aislar, marginar, despedir e ignorar a gente, no ya por cometer delitos, ni por sus ideologías perniciosas, sino simplemente por su mal comportamiento, es muy sano, en cualquier grupo de humanos civilizados. Lo hacemos con nuestros amigos, cómo no lo vamos a hacer a nivel profesional. A los cerdos que no se lavan, a los que conducen a lo loco, a los que reparten octavillas independentistas, y a los que no dan los buenos días, habrá que hacerles notar cierto rechazo social. Y nos iría mucho mejor.


#16

Estoy de acuerdo contigo en que ciertas conductas ilegales y obvias (robar, defraudar…) deben estar catalogadas como sanciones o como causa de despido procedente en una empresa ética y responsable.

Pero también te diré, que ninguna empresa sería y de éxito que actualmente domine su sector, va a prescindir del talento que le pueda aportar un trabajador más allá de lo que piense o predique en la calle o en su casa.

De pensar como proponéis, cuando acabó la Segunda Guerra Mundial, Rusia y Estados Unidos no se hubiesen peleado por adquirir/comprar el talento de Von Braun más allá que hubiese colaborado en crear las bombas que mataron a miles de sus compatriotas.

Los negocios son los negocios. Es la jungla. Si quieres destacar y vencer has de poner sobre la mesa lo único que importa. Que es el talento y la capacidad del individuo.

Otra cosa es que quieras tener una empresa de Segunda, en la que las cenas de empresa acaben con vítores a la causa o ideología que a ti te guste. Si eres el jefe mandas. Está claro. Pero llevo décadas en empresas multinacionales y actualmente en la más importante del sector hotelero mundial y no somos líderes por echar talento y adquirir ideología.

Todo esto no quita otro punto de vista y es que, actualmente, cualquiera que defienda la idiotez del separatismo, tiene cierta merma y por lo tanto dudo bastante que sea un activo importante para una empresa.


#17

Coincidimos más de lo que parece, como dices al final, talento, actitud trabajadora, responsabilidad, ética e ideología correlacionan, y jamás una cooperativa de comunistas indepes (valga su contradicción) le llegará a la suela del zapato a Frutas Montijo. Eso es así, si tus empleados piensan que robar y expropiar es cojonudo, el resultado no será el mismo que si creen en el trabajo duro y desprecian las políticas paritarias.

Yo hablaba de empresas pequeñas y medianas, que jamás llamaría “de segunda”, porque son muchas más que las cuatro multinacionales, y es donde los jefes tienen autoridad y responsabilidad para contratar o despedir gente (dentro del asfixiante margen que deja la legislación laboral marxista que sufrimos). Y donde una manzana podrida te jode rapidísimamente el cesto, precisamente porque es pequeño. Y repito, hablamos de ciertas ideologías cuyo principio fundamental es destruir empresas, como estamos viendo, no se trata de que todos los empleados piensen igual, sino de librarse de los enemigos naturales del negocio.

Si hablamos de las grandes, es cierto que primarán otros factores más técnicos. Pero Von Braun no es buen ejemplo, ya que ni era un nazi antes, ni tendría opción alguna de influir ideológicamente en la NASA, sólo era un cerebro privilegiado, dispuesto a dejarse utilizar para los propósitos de EEUU, no al revés. Es justamente esa relajación de criterios que propones, supeditando todo al talento especializado, la que fue puerta de entrada al marxismo cultural en las universidades occidentales, con que seas buen profesional en tu ámbito, ya vale. ¿Ha aportado Chomsky más como lingüista de lo que ha dañado como propagandista? Para mí, no. Ni Polanski al cine, ni Maradona al fútbol. La gente despreciable debe ser despreciada, cuando son chusma prescindible, pero también cuando son portentos, porque usarán su prestigio en un ámbito del que pocos entienden, para hacer daño en la sociedad en general, difundiendo ideologías o comportamientos perniciosos.

Por cierto, que en la multinacional que conozco bien, sí andan muy preocupados por los comportamientos, no ya ilegales, sino deshonestos o simplemente dudosos de sus empleados. Da igual que seas un gran ingeniero, hay gente vigilando que no dañes la reputación de la compañía, desde que no te condenen por asesinato, hasta que no utilices lenguaje racista en las redes. No estoy de acuerdo con la mitad del código de conducta que promueven, porque es basura políticamente correcta para progres, pero en ello están. Sería suicida que otros empresarios o compañías renuncien a esa vigilancia, a esa purga de enemigos de la empresa, sólo porque son buenos profesionales en algo. Una vez más nos adelantan por la izquierda utilizando los recursos del malvado capitalismo salvaje: despedir gente indeseable es cada día más necesario, y resulta que sólo están ejerciendo ese derecho los malos. Vete a pedir empleo en LaSexta, aunque sea de carpintero, aunque seas el puto amo montando platós, si en tu CV dice que has sido camarero en Casa Pepe, y tu FB dice Viva España.


#18

Sin alguien a quien le interesaba más el potencial de Von Braun y su mente privilegiada no hubiese parado a quien pensaba que era un colaborador y asesino y merecía un tiro en la nuca, a día de hoy no hubiésemos pisado la luna.

Me gusta el debate ya que todas las visiones son posibles y válidas en algo tan personal como una manera de gestionar personas y recursos pero sigo viendo y veo a diario que, en las empresas que de verdad crecen y dominan sus mercados, se protege al talento y se le mima por encima de una ideología o de un comentario en redes sociales.

Sin ir más lejos, en la compañía para la que trabajo, uno de los vicepresidentes es un Nazi declarado. Sin más. Orgulloso de serlo. Nieto de Nazis y sin pelos en la lengua. A mí me encanta sentarme con él en las reuniones y que me cuente batallitas. Los sindicatos. La jefa global de recursos humanos. La recogida de firmas en su momento. Nadie le va a mover de su sitio pues más allá de que lo que defiende, muchos lo consideren apología del genocidio o mandangas varías tipo delito de odio, él solito diseñó la estrategia de crecimiento en asía-pacifico que reventó las reglas del juego y el pacto de “no agresión” de las otras dos multinacionales potentes de mi sector y acabó en que nos merendamos a una de ellas creciendo más del 70% en volumen de negocio en ese área.

Este tipo podrá defender mañana que Violar a bebés (exageración) es correcto y a nadie de los que deciden les va a importar porque al final del día, lo que cuenta y lo que vale en la jungla capitalista es ganar.

Cierto es que en la pequeña y mediana empresa es donde el carisma y la manera de ver el mundo que tiene el dueño se ve más reflejada por lo que, está claro, la forma de actuar es mucho más visceral y menos estratégica.

No te niego que si yo fuese el dueño de una pequeña o mediana empresa y de mis trabajadores un par se pasasen el día enzarzados con el resto por ser dos mermados separatistas, tomaría la decisión de proteger mis intereses y el buen ambiente pero no es lo que veo en el mundo en el que yo me muevo.

Añadiría una variable más al debate.

Pongámonos en el supuesto que los catalanes se separan o más bien les dejamos separarse. No sucederá pero hagamos el ejercicio.

Cuanto crees que una filial de Bankia, MutuaMadrileña o, tirando para mediana empresa, Encofrados Garrido, tardarían en abrir sus empresas allí, en ese nuevo país, si hay una demanda y pueden ganar dinero?

El juego del capitalismo, estoy de acuerdo que ha abierto la puerta al marxismo y a inculcar ideas destructivas para la sociedad tal y como la entendemos muchos pero lamentablemente son las reglas que tenemos y nadie va a renunciar a ninguna pieza que le dé ventaja en el tablero de juego y menos por algo sobre lo que el dinero no entiende. Que es la patria, las ideas y los prejuicios.

Somos unos románticos y es genial discutir de cuan satisfactorio sería echar a un gilipollas de nuestra empresa pero mientras tanto, el mundo lo dominan quienes pueden modificar noticias, influenciar y comprar servilismos a base de dinero. Y poco les importa como ganarlo.


#19

Correctisimo… En un tiempo en que la profesionalidad es tan escasa,nadie va a despedir a un figura por que tenga en su casa un altar con una foto de Junqueras rodeada de velas… A no ser que se salte el código de conducta de la propia empresa en horas de trabajo… Al acabar la jornada,como si se pone a berrear la palabra independencia con un trapo de los que llaman senyera como única prenda…


#20

Yo pienso como tú pero es cierto que cuando la empresa es algo que tú has creado… Tienes el derecho a crearla o moldearla como quieras y te parezca.

Entiendo al OP y su ansia de petarse a unos cuantos catalufos separatistas. Yo me uniría de buena gana pero a veces, si el activo es clave, prefiero crecer y ya llegará el momento en que pueda dejar en la calle a esa persona cuando no sea tan importante o encuentre relevo de igual nivel técnico.