Hitler. La primera persona que luchó contra el tabaco

Algunos piensan que el antitabaquismo fue cosa de hace 4 días. Nada más lejos de la realidad. La primera persona que estaba en contra del tabaco fue Hitler en la Alemania Nazi.

Hitler fue fumador durante su juventud. Años después, se dio cuenta de los peligros para la salud y, una vez en el poder, mostró una actitud pública de desprecio hacia el tabaco, al que él mismo denominaba “la ira del Hombre Rojo contra el Hombre Blanco”.

La campaña antitabaco durante la Segunda Guerra Mundial reflejaba “un clima político nacional que hacía hincapié en las virtudes de la higiene racial y la pureza corporal”. Los nazis también llevaron a cabo campañas en la misma línea campañas para reducir el consumo de alcohol y de alimentos poco saludables. Los historiadores y epidemiólogos tan solo recientemente han comenzado a explorar el movimiento antitabaco nazi.

Alemania tuvo un fuerte movimiento de lucha contra el tabaquismo en la década de los años 30 y 40, que consiguió la prohibición de fumar en espacios públicos, la prohibición de la publicidad de cigarrillos, las restricciones a las raciones de tabaco para las mujeres (se argumentaba que el tabaco causaba abortos espontáneos) y que culminó con un corpus de conocimientos médicos vanguardista sobre el tabaco (se logró establecer por primera vez el estrecho vínculo entre fumar y desarrollar cáncer de pulmón).

La campaña contra el tabaco debe ser entendida en el contexto de la búsqueda nazi de la pureza racial y corporal, que también estuvo detrás de muchos otros esfuerzos de salud pública de la Segunda Guerra Mundial.

En la Alemania nazi, durante la Segunda Guerra Mundial, la abstinencia de tabaco era un “deber nacionalsocialista”. Hitler regalaba un reloj de oro a la gente de su confianza que lograba dejar el hábito. Ahora bien, se rumoreó que tras el suicidio de Hitler en 1945, muchos de ellos volvieron a fumar y conservaron sus relojes.

El Reichsführer Heinrich Himmler prohibió a los hombres de las SS el tabaco. Los activistas antitabaco lograron la prohibición de fumar en las oficinas gubernamentales, el transporte civil, en las universidades, residencias, oficinas de correos, así como en muchos restaurantes y bares, hospitales y centros de trabajo.

comparativaSe aumentaron los impuestos al tabaco, las máquinas expendedoras de cigarrillos no supervisadas fueron prohibidas y se llegó a presionar para la prohibición del tabaco al volante. El Ministerio de Educación y Ciencia, junto a la Oficina de Salud del Reich, publicó carteles que representaban el hábito de fumar como algo típicamente despreciable de judíos, músicos de jazz, gitanos, indios, negros, homosexuales, comunistas, capitalistas, lisiados, intelectuales y prostitutas.

Es algo que muchos no conocen. Hitler era amante de los perros, vegetariano y antitabaco. Cosa que no tenía el mismo aprecio por las personas diferentes a sus creencias o raza.

En la Alemania nazi ya hubo restricciones para fumar en algunos lugares públicos, restricción de cigarrillos a los soldados, campañas para concienciar a la población, datos fiables como que producía cáncer, …

Luego al acabar la guerra, la industria tabacalera metió de nuevo el hozico en europa, intentando que se olvidara todo esto. Es más, los propios supervivientes nazis volvieron a sus antiguos hábitos.

2 me gusta

Nunca, jamás, te fíes de un vegetariano. Es una de las más sofisticadas formas de barbarie.

3 me gusta

Hitler era un yonki, se sabe ahora con detalle a nivel de dosis, días etc y creo que es Albert Speer el que lo comenta también con detalle en su biografía, no le quiero quitar mérito a su lucha contra el tabaquismo pero no lo presentaría como amante de la vida sana

1 me gusta

Eso es lo que sale en la wikipedia cuando pones chupiprogre

¿De que sustancia estamos hablando?

:asco:

Cierto. Además le daban buenas dosis también para mitigar el Parkinson que padecía. Muchos dirigentes nazis también eran politoxicómanos. Goering a la cabeza.

Pero sorprende que alguien en esa época fuera tan antitabaco. Igual era porque el tábaco sólo le producía mal adicción y no beneficios. :relaxed:

Tomaba anfetamina. Al princpio la corriente que era pentacina creo. Luego cuando tuvo parkinson le administraban metanfetamina en vena por preescripción de su médico. Esto le hacía aumentar más su paranoia.

1 me gusta

Recientemente se ha hablado mucho de la posible influencia de las drogas en la cúpula nazi y el famoso doctor milagro que curaba a Hitler con una serie de recetas de su propia cosecha para sus dolencias intestinales. Es innegable que esas drogas tuvieron que tener algún tipo de influencia en cómo percibían las cosas esta gente.

El tema del Parkinson de Hitler, es posible pero igual también era psicológico, la presión bestial de la guerra en contra, de que los planes no estaban saliendo bien… eso necesitaba su válvula de escape.

El famoso doctor Morell, Hitler tenía un plan para putear a los judíos pero parece que Dios le castigó con el Doctor Morell, que tenía un plan para amargarle la vida a base de inyecciones:

Morell tenía un diario médico acerca de las drogas, vitaminas y otras sustancias que administraba a Hitler, usualmente en forma de inyección o en píldoras. La mayoría eran preparaciones comerciales, algunas eran suyas. Ya que algunos de estos compuestos son considerados tóxicos, muchos historiadores han especulado que Morell contribuyó accidentalmente a la frágil salud de Hitler. Ésta es una lista de algunas de las sustancias que Theodore Morell administraba a Hitler:

1 me gusta

La mayoria de politicas sociales que tenemos en Europa hoy en dia se copiaron directamente de la Alemania de Hitler, un ejemplo que esta muy de moda es la defensa y protección denlos animales