Instrumentos de manipulación del marxismo cultural

Llevo algún tiempo tratando humildemente de desenmascarar la manipulación marxista en los medios de comunicación y buscando evidenciarla principalmente en los comentarios que siguen a muchos artículos en los medios digitales, con la esperanza de que algún lector se dé cuenta del engaño.

A la gente normalmente lo del marxismo cultural le suena a ruso o chino, así que, por razones de divulgación, utilizo la dicotomía progre vs no-progre, que está mucho más extendida y es más fácil de entender para la mayoría.

En este ejercicio he ido recopilando algunos instrumentos que suelen ser habituales. Cada uno de ellos tiene su propio objetivo específico.

Es una labor inacabada. Toda crítica constructiva o aportación será muy bienvenida.

INSTRUMENTO MANIPULADOR Nº 1: Para referirse a las ideas progres siempre se utilizan palabras positivas como “derechos”, “libertades", “tolerancia", “diversidad", “paz", “convivencia", “inclusividad”, “optimismo”, etc. Los progres siempre están “a favor” de lo positivo.

En cambio, a los no-progres se les identifica con el odio, la intolerancia, la desigualdad, la discriminación, la represión, la segregación, el pesimismo, los privilegios para unos pocos, etc. Los no-progres se meten en asuntos ajenos y además siempre están “en contra”.

Aunque hay una excepción: Cuando los progres ven atacadas sus ideas es totalmente justificable apelar a la censura y a la intolerancia. Para los progres el fin justifica los medios.

OBJETIVO: Dar, a través de la manipulación del lenguaje, una connotación positiva a las ideas progres y una connotación negativa a las que no lo son.

INSTRUMENTO MANIPULADOR Nº2: Se describe a los progres como “activistas”, “jóvenes comprometidos”, “defensores de derechos”, “líderes sociales”, “indignados”, etc.

En cambio, los no-progres son siempre “radicales”, “ultras”, “extremistas”, “fanáticos”, “violentos”, “reprimidos”, “fascistas”, e incluso “frikis".

Por eso, nunca escucharás hablar de la “ultraizquierda” pero sí de la “ultraderecha”. Los grupos progres son “colectivos”, “asociaciones”, “movimientos”. Los grupos no-progres son “sectas”, “grupos de presión”, “clubs”, “élites”, todos ellos oscurantistas e incluso secretos.

OBJETIVO: Dar a entender que las ideas progres son moderadas y aceptables por cualquier persona razonable, mientras que las ideas no-progres sólo las defienden aquellos que son irracionales o están al margen de la sociedad.

INSTRUMENTO MANIPULADOR Nº3: Las situaciones se plantean siempre en términos de conflicto. En ese contexto, se presenta a los progres como víctimas del “sistema", del machismo (ahora llamado “heteropatriarcado”), del capitalismo, de la religión, de la ignorancia, de la intolerancia, etc.

En cambio, los no-progres son siempre los causantes y responsables últimos del conflicto, de la violencia, del dolor ajeno, de la incomprensión, de la pobreza, etc., incluso aunque ellos mismos sean víctimas evidentes de acciones perpetradas por progres.

OBJETIVO: Apelar a la empatía innata en la mayoría de seres humanos para que el lector/oyente/televidente se identifique con el progre tratado “injustamente” y con lo que defiende. ¿Quién quiere estar del lado de los verdugos?

INSTRUMENTO MANIPULADOR Nº4: Para defender una postura progre se utilizan ejemplos extremos muy poco habituales en la realidad (ej. embarazo por violación, posibilidad de que un transexual pudiese ser violado en un cuarto de baño para varones, etc.) con el fin de justificar medidas que aplican a casos mucho más comunes y que no se justificarían normalmente (ej. aborto libre, uso de cuartos de baño femeninos por parte de transexuales). Buscan que la gente acepte la regla por si se da la excepción.

OBJETIVO: Trasladar la atención y el debate públicos de los casos generales habituales a casos particulares poco comunes para tratar de justificar lo que la mayoría de personas no justificaría en circunstancias normales.

INSTRUMENTO MANIPULADOR Nº5: Se enfatiza que las ideas progres son nuevas, “modernas”, y como son modernas son, por tanto, necesariamente fomentadoras del progreso y la prosperidad para todos; se da por hecho de que es algo inevitable que se acaben generalizando entre la población; es sólo una cuestión de tiempo. Puro determinismo.

Si las ideas progres llegan a calar en la sociedad y se normalizan, se generan entonces nuevas ideas progres complementarias (a veces hasta incoherentes entre sí) (ej. feminismo —> homosexualismo —> transexualismo) o se cambia la etiqueta de las antiguas (machismo —> heteropatriarcado), todo con el fin de seguir aparentando modernidad. Los progres son expertos en manipular el significado de las palabras en su beneficio.

En contraposición, las ideas no-progres son presentadas como anticuadas, obsoletas, retrógradas, en resumen, como inaceptables en el mundo actual. Da igual que sean el sustento de miles de años de civilización occidental. Son antiguas y hay que cambiarlas por nuevas, y cuanto antes mejor.

OBJETIVO: Tratar de persuadir de que las ideas progres son buenas porque son nuevas y las ideas no-progres están obsoletas porque son antiguas.

21 Me gusta

el cambio de lenguaje es esencial para hacer creer que las ideas marxistas son nuevas:

1 me gusta

ya lo decía el huevo Humpty Dumky: lo importante no son las palabras puesto que el lenguaje es arbitrario y cada cual le puede dar el significado que quiera sino saber “quien manda”.

1 me gusta

Primera pista esencial para saber si te la estan metiendo doblada con el marxismo cultural en una peli (recientemente Star Wars Ep. 7):

  • El malo, o los malos, son siempre hombres blancos occidentales y heterosexuales (por descontado). Si se les puede poner un uniforme que parezca nazi, mejor.

  • Los héroes/buenos son mujeres o, si son hombres, de alguna raza (o etnia) que se perciba como no blanca (a no ser que sean personajes antiguos que no hay mas cojones que meter)

  • Las mujeres/niñas siempre son mas listas que los hombres/niños, que siempre son representados como brutos, tontos, irracionales, incapaces de contener sus impulsos, etc…

  • Las habilidades de las mujeres se presentan como innatas, o no se sabe muy bien de donde salieron. El héroe hombre normalmente tiene que pasar por un arduo entrenamiento y gran trabajo y esfuerzo para convertirse en el héroe. La mujer nace héroe por el simple hecho de serlo (para el nuevo feminismo la competitividad es un valor del heteropatriarcado que impide la igualdad).

  • Si hay alguna dicotomía entre hombre salvaje VS civilización, siempre presentar al hombre salvaje como el naturalmente bueno de espíritu (que de alguna manera tiene interiorizados los valores civilizatorios sin haber pasado por la casilla de salida civilizatoria), y al civilizado como mezquino, codicioso, y siempre con segundas intenciones. Esta es la idea ya antigua rusoniana de que el hombre nace bueno por naturaleza y es la civilización la que corrompe al hombre. El “buen salvaje” o el “buen revolucionario” entran aquí también.

BONUS POINTS: Algunos rincones de la izquierda americana han llegado a tildar la película “La La Land” de propagan nazi (si, oiste bien) ya que, por lo visto, no se puede hacer una película con protagonistas blancos en una ciudad de mayoría no blanca, y los personajes no blancos son secundarios. Con eso tu peli ya es tildada de nazi en EEUU. http://www.laweekly.com/film/la-la-land-is-a-propaganda-film-7963834

10 Me gusta

Yo creo que Marx, hombre inteligente y culto aunque no trabajara en nada serio en su vida, con lo dado que era al insulto personal, al sarcasmo y a la sátira - aunque con un mínimo de caballerosidad, nunca en la presencia de mujeres -, tendría las peores palabras para estos movimientos; seguramente los tacharía, efectivamente, de «pequeño-burgueses», que es realmente lo que son: una consecuencia putrefacta de nuevas formas de la posmodernidad consumerista y vacía de todo resquicio de virtud. Porque estos grupos son, como ya los llamó el también marxista Michel Clouscard durante Mayo del 68, «la contre-revolution liberale parfaite», un caballo de Troya del capitalismo liberal - y después neoliberal, es decir: globalista - bajo un avatar libertario. Y todo esto en una atmósfera de «sociedad del espectáculo» que diría Guy Debord, otro marxista inteligente; simplemente el «homo festivus», que diría el reaccionario Philippe Muray. Hay mucho más de AgitProp soviético y de leninismo renegado en estos movimientos que de marxismo clásico.

2 Me gusta

Nadie está hablando de marxismo clásico en este hilo

La manipulación del lenguaje viene de la revolución francesa (primera revolución masonica “socialista”). En los miserables de Victor Hugo ya se cuenta como se iban imponiendo el “ciudadano y ciudadana” en la vida diaria, lo que en la revolución rusa fue el “camarada”.

Hablar de “marxismo” cultural es equívoco y lleva a un reduccionismo injusto, en teoría y en la práctica. Marx fue crítico, acérrimo e implacable crítico, tanto del anarquismo – y ésta vertiente está presente en la supuesta “liberación” de costumbres y hábitos, especialmente en lo referente a anos y fetos y, luego, en el feminismo, que empieza Engels, y no Marx, en El origen de la familia, la propiedad y el Estado (1884) –; como de la socialdemocracia – a la cual insulto directa y personalmente: filisteos, renegados, revisionistas, traidores, etc. –; como de la Revolución francesa; como de otras revoluciones aparentemente “liberadoras” pero que en esencia eran burguesas, como bien es el caso de esta. Sin querer defender a Marx, quien sin embargo fue siempre un buen aristotélico, las teorías posmodernas son más bien una prostitución posmoderna (desarrollo corrupto) del capitalismo que, a través de una atomización de las estructuras tradicionales – como la familia –, busca una expansión de los mercados y una mercantilización casi total de la sociedad y de las relaciones entre sus miembros. Hay otros términos que se adaptan mejor a la realidad ideológica del presente, como por ejemplo – y quizás sea este el mejor –: “socialdemocracia”, que permite a su vez utilizar la crítica marxista clásica de los “renegados” o “social fascistas” socialdemócratas; o simplemente “progresismo”, que se entiende mejor y a su vez engrana con las pretensiones “progresistas” de la Revolución francesa, fuente última de herejías modernas. Valga la pena recordar que cuando Italia legaliza el aborto, el único partido que se opone es el Partido Comunista Italiano. Esto muestra ya una dicotomía entre la socialdemocracia progresista y el comunismo clásico. Recordemos también como en la actualidad, los que antaño eran los obreros, el proletariado blanco, heterosexual y cristiano – secularizado o no, es indiferente –, es el votante de Trump, de Le Pen (en este caso incluso muchos de los antiguos votantes del PCF) y de gran parte de los demás movimientos nacionalistas, nacionalistas en cuanto a defensa de la Nación, del pueblo a la vieja manera entendido.

2 Me gusta

Suelen cambiar la realidad según les convenga, al menos así me lo parece.

La idea de que el marxismo funcionará y se limitará sólo a dialéctica es bastante naif.

Yo creo que la razón por la que se le llama marxismo cultural es por la similitud que tiene este al marxismo clásico en el sentido de la dialéctica. Dividir al cuerpo social en dos (Quizas mas, pero principalmente 2) clases sociales de oprimidos y opresores, proletarios y capitalistas, que son esencialmente enemigos.

Al fracasar la supuesta revolucion debido al incremento de las mejoras de las condiciones materiales de los obreros en occidente, los marxistas postmodernos decidieron llevar la dialéctica de oprimidos y opresores a otros ámbitos de la sociedad como las relaciones hombre-mujer (hombre opresor, mujer oprimida), entre razas (Blanco opresor, negro oprimido), etc. Con que funcion? Pues con la función de minar las bases de la sociedad y cultura occidental que estaban estorbando en el camino a la revolución (como bien apuntó Antonio Gramsci).

Ahora bien, culpar de esto al capitalismo porque quiere “mercantilizar” todas las relaciones sociales y bla bla bla es un poco deshonesto. El capitalismo se caracteriza por ser super-adaptable, muy plástico, por lo que este hará lo que sea para que la rueda del sistema siga girando. Venderá lo que sea que la sociedad demande para sobrevivir. Pero es una consecuencia, no una causa. El marxismo cultural y el postmodernismo fue absorbido por el capitalismo, no promovido por este.

2 Me gusta

Otro detalle chulo:
Los curas. Si sale alguno, es un fanático, o un lascivo, o muy mala persona. Rara vez sale uno bueno de verdad, es el clásico curilla comunista que al final se va de misiones o cuelga los hábitos, o el viejo que no se entera y es un alma cándida.
Está por llegar el personaje de la Iglesia coherente con su fe y su labor pastoral. Claro que para eso tendrían que entenderlo los guionistas, y es como pedir peras al olmo.

5 Me gusta

Muchas gracias a todos por las aportaciones tan interesantes.

Para seguir ilustrando el hilo, aquí tenéis una charla de Ignacio García Medina sobre marxismo cultural, con ejemplos concretos que muestran muy bien, y de una forma amena, cómo los medios manipulan.

Dura (incluyendo preguntas y respuestas al final de la charla) algo más de una hora, pero realmente merece la pena.

https://www.youtube.com/watch?v=SqUmJqlMLlM

2 Me gusta

No te lo niego. Después de todo el marxismo hunde sus raíces en la revolución francesa.

Pues curiosamente te equivocas en una cosa sobre El despertar de la Fuerza, y es que no es cierto que los malos sólo son varones blancos heterosexuales. Aparecen varios personajes secundarios (en plan funcionarios o soldados) de la Primera Orden que son interpretados por mujeres. De hecho, la Capitana Phasma es un personaje que está muy claro que está ahí para cubrir la cuota. Al parecer, los marxistas/progres son tan listos que quieren que haya diversidad no sólo entre los buenos de la película, sino también entre los malos.

1 me gusta

Te repito que marxismo cultural no es lo mismo que marxismo. Y “Marxismo” no es únicamente el pensamiento de Karl Marx. El marxismo es una corriente política con una evolución histórica propia. Lo que Marx opinara o no del feminismo es irrelevante dado que su movimiento terminó por adoptarlo al completo casi desde el inicio. Mira las políticas educativas de las primeras repúblicas marxistas fallidas. En la Hungría de Bela Kun, incluso se estipularon clases de sexualidad obligatoria en los colegios donde se enseñaba todo sobre el amor libre y la sexualidad radical. El contenido del curso lo escribió George Lukacs, uno de los grandes pensadores del marxismo post marx. Una de las frases más famosas de Lukacs fue “¿quién nos liberará de la Civilización Occidental?”

Esa corriente, la de Lukacs y Gramsci fue la que adoptaron los marxistas en su conjunto cuando la realidad les dio una bofetada y perdieron en TODOS los frentes menos en Rusia. Se dieron cuenta de que sus revoluciones fallaron porque ningún obrero se plegó a la Revolución. Las revoluciones comunistas terminaron siendo un asunto de intelectuales universitarios con dinero.

Algunos concluyeron que la culpa era de los obreros que no tenían conciencia de clase y por lo tanto no sabían que el comunismo los liberaría. Otros decidieron tomar cartas en el asunto e investigar cuál era el error en la teoría de Marx dado que en la práctica era un completo fracaso. Ahí entra gente como Lukacs y Gramsci que invirtieron la relación que Marx había estipulado entre cultura y economía. Para Marx la economía es la que determina la cultura ya que las élites establecen la cultura con el objetivo de mantener a la clase obrera dominada. Según Gramsci, Lukacs y otros es justamente al revés. La cultura determina el orden social y por lo tanto si querían que el comunismo triunfara tenían que primero cambiar la cultura para así crear al “hombre comunista” que se plegaría a las revoluciones.

Toda la actividad comunista de la URSS en territorio capitalista se basó siempre en una mezcla de subversión ideológica y entrenamiento de un selecto grupo de jóvenes para que llevaran las riendas de la futura Revolución. Al final de las 2 estrategias ganó la cultural. Por eso la mayoría de los movimientos comunistas en la actualidad son democráticos, intentan llegar por medios democráticos para después tomar el poder de manera en teoría pacífica, con trucos legales y tal. El ejemplo perfecto lo tenemos con Podemos.

El progresismo, en resumen, es un intento de llegar al comunismo de una manera progresiva. La Revolución es inmediata, sangrienta, e inestable. La vía progresista y democrática es más lenta pero más segura. De eso se trata el marxismo cultural.

5 Me gusta

Sí, pero muy cogido por los pelos. La Capitana Phasma esta tapada y solo se intuye que es mujer por que la voz es algo afeminada.

También hay cierta simbología con Fin abandonando a los storm troopers. Si te fijas los storm troopers son blancos (es decir, el uniforme es totalmente blanco). Por supuesto están tapados y no se sabe quienes son por dentro, por lo que pueden ser de cualquier raza (como atestigua Fin, que es un storm trooper negro). Aquí se ve la simbología de un negro que abandona una sociedad aparentemente regida por la supremacía blanca para luchar contra ella. Un mensaje a los negros de EEUU para que no sean conservadores, “uncle Toms”, y que no se adapten a la sociedad blanca y que luchen contra ella.

El imperio primero, y la orden después, son tan calco de la Alemania nazi que hasta insulta a la inteligencia. Si hasta el nombre de los storm troopers es calcao. Aquí los storm troopers originales:

Mas similitudes:

2 Me gusta

Verdaderamente sí. Y ahora que lo dices, a mí me gustaría dedicarme algún día a hacer cine, y alguna vez he pensado en que me gustaría hacer una película sobre un sacerdote. Es uno de muchos proyectos que estoy madurando para cuando acabe la Universidad. No sé, me intriga mucho la idea desde un punto de vista narrativo. Puede que el leerme hace unos años el San Manuel Bueno, Mártir de Unamuno haya tenido algo que ver…

Pues yo sinceramente… El significante Marxismo me chirría tanto como el de Capitalismo.

Para empezar Marx lo que hizo fue una critica utilizando la metodología Hegeliana y a David de Ricardo como referencia para la creación del “Das Kapital” pero en todo el libro no utiliza ni una sola vez la palabra Capitalismo. ¿Entonces? No lo tengo a mano el nombre pero fue otro filosofo político quien utilizo la palabra “Capitalismo” y el capullo de Engels fue el que acabo diciendo que ese filósofo era el que había entendido a Marx… Pero es que a Marx no le entiende nadie y no hay que olvidar que nunca tuvo los cojones una vez que genero una literatura increible en contra de su obra de publicar el “Das Kapital” entero, eso lo hizo Engels quien es el verdadero padre de lo que llamamos “Marxismo” y que deberiamos llamarlo “Engelsismo”.

Pues yo sinceramente… El significante Marxismo me chirría tanto como el de Capitalismo.

Para empezar Marx lo que hizo fue una critica utilizando la metodología Hegeliana y a David de Ricardo como referencia para la creación del “Das Kapital” pero en todo el libro no utiliza ni una sola vez la palabra Capitalismo. ¿Entonces? No lo tengo a mano el nombre pero fue otro filosofo político quien utilizo la palabra “Capitalismo” y el capullo de Engels fue el que acabo diciendo que ese filósofo era el que había entendido a Marx… Pero es que a Marx no le entiende nadie y no hay que olvidar que nunca tuvo los cojones una vez que genero una literatura increible en contra de su obra de publicar el “Das Kapital” entero, eso lo hizo Engels quien es el verdadero padre de lo que llamamos “Marxismo” y que deberiamos llamarlo “Engelsismo”.

No en vano Engels es autor de ciertos libros como ahora:

Es decir, todo, absolutamente todo el Marxismo Cultural en realidad es Engelsismo puro y duro. Y no olvidemos que a medida que fue pasando el tiempo el Marxismo se fue deformando cada vez más desde la idea general de Marx. Nadie ha tenido los cojones de coger una historia del Marxismo y ver su evolución ideológica a través del tiempo e intentan hacer creer que los que ahora se llaman Marxistas o son llamados Marxistas tienen algo que ver con lo que escribió Marx cuando no es así.

Es más, el padre del Marxismo Cultural no es ni Engels sino Gramsci, es él quien acaba generando el concepto de la hegemonia cultural. En realidad más que Marxismo Cultural es Gramscismo Cultural y hay un análisis cojonudo de esto por parte de Walter Benjamin que lo llamo Estetízación de la Política donde la religión cristiana fue sustituida como fuente de inspiración en el arte por la religión secular comunista primero y luego por los Fascismos que utilizaron una estética similar.

Lo que la gente llama Marxismo Cultural es simple y llanamente el hecho de que la estética deja de ser completamente religiosa a ser completamente secular. Deja de perseguir la creación del hombre nuevo en el más allá por las buenas obras a querer crear aquí el hombre nuevo. Para ello se realiza una transformación religiosa que consiste en el que todas las formas de arte pasen de lo que es un teismo estético a un ateismo estético.

¿Cual era el máximo de lo bello antes? Dios, no era el cuerpo del hombre o de la mujer, no era la naturaleza… ¡Era Dios! ¿Que es lo que paso a ser lo bello? Entonces la belleza paso a ser la utopia del hombre nuevo. Todas las obras de propaganda tienen ese concepto, el del hombre perfecto gracias al -ismo de turno.