Joshua Boyle, canadiense, activista, musulmán, universitario, gilipollas y presunto delincuente


#1

Joshua Boyle es un individuo peculiar. De estos que tanto por acción como por omisión acaban dando problemas a todos cuantos les rodean y a la sociedad en general.

Joshua es el segundo de cinco hermanos nacidos en una familia canadiense de padre católico y madre anglicana. Le pagaron estudios universitarios y llegó a graduarse. De esto deducimos que por lo menos sabe leer y escribir.

El joven tenía mucho interés por los temas humanitarios y el terrorismo islámico. Tal es así que acaba contactando con un preso de Guantánamo. El roce hace el cariño y acaba casándose con su hermana Zaynab Khadr, pasándo a ser su tercer marido.

A estas alturas, viendo la foto de Zaynab que aparece en internet, no puedo saber cuales fueron las armas de seducción.

Lo que parece claro es que en ese momento Joshua se convirtió al Islam, esto es, se hizo musulmán. Y parece que de los buenos, de los que rezan varias veces, ayunan, etc.

Las cosas del amor son como son y el matrimonio no debió de funcionar ya que más tarde se casó con una estadounidense, Caitlan Coleman. Ambos eran fans de Star Wars. Viajaron juntos por Centro América y se casaron en Costa Rica en 2011.

Sin saber exactamente cual puede ser la razón de tamaño despropósito, ambos, estando ella embarazada, se van de mochileros en 2012 a Afganistán, un país en conflicto y que no destaca por su seguridad, ni por su sanidad ni por su respeto a ningún tipo de derechos humanos.

A nadie nos sorprende, que colaborando o sin colaborar, fuesen presa de los talibanes y permaneciesen secuestrados durante varios años.

Pero a pesar de las penosas condiciones en las que estuvieron retenidos por sus hermanos y hermanas en la fe, y sorprendente como pueda parecer, continuaron procreando. No uno, sino varios hijos.

Finalmente, cinco años después, en octubre de 2017 fueron liberados por los Estados Unidos.

A pesar de las supuestas penurias pasadas, a pesar de los recursos empleados y las vidas puestas en riesgo por el gobierno de los Estados Unidos en su liberación, rehusaron subir a un avión oficial con destino a ese país.

Él alegó que temía ser perseguido por haber estado casado con una sospechosa de terrorismo islámico.

A su regreso al Canadá siguieron luciendo los uniformes reglamentarios de la religión de la paz y el amor. Él la recomendable barba de buen musulmán, ella los cuasiobligatorios trapos ocultapelo.

Hoy nos desayunamos con otra novedad, Joshua ha sido detenido y acusado de agresiones sexuales, secuestro y amenazas de muerte.

No se ha revelado la identidad de las víctimas, pero atendiendo a las creencias y costumbres que se le presuponen, no podemos excluir que se trate de adultos, niños ni animales.


#2

otro que merece ser fusilado por traidor a la civilización occidental


#3

Merece algo peor. Debería haber una penitenciaría como la de Papillón.

Este extracto es de El País,

En una declaración al diario Toronto Star, Caitlan Coleman, sin llegar a revelar si es ella la víctima de las agresiones, ha justificado a su marido y ha dicho que estos actos se deben “a la tensión y el trauma” que generó el secuestro en su marido y “los efectos” de ese drama “sobre su estado mental”. Coleman espera “con compasión y perdón” que su esposo reciba la ayuda necesaria para curarse y ha subrayado que tanto ella como los niños están “en buen estado de salud”.


#4

En Venezuela hay prisiones que harían lucir a Guantánamo y Abu Ghraib como sitios turísticos. A ese tipo hay que traerlo para acá para que le den su dosis de tercer mundo como es debido.