La Casa Real y la figura de Doña Letizia


#1

Inicio este tema con el siguiente vídeo, comentado por Jaime Peñafiel, guste o no, periodista estudioso y conocedor de muchos de los entresijos de la Casa Real española y al menos formado de los protocolos que le rigen a dicha institución.

Hasta ahora -y por favor seamos serios- salvando las diligencias penales vistas en los tribunales, la Jefatura de Estado española no ha sido especialmente bochornosa con escándalos públicos variopintos. Podríamos recordar al menos la cacería de elefantes de Don Juan Carlos y el maravilloso ¿Por qué no te callas? al orangután. De Doña Sofía creo que no se ha sabido absolutamente ningún mal gesto. Una mujer eternamente enamorada de su marido. Protocolaria a más no poder. Una señora de Estado, que a pesar de ser tremendamente animalista y antitaurina jamás ha interpuesto ninguna de sus razones personales por encima del statu quo de nuestra patria. Posiblemente nuestra mejor bandera femenina, nuestra mejor diplomática y como no, nuestra mejor espía.

La jugada maestra de democratizar la monarquía incluyendo en ella a una plebeya como otra cualquiera, pudo parecer hasta tierno. Yo soy de los que piensan que los reyes no tienen derecho a enamorarse de quienes quieran, o al menos, no tienen derecho de demostrarlo en público. Al igual que son las únicas figuras inviolables ante la Constitución, no deben disponer de algunos de los pocos pequeños privilegios de los que sí podríamos disfrutar el resto de los mortales, el amor libre. Los reinos se mantienen fundiéndose con otros reinos, sumando mejoras y multiplicando sus posibilidades. Aun así, dentro de las posibles candidatas reconozco que la figura de Letizia -figura dentro de la literalidad- me parecía de lo más adecuado para lo que podría haber elegido. Una periodista con titulación superior y conocida, además de en la noche de Madrid, por ser una excelente trabajadora.

Yo también me encuentro entre los que defiende las idas y venidas de los servicios secretos y respeto totalmente la decisión de que un día antes de que se hiciese pública aquella nueva relación desapareciese su antigua partida de matrimonio del registro civil, porque el bien común, el orden y la paz social, deben reinar y representar entre otras cosas a las instituciones públicas, porque no deja de ser el manantial desde donde poner orden a nuestro sistema de vida. Al igual considero que el triste fallecimiento de la hermana de la actual reina, no debió trascender más allá de lo debido y que incluso cualquier información que pudiese llegarse a dar fuese la que fuese, porque soy de los que no cree en un derecho absoluto a la información. Me da igual que sus dos hijas sean rubias, morenas, de moldes de laboratorio o de clínica de fertilidad. Ellos y la institución a la que representan sabrán cómo tienen que dar casa paso para buscar la estabilidad en las peores arenas movedizas de todas. Soy en muchas ocasiones, como he podido dejar claro, defensor de la actual monarquía, que no monárquico, porque analizo la balanza y sigo pensando que al menos hasta día de hoy, ha salido rentable y posiblemente hasta barata.

Con respecto a Jaime Peñafiel tengo que añadir que siempre me pareció un ser despreciable, a pesar de todo lo que he dicho antes. Lo cortés no quita lo valiente. Su figura y su trabajo dieron un giro de 180 grados cuando sintió el rechazo de Doña Sofía, debido a un tema relacionado con la muerte de su hija, enganchada a la heroína. Siempre tuve la sensación que sus carencias como padre al perder una hija en esas circunstancias quiso volcarlas en el irracional odio repentino hacia la Casa Real a la que hasta ahora, siempre defendió. Es algo que no solamente lo dejaba en la cuneta como padre, sino también como profesional. Aquí inició sus críticas más mordaces hacia la figura de la futura princesa, donde no paraba de recalcar su origen plebeyo con una sarna afilada que iba más allá del terreno puramente informativo.

Observemos otro punto de vista más objetivo.

Es una vergüenza, en muy resumidas cuentas. Es aquí cuando tengo que darle la razón a aquel origen plebeyo del que siempre habló Peñafiel, con ganas incluso de ofender. Una reina, al igual que un rey, es educado desde su más tierna infancia para serlo, con el único propósito de mejorar una dinastía, tanto en valores como en formación. Los privilegios de ostentar diversos cargos están muy alejados del comportamiento que se observa en el vídeo. Una madre empoderada, evitando que una abuela se fotografíe con sus dos nietas, bajo la atenta mirada de un padre, Rey de España, que parece no saber dónde esconderse hasta que tiene que intervenir. Y como no, una Infanta despreciando el brazo de la que posiblemente sea la única mujer digna de ostentar su cargo, la que durante toda su vida haya comprado menos papeletas para llevarse el premio gordo de un rechazo familiar.

A mí estas imágenes me han producido un bochorno más grande que las del Rey Don Juan Carlos cazando elefantes, porque doy por hecho que un rey si va a cazar dudo mucho sean conejos, como si fuese mi primo a día uno atento para hacer el ingreso a tiempo en el club de caza. Ni Corina, ni las putas, ni los yates, ni Barbara Rey. Letizia ha cometido el mayor error de todos, un error de plebeya. Una falta de educación y respeto de las que ocurren en los pueblos llanos, a la salida de la parroquia del barrio al terminar la misa de la comunión de la niña. Una familia enfrentada públicamente de una manera tan innecesaria como gratuita.

Letizia podrá tener un expediente penal impoluto, eso sí, como lo puede tener la frutera del barrio, un redactor de periódico, un director general, un cirujano jefe, un tornero fresador. Como lo podría tener un plebeyo cualquiera. Lo que no tendrá jamás es el saber estar de cuna que tienen algunos aunque les pillen tirando putas desde un yate.

No vais a escuchar muchos palos. Es mujer. Y madre. Ella puede. Sus razones tendrá, normal con esos cuñados, eso dirán. Os adelanto ya que de Don Juan Carlos y Doña Sofía salió Felipe VI. Esperemos a ver qué sale de Doña Letizia, la reina plebeya.

Abro este hilo con la intención de debatir desde la seriedad, más allá de las ideas que pueda tener cada uno sobre república o monarquía, porque creo que todos estaremos de acuerdo en que cada Estado debe tener una jefatura seria, independientemente que venga de sangre o sea por votación.


Que os parece lo de Corina... ?
#2

No es cierto.


#3

Yo siempre he pensado que la Monarquía española es prácticamente un regalo, por su coste y por sus escándalos, que no son muchos. Una república como la francesa o la americana se acercan más a la idea de Estado que yo tengo, pero el término república española está tan viciado y huele tanto a rojo que siempre lo he rechazado.

Desde Letizia la Monarquía española se empoderó. El Rey tuvo que casarse con la adecuada para después follarse a la que le diera la gana, como hacen los reyes de bien. Pero se casó con la que quería follarse y a partir de ese momento comenzó el declive de La Corona.

Muchas veces pienso que con La Corona puede pasar lo mismo que está ocurriendo en el Vaticano, es decir que se lo están cargando desde dentro. Ni ejércitos, ni muchedumbres, ni guillotinas, al final el enemigo lo tienes en casa.


#4

Estoy de acuerdo.


#5

Demuéstralo.


#6

No encontrarás ningún artículo o biografía más allá de las patrocinadas que no afirme lo contrario.

Si nos remitimos al lenguaje corporal y a sus respectivas agendas, poco más queda que añadir.


#7

Yo creo que simplemente sabe estar. Creo que desde hace años no viven juntos, así que no pongo en duda que en su momento se casaran enamorada y todo. Pero a día de hoy… Lo que debe haber tragado esta mujer en su orgullo debe haber sido épico.


#8

Al igual que yo, es una profesional.
Pero enamorada… quizás hace 50 años.


#9

Tal vez ése sea su problema. Ha sido una esposa tan desgraciada que se maldice a sí misma por seguir enamorada del causante de su infelicidad: su todavía marido.
En cuanto a la Familia Real, del Rey para abajo deben entender que:

  1. No tienen vida privada ni derecho a la misma. Incluso mientras duermen, son un asunto de Estado.

  2. No son simples funcionarios.

  3. Su conducta debe ser ejemplar.

Si incumplen o quieren incumplir alguna de estas tres reglas básicas, mejor que se dediquen a otros menesteres.


#10

#11

Bien por Letizia, es lo que tiene que hacer una madre, cuando una fiera acosa a tus crías si no reaccionas no eres una madre. Está toda la familia real enmierdada hasta arriba, es libre de hacer lo que quiera. Peñafiel no se entera, chochea y está resentido.


#12

Todo para enseñar a toda España que tiene un trasero compi yogui.
Sofia reina 4ever.


#13

No es libre. No lo es. Es una republicana con corona. Es una mujer con pensamiento disociado que sin quererlo ha terminado representando a la institución con la que menos simpatizaba. Doña Sofía es la abuela que todos querrían tener si no pudiesen escoger a la suya. El problema ya no está en ella, en Letizia, sino en el propio desplante de la nieta, la Infanta. Cuando alguien se haga con el primer sextape libertino será cuando el CNI vuelva a volar un edificio en Leganés. A los reyes y las reinas los deben educar otros reyes y otras reinas desde la cuna. La sangre azul no es un mero capricho. Esto nos perjudicará a todos. Ahora nos parece cachondeo. Espérate dentro de diez años.


#14

Siempre me dijeron en el colegio que cuando el arbol pequeño se tuerce se puede enderezar.
A tiempo estan con la futura, o si no Froilan.


#15

El otro día leí una frase que viene acorde para ejemplificar la pertenencia a una institución que nunca respetaste: “Como un etarra metido a Guardia Civil”.

La figura de Letizia como reina es exactamente la misma que pudiese dar yo como rey. Como quien dice, un cursillo de protocolo y un pinganillo inalámbrico con alcance de trescientos metros para que me vayan diciendo por dónde tengo que tirar. Sus errores, como bien ha indicado @14.21 son errores de plebeya. Ni para meter la pata saber ha sabido ser reina.


#16

Sí que lo es, me vas a entender.

En las especiales circunstancias de descrédito de la familia real en la que solo ellos dos han sido salvados (Letizia y Felipe) se encuentran por un lado sin el soporte de los reyes eméritos o las infantas y por otro lado con la libertad que esta situación te otorga.

Ahora mismo son como dos funambulistas amateurs andando por un cable y sin red de protección, con la única ventaja de no deber nada a nadie. Peligrosa y envidiable situación, por estas especiales circunstancias ahora mismo tienen toda mi simpatía.


#17

Una teoría interesante que se ha escuchado hoy en la radio. Sólo la podían enunciar :federicofacha: desde su emisora y sus colaboradores.

Resumiendo: el Rey Emérito ha cobrado de Arabia Saudí, porque sigue siendo uno de los líderes de Eurabia a pesar de su jubilación forzosa; Doña Sofía quiere “su parte” del botín que para eso sigue siendo su mujer y bastante le ha aguantado, por eso ha venido excepcionalmente de Londres. Como la Emérita quiere además “la foto”, se comporta como una abuela pegajosa con sus dos nietecitas. Doña Letizia se huele la tostada, encima por ahí aparece su cuñada Cristina señora de Urdangarín, por eso trata de impedirlo.


#18

Interesante teoría, Letizia es la única persona normal en España que ahora mismo conoce toda la tostada, sabe quién es quién en este Cluedo, y ya vemos cómo está reaccionando.


#19

Yo estoy muy de acuerdo con esto pero disiento que lo haya hecho en público. Eso ha ido en su contra. Ahora mismo se ha ganado la antipatía de todo el pueblo. La gente adoraba y adora a la reina Sofía. Digamos que con esto ha osado ir contra La Intocable, la abnegada cornuda sonriente, la buena de la reina emérita. Ha hecho bien defendiendo a sus crías pero ha fallado en la forma. El mal estilo dice mucho de una persona y no sé exactamente si es el caso de Doña Letizia, pero las formas reflejan el fondo.


#20

EXACTO. Si aceptamos esa teoría como válida digamos entonces que Letizia quiere que su reinado sea limpio, honesto con el pueblo español y marcar una diferencia con el putero del rey emérito cuyos negocios sucios son de sobra conocidos por todos. Quiere una monarquía limpia y que dignifique de alguna forma el mismo concepto de monarquía y ya de paso la buena imagen del pueblo español.