La derecha ganó las elecciones de 1936. La victoria de la izquierda fue un fraude


#1

La Segunda República fue la mejor democracia que ha tenido España. Fue un remanso de paz, tranquilidad y prosperidad. La derecha dio un golpe de estado para quitar al gobierno de izquierdas que había sido elegido democráticamente en las elecciones de 1936.

Seguro que a todos vosotros os resulta familiar el párrafo de arriba. Es lo que nos contaron en el colegio, en el instituto, en la universidad, y es lo que siempre dicen en los medios de comunicación, lo que siempre se ha escuchado en casa y lo que siempre te respondía algún amigo cuando cuestionabas a la izquierda. Las ideas de ese párrafo son las que todos —de izquierdas o de derechas— teníamos asumidas.

Pero ahora se ha demostrado que todo eso es completamente FALSO.

Digo demostrado, y lo recalco en negrita, porque eso es lo que han hecho dos historiadores, Manuel Álvarez y Roberto Villa (de la Universidad Rey Juan Carlos): demostrar que el recuento de votos en las elecciones de 1936 fue manipulado, y que por tanto la victoria de la izquierda fue un fraude.

Acaban de sacar el libro 1936: Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular. Aún no he terminado de leerlo, pero estoy flipando con todo lo que estoy viendo.

Para los escépticos: la investigación NO se ha basado en las típicas fuentes o informaciones “privadas”; todos los documentos, escrutinios, etc., que se han usado para este trabajo son públicos. Cualquiera que dude de ellos y no se fie del libro, puede consultar si quiere la documentación en la que éste se basa con sus propios ojos, porque es documentación pública. Lo único que Álvarez y Villa han hecho es lo que —curiosamente, pero típico en este país— no ha hecho nadie antes: consultar esa documentación, papel por papel, y ordenar todos los datos.

El resultado de este trabajo es esclarecedor.

No sé si a alguno de vosotros le pasaba, pero yo siempre he dudado de esas elecciones del 36. Siempre las he visto turbias. Nunca me he creído que la Segunda República fuese un camino de rosas y que la malvada derecha fue quien lo fastidió todo. Entre otras cosas porque, si alguien tiene un historial de violencia y muerte, ésa es la izquierda (y no sólo en España).

He leído libros y trabajos en Internet que ponían en cuestión la Segunda República y las elecciones del 36. Hay algunos muy buenos, como por ejemplo este blog (http://historiasdehispania.blogspot.com.es/2011/03/la-normalidad-del-36-1.html — os recomiendo leerlo) cuyos posts se basan en la propia prensa de la época y muestran cómo aquellos tiempos fueron muy violentos; hubo muertes en los años y momentos previos a las elecciones, y la izquierda estaba muy radicalizada y pretendía no dejar ganar a la derecha a toda costa.

Ahora ya se despejaron todas las dudas: con las pruebas que este libro aporta, la derecha ganó en el 36, la izquierda cometió fraude para poder gobernar, y el ejército se levantó para poner orden y que los marxistas no provocaran más violencia ni terminaran de hundir el país.

En resumen:

La Segunda República tuvo dos etapas: el bienio progresista (1931-1933) y el conservador (1934-1936). En el primero gobernó una coalición de izquierdas: socialistas, comunistas y anarquistas que intentó “apropiarse” de la República asociando ésta y la democracia a las políticas de izquierdas, y tratando de romper con todo lo “tradicional” (¿os suena todo eso?), y en el segundo gobernó el centro derecha con el apoyo de la CEDA (derecha católica tradicional).

Después, la actitud de la izquierda durante el bienio conservador fue de continuo acoso y derribo contra el gobierno, acusándole de querer destruir la República, a pesar de que las políticas del gobierno conservador fueron muy moderadas. Y es que, para la izquierda, la democracia y la República eran igual a políticas de izquierdas; si no, no eran democracia ni República. Todo lo demás era fascista (¿os suena también?).

El resultado fueron unas elecciones muy ensombrecidas, con los ánimos a flor de piel, y en las que la izquierda sabía que iba a volver a perder y no estaba dispuesta a asumirlo. Y así fue.

Aquí una página del libro en la que podréis ver un escrutinio de Jaén con números cambiados a lápiz para favorecer a la izquierda (de hecho, en muchas localidades el nº de votos totales no coincidía con el censo, porque fueron tan cutres de aumentar los votos de la izquierda sin disminuir los de la derecha):

Os diré que el PSOE de la época me recuerda mucho al PSOE de Pedro Sánchez: tenía tan poca personalidad que se dejaba llevar por los radicales con la idea de instaurar en España un estado socialista con todas sus consecuencias. Yo entiendo que en aquella época cometieran ese fallo, pero si los socialistas actuales fuesen de verdad gente culta e inteligente se darían cuenta de que la única época en la que el PSOE ha gobernado con cierto éxito ha sido en la época de Felipe González, en la cual se dieron cuenta de que la clave de la riqueza de un país son sus empresarios y eliminaron la palabra “marxista” de sus estatutos.

Y es que, amigos, lo triste de todo esto es que parece que la Historia se repite.

A partir de ahora, los que seáis de derechas id con la cabeza bien alta respecto al 36: la derecha fue quien venció democráticamente en las urnas, y la izquierda es la que siempre ha hecho uso del engaño y la violencia para sus fines.


#2

Para algunos esto que indicas llevaba demostrado muchísimos años pero es de agradecer que otros investigadores publiquen y aglutinen todo el trabajo en uno libro así que por supuesto le echaré un buen ojo y agradezco enormemente la recomendación.

Digo que para algunos estaba perfectamente demostrado entre otras cosas porque aparte de otras investigaciones seguramente menos metódicas y ordenadas que las de la publicación de Álvarez y Villa, se sabe que se prohibió a los propios responsables de la taquigrafía recoger todo lo que se mencionó durante esas movidas semanas en el Congreso de los Diputados.

Estos archivos son de acceso restringido pero historiadores e investigadores pueden consultarlos previo permiso y muchos de ellos ya contaron que no consta en los expedientes aquellos momentos, algo que jamás había ocurrido en la historia de ninguna democracia.

Para quien le interese la verdad y la historia la Segunda República Española jamás fue una democracia, desde bastante antes de que comenzase.


#3

#4

Desde luego, por eso digo que, al menos en mi caso, siempre he leído numerosos trabajos que ponían en tela de juicio la “versión oficial”. Pero es de agradecer el enorme trabajo de estos dos historiadores en ordenar y poner claro y meridiano, negro sobre blanco, todos los datos que demuestran la gran mentira.

En fin, en cualquier caso ésta es una buena noticia para aquellos a quienes nos interesan la verdad y la historia y sabemos que la Segunda República jamás fue una democracia, como bien dices.

Ahora sólo falta que colegios, institutos, universidades y medios de comunicación lo asuman. Difundir los verdaderos hechos a los cuatro vientos.


#5

#6

Soy muy aficionado a la historia pero para el análisis económico y político. Pienso que la forma infantil con la que se enseña historia en los colegios e institutos es una mierda porque como la mayoría de indocentes son Marxistas pues no pueden mostrar una version indeterminista de la historia sino que acaban tomando el determinismo marxista para interpretarla.

Las revoluciones solo son posibles después de una deslegitimidad absoluta del poder por parte de la ciudadania, si observamos lo que ocurrio en Rusia durante la Revolución de Octubre, en Cuba y en China veremos que había un descontento enorme contra la hegemonia en dichas regiones del mundo que le dio alas y apoyo de la población a las revoluciones comunistas. Pero en España el problema no fue el 36, fue que en el 31 las fuerzas de izquierda pensaron que la historia era determinista y que tenían la legitimidad, se encontraron de cara con una sociedad tradicionalista y dieron legitimidad a una contrarevolución tradicionalista que les venció.

Franco no venció la Guerra Civil por ser buen estratega, la venció porque 2/3 de España eran tradicionalistas y conservadores y apoyaron al bando tradicionalista. El mito de la España “Republicana” (no es más que un eufemismo para decir Socialista) es una enorme falsedad, en la gran mayoría de poblaciones las tropas nacionales no tuvieron que tirar un solo tiro ni recibieron en ningún momento resistencia algún en su contra sino más bien al contrario.

¿Y que hay de la Posguerra? Para mi ese fue el mayor error de los nacionales, muchos se aprovecharon para ejecutar venganzas personales y familiares en los pueblos, de tomarse la justicia por su mano en un proceso que no fue una persecución política. La gran mayoría de los muertos en las cunetas de la Posguerra no murieron ni fueron asesinados por ser “Rojos” como nos intentan hacer creer los Guerracivilistas de la izquierda sino por cosas mucho más banales y mundanas. España se convirtió en un puto Puerto Urraco gigante donde en los pueblos donde todo el mundo era tradicionalista de repente tenía un vecino “Rojo” al que denunciar a las autoridades con tal de quedarse con sus posesiones o simplemente para joderle.

Muchos de los Guerracivilistas se cogiesen una maquina del tiempo se horrorizarían si descubriesen que sus abuelos eran lo que hoy llamarían unos “Fachas”.


#7

Yo desde que mas leo y aprendo sobre la siniestra figura de Stalin, de lo despiadado y asesino que era, y de como queria convertir España en un cementerio de aquellos no afines a su causa, mas me parece Franco un salvador de la patria y una figura clave que nos salvo de la barbarie comunista y su fuego redentor. Toda critica tiene que ponerse en contexto y asi es lo que jamas hicieron en mi colegio enseñando que franco dio un golpe de estado a un gobierno legitimo.


#8

Todo eso que dices es muy interesante.

Hay muchos autores que afirman que, efectivamente, eso del sentimiento republicano y el sentimiento nacional fue sólo una excusa para ajustar cuentas familiares o vecinales. Sin ir más lejos, a García Lorca no lo ejecutaron por republicano sino por rencillas familiares.

En cualquier caso, me chirría la superioridad moral que se arroga la izquierda, cuando realmente son los peores. Y trabajos como éste suponen un granito de arena para que cada vez más gente se vuelva a declarar tradicionalista sin complejos.


#9

Estoy de acuerdo en eso.

Si nos fijamos, el franquismo tuvo tres etapas: la primera más dura (había que poner orden en todo el desastre que teníamos montado, y volver a asentar la sociedad sobre unos valores y una moral que no hiciera saltar por los aires ese nuevo orden), la segunda mucho más moderada, y la tercera prácticamente equiparable a cualquier país de nuestro entorno, en la que todo el mundo podía llevar una vida tranquila (por mucho que nos insistan en lo contrario).

La base de la democracia actual no se puso en la Transición, sino en la tercera época del franquismo.

Realmente la gente supo entender que con Franco vivía tranquila. De hecho hay imágenes de su entierro, con colas kilométricas para despedirle. Y no hablo de colas de burgueses ni de personas con soldados apuntándoles para que lloren como sucede en Corea del Norte, sino de gente normal: trabajadores, gente con algún pequeño negocio, y en definitiva gente que sólo quería tener su trabajo, su familia y vivir en paz.


#10

Por mi trabajo, he leído muchos libros sobre memorias de familiares y excombatientes republicanos en la posguerra.

Tal y como ellos lo cuentan, mártires y luchadores por la libertad, pasaron muchos años después del 39, perdida la guerra, dando la matraca en montes y suburbios, ya fuera directamente con armas o clandestinamente trabajando para la URSS. Muy épico.

Tal y como yo lo veo, entiendo perfectamente que Franco no podía bajar la guardia. Era su obligación seguir luchando por mantener el “orden” que tantos muertos había costado a España.


#11

Estos autores han puesto negro sobre blanco lo que otros historiadores antes que ellos (Ricardo De La Cierva, Stanley G. Payne, Pío Moa, César Vidal) habían apuntado. A mí me gustaron mucho “El Caos de la II República” de Vicente Alejandro Guillamón y “El colapso de la II República”, así como la recopilación de artículos del gran Josep Pla cuando fue cronista parlamentario en Madrid para El Sol y para La Veu de Catalunya.
La conclusión a la que llegué es aterradora: las fuerzas de la izquierda (PSOE y ERC, caramba, que siguen vivitas y coleando) se sentían hiperlegitimadas y creían que la II República era su juguete particular, no importándoles encabezar golpes de Estado como el de Octubre de 1934; mientras que otras fuerzas, como el PNV o los comunistas, eran abiertamente traidoras a dicho régimen.
Los franquistas no acabaron con la II República: se limitaron a enterrar su cadáver.


#12

Así es. Me gusta mucho el trabajo de César Vidal, y el mismo Payne ha llegado a decir de este libro que supone “el fin del último de los grandes mitos políticos del siglo XX”, refiriéndose claramente al fraude del 36.


#13

La “República” no fue más que el proceso bajo el concepto determinista de la historia para hacer una revolución socialista en España que nunca cuajo porque no tenía la legitimidad ni la fuerza necesaria para realizar el trabajo dejando la nación en un Caos Político, la Guerra Civil era inevitable y aunque no se hubiesen levantado en el 36 la Revolución incipiente hubiese generado otro levantamiento igual.


#14

Es de agradecer todo lo que dices además de necesario, “airear” este tipo de verdades las veces que hagan falta para hacer llegar cada vez a más gente lo que ocurrió de verdad y por ende lo que puede volver a ocurrir.

La historia de la izquierda está llena de malas artes, amenazas, engaños, asesinatos y mezquindades, sólo hacen una cosa bien, meterse a los borregos en el bolsillo con una propaganda que ya la quisiera la derecha.

Desde que la “nueva política” marxista podemita irrumpió en España, siempre me repito la misma pregunta, llegados al extremo de ruptura social, ¿tienen los militares un plan estudiado y aprobado para restablecer el orden y la soberanía nacional en las instituciones?


#15

Tengo un familiar muy cercano que es militar de alto rango, y, ahora no, sobre todo en torno al año 2014 me contaba que en el Ejército sabían que lo que pretendía Podemos era hacerse con el control militar.

Tenían claro que Podemos no era la típica izquierda maricona, descafeinada y antimilitarista, sino una izquierda que lo que pretendía era reorganizar el ejército a su imagen para usarlo a su favor.

Te estoy hablando de 2014, mucho antes de las elecciones, cuando el descontento era generalizado y Podemos estaba en lo más alto (todavía muchos no les habían visto el plumero, con lo cual el estado de alerta era máximo).

Lo siguiente no me lo dijo con estas palabras, pero me dejó entrever que algunos oficiales —no el Ejército, sino oficiales de manera particular— no descartaban hacer algo si la cosa empeoraba (todo esto cógelo con pinzas, él no me dijo estas palabras exactas sino que me sugirió algo así).

Gracias a Dios hoy Podemos es un chiste y no representa la mayor amenaza. Y más ahora, que Errejón —el más moderado de cara a la opinión pública, aunque su meta es la misma que la de Iglesias— ha sido apartado e Iglesias está mostrando cada vez más los dientes.

Podemos se quedará en lo que siempre ha sido el comunismo en España: un 14% de los votos, como mucho. Y cuanto más se estabilice el país, más bajará Podemos. Su tren ha pasado.

Por eso a veces pienso que Rajoy es el mejor líder que podía tener el PP en esta época: porque es un abuelo parsimonioso —demasiado— que no se mete en berenjenales, y si os fijáis ha hecho que los de PSOE-Podemos-Ciudadanos se peleen entre ellos, mientras él ha pasado de puntillas. Si Rajoy hubiera tenido más carácter, se hubiera quemado mucho más y podría haber perdido las elecciones.


#16

¿Tú crees de verdad que no va a pasar otro tren al que pueda subirse Podemos? Yo no soy tan optimista. No estoy tan seguro de que vayan a disolverse como un azucarillo en agua por falta de apoyos ni descarto del todo que algún día lleguen al Poder. Monopolizan el debate público con numeritos impresentables pero efectivos; están muy malcriados por la prensa; hay sectores importantes de la población que los ven con simpatía;… Sólo me consuela que, si realmente llegan a formar parte de un Gobierno, los españoles ya habrán quedado más que advertidos de lo que son.


#17

No digo que tu historia no sea cierta (viendo el tema del general del aire aquel podemita), pero podemos se fundó en 2014. En 2012 no existía.


#18

Pues no sé por qué he dicho 2012. Quizás lo tenía en la cabeza con la mierda del fin del mundo. Corrijo.


#19

En 2012 si que existía solo que no se hacía llamar “Podemos”.

El 15M es uno de los mayores engaños que se ha hecho nunca. Yo no lo vivi en Madrid pero si en Barcelona donde varios apesebrados de la izquierda que son docentes universitarios tomaron a sus alumnos lobotomizados y se los llevaron a Plaza Cataluña mientras los mismos docentes y demás sectarios con megáfono empezaron a hablar allí como si todo fuese espontaneo. De espontaneidad no tuvieron nada de nada, fue algo organizado en Madrid por los docentes de la Complutense (cúpula de Podemos) y los de la Universidad Autonoma de Barcelona (cúpula de Podemos sección Colau).

Llamaron a una acampada universitaria de lobotomizados y sumisos ante sus manipuladores indocentes un acto de rebelión. Hace tiempo que en la Universidad no hay ninguna fuerza de libertad basada en el simple hecho de “Profesor yo le respeto como persona pero no tengo porque estar políticamente de acuerdo con usted”. La vieja guarda del 68 que ahora tiene el poder y lo mantiene desde hace décadas lleva tiempo de revolucionaria cuando ya no lo son, huelen a carcamal porque son carcamales. Podemos es un partido carcamal en consecuencia.

¿Y cuando aparecieron? Pues no aparecieron cuando la Globalización y la Deslocalización estaban destruyendo puestos de trabajo, aparecieron cuando a los funcijetas les quitaron privilegios que el resto de los trabajadores no los tenían. Cuando la UE empezó a mandar recortes después de haber vejado los derechos del trabajador medio les tocaron el pelo a ellos y empezaron las manifestaciones y todas las quejas de manera masiva. Entonces si que les dio por montar 15Ms y mierdas varias porque a los señoritos privilegiados travestidos de falsos obreros les dio la gana.

El problema de la izmierda universitaria es que nunca han entendido que Mayo del 68, ese movimiento que idolatran fue un movimiento de niños ricos de Papa como lo son ellos. Bueno, en realidad lo saben pero el vulgo se piensa que son unos pobres porque no visten de traje y salen con bolsas del Alcampo. Los obreros de Mayo del 68 no eran los hippies sino los policías del otro lado. En todo caso la Universidad necesita una purga total a nivel de España y una remodelación porque no puede ser que hayan nuevas generaciones saliendo lobotomizadas por culpa de estos impresentables.

PD: Si, se que es un off-topic del tema, pero ya que ha salido.


#20

Si lees la gran historia del comunismo redactada por Antonio Escohotado (el tomo 3 de “Los enemigos del comercio”) veras que no solo eran niños de papa los del Mayo del 68… Los comunistas en Rusia igual (quizás Stalin fuera la excepción, y por eso hizo las purgas que hizo). Lenin era un niño de mama el cual estuvo recibiendo una paga toda la vida, por lo que no trabajo de nada. Lo mismo Trostky (hijo de terrateniente rico) y muchos otros. Quizás el tema del 68 era mas ridículo en tanto en cuando la clase obrera estaba mejor que nunca y sus derechos en aumento.

El comunismo realmente nunca ha tenido el apoyo del pueblo en su totalidad, y ni siquiera de toda la clase obrera (hoy día la clase obrera vota a la derecha, y Podemos es votado por niños de mama de clase media alta de las ciudades que juegan a ser revolucionarios). El comunismo siempre ronda del 10% al 20% del electorado. Allí donde ha triunfado ha sido a través de violencia o engaño (véase Venezuela).