La estetización del mundo, pérdida de valores culturales

¿Qué nos ha pasado?

La cultura se pierde a través de los canales de comunicación, se envasa y se mastica de tal forma que la gente ya no sabe que esta bien hecho y que no, sólo se preocupan por la pantalla y la estetización del mundo donde cada vez más se prima la inmediatez y la mediocridad. Las redes sociales han provocada muchos me gustas o likes entorno a unas imágenes creadas y colgadas para ser consumidas en el menor tiempo posible, pero poca gente piensa en la calidad o el concepto de eso mismo, la gente cree que la audiencia es un buen síntoma para determinar que algo tiene calidad. Tenemos claros ejemplos para demostrar que esto es así, Sálvame (basura), un Best seller, Justin Bieber, hoy nos encontramos el la hiper glorificación de lo vulgar como fuente de vida.

¿Qué no has pasado?

Iphone de 900 euros que les compran a los jóvenes y ellos sin saber el valor real de las cosas.

¿Qué nos ha pasado?

Tendrás que encontrar mejores ejemplos xD

1 me gusta

Menudo gazapo he metido no?
quería decir, obviamente, tenemos claros ejemplos de que esto es así!!!

mil disculpas! lo acabo de corregir!

No, si venía a decir eso. No veo problema alguno con Justin Bieber, Sálvame y los bestsellers. Coldplay en particular me parece peor que Justin Bieber, pero si el problema con este lo ves en las fans… no sé. El fanatismo es inherente a la cultura pop, especialmente el adolescente. Aunque gran parte del éxito (relativo) de Justin Bieber se debe no a ellas, si no a que tiene temazos. Sálvame es la optimización del salseo y la metaexpansión, por decirlo de alguna manera, de la prensa rosa. Es la versión mejorada de algo que siempre ha existido. Con los bestsellers no sé que problema puede haber, y algunos son bestsellers merecidamente.

Es posible que los jóvenes no conozcan el valor de las cosas, o que la verdadera cultura haya sido reemplazada a nivel general por pequeños instantes insignificantes del conjunto del cual no se obtiene nada de valor. O incluso que la optimización de la que hablaba antes sea tan satisfactoria que nos haya encerrado en una nube.

Pero para demostrar todo esto necesitamos ejemplos mejores.

Personalmente no creo en todo esto. La gente de antes simplemente se aburría. Hoy en día, pasa el rato envidiando o emocionándose en internet, encerrada en redes sociales. A muy corta distancia del lugar donde las mayores innovaciones en la historia de la humanidad se van gestando, pero muy lejos de aportar algo. De lo que sí creo que podemos hablar es de la pérdida de valores tradicionales entre los que se cuenta el respeto por los demás y el carácter de los individuos.

Tu percepción negativa de la estética es cuanto menos curiosa, porque realmente la estética es una forma de conocimiento y precisamente estética es lo que le falta a mucha gente. ¿Quieres decir superficialidad? ¿Que un exceso de diseño y estética fomentado por X elementos sociales está sustituyendo la cultura?

Manel, quiere decir que hay gente que escucha Maná y se pone emotivo mirando al infinito y otros se creen listos mirando fijamente media hora un cuadro de Rothko y descubren el origen del universo. Es una cuestión más de ética.
Yo creo que el mal gusto ha existido siempre.
Por otro lado tenemos la suma de tedio, tiempo libre y medios. La mitad del planeta dicen ser cartier bresson.
A esto añade subvenciones, correccion politica como lo que entiende manel cuando habla de estetica y nos inundan de idiocia.
En cualquier caso estoy seguro de que todo eso no transciende. Esas chorradas duran dos dias y a la basura.

Es el resultado de la globalizacion, encabezada por EEUU. En el pasado, cuando una potencia imperial era hegemonica y se expandia comercial, cultural y militarmente por el mundo, tambien lo hacian sus instituciones, religion y cultura.

Ahora con EEUU la unica cultura que puede ser verdaderamente global es una cultura vacia que no ofenda a nadie y apele al minimo comun denominador. Por eso todo es violencia y sexo. EEUU tiene una cultura e instituciones heredadas del imperio britanico, aunque no intenta imponerlas por norma general sino comerciar con todos sean quienes sean.

En resumen. La globalizacion es una mentira. No existe el multiculturalismo. O se tiene una cultura dominante en una area determinada, o se tiene una cultura “superficial” y vacia de cualquier contenido real.

Pego algunos fragmentos de Un mundo feliz (1932), que no falte:

Las diversas Oficinas de Propaganda y la Escuela de Ingeniería Emocional se albergaban en un mismo edificio de sesenta plantas, en Fleet Street. En los sótanos y en los pisos bajos se hallaban las prensas y las redacciones de los tres grandes diarios londinenses: El Radio Horario, el periódico de las clases altas, la Gazeta Gamma, verde pálido, y El Espejo Delta, impreso en papel caqui y exclusivamente con palabras de una sola sílaba. Después venían las Oficinas de Propaganda por Televisión, por Sensorama, y por Voz y Música Sintéticas, respectivamente: veintidós pisos de oficinas. Encima de éstos se hallaban los laboratorios de investigación y las salas almohadilladas en las cuales los Escritores de Pistas Sonoras y los Compositores Sintéticos realizaban su delicada labor. Los dieciocho pisos superiores estaban ocupados por la Escuela de Ingeniería Emocional.


Después de aterrizar en la azotea de la casa de apartamentos de Henry, de cuarenta plantas, en Westminster, pasaron directamente al comedor. En él, en alegre y ruidosa compañía, dieron cuenta de una cena excelente. Con el café sirvieron soma. Lenina tomó dos tabletas de medio gramo, y Henry, tres. A las nueve y veinte cruzaron la calle en dirección al recién inaugurado Cabaret de la Abadía de Westminster. Era una noche casi sin nubes, sin luna y estrellas; pero, afortunadamente, Lenina y Henry no se dieron cuenta de este hecho más bien deprimente. Los anuncios luminosos, en efecto, impedían la visión de las tinieblas exteriores. Calvin Stopes y sus Dieciséis Saxofonistas. En la fachada de la nueva Abadía, las letras gigantescas destellaban acogedoramente. El mejor órgano de colores y perfumes. Toda la Música Sintética más reciente.


Y Linda le contaba lo de la hermosa música que salía de una caja, y los juegos estupendos a que se podía jugar, y las cosas deliciosas de comer y de beber que había, y la luz que surgía con sólo pulsar un aparatito en la pared, y las películas que se podían oír, v palpar y ver, y otra caja que producía olores agradables, y las casas rosadas, verdes, azules y plateadas; altas como montañas, y todo el mundo feliz, y nadie triste ni enojado, y todo el mundo pertenecía a todo el mundo, y las cajas que permitía ver y oír todo lo que ocurría en el otro extremo del mundo, y los niños en frascos limpios y hermosos… todo limpísimo, sin malos olores, sin suciedad… Y nadie solo, sino viviendo todos juntos, alegres y felices, algo así como en los bailes de verano de Malpaís, pero mucho más felices, porque su felicidad era de todos los días, de siempre… John la escuchaba embelesado.


Linda consiguió el soma que deseaba. A partir de entonces permaneció en su cuartito de la planta treinta y siete de la casa de apartamentos de Bernard, en cama, con la radio y la televisión constantemente en marcha, el grifo de pachulí goteando, y las tabletas de soma al alcance de la mano; allá permaneció, y, sin embargo, no estaba allá, en absoluto; estaba siempre fuera, infinitamente lejos, de vacaciones; de vacaciones en algún otro mundo, donde la música de la radio era un laberinto de colores sonoros, un laberinto deslizante, palpitante, que conducía (a través de unos recodos inevitables, hermosos) a un centro brillante de convicción absoluta; un mundo en el cual las imágenes danzantes de la televisión eran los actores de un sensorama cantado, indescriptiblemente delicioso; donde el pachulí que goteaba era algo más que un perfume: era el sol, era un millón de saxofones, era Popé haciendo el amor, y mucho más aún, incomparablemente más, y sin fin…

—No, no podemos rejuvenecer. Pero me alegro mucho de haber tenido esta oportunidad de ver un caso de senilidad del ser humano —concluyó el doctor Shaw—. Gracias por haberme llamado.

wat?

Ese libro me recuerda a podemos y su revolucion del amor.

Por otro lado, vivimos en un mundo de medallas de participacion y de la igualdad mas idiota. Un mundo que te dice que estes orgulloso de ser quien eres (mujer, gay, hombre, español, gordo,…) en vez de orgulloso por lo que hayas conseguido mediante la inteligencia y el trabajo duro.

Un mundo de lloricas esperando a sentirse ofendidos a la minima de cambio.

1 me gusta

¿Eso no tiene nada de malo no? Lo que chirría más es cuando los oyentes de Maná (en lo del Rothko te has flipado :dancingbaby:) están al comienzo de la curva de aprendizaje, sobrados de seguridad, y se creen los puñeteros amos y que son sociólogos.

¿Y qué relación ves entre el gusto y la ética?

Si que era una hipérbole. Excepto lo de mana,que eso es intolerable.
Lo de la ética era ironía pero no se igual no se entiende.
Simplemente estaba criticando las modas sin ponerme metafísico. Seguro que hubo 200 bandas como los beatles pero ya ni en internet existen.
Nada más. No le des vueltas.

Cuando dices que Bieber tiene temazos quieres decir temas con la misma base musical, pero sin ningún tipo de intención más allá de ser creada para ser bailada no?
Sálvame creo que hace glorifica lo vulgar por encima de cualquier elemento cultural, y eso la masa lo sigue, y esto no es creo que se a muy bueno/positivo. Por otro lado el problema del Best Seller, suele ser que parece que por ser libros muy vendidos son buenos, dime un best seller que haya sido nobel, por ejemplo.

Te pego un texto de La estilización del mundo de Lipovetzky y Serroy.

El estilo, la belleza, la movilidad de los gustos y las sensibilidades se imponen cada día más como imperativos estratégicos de las marcas: lo que define el capitalismo de hiperconsumo es un modo de producción estético. En las industrias de consumo, el dise- ño, la moda, la publicidad, la decoración, el cine, el mundo del es- pectáculo crean en masa productos cargados de seducción, promueven afectos y sensibilidad, organizan un universo estético proliferante y heterogéneo mediante el eclecticismo de estilos que se despliega en él. Con la estetización de la economía vivimos en un mundo carac- terizado por la abundancia de estilos, de diseños, de imágenes, de historias, de paisajismo, de espectáculos, músicas, productos cosmé- ticos, sitios turísticos, museos y exposiciones.

Si algo de lo que dice el texto te parece mal siempre puedes irte a Cuba, tengo entendido que allí solo tienen dos sabores de helado. :wapi:

Y al parecer es un libro plenamente a favor de la estética. ¡Quizá no nos estamos entendiendo!