La guerra de George Soros contra Reino Unido

Os voy a contar cómo un hombre dejó desarmado a uno de los bancos centrales más poderosos del mundo aprovechándose de las malas decisiones de unos políticos irresponsables.

Antecedentes

En 1979 se creó en Europa el llamado ERM (Exchange Rate Mechanism) que consistía en un tipo de cambio fijo en una banda del 6% utilizando como referencia el marco alemán, la divisa más fuerte de Europa por aquel entonces. Cuando los tipos de cambio son fijos, los Bancos Centrales tienen que llevar a cabo ciertas medidas para que la cosa no se desmadre por las fluctuaciones del mercado, sus herramientas son dos:

  • Comprar/vender moneda nacional.
  • Subir/bajar los tipos de interés

Sencillo, por ejemplo, si el BCE quiere apreciar el EUR frente al USD lo que hará será comprar EUR pagando con USD. O subir los tipos de interés, lo cual atraerá a los inversores a tu moneda y, por lo tanto la apreciará. Sin embargo, subir los tipos de interés es, por lo general, dañino para el crecimiento económico, puesto que lo frena.

El error más grave

Viajamos ahora a la Inglaterra del año 1990. Margaret Thatcher era aun la premier de un gobierno en horas bajas, la economía no marchaba bien: la inflación estaba disparada, había un bajo nivel de productividad que afectaba negativamente a la competitividad de la industria exportadora. En esta situación, surgieron muchas voces a favor de la entrada de Inglaterra en el ERM.

Thatcher era contraria a estas ideas, pero en un momento de debilidad frente a los miembros de su propio partido, con Jon Major al frente, que abogaban por este cambio, la dama de hierro no pudo oponerse y en octubre de 1990, UK entraba en el ERM a un tipo de cambio de 2,95 marcos alemanes por cada libra esterlina, lo cual, teniendo en cuenta la banda del 6%, obligaba al Bank of England a mantener un tipo de cambio de 2,78 a 3,13 marcos por libra. El tipo de cambio fijado era demasiado alto.

Sin embargo, la cosa empezó a marchar muy bien en UK, se redujeron los tipos de interés y la inflación y el nivel de empleo subió más que en toda su historia. Pero los problemas llegaron dos años después, cuando la economía británica comenzó un descenso a los infiernos (el paro subió del 7 al 12%) en el marco de la crisis mundial vivida por aquella época, derivada del estallido de la burbuja inmobiliaria japonesa y los aumentos en el precio del petróleo por la Guerra del Golfo 1.0.

Ante esta recesión, UK podría haber reducido sus tipos de interés o podría haber devaluado su moneda, como hicieron Italia o España, para aumentar sus exportaciones y salir del bache, sin embargo, estas medidas agresivas habrían provocado una brecha en la banda de fluctuación de la libra respecto al marco. Así que el gobierno británico se vio con las manos atadas mientras el país sufría una recesión económica terrible.

Un señor en New York y unos señores alemanes

Quantum Fund era un fondo de inversión creado por George Soros, quien tenía 62 años en 1992 y era bastante rico, pero no el multimillonario arrugado que conocemos hoy, de hecho, a principios de los 90, la palabra hedge fund ni siquiera aparecía en la prensa financiera.

En 1992, todos los mercados sabían de la cagada del gobierno inglés al fijar un tipo de cambio tan alto con respecto al marco, y el bueno de George, experto en materia de inversión bajo tendencias macroeconómicas, sospechaba, al contrario que los demás inversores, que a pesar de la compras continuas de libras a cambio de marcos (a 2,95) el sistema ERM podía trastabillar.

Todo parecía mantenerse en un tenso status quo, puesto que el BoE seguía comprando libras de vez en cuando para mantener el tipo de cambio marco/libra fluctuando dentro de la horquilla fijada y preservando así el ERM. Pero aquí llego el segundo error por parte de los europeos…

Bueno, error o puñalada trapera del Bundesbank a Inglaterra. En agosto y septiembre de 1992, Reimut Joschimsen, miembro del consejo de gobierno del Bundesbank dejó caer en un discurso que podría darse “una reordenación del ERM”. A esto hay que sumarle las declaraciones de otro funcionario del banco central alemán, según las cuales, la devaluación de la libra era “inevitable”.

Y la guinda del pastel la puso Helmut Schelesinger, presidente del Bundesbank por aquel entonces, quien, en una entrevista al Wall Street Journal, afirmó con todos sus huevos que un par de divisas del ERM corrían peligro de tener que abandonar el sistema si no funcionaba la bajada de tipos que el ente alemán había anunciado.

Al día siguiente, Soros abrió el WSJ y leyó las palabras del presidente del Bundesbank, minutos después, Druckenmiller (directivo de Quantum Fund) entró en su despacho y le preguntó si debían incrementar la venta en corto de libras que habían mantenido durante los meses anteriores. La respuesta de Soros fue: “A la yugular”.

Entre la incompetencia del gobierno inglés y la idiotez de los alemanes, Soros había podido discernir a la perfección el curso de acción para forrarse de mala manera. Cualquiera que apostara por una caída apoteósica de la libra tenía mucho que ganar y muy poco que perder.

Sólo hizo falta un día

Cuando caía la noche en Europa, el fondo de Soros se puso manos a la obra. Acudió al mercado y se apalancó todo lo que pudo para vender en corto libras (es decir, apostar por una bajada de su valor). Hubo otros inversores que, al ver semejante volumen de órdenes de venta por parte de Quantum Fund, decidieron replicar su decisión, aumentando aún más las apuestas contra la libra esterlina. En un sólo día, la venta en corto de Quantum Fund pasó de 1.500 millones de dólares a 10.000 millones.

El 26 de septiembre de 1992 los mercados londinenses abrían y los funcionarios del BoE y del Tesoro de su Majestad se encontraban con ventas de libras por valor de decenas de miles de millones de dólares y, por tanto, que el valor de la libra caía cerca del mínimo marcado por el ERM.

8.40 a.m. - El BoE compra 1.000 millones de libras a cambio de dólares. El efecto fue nulo. El valor de la libra no sube absolutamente nada. A esas alturas todo el mercado está vendiendo libras.

9.00 a.m. - Llamada telefónica entre Normal Lamont (ministro de finanzas inglés) y el primer ministro Jon Major. Lamont le explica al premier que existe la posibilidad de que el BoE se quede sin reservas internacionales para mantener el valor de la libra y contener al mercado. En ese momento sólo será viable una subida d elos tipos de interés para alejar a los especuladores bajistas. Major se opuso totalmente a esta solución pues subir los tipos en plena recesión sería un mazazo terrible para la economía del país.

**10.30 a.m. - ** Lamont llama otra vez a Major y le deja claro que si no sube los tipos de interés los especuladores sacarán a la libra del ERM.

11.00 a.m. - El gobierno anuncia una subida de tipos del 10 al 12%. No ocurre absolutamente nada, la libra continua en caída libre. Al poco tiempo, el gobierno anuncia una nueva subida de 300 pb, del 12 al 15%. Nada. Las herramientas del gobierno inglés y del BoE carecen ya de eficacia.

¿Por qué no funcioaban las subidas de tipos? Porque tras esos anuncios de medidas desesperadas el mundo entero se dio cuenta de que el Bank of England se había quedado sin divisas extranjeras, es decir, no podía comprar más libras para detener la hemorragia. También Soros y sus colegas se dieron cuenta de esto, y decidieron dar el golpe de gracia.

7.30 p.m. - El ministro de finanzas Lamont anuncia la salida de UK del ERM, permitiendo a partir de ahora que el valor de la libra fluctúe libremente.

El Miércoles Negro

Así fue como se bautizó a esta jornada aciaga para Reino Unido. Una jornada que dejó un claro perdedor, pues aquel día la libra esterlina cayó un 15% respecto al marco aleman un 20% respecto al dólar. Pero que también dejó un ganador, Quantum Fund vio aumentado su valor de 15.000 a 20.000 millones de dólares. Contando con que, por aquella época, los gestores de hedge funds se embolsaban en torno al 20% de las ganancias, aquel día, Soros y el resto de socios de QF ganaron 1.400 millones de dólares. Pasando Soros a ser multimillonario y confirmándose como uno de los mayores hijos de puta de nuestro tiempo.

La compra masiva de libras por parte del Bank of England supuso un gasto de 3.300 millones (en libras) para el erario público británico. Jon Major (uno de los defensores originarios de la entrada de UK en el ERM) sufrió una contundente derrota electoral en las siguientes elecciones frente a Tony Blair.

https://www.youtube.com/watch?v=AHDsO7gvXHQ

43 Me gusta

Post como este se merecen un aplauso. Un trabajo de 10.

2 Me gusta

Espectacular y muy interesante. A saber lo que estarán planeando para estos tiempos…

1 me gusta

Muy buen post. Enhorabuena!

1 me gusta

Muy buena la información y encima es de origen judío. En Inglaterra será poco menos que el enemigo público nº 1.

1 me gusta

Buen hilo amigo @BattleBorn, aumentando la cultura financiera de los foreros, buen trabajo, desde mi ignorancia esto del ERM me suena un poco a lo que se ha hablado del Euro, perdida de soberanía ecónomica y demás.

2 Me gusta

Sí la ERM era como una fase previa de la moneda única. No olvidemos que el euro no deja de ser un proyecto político más que económico (y así nos va).

3 Me gusta

Brutal hilo, cojonudo

No cabe duda de que George Soros es un hijo de puta.

De hecho, es lo más parecido que hay en la vida real a los malos malísimos que pretenden dominar el mundo en las películas de James Bond (aunque su desagradable y siniestro físico sea más parecido al del emperador Palpatine).

Pero el gran texto de @BattleBorn también deja claro que sin el concurso de políticos imbéciles, incompetentes e irresponsables este tipo de cosas no podrían suceder.

El problema es político.

Hijos de puta habrá toda la vida. Pero un tipo como Soros solo sería un hijo de puta con algo de pasta si no se las pusiesen a huevo los políticos.

Gracias a esa operación, ahora tiene un montón de millones para dedicarlos al mal.

Y los políticos siguen recibiendo el dinero de Soros como borregos felices e irresponsables, sin entender las consecuencias de colaborar con él.

3 Me gusta

Algunas veces, solo algunas veces, los imbéciles e irresponsables igual no lo son por casualidad, yo al menos me hago esa pregunta, tienen asesores, tienen de todo, y a pesar de todo eso sigue siendo unos irresponsables. Es que cuesta un poco llegar a esa conclusión.
Por otra parte pienso, igual hasta tuvo suerte de hacer la jugada a los ingleses, quiero yo ver qué sucedería si la jugada fuese a los rusos.

1 me gusta

Esto ya es Historia, pero es uno de los documentales mejor hechos que conozco.

Aparición estelar del tito George en el min 01:15

https://youtu.be/8lqGp4ikYTM

1 me gusta

Más info:

https://www.gurusblog.com/archives/como-george-soros-tumbo-la-libra-esterlina/17/05/2014/

2 Me gusta

No entiendo cómo el MI6 (o el DIS, no sé a quien le correspondería actuar en este caso) tolera estas cosas que siempre se tienen que arreglar de manera inmediata, discreta y eficaz.

1 me gusta

Porque no son rusos…!!!

2 Me gusta