La nueva religión del Cambio Climático - VENGO A DEMOSTRARTE QUE TODO ES MENTIRA

Quedarán pocos lugares en Internet donde las razones de entrar a leer algo no sean precisamente la de querer reafirmar tus propios prejuicios. Mi ilustre club de lectores conoce sobremanera porqué de vez en cuando empiezo a mimar el teclado con el cariño de un pianista. Todo esto no es más que la mezcla homogénea entre luz y entretenimiento. Aprender desde la desidia es de las peores cosas que le puede pasar a un ser humano. De ahí que os invite nuevamente a disfrutar cómodamente de una nueva realidad aun más contestataria, que a fin de cuentas no cambiará nada, más allá de haceros un poco más libres. Vamos a ello, pero antes de nada echen un vistazo al siguiente vídeo y comiencen a entender a qué nos enfrentamos.

Corría el año 2005 cuando una comisión en la Cámara de los Lores tomó la iniciativa de examinar la evidencia del anteriormente llamado calentamiento global. Hasta entonces nunca desde las políticas públicas se había prestado interés por el tema. Fue Lord Lawson de Bably el primer político en destinar una partida presupuestaria para la construcción de informe de base científica que pudiese respaldar todo aquello que se venía escuchando. El resultado dio a conocer la debilidad y la incertidumbre de los postulados científicos que hasta entonces se comenzaban a abanderar. Las conclusiones fueron desastrosas. La acción del hombre no venía a cambiar el desarrollo del clima. Hasta aquí la historia.

El 97% de los científicos está con Greta Thunberg. Hablamos con el 3% restante

Veréis, a todos os sonarán conceptos como capa de ozono, gases invernadero, calentamiento global o cambio climático. Lo que muy pocos os planteáis es porqué desde la prensa y desde las publicaciones científicas se han ido elaborando diferentes nomenclaturas para venir hablando de lo mismo. Ahora es cuando toca un resumen real de la idea del concepto usado en la actualidad: Cambio Climático.

La madre de Greta Thunberg: mi hija se escondía en el baño a causa del bullying

El Cambio Climático viene a desarrollar la idea de que nuestro planeta está sufriendo variaciones de temperatura por culpa de las emisiones elevadas de CO2 y que a su vez, esas emisiones son culpa de la acción del ser humano. Básicamente que la acción del hombre está cambiando el clima, con todo lo que estas variaciones conllevarían. He aquí la verdad incontestable de toda una comunidad sumida a una premisa a la que ningún defensor ha dedicado tiempo en comprobar. Si vas contra ella serás lapidado por toda la comunidad participativa, ya sean científicos, editores, periodistas y sobre todo políticos a través de sus asociaciones indirectas. Es decir, si te atreves simplemente a dudar de sus evidencias, eres un hereje, aunque seas Premio Nobel.

Las ideas de Greta Thunberg supondrían un impuestazo de 60.000 millones de euros al año en España

Como ya os he dicho, el Cambio Climático defiende que el CO2 que emitimos aumenta la temperatura de la tierra y esto es debido sobre todo al desarrollo industrial, al capitalismo. Nos encontramos aquí con el primer concepto marxista de la historia. Pero volvamos un poco atrás.

¿Quiénes son los encargados oficialmente de sentar las bases del Cambio Climático? Nada menos que el Panel Intergubernamental del Cambio Climático , conocidos como el IPCC , un órgano político de la ONU que respalda sus informes con la falsa aprobación de más de 2500 supuestos científicos, desarrollando conclusiones tales como que el desarrollo industrial debería ser frenado o al menos debería tomar nuevas iniciativas en lugares en vías de desarrollo, básicamente África.

Continuando con la nomenclatura marxista, digamos que tras el siglo XIX el primer mundo vivió una revolución industrial donde clases privilegiadas pudieron tomar el control como propietarios del mayor boom económico hasta la fecha. Europa y Estados Unidos se industrializaba generando una cantidad insólita de puestos de trabajo y ofreciendo productos que cambiarían para siempre el día a día de todos los que lo consumiéramos. Siglos después, una vez consolidada esta estructura, se le piden a los países en vías de desarrollo que gasten mil veces más en algo que aporta diez mil veces menos, energías renovables. Aquí tenéis el primer interés geopolítico del Cambio Climático, evitar el desarrollo del tercer mundo.

África debe aprovechar el bajo coste de las energías renovables

Avance de energías renovables se frena en África por falta de mano de obra

Quince empresas de energías renovables acuden a Africa Energy Forum en el pabellón de ICEX

La alarma del Cambio Climático se disfraza de ciencia, convirtiéndose en un principio político que no acepta debate. El mensaje que se lanza es el del miedo , acompañado de noticias apocalípticas con erróneas predicciones que asustan a los más débiles e ignorantes, pero que aun así calan en la sociedad por la importancia de pertenencia a un grupo y la inexistencia de independencia de campo. Si lo dice la prensa, si lo dice la radio, si lo dice la tele, si ese señor que ha salido con una bata blanca en una laboratorio lo defiende, será por algo. Nadie gasta tiempo en comprobar nada, a pesar de que los datos demuestran que el CO2 no cambia el clima, ni tampoco lo hace la mano del hombre. No dejéis de leer el siguiente link con las predicciones de los años 80 y 80.

La gran mentira del cambio climático

Generalmente cuando se llega a este debate muchos de los defensores cegados de la teoría apocalíptica del Cambio Climático te pedirán lo que ellos jamás han sabido dar, los nombres, apellidos y profesiones de todos aquellos científicos que defienden la opción contestataria . Bueno, pues aquí os facilito toda una lista para que los nuevos meapilas del Cambio Climático dediquen tiempo a buscar en Internet sus currículos, sus publicaciones y las lapidaciones que han venido sufriendo, algo que tampoco harán, pues como todos sabemos, las religiones son cuestiones de fe. Especial atención al primero de todos.

Patrick Moore: Co-fundador de Greenpeace.

Syun-Ichi Akasofu: profesor y director, del Centro Internacional de Investigación del Ártico.

Tim Ball: Cabeza del Proyecto de Administración de los recursos Naturales

Nigel Calder: editor de New Scientist de 1962 a 1966.

John Christy: Profesor del Departamento de Ciencia Atmosférica en la Universidad de Alabama en Huntsville, Director del Centro Científico del Sistema Terrestre.

Ian Clark: profesor en el departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Ottawa.

Piers Corbyn: pronosticador del tiempo británico, dueño de Weather Action, negocio encargado de hacer predicciones climáticas.

Paul Driessen: autor de Eco-Imperialism: Green Power, Black Death. Eigil Friis-Christensen: director, del Centro Nacional Espacial y profesor adjunto de la Universidad de Copenhagen.

Nigel Lawson: antiguo Ministro de Hacienda del Reino Unido.

Richard Lindzen: profesor en el Departamento de Meteorología del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Patrick Michaels: Profesor de Investigación del Departamento de Ciencias Ambientales en la Universidad de Virginia.

Paul Reiter: profesor en el Departamento de Entomología Médica del Instituto Pasteur en París.

Nir Shaviv: profesor en el Instituto de Física en la Universidad Hebrea de Jerusalén.

James Shikwati: economista, autor, y Presidente Ejecutivo de The African Executive.

Fred Singer: profesor emérito del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Virginia. Director del Servicio Nacional de Satélites Ambientales, Datos, e Información.

Roy Spencer: Científico de Investigación de la Universidad de Alabama en Huntsville.

Philip Stott: profesor emérito del Departamento de Biogeografía en la Universida de Londres.

Bert Bolin: Profesor de meteorología en la Universidad de Estocolmo desde 1961a 1990.

Generar pánico te pone en la palestra. El miedo es un sentimiento tan válido como el amor o el odio para conseguir el propósito. Distorsionar la ciencia es la mejor manera que han encontrado para pelear las subvenciones. Decenas de miles de puestos de trabajos dependen en la actualidad del Cambio Climático, que a su vez se generó a través de un movimiento de freno anticapitalista, neocomunista y marxista. Fue el Caballo de Troya que encontraron para asaltar las instituciones y repartir el dinero público atrayendo nuevos miembros a una organización que vivía presupuestariamente muy por encima de lo que verdaderamente necesitaba. Con este superávit de dinero público se crearon los yacimientos de empleos que a su vez exigirían como requisitos titulaciones ad hoc, tales como Ciencias Ambientales y sus múltiples posgrados universitarios donde resulta imposible debatir sobre las nulas evidencias de las premisas del Cambio Climático. Todo ello vino tras la considerada como presentación popular de la Teoría del Calentamiento Global , bajo la tutela de Al Gore y sus kilómetros mostrando Power Points para salvar al mundo, otro gran gol de la Administración Clinton. No obstante, dejamos a un lado la parte política y adentrémonos algo en la ciencia.

Los científicos no paran de bombardearnos con el mensaje de que el CO2 producido por el ser humano es el culpable del calentamiento del planeta. Para aquellos que hayan gastado tiempo en buscarlo el CO2 no generado por el hombre, es decir, la gran mayoría del CO2 es el 0,054% de los gases que habitan en la atmósfera y el mayor crecimiento del mismo está recogido en los años 40, precisamente antes de la gran cima del desarrollismo industrial coincidiendo además con un periodo de temperaturas más bajas. Curioso, que el nivel más alto de CO2 lo tengamos registrado precisamente cuando la actividad industrial del ser humano ha sido infinitamente más baja que la actual y en periodos más fríos.

Si hacéis una simple búsqueda en Google de un gráfico sobre el registro de la temperatura en el siglo XX no vais a encontrar dos imágenes iguales. No existe consenso. Cada agencia, cada falsa revista científica, o cada organización ecologista muestra unos registros distintos. Ni capaces son de ponerse de acuerdo para mentirnos. Nos resultará imposible encontrar un registro real si queremos hacer la búsqueda desde Google. El 98% de la información que se nos presenta serán imágenes de periódicos digitales, algo que te hace recordar que las publicaciones en prensa son la nueva Biblia para los seguidores del Cambio Climático.

Esto podría venir a desmontar la idea de que el CO2 generado por el hombre aumenta la temperatura del planeta, pero para mucho será coincidencia y para otros será falso, así sin más, sin tan siquiera llegar a hacer una primera lectura de datos de las universidades encargadas de recopilar la temperatura en el Ártico, uno de los modelos oficiales para conocer cómo de cierto es el comportamiento de ese calentamiento global en los polos. Como podéis comprobar en el gráfico a cada era de calentamiento se le pretende asignar una razón humana, de ahí el Calentamiento Romano, Calentamiento Medieval y Calentamiento Actual. Es como si todas las subidas de temperaturas fuesen unidas a la acción del hombre en diferentes etapas. Como podéis observar además, el siglo XX no se encuentra detallado y además falseado. Lo que nadie te ha contado es lo siguiente.

Más que la industria o la propia acción diaria del ser humano, existen realidades naturales que aportan más gigatoneladas de CO2 a la atmósfera. Y no, no hablo ahora de las vacas, que evidentemente la suma de sus gases supera con creces a los humanos. Hago referencia a los volcanes, a la totalidad de los animales, las bacterias, los vegetales muertos y como no, el mayor aportador de CO2 a la atmósfera, los oceános. Todo ello avalado por Carl Wunsh profesor de Oceanografía Física del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Fue entonces cuando el planteamiento sobre el aporte real de CO2 a la atmósfera se transportó a otra perspectiva hasta entonces políticamente olvidada. Recordad que la idea principal es culpar a la acción del hombre.

Fue entonces cuando viajaron al pasado para intentar sacar una conclusión uniendo tablas de temperatura y de aumento o disminución de CO2, gracias entre otras ciencias a la geología, llegando a la conclusión de que ambas variables no tenían ninguna correlación, lo que sí era cierto es que el planeta variaba la temperatura en centenares de años siguiendo algún patrón que hasta ahora desconocían. La realidad fue que el CO2 lleva un desfase de 800 años aproximadamente con los cambios de temperatura, de ahí que movimiento las gráficas, ahora sí, la correlación era más que coincidente. Por lo tanto no era el CO2 el que aumentaba la temperatura del plantea, sino la temperatura del plantea la que aumentaba 800 después los niveles de CO2. Curioso. Y ahora, ¿por qué aumenta la temperatura del planeta, más con un desfase de 800 años cuando el ser humano no tenía poder ni desarrollo industrial?

Esto lo explicó bastante claro el científico E.W Maunder, quien acuñó el término el Mínimo de Maunder para referirse al periodo entre 1645 y 1715 donde las manchas solares prácticamente desaparecieron, y gracias a ellas pudieron inferir ciclos de once años. Como es lógico el Mínimo de Maunder coincidió con la época más fría de la Pequeña Edad de Hielo debido a los mínimos niveles de radiación cósmica que el sol venía emitiendo. ¿Y qué vendría a explicar esto en la actualidad? Aquí es donde entra Piers Corbyn y su Teoría Solar para Predecir el Tiempo.

Piers Corbyn como reza en su Wikipedia es un meteorólogo, astrofísico y empresario inglés. Es dueño de WheaterAction y es el principal consultor de las estadísticas sobre apuestas climáticas. No sé si alguna vez habéis visto en Bwin que se apuesta sobre si nevará en Londres un día en concreto un junio. Él es el encargado de este tipo situaciones tan divertidas. En la cuestión climática lo importante es la predicción. De hecho cuando algunos de los modelos científicos sobre el clima falla en una de sus predicciones, lo correcto es tirar el modelo entero a la basura y no seguir trabajando con él, algo que nadie nos puede asegurar que ocurra. Piers Corbyn ha sido capaz de predecir con once meses de antelación importantes tormentas que activarían el protocolo de salvamento en una fecha determinada sobre una zona de expansión correcta y hasta la velocidad de los huracanes. Quien quiere tener información veraz sobre el clima tiene que llamar a su puerta y comprársela. Su fiabilidad viene gracias a sus conocimientos sobre la materia y un amplísimo campo de datos que empezó a recoger la temprana edad de quince años. Este ilustre genio fue quien dio nacimiento a la Teoría Solar para Predecir el Tiempo . En palabras del propio Piers Corbyn: “El calentamiento global no esta causado por la actividad del ser humano, sino por cambios cíclicos del sol, los ciclos de la tierra o la acción de rayos cósmicos. No es un fenómeno único en la historia y existen evidencias de que ya sucedió incluso antes de haberse iniciado la era industrial.”

Para no seguir aburriendo mucho, tan solamente añadir que la actividad solar se mide por las manchas solares que generan imponentes campos magnéticos que años atrás se pensaban que estaban relacionados con mayor actividad solar. En la actualidad se conoce la correlación entre los rayos cósmicos y la formación de nubes, encargadas de enfriar el planeta. De esa manera a mayor actividad solar, mayor calentamiento. Lo complicado es calentar la totalidad del agua de los océanos para que estos generen elevados niveles de CO2 que suelten a la atmósfera, de ahí que esas emisiones empiecen a guardar relación a partir de 400 años después, cuando los niveles de CO2 emitidos comienzan a ser coincidentes con la alta actividad solar siglos atrás. Cuando haces coincidir las gráficas del últimos siglo ocurre lo siguiente:

Las conclusiones son más que claras. Sería el sol el culpable del calentamiento de nuestro planeta y no la acción del hombre. Ahora es cuando se podría probar perfectamente porqué ni una sola predicción científica ha sido correcta y sin embargo siguen trabajando con los mismos modelos sin llegar a descartar ninguno. No obstante es más rentable económicamente para el lobby crear una campaña anticapitalista, anticoches y antidesarrollo, porque es la manera que ellos creen de no ampliar la polarización de clases. La ideología está tan impregnada en el ADN que los movimientos activistas han llegado a pedir la prohibición total del cloro, con lo que ello supondría para la supervivencia humana. Las teorías marxistas ecológicas vienen a frenar el desarrollo industrial y la economía, más allá de importarles un pimiento nuestro planeta.

En Estados Unidos las subvenciones pasaron de 170 millones de dólares a más de 2000 millones. Esa es la única realidad no científica del Cambio Climático, por mucho que se demuestre que la actividad solar es la única culpable del calentamiento o enfriamiento de la tierra.

Este texto didáctico que recoge datos reales y que se aleja todo lo posible de cualquier documento científico no viene a cambiar nada, porque resulta imposible luchar contra la fe. Al igual que nadie acabará jamás con ninguna religión, a día de hoy resulta imposible luchar contra el Cambio Climático. Nadie te dará el micro necesario para desmentirlo, porque echar abajo el gran castillo de arena es mandar al paro a cientos de miles de personas que viven de la gran mentira de hacernos sentir culpables de algo de lo que no somos responsables. Duda siempre de todo aquello que no esté abierto a debate, consulta desde tu móvil los datos que nadie venga a demostrar y sobre todo pelea siempre por escapar del rebaño si sabes con detenimiento que no llevan rumbo alguno.

Vivimos en una supuesta sociedad que habla de tolerancia, que parece darte la palabra, que vive de recoger la defensa de derechos incluso inexistentes, pero que a la hora de la verdad te ata las manos y te silencia si te atreves a dudar de sus nuevos valores sagrados, el comunismo. En realidad, no hemos avanzado tanto. Posiblemente no hayamos avanzado nada.

42 me gusta

Gracias por el artículo caballero, como siempre de 10!.

Enhorabuena.

1 me gusta

Gracias por la documentacion

5 me gusta

De aquí unos años cuando venga la siguiente crisis veréis.
Mucho cambio climático pero todos con sus teléfonos móviles.

¡Madre mía! ¡Un hilo planteado en el momento exacto y con muchísima chicha!

¡¡Millones de gracias por esta cantidad de datos con los que aplastar a “unos que yo me sé”!!

1 me gusta

Hoy en día si criticas este engaño del cambio climático té tratan de hereje y a la hoguera.El nuevo marxismo 3.0

La ultima vez que medio me intereso el tema del cambio climático fue cuando DiCaprio gano el Oscar por The Revenant y en los premios dio un breve discurso, hoy gracias a tu articulo me esta entrando el interes ya mas en serio y en forma. Una joya tu post.

1 me gusta

tremendo post, muchas gracias.

magnifico como siempre en estos temas,como bien dices el tema de la evolución de la temperatura, glaciaciones y demás no termina de estar bien estudiado precisamente por la cantidad de intereses que hay en juego, y la cantidad de dinero en subvenciones y puestos de trabajo que dependen de ello.

En relación al gran incremento de popularidad, léase publicidad, que se gano con el tema de Al gore, y puesto que este dependía de la administración clinton, no podrían estar detrás, mejor dicho, ¿no estarán detrás otros intereses mas graves que no solo estos obvios comentados anteriormente y que ahora aun no vemos tan obvios?

Definitivamente, este post vale su peso en oro.

Es la típica informacióm que te permite callar a un rebaño de esos pesados de una sola andanada y sin que puedan reaccionar; dándote incluso tiempo a hacer una retirada de esas de opereta (1) que tanto me gustan.

(1) Minuto 2:16 (Sullivan y Gilbert, 1878), When I Was a Lad (H.M.S. Pinafore)

2 me gusta

Yo soy muy del primo de Rajoy… estaba claro.

1 me gusta

Antes que nada quiero felicitarte por el gran trabajo realizado. Uno puede estar de acuerdo o no con lo que dices pero es innegable el esfuerzo realizado. Por mi parte no tengo suficiente información contrastada como para tener una idea firme. Estaría bien que alguien con ideas contrarias hiciera un trabajo parecido para enriquecer aún más el post.
Solo discrepo acerca de la eterna disputa del binomio capitalismo - marxismo. Creo que es un poco el cuento que nos venden, no creo en la existencia de grupos o lobbys marxistas. Un grupo que se enriquece a costa de crear alarmas dentro de una población progre no es ni comunista ni marxista. Puede que esa población crea ser comunista o defender unos ideales de ese corte. Pero si creen que hay empresas que defienden esos intereses ecologistas/progresistas/comunistas es que viven en la inopia y han caído en sus redes de marketing.
¿Quiénes van a ser los grandes beneficiados de esta política de cambio climático? Las empresas y los estados que mejor sepan posicionarse en el espectro progresistas. Pero es que estas empresas, como todas, buscan su máximo beneficio. Su ganancia está en el capitalismo, como es lógico. Ahora nos quieren vender los coches eléctricos. ¿Es que acaso son más baratos que los actuales? ¿Es que acaso estas empresas no usan materiales para sus coches obtenidos en países tercermundistas? ¿Acaso estos vehículos no están más cerca de la clase media-alta que de la clase baja? ¿Explican éstas marcas cuanto CO2 se emite para obtener la electricidad necesaria para que sus coches funcionen? Yo solo veo empresas que viven del capitalismo disfrazada de ecologista y salvadora de la humanidad.
Si hablamos de energía solar tenemos más de lo mismo. Las grandes eléctricas son las que van a copar el mercado de las placas solares y su instalación. Las empresas de alimentación que antes nos vendían productos atiborrados de grasas trans hoy nos venden alimentos biológicos.
Cada día tengo más claro que vivimos en una especie de show de Truman (o mito de la caverna) en el que los que nos manejan nos hacen creer que existe la izquierda y la derecha, los buenos y los malos, los progreso y los conservadores. Y mientras nosotros nos entretenemos en estas cosas ellos se llenan los bolsillos.

3 me gusta

Magnífico artículo @14.21, siempre merece la pena leer tus hilos. Solo quiero aportar lo que siempre les decía a mis conocidos: el volcán krakatoa, no el nuevo Anal krakatoa, en sus primeras 24h de erupción, envío a la atmósfera muchísimo más CO2 que el ser humano en toda la era industrial, en solo las primeras 24 horas!! súmale a eso que en la actualidad hay más de 200 volcanes activos en el planeta, y perdone me señores ecojonistas pero ese CO2 también estaba almacenado bajo tierra y no en la atmósfera justo igual que los combustibles fósiles.

A cualquiera que te venga con lo del efecto invernadero proponle el siguiente experimento, un día soleado cualquiera coge un termómetro y entra en tu coche, cierra las puertas y ventanillas y mide la temperatura, por supuesto la temperatura aumentará, eso es el efecto invernadero los rayos solares atraviesan el cristal y calientan el interior de coche. Ahora abre la puerta sal fuera del coche dejándola abierta mide la temperatura del exterior y preguntate porque fuera del coche no hace la misma temperatura, es más, después de 20min con las puertas abiertas mide la temperatura del interior del coche y preguntate porque se ha enfriado?( El cristal sigue estando en el mismo sitio y los rayos solares siguen calentando el interior de tu coche) es la convección del aire lo que ha enfriado la temperatura y ahora redoble de tambor… Alguien me puede explicar como el CO2 puede impedir las corrientes de aire?

La base de la energía eólica es el viento, todos sabemos que cuando una masa de aire se calienta sube para arriba en la atmósfera(y allí se enfriará) y es la masa de aire más frío la que produce viento al ocupar el lugar de la masa de aire caliente, señores donde está el efecto invernadero? Si dejas las puertas abiertas de un invernadero entra aire frío y a tomar por culo el efecto invernadero. En mi ciudad hace viento todos los días…

2 me gusta

Gracias por tus palabras.

En primer lugar decirte que el texto como he indicado es más didáctico-lúdico que científico. Con esto vengo a decir que he tirado, como hago siempre, de la economía de la información, de ahí que presente únicamente cuatro gráficos. Si hubiese querido hincar el puñal de una manera más “profesionalizada”, por así llamarla, este post hubiese sido una infumabilidad de datos. Con esto vengo a decir que todo lo que reflejo aquí son pruebas científicas que cualquiera puede ir a verificar gracias a un par de búsquedas desde su propio teléfono. Siempre me dirijo a un lector con interés en saber más de lo cualquiera pueda mostrar. Somos pocos los que vamos a las fuentes primigenias, por eso siempre dejo las puertas abiertas a una réplica, pero te aseguro que nunca llegará, porque solamente existen argumentos políticos para intentar tirar por tierra lo aquí expuesto. Desde la ciencia es imposible rebatir nada, entre otras cosas porque no se me rebate a mí, sino a un sin fin de científicos no politizados que han escapado de las garras del IPCC y de una vida falsa colmada de subvenciones.

En segundo lugar, en relación a que no creas en la dicotomía marxismo-capitalismo lo único que puedo decirte es que es la base estructural que mueve la sociedad desde el siglo XIX, nos guste o no. Llegar a comprenderlo y observarlo con la misma claridad que Neo veía el algoritmo de Matrix es lo mejor que me ha llegado a pasar para entender el suelo que piso diariamente.

Yo tengo otra teoría o mejor dicho, otra razón geopolítica de la existencia del Cambio Climático ya sumada a la que mostré del freno a los países en vías de desarrollo. No me he querido explayar en ella, entre otras cosas porque en este caso sí que sería mi opinión y no tendría ninguna base cuentífica y este texto iba sobre la mentira del IPCC pero ahora que se abre una vía de debate aprovecho y lo cuento.

Verás, desde el boom industrial las fábricas generaban productos de consumo, ya sea directo o indirecto. Me explico, directo sería un coche e indirecto sería el acero. Con las Guerras Mundiales se comenzó a implementar el modelo industrial por primera vez al armamentístico, ya sea como manera preventiva o reactiva. Es decir, se generó una industria armamentística donde si no hay guerra se almacena un poder como forma disuasoria. Estas industrias se encuentran en manos privilegiadas, gerentes de un gobierno, asesores, consultores, contratistas, senadores o empresarios de la guerra que firman contratos milmillonarios con el Estado. El fin de todo ello es gastarlas, de ahí que provoques una guerra con cualquier excusa. Petróleo, opio, comunismo o cualquier recurso natural. La diferencia es que durante siglos atrás esas excusas te las facilitaban naciones totalitarias cuando intentaban anexionar territorios. A día de hoy y a grandes rasgos eso no ocurre. La industria ha dejado de retroalimentarse. De ahí que Europa tenga que cambiar la flota de Eurofighter sin haber llegado a disparar con ellos ni una sola vez.

Lo que ha ocurrido es que la industria de la guerra ha tenido un salvoconducto en el Cambio Climático. Piensa que el IPCC no deja de ser la ONU y la ONU no deja de ser la OTAN y la OTAN no deja de estar formaba por los mayores cabrones contratistas que pueblan la Tierra. Es sencillo, en la mentira del Cambio Climático han encontrado la excusa perfecta para retroalimentar la industria durante otros tantos siglos. Ya no necesitan bombardear Afganistán para generar otros miles de billones de dólares, que además de costoso tiene poco aplauso social. Ahora se han vuelto verdes, te echan la culpa de todo, pasan a ser popularmente electoralistas y se han montado el nuevo chiringuito que perdieron cuando finalizaron los grandes totalitarismos. Aquí la idea es sacar rédito, la cosa es que en esta nueva sociedad encima hay que ser popular porque ahora la masa tiene capacidad de mal organizarse por culpa de las redes sociales.

3 me gusta

Lo que no explicaron a ningún activista es que los gases invernaderos nos mantienen con vida. La radiación solar rebota en la tierra y se queda en la troposfera. Es esa acumulación de gases la que evita que la tierra se enfríe. Sería como poner la calefacción de casa y dejar todas las puertas y ventanas abiertas. El efecto invernadero, que no los gases, vienen a explicar un desequilibrio natural por un elevado porcentaje de estos gases acumulados por la acción de hombre. La capa de ozono y los DDTs eran la primera excusa ecologista de hace años. Como consiguieron cambiaron la legislación de los sprays se inventaron el efecto invernadero, que existir existe, pero que no es por el hombre. Esa acumulación de CO2 es natural, producida por la actividad solar.

Para que lo entendamos mejor. Si nuestro puño fuese la Tierra tendríamos que dividir el tamaño de nuestra uña pequeña en mil y ahí es donde se encuentra la fuerza humana en su conjunto. La realidad es no somos nadie para cambiar nada importante del clima.

7 me gusta

Brutal! Mil gracias por este hilo. El que más me ha gustado sin duda desde que ando por aquí. Siempre he defendido esta tesis y de hecho el sábado tuve bronca con unos progres ignorantes que repiten como papá gallos la basura que los medios nos lanzan.

El mayor gas de efecto invernadero es el vapor de agua, fácilmente comprobable, una noche de invierno con el cielo despejado hace mucho más frío que cuando el cielo está nublado (en serio comprobarlo por vosotros mismos) pero en cuanto aparece algo de viento para compensar el equilibrio térmico se van las nubes y dicho efecto invernadero. Por supuesto gracias a la atmósfera la vida existe en la tierra, sin ella la radiación nos mataría y la superficie de la tierra perdería mucha temperatura, pero no funciona como un invernadero!! Estamos rodeados por la atmósfera, una mezcla de gases que también reciben radiación solar y por lo tanto también se calienta, al estar también caliente impide que la tierra pierda mucha temperatura, porque para que haya transferencia de calor es necesario que haya diferencia de temperatura.

Dicho esto, está claro que el clima es algo muy complejo, es un sistema termodinámico con miles y miles de variables donde nuestra principal fuente de calor es el sol ( el sol calienta la superficie de la tierra lo cual evapora agua, forma nubes y dichas nubes disminuyen la cantidad de radiación que recibe la superficie de la tierra, se autoregula).
Pero bueno, el cambio climático no va de eso, va de meternos miedo para que voluntariamente demos más poder a los gobiernos para que no hagan nada más que aumentar impuestos y quitarnos libertades. Señores cuanto más gobierno más legislación menos libertad tenemos.

A mi me da un poco de pena esto del tema climático, y me explico:
con una excusa “bien intencionada” (ojo a las comillas) se empezaron a tomar medidas que son buenas per se (reciclaje, reducción del consumo energético, reducción de los niveles de contaminación, etc.).
Sin embargo, los de siempre han visto que pueden ordeñar la vaca hasta niveles abismales y se han empezado a poner catastrofistas. Y todo por la pasta. Ahora resulta que estás obligado a tener 20 cubos en tu casa, porque a los de ECOEMBES (una mafia política) quieren arañar más dinero; que tu coche contamina mucho aunque lo compraste ayer porque hay que mantener artificialmente la fabricación de coches; que tienes que dejar de comer carne porque contamina mucho, en lugar de mejorar los procesos productivos, que es algo que cuesta dinero y tiempo…o que no puedes viajar en avión porque contamina un montón (y luego hacen como en la cumbre esa del clima que van todos en jet privado)

En fin, que como siempre, un movimiento que podría tener algo positivo lo han fagocitado las élites para imponer sus criterios de beneficio propio.

1 me gusta