Las terrazas en calzada aumentan como una plaga


#1

¿Qué tal en vuestras ciudades?

Me refiero a esos inventos del tebeo en forma de terrazas fijas con estructura y base, ocupando entre 1 y 3 plazas de aparcamiento, que les asignan a los bares.

Hace nada se la pusieron a un kebab y a un bar donde sólo se juntan unos jubilados a jugar a las cartas, de los cuales apenas media docena salen esporádicamente a echarse un pitillo.

Ilustro:


#2

Parece ser que los coches molestan,terrazas de bares paradas de bicing carriles bici que eliminan plazas, parece que los coches voladores ya han llegado.


#3

Hay casos en los que coinciden con los negros manteros y resulta imposible andar por la calle. Consigue cualquier cosa menos incentibar el consumo, dan ganas de irte a casa a cortarte una tapita de queso y prepararte la cerveza.


#4

¿Cómo que se las asignan?

Los bares pagan por ellas, y lo pagan caro eh.


#5

Pues qué quieres que te diga… A mi no me cuadra ni de coña que un kebab que acaba de abrir o un bar cutre estilo Torrente que regenta un chino y que apenas tienen una decena de clientes puedan pagarlas. Otra cosa es lo que haya detrás del negocio…


#6

Otra cosa es que el negocio vaya bien por otros motivos. Estas terrazas se pagan caras. Al menos en las licencias de obra que he trabajado, el restaurante/bar/sitio de copas que quiere tener una de estas se lo piensa bien antes de colocarla.

Es como los vados, o los contenedores de escombros en las obras. Ocupas acera o zona de aparcamiento, pagas una tasa.

¿Nunca os habéis fijado en esos bares que llevan toda la vida y que sólo tienen a un par de clientes? Allí se lava dinero que da gusto o se hace negocio trasero para mantenerlo bien a flote


#7

El problema es cuando el dueño de un barucho de pueblo se pasea por las avenidas llenas de luces y colores de las grandes capitales. Ven una terraza llena de clientes en el centro de Madrid o Barcelona y piensan “ostias, llevo esto a Paracuellos y me forro”.

El mismo tipo una vez en el pueblo reclama su licencia, el alcalde que ni idea tiene del tema le pone un precio irrisorio iluminado por la promesa que esa acción va a ser el empujón que le falta a su localidad para conseguir que Bisbal sea el pregonero en las fiestas, vamos para tener un nombre en el mapa por fin.

Luego llegamos los de la cuidad, que buscamos calma y tranquilidad en el pueblo, y vemos este tipo de aberraciones sin sentido.

Por otro lado tenéis toda la razón en que tanto bar chino regentado por camareros que conducen Audis Q7 es, como mínimo, sospechoso.