Leni Riefenstahl: la directora de Hitler


#1

Como aficionado al séptimo arte, siempre he sido curioso con las escenas o referencias de mis películas favoritas y ello ha propiciado que descubra pequeñas/grandes joyas como la que comparto con vosotros hoy.

La primera vez que ví StarWars quedé impresionado por la solemnidad y potencia visual de los desfiles y marchas imperiales. Mi curiosidad no pasó de buscar el porqué los soldados de asalto del Emperador se llamaban “Stormtroopers” y ví que era una referencia a un tipo de tropas de asalto Alemanas. Hasta aquí todo perfecto.

Pasaron los años y viendo Malditos Bastardos descubrí que la figura que encarna Diane Kruger se basa en una mezcla de Marlene Dietrich y Leni Riefenstahl.

A Marlene ya la conocía anteriormente pero me llamó poderosamente la atención esa tal Leni.

Leyendo sobre ella comprobé que no sólo fue la directora de los mejores documentales propagandísticos de Adolf Hitler si no que, su trabajo, había servido de ejemplo hasta para el mismísimo George Lucas cuando filmó las escenas de infantería imperiales.

A partir de aquí comparto con vosotros lo que para muchos puede ser una desconocida pero que bien merece el título de una de las mejores directoras de cine que ha habido.

Leni Riefenstahl (1902-2003)

Apodada “la Directora de Hitler” nació en Berín un 22 de Agosto. Hija de un industrial Alemán, desde pequeña destacó por su determinación y cabezonería.

De pequeña quiso ser bailarina y pese a que prometía, una serie de lesiones la dejaron sin futuro en dicha disciplina.

Posteriormente y tras conocer al director Arnold Fanck, fundador de la Sociedad de Cine Deportivo y de Montaña de Frigurgo, encaró su carrera hacia la gran pantalla apareciendo como actriz en La montaña sagrada durante cuyo rodaje la protagonista sufrió varios percances, entre ellos, la rotura de su pierna (otro guíño que aparece en Malditos Bastardos…).

Durante el rodaje y dado que duró más de lo esperado, Leni aprendió de Arnold todos los trucos y entresijos del oficio de director.

En 1931 y tras varios éxitos como actriz, decidió crear su propia productora y establecerse como directrora.

La luz azul, una leyenda de los Dolomitas fue su primera película como directora/actriz. El filme consiguió la medalla de plata de la Bienal de Venecia de 1932 y se mantuvo como una de las películas más vistas de todo el año, llegando a estar en cartel más de 14 meses en muchas capitales europeas.

Durante la promoción de la película se cruzaron por primera vez los caminos de Leni y el Führer. Fue en el Palacio de Deportes de Berlín, donde Adolf ofrecía un acto público. La directora quedó impactada por el mensaje y potencia visual del orador y decidió enviarle una carta de agradecimiento sin esperar respuesta.

Sorprendentemente, al cabo de unos dias, recibió una invitación para conocer personalmente a Hitler y a partir de allí frequentó la vida política y cultural de la élite nacionalsocialista Alemana.

Adolf se interesó por el trabajo de Leni y le ofreció filmar una serie de películas propagandísticas, las llamadas “Triología de Nuremberg”, compuestas por los documentales Victoria de fe, El triunfo de la voluntad y Día de libertad.

Posteriormente, el comité organizador de los XI Juegos Olímpicos de Verano, pidió a Leni que hiciera una película sobre los juegos. Era todo un reto ya que hasta aquel momento este tipo de documentales eran soporíferos y Leni tenía miedo que ello fuese un bache en su carrera, nada más lejos de la realidad.

Olimpia se estrenó el 20 de abril de 1938, el día del cumpleaños del Führer. El filme fue todo un éxito y se convirtió en un referente en el mundo cinematográfico. Utilizó efectos especiales y avances en la postproducción no vistos hasta el momento.

Tras estallar la segunda guerra mundial y negarse a filmar un documental sobre la Siegfried-Linie Alemana (la respuesta germana a la Línea Maginot francesa), Leni despareció de la escena cinematográfica Alemana para centrarse en realizar la película Tierra baja, centrada en la Alhambra de Granada, alejándose de la producción de documentales sobre el nacionalsocialismo.

Tras el fin de la segunda guerra mundial, Leni fue apresada y condenada como colaboradora del régimen Nazi. Pese a que finalmente no se pudo demostrar más que ser simpatizante del régimen, lo cierto es que ella en un inicio quedó deslumbrada por la figura del Führer pero posteriormente se distanció del aparato político e incluso tuvo serios problemas con Joseph Goebbels si bien la amistad que tuvo siempre con Rudolf Hess y Albert Speer la mantuvo al margen de posibles represalias y celos por parte de Joseph.

Pese a quedar absuelta, sufrió la persecución del estado Frances quienes la apresaron y privaron de todos sus bienes. Fue internada en un psiquiátrico con la excusa de curarle el Nazismo pero tras un tiempo fue liberada con el único cargo de haber cumplido los acuerdos contractuales propios de un encargo cinematográfico.

El estigma de su colaboración con el Tercer Reich la persigió toda su vida. Si bien después fue una aclamada fotógrafa (realizó un impresionante trabajo de investigación y documentación de los pueblos Nuba en Sudán).

El 8 de septiembre de 2003 falleció de cáncer a los 101 años.

Descanse en paz. Leni Riefenstahl. La mujer que pese a sus estigmas políticos, sentó las bases e incluencia sobre mucho del cine que disfrutamos actualmente.

P.D.: Para evitar a los críticos con su colaboracionismo, añado el documental/entrevista del 2002 donde la susodicha se retracta de su época como directora de Hitler.


#3

Lo que demuestra que la vejez merma el pensamiento.


#4

#5

La vida se ha de vivir siendo consecuente con lo que uno piensa y hace. Leni, a los 101 años ya no era ella.

Riefenstahl había pasado la vida huyendo de la persecución de los progres de mierda y pese a que ganó más de 30 demandas y jamás fue condenada… Los listos de turno decidieron que su opinión rencorosa y su ansia de destruir cualquier referente cultural del Tercer Reich valía más la pena que aceptar los méritos técnicos y artísticos de esta gran mujer.

El tiempo ha puesto en su lugar a Leni pues los mismos bastardos que la criticaron y la persiguieron fueron los que luego babearon viendo el cine que bebía de sus influencias.

No todo vale con la excusa de atacar un régimen con el que no se está de acuerdo pues arrastras todo lo que le rodea. Científicos, avances, arte e influencias que deben aislarse del resto de cosas pues son un bien que la humanidad hereda.