Lo innecesario de pornotibizarlo todo


#1

Cualquier usuario de Internet, incluso el más novato de todos, sabe a dónde debería dirigirse en caso de querer consumir porno. Ya no es un mundo underground de difícil acceso previo pago. Es más, ahora lo único que le falta es un pregonero real dando voces por nuestros barrios avisándonos de los nuevos contenidos y actualizaciones. Ya de por sí la simple navegación por Internet se hace complicada sin encontrar ni un sólo llamativo banner publicitario que nos muestre escenas excesivamente explícitas, y hago hincapié en su desproporción porque el reclamo parece personificado para todo tipo de posibles clientes. Reproducir contenido online en streaming en una TV en familia se ha convertido en un imposible. La intromisión de la pornografía ha terminado resultando tan agresiva y de una bajeza tan supina que termina aburriendo.

La suma de esfuerzos por pornotibizar cualquier contenido en la red es tal que roza la ridiculez. Se busca la atracción a través de todas las redes posibles. Tanto Instagram, como Flickr, como 500px o incluso como Youtube a través de su barata excusa de mostrar lo que ellos llaman vídeos educativos terminará sucumbiendo a una política tan parcial que será capaz de prohibirte la subida de contenido por la aparición de dos tetas pero te facilitará las visitas de una mujer masturbándose a dos manos porque lo considerará una clase teórico-práctica que mejorará la docencia y el conocimiento de cómo una chica tiene que frotarse sus partes, eso sí, con doscientos millones de visitas en un porcentaje de un 97% de varones, previo anuncio publicitario antes.

Toda esta política que evidentemente está dando buenos resultados económicos ha llevado al mundo del porno a una bajada de listón y gratuidad sólo digna de pajilleros de cabinas de sexshop. A su vez esto genera más contenido que a su vez generan más usuarios. La consecuencia es tener porno hasta en la sopa.

El usuario medio de este producto me recuerda al aficionado que vive por y para el fútbol moderno, el mismo que espera con pasión el telediario de Los Manolos en Cuatro para crearse su propia opinión, el mismo que sigue la vida y obra en las redes de todos los futbolistas. No se conforma con practicar el deporte, ni tampoco con disfrutarlo en su máximo apogeo, sino que además necesita estar al tanto de la diarrea de todo ese mundo.

Desconozco si el porqué del consumo en cualquier ámbito de Internet es el fruto de una necesidad masturbatoria descomunal o simplemente entretenimiento masivo. El caso es que el medio actual ha terminado degradando el sistema. Es como el término “facha”, que tras ser usado incansablemente en situaciones que no venían al caso ha terminado por perder su significado y calidad primigenia. A pesar de esto cada uno es libre de hacer con su tiempo, con su polla y con los terabytes de sus discos duros lo que más le plazca.

Entiendo la inclusión de todos los banners que aquí muestro en el acceso a servidores de contenido erótico, es lógico, lo que me resulta desagradable y desafortunado es la localización de los mismos a la hora de reproducir por ejemplo contenido infantil online en StreamCloud. Esto es por culpa de los pornófagos, consumidores sin la necesidad de comprobar calidad alguna. Al igual que con el término “facha” he terminado valorando más la información, el contenido o la fuente de todo aquello que venga sin relación alguna con el porno, no porque lo considere poco decoroso, ni mucho menos porque algunos piensen que sea un jodido meapilas, sino porque los pornófagos, al igual que los comunistas nombra fachas, han terminado por destruir el sentido real del mismo. Las cosas funcionan mejor cuando se encuentran ordenadas y en su sitio.


#2

Bastante acertado tu post.

Yo lo asemejo a la cantidad de violencia que podemos ver fácilmente en TV o internet. Ha provocado que seamos insensibles a imágenes de fuerte contenido violento.

Esto mismo está pasando en el porno. Actualmente es tan fácil visualizar porno, que pierde todo interés o morbo que pudiera tener. Cada vez es más difícil encontrar porno que atraiga, ya está todo visto y tan accesible que se pierde la magia que existía antes en la búsqueda del vídeo o de la imagen que te hubiera llamado la atención.


#3

Como siempre el OP acertado en sus temas.

Lo que veo cada vez más es una especie de canibalismo sin paladar del porno por el porno. Aquello que antaño era un ritual entre místico y generacional (las intervius del tío Pepe o la hustler del hermano mayor de tu amigo del cole) se ha convertido, como la mayoría de las experiencias que antes molaban y ahora no, en algo mercantilizado y falto de esencia.

Supongo que los que antaño se pasaban las revistas de páginas pegadas en el insti, ahora son los que idean formas de ganar un céntimo por click y su voracidad no entiende de emociones o recuerdos.


#4

La solución es sencilla: utilizar proveedores de contenido que se responsabilicen de estos contenidos. Evidentemente todas estas plataformas son previo pago porque tienen que comprar previamente derechos de distribución y no tienen publicidad.

Si ves una película infantil en Wuaki o Netflix dudo mucho que encuentres cosas que no quieras ver en la sección de los Teletubbies. Si las buscas en onlinedivxtodogratis (que me acabo de inventar)… pues te aparecerá de todo si no usas un bloqueador de publicidad.


#5

Si las opciones las conocemos todos perfectamente y el porqué de que ocurra. Yo intentaba ir un poco más allá. Me refiero a la mercantilización del porno en absolutamente todo. No es necesario encontrarte ese banner ahí al igual que no tendría sentido pedirte un vaso de leche con galletas en la barra de un puticlub. El problema es que si al día entrasen cientos de clientes en los puticlubs pidiendo galletas con un vaso de leche te aseguro que terminarían sirviéndolo porque tendría demanda. Ahí es donde voy, en la necesidad que han creado algunos usuarios de consumir porno en absolutamente todas las plataformas de Internet.


#6

Bueno, internet es una tecnología muy joven todavía aunque nos parezca lo contrario. La gente tiene que empezar a evitar excesos y comportamientos patológicos que han ido surgiendo y ahora empiezan a ser detectados. Entre otros, la adicción a la pornografía, que empieza a ser determinante en las relaciones sexuales (que no pueden mantener) de las nuevas generaciones.

Ahora, en muchísimos foros (reddit, forocoches), existen muchas plataformas de gente que, de la misma forma que deja de fumar, se “desintoxica” de la pornografía… o de la masturbación compulsiva.


#7

Internet siempre lo he recordado así, lleno de banners con material bastante explicito, desde que tengo uso de razón, en 98-99 recuerdo que no había que buscar mucho para que te asaltarán banner explícitos


#8

Hipersexualizar textos, montajes fotográficos, etc. Es una costumbre parece que ancestral de la publicidad. Pero lo de Internet con el porno…, en fin que pasa de castaño oscuro.


#9

Llevo usando internet desde el 92, y digo lo mismo, SIEMPRE ha sido así, probablemente antes fuese peor, no había filtros, no había adblock, no estaba todo masificado con lo que las asociaciones de falsos moralistas no se enteraban de lo que veíamos en mil hipervínculos de webs hechas malamente en html, joder, mismamente Greenshines cuando aún estaba en pañales por el 2000 y poco, con aquel aspecto verde chillón, todo era porno en banners, yonkis igual, el rellano poco menos, en crackmanworld era nuestro “pan”.
Creo, que la única y verdadera diferencia, es la bajada de calidad por cantidad.
Lo comparo a los mercados económicos, tanta cantidad sin calidad, al final explotará en forma de aburrimiento, la gente dejará de consumirlo y punto, de echo ya se ve una tendencia cada vez mayor a ignorar el porno para ver en su lugar webcams, y, muchas de las camwhores triunfales ni se llegan a desnudar y aún así tienen un gran público.

El porno, a día de hoy, es ABURRIDO.


#10

Supongo que al que va dirigido no le importará mucho, en cualquier caso la época en la que en internet conseguías audiencia creando contenido sin calidad está poco a poco desapareciendo.


#11

Entré en Internet en 1998 y recuerdo que el primer banner porno me lo encontré en una web de cracks para videojuegos. No era una web erótica pero era algo que al menos intentaba saltarse un sistema de protección, a día de hoy no tendría mucha relación pero en aquel entonces eran mundos considerados undergrounds. Lo que ocurre ahora es un despropósito.


#12

Mmm… me he perdido. No va dirigido a nadie en particular. ¿Por quién crees que va?


#13

Me refiero que el que busca ese contenido no le importa que le bombarden con porno, por el contrario está el que sólo llamarás su atención si hay cierta calidad. Este último no creo que se dedique a rastrear la red y por tanto le molestarán por ejemplo los baners de citas.


#14

Si lo piensas bien, en esas épocas solo unos pocos privilegiados teníamos internet, antes de google, solo conocíamos X webs que nos íbamos pasando de unos a otros, era la era de: piratea lo que quieras no hay protecciones en ningún lado, solo copiar y pegar ese serial, o ni eso, bájate la iso y móntala en una unidad virtual o grábala en un cd si tienes regrabadora.
Así que, esos sitios no eran para NADA undergroud, eran INTERNET, no había redes sociales, no habías webs de pp, ni de la iglesia católica ni de cosas “normales” lo underground siempre ha estado en la deepweb, por que incluso el porno accesible desde la www es “normal”

O al menos así es como lo he vivido yo.


#15

Bueno yo considero que en el Internet de los noventa existían cosas underground. No todo el mundo sabía dónde ir para parchear un videojuego de PlayStation o cómo abrir un cartucho de Atari para sacarle la rom y por mucho que buscases en Yahoo, Altavista. Olé, Ozú o Lycos no ibas a encontrar nada, al menos en español.


#16

Si eso es cierto, pero no hablamos de eso, hablamos de “donde aparecía el porno” y creo que yonkis, el rellano, la Micro Dingo (una revista) etc tenían ya banners de sobra.

Como curiosidad, el mejor buscador para parches, cracks y demás era:
http://astalavista.box.sk Yo, aún la uso de vez en cuando.

Que yo, no vengo aquí a quitarte razón alguna, que la tienes, solo a matizar que la diferencia no es tanta como podría parecer, antes internet era peque y el contenido adulto también, ahora internet es grande y el contenido adulto también, opino que porcentualmente era lo mismo que es ahora.


#17

Yo ya he comentado en más de una ocasión el sinsentido en el que se ha convertido el porno actual, bueno, concretamente el porno “de masas”, (actualmente algo está cambiando).

A mí muchas veces lo que está ocurriendo con el porno en la actualidad se me asemeja a lo que está pasando, o ha pasado con facebook, me explico, desde que la “sociedad real” desembarcó en las redes sociales, éstas perdieron su “profesionalidad” primigenia. Algo parecido ha ocurrido con el porno, se ha convertido en el fast food de internet desde que la “sociedad real” colonizó la red.

También podríamos hablar de la propagación del porno fuera del mundo virtual. Cada vez vemos más campañas de publicidad “pornografiadas” o películas donde aparecen escenas poco decorosas o desnudos y no tienen el calificativo de +18. El sexo en mayo o menor medida es algo que cada vez está más en el día a día de todo lo que nos rodea. ¿Marxismo cultural? No lo sé, lo único claro es que el porno mueve masas.

Sexo, el recurso fácil del publicista mediocre.


#18

El CD que venía con la MicroDingo era canela fina. Todavía me acuerdo del vídeo de “Vicente”, un negro que se sacaba el rabo mientras bailaba y bien podría llegarle a la rodilla.


#19

Las tengo todas en un trastero como oro en paño. =)
Para mi esa revista era underground, y aún así estaba en cualquier kiosko, hoy día jamás podrían haberla puesto a la venta sin antes mil demandas de asociaciones chorrimorales.


#20

Escanéalas, sube las iso de los CD, crea ese post y serás laureado en Taloide.