Los Morcones de Instagram


#1

Generar tráfico se ha convertido en una de las mejores maneras de atraer a las marcas y la sexualidad femenina siempre ha sido la culpable de la mayoría del tráfico que genera Internet. El círculo en esta ocasión se cierra rápido y de manera muy sencilla. La popularidad de redes sociales como Instagram han facilitado la posibilidad de que cualquier chica medianamente atractiva se construya su propio escaparate a la espera de que alguien llame a su puerta. Esto atrae tanto a profesionales como a amateurs. Es una forma novedosa de obtener ingresos o prebendas, en principio divertida, incluso parecería que hasta facilona, desde nuestra propia casa, sin necesidad de madrugar. Es lógico que esta idea de negocio provoque un efecto llamada. Los efectos llamadas, al igual que con la inmigración, traen a personas que palpan todo el rango de temperatura de un campo, es decir, traerá consigo la inclusión de nuevas promesas al mismo nivel que la exposición a lo peorcito de cada casa. Es como un casting abierto, salvo que ahora el único filtro existente será nuestra propia vergüenza, algo de lo que se suele carecer. Aquí es donde surge esta nueva categoría, el Morcón de Instagram.

Hoy vamos a hablar de Mariana Masiero, alias @marimasiero_ en Instagram. Bien podría haber sido con otra chiquilla, no hay nada personal contra ella. Con menos de cuarenta publicaciones supera los 14.500 seguidores. Prueba más que irrefutable de la importancia de la sexualidad en Internet. De su perfil me gustaría destacar varías imágenes.

El tratamiento de Photoshop sobrepasa la desvergüenza hasta un punto soberanamente extraño, además de innecesario, puesto que está más que probado que dentro del desarrollo parafílico que se exhibe en la red que todos los cuerpos femeninos tienen su público. El problema viene cuando tus intenciones son las de dirigirte a un target no correspondiente con tu físico, intentando hacer uso precisamente lo que careces.

La fotografía que más me ha llamado la atención ha sido la última de todas, la correspondiente con los puntos 8, 9 y 10. Como podéis observar el fondo no es coincidente con la figura de la mujer y el cuerpo de la mujer para nada es coincidente con el cuerpo real de la modelo. La mujer esta superpuesta sobre dicho fondo, de esa manera consigue perfilar en una foto de estudio sin tocar lo que hay detrás. Otra opción sería la de añadirle solo y exclusivamente el rostro. He buscado la foto por Internet y no he dado con la original, dudo mucho que sea utilizada por otra modelo, más cuando ha sido incapaz de borrar la botella de plástico de Fanta Limón que no termina de tapar entera su rodilla izquierda.

Si por lo que sea os llega la información de otros usuarios con fines similares podemos seguir actualizando estas divertidas historias. Aquí os dejo la auténtica realidad.


#2

Lo mismo es. Su cuerpo real me recuerda a la descripción que dio @santifesti sobre el cuerpo con forma de bombona de butano.

:jajaja:


#3

OH SHIT. Me he quedado muy loca con la realidad. Son como las fotos que han salido de Blanca Suarez. Quiero creer que estaba hinchada de beber agua o de la digestión, no parece estar gorda, pero vaya tela, es un Lo que pides vs lo que te llega del Aliexpress.

Está claro que en Instagram se fakea un montón y el Photoshop es de vergüenza. Lo peor es la gente que se lo cree, que se cree que esta chica está buenorra (la verdad es que lo aparenta muy bien, ya me podría dar un curso de Photoshop la chavala).

Voy a aportar otro Morcon, esta tipa cantea mucho, ha adelgazado 140kg y se ha echo 328953 operaciones y retoques estéticos para quitarse pieles, etc (todo en España, ya os podéis hacer una idea del resultado).

Patrocinado por Photoshop:

La triste realidad:


#4

Yo esto es algo que ya había observado y como hombre soltero me he llevado muchas sorpresas. Todas las tías (TODAS) están buenas en sus fotos de Instagram, tinder y demás. Las que son insalvables no cuelgan fotos de ellas o si lo hacen son primeros planos o fotos muy alejadas. Así que sí, es todo mentira.


#5

Esta es del Photoshop 1.0, el del mundo real, martillo y cincel, brocha y pintura.


#6

Gracias @14.21. Una vez más, un post sublime.

Con respecto a “los morcones” (desconocía el vocablo, pero ahora, al igual que con el “cabeza de condón” ya me ubico) he de decir que tengo una muy cercana. La ves en fotos, y sale espectacular. Quita el hipo. Ahora bien, al natural la cosa cambia. Y cuando le he preguntado directamente, ella misma es la que dice que sabe cómo ponerse, es muy fotogénica y sabe lo que le queda bien, y lo que no. Y no usa photoshop, más allá de los filtros propios de la app de turno.

A lo que voy es que hay gente que es fotogénica, sabe como posar, etc… que no necesariamente tienen que retocar las fotos.


#7

Se dice posar.


#8

Recuerdo un reportaje de @Israel de hace un tiempo donde se veía el making of de una sesión de fotos “esta pal Instagram”.

A mí lo que me preocupa es que mi hija está más pendiente de estas tipas que de los libros.


#9

Cuando tu hija diga que para qué hace falta estudiar, enséñale esta foto:


Y si tienes un hijo, y te pregunta lo mismo, también.


#10

¿Quien le haría la foto de perfil en la playa y la distribuyó? ese es el verdadero personaje interesante en todo esto. ¿Quien tuvo tanta suerte como para reconocerla en la playa y pillarla justo en el momento en el que se estaba haciendo la foto que luego subiría a Instagram?


#11

Pues a mi me preocuparía más que estuviese más pendiente de los libros que de Instagram. La realidad te demuestra cada día que las de los libros suelen terminar trabajando para las de instagram.


#12

Apostaría por un familiar, un hermano rabioso, un primo, alguien muy cercano hasta la polla de aguantarle las tonterías.


#13

Decir que el morcón es un buen embutido, aunque no es de consumo generalizado, incluso es complicado encontrarlo en bares. Su sabor es bueno pero su presentación nunca fue la más bonita, es como un mojón atrapado en una redecilla. Digo esto porque le he enseñado las fotos a un colega y me ha dicho que él se follaría antes la imagen real que la de IG. Ser un morcón de IG no está reñido con el rechazo sexual de su imagen real.