Los peligros del silencioso Pacto Global de la ONU para la Migración

inmigración
globalismo

#1

El Pacto Global para la Migración no significa otra cosa que la sustitución de la actual población europea por inmigrantes provenientes en mayor parte de África.

En unos días tendrá lugar un encuentro en Marrakech en el que numerosos países firmarán el denominado Pacto Global para la Migración. Los países que no estarán presente en la cumbre que se celebrará los próximos 10 y 11 de diciembre son: EEUU, Hungría, Austria, República Checa, Croacia, Bulgaria, Polonia, Israel, Australia, Eslovaquia e Italia.

A pesar de no ser un pacto vinculante, la ONU insiste en la necesidad de la adhesión a dicho pacto, argumentando que “es coherente con los tratados de los derechos humanos y respeta plenamente la soberanía de los estados”. Sin embargo, los países que no quieren tener nada que ver discrepan fuertemente con el mismo y lo ven precisamente como un gran ataque a esa “soberanía de los estados”.

Es la clásica estrategia de no hacer obligatorio un tratado para que todo el mundo lo firme, y que pueda ser utilizado por los políticos afines como pretexto mediático para demonizar a la disidencia y/o las críticas de sus respectivos países.

Llegado el momento ni hará falta convertir el pacto en vinculante.

Existen al menos 7 objetivos que apuntan directamente hacia una protección de los derechos de los inmigrantes, protección que en algunos casos puede llegar a suponer una discriminación hacia los ciudadanos de origen frente a la población inmigrante:

  • Objetivo 4: El objetivo 4 hace diversas alusiones hacia la regulación del inmigrante. Exige a los países que formen parte del acuerdo crear medidas para que los inmigrantes sean a la mayor celeridad posible regulados y dispongan de una “identidad jurídica y documentación adecuada”. Este punto puede llegar a suponer la regularización masiva e irregular de estos inmigrantes como ocurriese hace unas semanas en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche, donde agentes de la Policía Nacional denunciaban la regularización “encubierta” de solicitantes de asilo.

Pues eso, regalar papeles a diesto y siniestro. Solo faltaría que les hicieran una felación al llegar.

  • Objetivo 6: Este objetivo exige a los países firmantes de este acuerdo la revaluación de los mecanismos de contratación a inmigrantes, para así garantizar que sean justos y éticos. Este compromiso podría suponer a largo plazo discriminatorio hacia los ciudadanos del país de acogida, que conocedores de ciertos beneficios extra en favor de una supuesta integración pueden llegar a sentirse desplazados.

Ya nos podemos imaginar por donde van los tiros, obligar por ley a cuotas de inmigrantes y subvencionar la contratación de los mismos o incluso una contratación extra que supere la cuota establecida.

Lo siguiente sería el estilo Sudáfrica, penalizar la contratación de blancos o directamente no permitirlo.

  • Objetivo 13: Hace referencia a la detención de inmigrantes y exige a los gobiernos que formen parte del acuerdo que dichas detenciones se realicen como último recurso e invita a trabajar otras alternativas para evitar las mismas en la medida de lo posible con el fin de no criminalizar a la inmigración. Una medida que sin lugar a dudas traerá consecuencias no solo para el ciudadano, sino que también supondrá una grave problemática para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Que lleguen, roben, destrocen, maten y violen todo lo que quieran. Son seres humanos.

  • Objetivo 15: Ya analizado la semana pasada, invita a que los países dentro del Pacto Global para la Migración den acceso a los inmigrantes a servicios básicos como la Sanidad, sin llegar a importar su estado en el país de llegada, es decir, se encuentren o no en situación de ilegalidad, podrán tener acceso ilimitado a todos los servicios básicos de nuestro país.

Todo lo pagarán los blanquitos.

  • Objetivo 16: Aboga por la creación de medidas especificas orientadas comprender sus costumbres y exige el respecto hacia estas para así “promover el respeto mutuo” y “el entendimiento entre inmigrantes y las comunidades que los acogen”. Este objetivo deja claramente la puerta abierta hacia la imposición de ciertos comportamientos que no encajan en los códigos culturales de una sociedad occidental. Donde un grave abuso sexual puede llegar a ser indultado, como ya ocurriese hace unas semanas en Francia.

Mientras nos distraen con femilocas y nacionalismos de marca blanca nos obligan a respetar que los que no sean blancos violen y discriminen a la mujer por el hecho de serlo, mutilen a los niños y se comporten peor que los animales en nuestras ciudades.

  • Objetivo 17: Como apuntaba la pasada semana el eurodiputado holandés, Marcel de Graaff, “la crítica a la inmigración se convertirá en un delito, y los medios de comunicación que den cabida a esta crítica podrán ser cerrados”. Esta frase resume al completo este polémico objetivo, que no pretende otra cosa que coartar la libertad de expresión de los que nos dedicamos a informar. Hace unos días el digital, Caso Aislado, dedicaba un completo artículo en el que se evidenciaba la peligrosidad de este punto del Pacto Global para la Migración.

La realidad supera a la ficción.

  • Objetivo 18: Este punto llama a la inversión para la explotación de las habilidades y competencias de la inmigración. Exige a los países que formen parte del acuerdo, realizar inversiones y exenciones económicas en la línea de la creación de medidas para fomentar el emprendimiento de los inmigrantes. Dicho objetivo supone toda una diferenciación entre emprendedores de origen y emprendedores inmigrantes, siendo aventajada la inmigración frente al ciudadano que posiblemente lleve años sufriendo las consecuencias de la presión fiscal existente en países como el nuestro.

Algo que ya sucede desde hace mucho tiempo. Barrios obreros con el 80-90% repleto de comercios extranjeros en los que no entra prácticamente nadie, y lo mismo va ocurriendo poco a poco en todas las ciudades, en el centro, en los barrios de clase alta y en el extrarradio, por supuesto.

Inmigración de Reemplazo, el verdadero objetivo

Este Pacto Global para la Migración no es nada nuevo, es algo que lleva gestándose durante años desde la ONU. Ya en el año 2.000, la propia organización publicaba sus primeros documentos en esta línea. Bajo el título, Inmigración de Reemplazo (textualmente), hace 18 años la ONU publicaba un borrador con las principales intenciones que se ocultan detrás de estos objetivos. Curiosamente, a partir de ese año fue cuando se comenzaron a experimentar las primeras crisis migratorias en algunos países de la Europa Occidental.

Desde hace unos meses, este borrador de la ONU no existe, casualmente ha desaparecido y la denominada “Inmigración de Reemplazo” ha desaparecido en la base de datos de la organización. Para tener una clara evidencia de lo que estuvo allí, nos vemos obligados a buscar en los archivos temporales de internet, donde si podemos comprobar que esta denominación de proyecto existió y que en estos momentos ha desaparecido por arte de magia. Una muestra más de la corrección del lenguaje y de la ocultación de según que propósitos.

Según apuntaba este primer documento de la ONU, “es necesario mantener ciertos niveles de inmigración para evitar el descenso poblacional en todos los países y regiones incluidos en el informe”. Cabe destacar que en dicha apreciación utilizaban el termino “inmigración”, algo también sustituido en documentos sucesivos por “migración”, otra evidencia de sustitución de ciertas denominaciones bajo el pretexto de la no discriminación hacia el inmigrante.

Así pues, para aquellos familiarizados con el tema, esto supone un paso más en la aplicación del vilipendiado pero célebre Plan Kalergi, ideado por Ricardo Nicolás de Coudenhove-Kalergi, con la intención de acabar con los europeos autóctonos y crear una masa humana mestiza regida por sujetos dictatoriales de la Unión Europea.

Fuente:

Recomendado:


#2

No conocía este Pacto Global. A modo de dar feedback, y aportar algo al hilo, dejo por aquí un enlace de un conocido medio español tratando este tema de una manera que no dejará indiferente a nadie:

Y para más INRI, me he percatado de que nuestro presidente, Pedro Sánchez, tendrá el ‘‘placer’’ de firmar este acuerdo. Una de las preguntas que se me viene a la cabeza, es si realmente conoce punto por punto lo que puede suponer la firma de este pacto.


#3

A Pedrito se la suda lo que ponga en el tratado, siempre y cuando mejore su imagen internacional, para cuando se le acabe el chollo de Presidente y tal. Los españoles le importan una mierda.

Lo que más me sorprende es que este asunto tenga tan poco interés para la gente. Supongo que se vive bien metiendo la cabeza dentro de la manta.


#4

a ver si me entero.

si yo voy a su país, o me violan, o me matan, o me roban, o las 3 cosas.
pero si ellos vienen aquí, les tenemos que dar DERECHOS? HOLA?

Muy sano eso de juntarse con paises de mierda que solo traen mierda en lugar de ayudarles de verdad desde la ONU y sacarlos de esa mierda, pretenden traer la mierda aquí para sacar más dinero.

Al final esto termina en una guerra que es lo que van buscando, tiempo al tiempo.
Lo más rentable son las guerras.


#5

En realidad no es que les den simplemente derechos, es que pasan a ser privilegiados en nuestro propio país. Ya que no solo los regularían sino que además tendrían garantizados trabajo y/o tener una empresa por medio de subvenciones o cuotas de empleo para “inmigrantes”. Y supongo que dando por supuesto techo, comida y toda la ropita que quieran, que eso ya sucede. Pagamos nosotros.

Quiero creer que no, pero es el escenario al que poco a poco nos dirigimos.

El objetivo al fin y al cabo es acabar con los Estados-Nación en Europa, y tenemos que pasar por el aro. Por las buenas, o por las malas.


#6

Al final va a ser que Hitler y Rockefeller tenían razón con los Rothschil y los judios.

No es que sea de ideología nazi pero el escenario que están pintando es el que querían evitar esos dos.