Magisterio - Creando el mundo del mañana. Finlandia VS España


#1

Buenos días,

He estado leyendo y he encontrado que en países nórdicos, la nota de corte para entrar en magisterio es la más alta (9 sobre 10):

Esto, obviamente, hace que los alumnos más brillantes sean los únicos que pueden optar a ser maestros de los genios del futuro.
¿Creéis que debería extenderse algo así a España?
Con mi experiencia reciente con los maestros de mi enano me encuentro gente bastante más inútil de lo que en principio podía imaginar, gente sin tablas, que no intentan plantar la semilla de la curiosidad en los niños, sin conocimientos mínimos de psicología infantil, etc.
No he cursado magisterio, pero lo que leo sobre proyectos fin de carrera de magisterio me hace sospechar que la carrera es la risa, pero no sé si es verdad.
Cuando yo estaba en el colegio, allá por el siglo XX, creo recordar que estaban más formados que los maestros actuales.
¿Algún maestro en la sala?

Discuss.


#2

Eras más pequeño y los veias de otra forma, para ti tenian más autoridad pero en el 90% de los casos tenían menos formación que los maestros actuales a los que constantemente nos empeñamos en desautorizar y tratar como gilipollas. Yo creo que el nivel del profesorado no es tan malo como se pinta, el problema es clases masificadas y que los padres creen que los profesores son los que tienen que educar a sus hijos, cuando la educación hay que transmitirla en casa y el conocimiento en la escuela.

Hay padres que no enseñan la mínima educación social a sus hijos y luego pretenden que sea en clase donde se los domen. Eso si sin que el profesor castigue al niño, por si se trauma.


#3

No hace falta irse a los proyectos de fin de carrera. Los alumnos que entran son de risa. Al igual que en ADE, donde la mitad del alumnado entra porque no hay nota de corte o ronda el 5 (sobre 14, ojo). Gente que durante años han repetido de manera reiterada en el instituto. Entran en esas carreras porque no les llega para otra cosa.

Asignaturas y competencias en muchos casos a la altura de lo que podría aprender un chimpancé en un par de meses. Exámenes de 4 temas con 20 diapositivas cada uno que se reducen a un folio por ambas caras, matemáticas para niños con severo retraso…

No entro a juzgar las aptitudes sociales (empatía, simpatía, atención, paciencia…) necesarias para tratar con niños que seguramente posean algunos, pero es algo que como he dicho es necesasario pero en ningún caso suficiente.

Lejos quedan expedientes de 12 o 13 sobre 14 y notables/sobresalientes de media en su carrera; gente preparada y, más importante, con vocación. Lo que debería representar un futuro profesor/educador: la excelencia. En Medicina no entra cualquiera por la importancia de la profesión, no queremos dejar nuestra salud e integridad en las manos de cualquiera. No sé por qué querríamos hacer lo mismo con algo aún mad importante: la educación de las futuras generaciones.

Luego se llenan de publicaciones de “mucha crítica a los de magisterio pero a vuestros hijos los educarán, adivinad, nosotros los profesores”. Rezo por que el día que tenga hijos no se acerquen al 95% de incompetentes que llenan la Facultad de Educación de mi universidad.


#4

Joder, pues lo pintas bonito. Por desgracia 2 de las 4 profes que ha tenido mi hijo eran jovenes (<30) y “poco aptas”. Ni concepto de refuerzo positivo ni animo de mejora…