Me ha tocado ser presidente de la mesa electoral y necesito escaquearme

Objetivamente hablando ella no era guapa. Bajita y con una cara ligeramente anómala, no es el tipo de mujer que más gusta a los hombres sobrios.
Sin embargo, me enamoré perdidamente de ella-la única vez que me he enamorado- a pesar de que la susodicha tenía novio y a dos insensatos más tras ella (yo uno de ellos)

No había nada que hacer, de entre los tres mozos de dudoso gusto yo era el menos agraciado. El novio era un boxeador amateur, un marica con la cara curtida, las espaldas esculpidas y unos brazos como croasanes. Peligroso.

Un conocido (amigo de unos amigos) era la cuadratura del círculo, un comercial con bastante labia y una mata de pelo envidiable. Un rival ciertamente formidable y en un estrato superior a mí.

Opté por no hacer nada en ese momento. La chica hablaba conmigo de vez en cuando y eso me gustaba. Pero evidentemente no pasabamos de diálogos muy esporádicos y cordiales, necesitaba ir más allá.
Cambié mi estrategia cuando me enteré de que el viajante se estaba beneficiando a nuestra diosa. Si la muchacha accedió a ponerle la cornamenta al púgil aficionado, había una pequeña posibilidad de que me la pudiera tirar yo también.

Y nos la estuvimos follando simultaneamente durante casi 2 años. Con sinceridad os diré que me daba igual todo. Estaba loco por ella.

La desdicha terminaría llegando inexorablemente. Las precauciones eran cada vez menos, pues al principio lo hacíamos en un hotelucho o en el coche, y luego ya lo hicimos incluso dentro del gimnasio donde entrenaba su novio. Me daba igual, yo solo seguía las órdenes de la deidad que tenía ante mí.

Un día, en su casa (nunca lo hacíamos en la mía, vivía con mis padres) nos pilló el toro que tenía por novio. Me dió la paliza de mi vida, me destrozó.
Tardé 3 días en despertarme del coma. Mi cara nunca había sido agradable, no me importaba mucho estéticamente mi nuevo aspecto, al contrario, me parecían heridas de guerra que llevaba con orgullo.
Me jodía, no obstante, el dolor. Me dolía incluso al respirar, un martirio.

Hoy pienso que no me merecía esa paliza. Si la mujer no respeta a su novio es su jodido problema.
A la tía me la seguí follando unos meses más, pero acabó yéndose al extranjero. En ese momento rompió los corazones de 3 pringaos (o más)

Perdí el contacto con ella.
Sin embargo, diez años después, la he vuelto a ver. La vi en la estación del ave, tan guapa como siempre, o mejor. Me quedé de piedra. Ella me dijo lo siguiente (más o menos) ‘’ Hola N.G.E., he vuelto a España por trabajo durante unos días, hoy me vuelvo al extranjero otra vez. Volveré de nuevo pronto. Iré el 28 de abril a nuestra ciudad a verte, quedamos en la cafetería de siempre al mediodia’’
Me quedé sin habla, pero obviamente accedí. Ella tenía prisa y no pudo hablar más. NO tengo su número de teléfono ni nada.
Me ha tocado ser presidente de la mesa electoral en el pueblo en el que estoy empadronado ahora, en la otra punta de la nación. ¿Qué coño hago?

12 Me gusta

Despecharla. La obligación de todo buen patriota es contribuir al ejercicio del sufragio activo, aún a costa de perder una sesión maratoniana de sexo con una antigua amante.

5 Me gusta

No vas y pagas la multa. Uno 720 euros.

5 Me gusta

Los fascistas que no creemos en la democracia deberíamos poder ser objetores de conciencia.

1 me gusta

¿Estas estudiando o algo? Se que el trabajo de por si no te exime pero si estas trabajando o estudiando en la otra punta del país puedes tirar por ahí
Que ahora vives lejos, que el lunes trabajas a 300km de la mesa electoral…

Tienes que mandar una carta con alguna explicación a la junta electoral de tu zona, y date prisa en enviarla

O follártela como si fueras a ir a la cárcel pasando de todo y al día siguiente posiblemente ir a la cárcel… pero descargado

2 Me gusta

Un negocio fallido me ha dejado con un balance negativo. No puedo permitirme pagarla

Ahora mismo, no.

Estoy exprimiéndome la cabeza pensando que carajo alegar en la carta

Pues razón de más, para acudir a la mesa electoral con objeto de perturbar está farsa democratica

Lo de que vives lejos ya me parece suficiente excusa, tienes que ponerlo en lenguaje rimbombante acuérdate.
Y si lo ves muy poca excusa(yo no he incitado a nadie a mentir) me parece raro que crucen los datos con las universidades o con la oficina de empleo para comprobar que estas dado de alta en la seguridad social, o matriculado en algo, o …

Esperemos que gane vox sin que sea menester perturbar nada

Ya os contaré si lo logro

1 me gusta

Por favor
Queremos saber todo el proceso

1 me gusta

Dile a @andreas que te pase alguna de sus ideas de negocio. Te forras, fijo.

5 Me gusta

Escribe a la Junta Electoral presentando un contrato de alquiler en otra localidad distinta, con fecha de inicio ayer u hoy (posterior al llamamiento) y alegas que no te has podido presentar aun a la oficina de empadronamiento.

2 Me gusta

Joder, como me entero si soy miembro de mesa en Madrid? :p:

1 me gusta

Bonita historia y qué difícil elección… Si es un polvo seguro (y bueno), confírmale la cita a la chica y después paga la multa. Cumple como un caballero español, con ella y con el Estado.

2 Me gusta

Aseguremos el polvo antes de tomar decisiones. Esta fanta sale por 700€.
Ese capital, bien invertido en un local de moral distraida, da para “memorable” xD

2 Me gusta

Creo que el único “hack” para librarte de esto es haber mentido al censo con tu nivel de estudios.

Amigo, yo en tu caso pagaría la multa si la mujer lo vale, o si no, vete a urgencias en sábado con una “lumbalgia mecánica” a ver si cuela.

1 me gusta

Follarte a una tía 10 o 15 años después es una maravilla merece la pena pagar la multa o que te embarguen o lo que sea. Yo tuve una novia con 19 que le daba asco chuparla que eso era de putas y ella nunca haría eso, tenerla de rodillas a los 34 fue uno de los mayores placeres de los que he podido disfrutar.

4 Me gusta

Yo creo que si le cuentas la historia tal cual a Pedro Sánchez te libera de ir a la mesa electoral jaja

1 me gusta

A mí me tocó estar en una mesa en las elecciones de 2008,vñ y al año siguiente me llamaron otra vez. Pero no tenía ganas de perder un domingo entero con esta historia, así es que busqué a un médico con el que tenía suficiente confianza y me firmó un certificado médico con una historia sobre alguna crisis epiléptica o cosas así, y me libré

2 Me gusta