Mi historia de internet


#1

Lo que hice la primera vez que pisé internet fue abrir el navegador web, por supuesto Internet Explorer, la verdad es que no recuerdo bien qué página visité, por aquel entonces tenía en casa un suplemento dominical del periódico ABC en el que se hablaba de esa cosa de internet y te mostraba la primera lista de páginas web que vi en mi vida. En esa lista había sobre todo direcciones gubernamentales como la de la Casa Blanca, pero al final del reportaje había un recuadro con algunas webs para adultos, por supuesto la primera dirección era la de Playboy. Que por aquel entonces tenían este aspecto:

www whitehouse gov (15 de febrero de 1998)

www playboy com (4 de julio de 1997)

El primer mes de internet lo recuerdo bajo un estrés infernal ya que me dio por pensar que las direcciones que había visitado podrían venir reflejadas en la factura de telefónica. Ahora que lo pienso podría haberme esperado el primer mes sin meterme en nada porno para comprobar tranquilamente si las páginas web venían o no en la factura, pero así es la vida. Cuando comprobé que las facturas venían limpias de polvo y paja, el ordenador se convirtió oficialmente en mi principal fuente para el desahogo personal.

Así que puedo decir que lo primero que pisé de internet, supongo que casi como todo el mundo, fue una página web, aunque muy poco después se produciría la primera revolución. Sin duda una de los puntos de inflexión más importantes de internet vino de la mano del IRC (Internet Relay Chat), por supuesto con su cliente más famoso, el mIRC. El mIRC marcó la que posiblemente sea la época más maravillosa de toda la historia de internet. Todo era nuevo, cualquier cosa nos fascinaba y además concentraba la esencia del internet primigenio, que es interactuar con verdaderos desconocidos. Me gustaría hacer un inciso en esto último para que reflexiones sobre eso que llamo esencia de internet. Todos eran verdaderos desconocidos y aunque en las conversaciones del canal podía participar cualquiera, lo normal era entablar conversaciones privadas.

La época del IRC podemos subdividirla en varios acontecimientos que de alguna forma cambiaron nuestro comportamiento dentro del chat. Para mí el IRC tuvo tres épocas bien diferenciadas, la primera fue la del mIRC sin ningún aditivo cuyo nacimiento fue el 28 de febrero de 1995, la segunda la de los scripts y la tercera la del fserve.

Los scripts eran programas que añadían nuevas funciones en un entorno gráfico nuevo, básicamente eran cambios de skins cargados de add-ons. Los scripts popularizaron los ataques entre usuarios, de hecho la época de los scripts la podríamos llamar también época de la ciberguerra. Los ataques se conocían como nukes, se usaban exploits, floods y troyanos. Los dos troyanos más importantes para mí fueron BackOrifice lanzado el 3 de agosto de 1998 y Sub7 (NetBus).

www cultdeadcow com (6 de diciembre de 1998)

Se me saltan las lágrimas al ver estos legajos de internet. Personalmente a los troyanos le debo todo lo que aprendí sobre redes en aquella época, surfeo de puertos, protocolo TCP/IP, explotis, telnet, routers… Hubo grandes scripts, yo los que más usé fueron IRCap, X-Cript, 7thSphere, Orbital y por último Mesías.

En mi última etapa de IRC recuerdo que me pegaba todo el día haciendo fserve para bajar música de todo tipo, posiblemente el fserve sea lo menos conocido para el público en general. El fserve fue una revolución en el IRC y por consiguiente en internet. Era un sistema que te permitía navegar por los directorios de una máquina servidor y bajar sus archivos. Los fserve tenían sus propias reglas, podías bajar según los créditos que tuvieras y esos créditos se conseguían subiendo material de tu ordenador al servidor. Obviamente el 90% de fserve que se montaban eran para intercambiar pornografía, que ni que decir tiene las barbaridades que uno tenía que ver aún sin querer ya que la única información que tenías de la fotografía o vídeo que ibas a bajarte era simplemente el nombre que el fulando del fserve le había puesto al archivo y el directorio en el que se alojaba, que básicamente era un thumbnail pero sin fotos.

Soy un romántico del IRC y podría hablar horas sobre este tema, pero creo que con esto ya he citado lo más reseñable de la época del IRC, aunque algo que siempre me gusta preguntar a los románticos del IRC es si prefieren el IRC de Undernet o el posterior de IRC-Hispano.

www altavista com (2 de marzo de 1999)

Después del año 2000 parecía que todo estaba inventado, todo el mundo tenía su correo de hotmail, las búsquedas se hacían en altavista y olé pero el 23 de septiembre de 2002 un zorro en llamas conocido como FireFox cambió nuestra forma de navegar por internet gracias a la multipestaña. Realmente las pestañas de navegación ya se habían inventado mucho antes, el mismo navegador anterior de Mozilla, la versión 4.0 de Opera lanzada en 2000 e inclusive el antiquísimo navegador Netcaptor ya las tenía en 1997. Pero fue FireFox el primero que consiguió una migración importante de usuarios de Internet Explorer, de hecho lo recuerdo como un éxodo, lo moderno era decir Mocosoft en vez de Microsoft (al igual que Timofónica) y hablar mal de Windows, cosa que nunca entendí la verdad.

En esa misma época hubo otro gran punto de inflexión que agravó el éxodo de los productos de Microsoft, la gente no sólo tenía un nuevo navegador sino que además ya podíamos escuchar música y ver vídeos con otro programa que no fuera el Windows Media Player. Me estoy refiriendo a WinAmp y VLC. La fecha de lanzamiento oficial de VLC fue el 1 de febrero de 2001 y quiero recalcar esta fecha como un momento histórico en internet porque gracias a VLC dejamos de instalar el maldito Codec Pack Elisoft, que era una amalgama de codecs necesarios para ver y oír cualquier cosa en el ordenador que siempre tuvo la leyenda negra de que estaba plagado de virus.

A toda esta época posterior a la fiebre del IRC podríamos llamarla Éxodo de Microsoft en el que navegadores y software en general eran presentados como la salvación.

Tras el IRC y el Éxodo de Microsoft vino la tercera y última época antes de la llegada del ADSL, fue la época del pirateo. El pirateo primigenio era muy distinto al pirateo de ahora. Hoy todo se piratea desde internet, antes no, de hecho sólo utilizábamos internet para conseguir lo que llamábamos parche o crack, que no era otra cosa que el programita que hacía que nuestras copias físicas en CD cobrasen vida como por arte de magia.

Yo fui el primero en mi barrio (y posiblemente en mi ciudad) que se compró una grabadora de CD (las llamábamos tostadoras), creo que después de Bill Gates yo he sido uno de los que más dinero le ha sacado a Windows 98. La grabadora que me compré fue la Hewlett Packard Cd-Writer 8100 Plus, me costó 67.000 pesétas. Al poco tiempo me compraría el modelo superior 9100 que grababa mucho más rápido. Fue una época en la que pasaba más tiempo con el Nero Burning ROM que con mi familia.

Tras estas tres grandes épocas que podemos englobar en el internet de los módems llegaría uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la humanidad, el ADSL. No hago mención al RDSI porque aquello fue un visto y no visto. El ADSL desterró de nuestras vidas el ahora entrañable ruidito que hacían los módem-fax al conectarse. Ya no teníamos que meternos en internet de seis de la tarde a ocho de la mañana (que era la franja horaria en la que podías conectarte sin temor a la factura), gracias al ADSL supimos lo que era (pajearnos) navegar por internet al despertarnos de la cama.

El ADSL no sólo cambió radicalmente nuestras vidas y la de nuestros ordenadores, recuerdo que un año tuve encendido mi ordenador desde junio hasta finales de agosto de forma ininterrumpida, es decir que durante esos tres meses no apagué el ordenador ni si quiera para reiniciarlo. Es una verdadera lástima que perdiera todos los pantallazos de aquella época en 2005, aquello fue un desastre, me compré un nuevo disco duro, si no recuerdo mal estaba cambiando el que tenía de 2Gb por otro de 20Gb, estábamos mi hermano pequeño y yo ilusionados, con el ordenador abierto y toda la habitación llena de cachivaches cuando en un descuido el disco duro de 2Gb que tórpemente había dejado encima de la carcasa del ordenador, con un movimiento involuntario se nos cayó al suelo con la mala suerte de que se rompió, al volverlo a colocar sólo hacía unos chasquidos y nada pudimos salvar.

Salvo archivos personales que perdimos de porvida, todo lo demás no tardaríamos en recuperarlo gracias al ADSL y las redes P2P que se multiplicaron como champiñones, eDonkey, eMule, Napster, Kazaa, Shareaza, Overnet, LimeWire, BearShare, Ares Galaxy, iMesh, Gnutella o el magnífico Audiogalaxy que comenzó usando redes ftp y tenía de todo. Yo describo la época P2P como ese tiempo en el que podíamos entrar en un supermercado y llevarnos todo lo que quisiéramos sin pagar. Sin duda una época llena de gozo.

Cierto es que aunque esté hablando de épocas diferentes no quiere decir que sean períodos separados, de hecho estas épocas se solapan con frecuencia, como es el caso de la época social. La época de lo social es posiblemente la más convulsa de todas ya que hay dos partes bien diferenciadas y que nada tienen que ver la una con la otra. Yo siempre he visto la época social como la del IRC pero con amigos, es decir, hubo un momento en internet en el que dejamos de hablar con desconocidos para hacerlo con las personas de nuestro entorno. Las dos partes en que divido lo social son la primera etapa de software y la segunda de web. Me explico. La primera etapa social se basó en el software, concretamente en el programa Microsoft Messenger que tiene un tiempo bien definido entre 1999 y 2005. La segunda fase comenzó justo después del cierre de Messenger con la expansión de facebook, es la que llamo época social de web, que es precisamente en la que aún nos encontramos y que para mí es sin duda la peor de todas.

A veces he pensado que la culpa de que la época social sea la peor de todas no la tiene facebook sino el uso generalizado de internet provocado por la expansión masiva de teléfonos móviles. Hubo un tiempo en el que facebook era divertido, en esencia era como messenger pero con más posibilidades. Fue una mejoría cualitativa hasta que desembarcaron esas personas que se reían de ti en el año 1998 porque hablabas con gente en el mIRC. Esos mismos que preferían salir a emborracharse y hacían el ridículo cada fin de semana en las discotecas son los que ahora suben cincuenta fotos al día de sus hijos haciendo el ganso, de su gorda mujer recién levantada, bebiéndose un gintonic en una terracita de mierda o dando vergüenza ajena con orejas de perro.

Aunque si tuviera que definir la época actual, la que estamos viviendo a día de hoy, diría que es la época del resurgir y es que desde que cerré todas mis redes sociales, todo en internet ha adquirido una nueva dimensión. Mi tiempo es mucho más productivo, escucho más y mejor música y el tema de los downlodas vuelve a tener sentido con los nuevos trackers que aunque llevan ya años entre nosotros son cada vez más populares. Y por supuesto no podía dejar pasar por alto el resurgir de los foros, que han existido prácticamente desde que existe internet pero es ahora cuando los estoy conociendo.

Soy sincero cuando digo que nunca he sido miembro de ningún foro, bueno para no mentiros los únicos foros en los que he estado han sido foros porno extranjeros que sólo he usado para documentarme sobre ciertos temas y conseguir material, pero ser y sentirmo miembro de un foro, la primera vez en mi vida ha sido con Tabloide, que de eso quería hablar ahora. De cómo ha cambiado mi modus vivendi a la hora de entrar en internet. La verdad es que Tabloide me ha ayudado bastante a la hora de llenar el vacío que dejó mi huida de las redes sociales. Si tuviera que definir este foro diría que es el único reducto de internet, el refugio de la derecha española, un vergel que combina a la perfección la esencia del IRC con lo mejor de lo social.

Qué duda cabe que hay muchísimas cosas más que no he mencionado, como la fiebre del blog, la caída de gigantes como Encarta, los juegos en red, la evolución del porno de la que ya me habéis leído en alguna ocasión, youtube y sus youtubers, las aplicaciones “democratizantes” como milanuncios, airbnb o uber, la generación tinder, las sextuiteras… internet tiene muchas historias.

Me encantan las historias de internet, así que os invito a compartir la vuestra, cualquier anécdota por pequeña que sea, recuerdos de IRC, vivencias y sensaciones. Gracias de antemano.


#2

Mi historia de internet empieza en noviembre de 2001. Fue tan sencilla como entrar en un cibercafé, pagar una hora y crearme una cuenta de hotmail. No se me ocurría ningún nombre, así que le puse uno de los ingredientes del perfume que usaba en ese momento.
Al principio lo utilizaba para leer. Me sentía la mujer más poderosa de la tierra ante tal avalancha de información, y día sí día no, pasaba buena parte de la noche en un ciber que había en el barrio donde vivía entonces. Tres meses después internet llegó a mi piso.

Nunca me han interesado los chats y no tuve etapa IRC ni chat de Terra. Fui directa a los blogs. Descubrí un portal donde la gente contaba cosas tan sumamente interesantes y fuera de mi realidad que acabé enganchadísima. Pasaba noches enteras leyendo y comentando y participando. Al poco tiempo abrí mi propio blog y hasta el 2009 estuve actualizándolo casi a diario. Nadie que me conozca en persona sabe de la existencia de ese blog, y ni mucho menos de su contenido, pero se hizo tan popular que dentro del ranking de la plataforma en la que estaba alojado era la 5ª persona más leída. Yo tampoco entiendo por qué, pero hasta disfrutaba de una cuenta premium que me regaló la plataforma. Ser premium en aquella época era que podías limitar quién te leía, quién te comentaba y utilizar tu dominio para alojar tus archivos en vez de enlazarlos desde otra parte.

Mi pareja de aquel entonces era experto en seguridad informática, y muchas veces me preocupaba el hecho de que pudiera descubrirlo, pero que yo sepa eso nunca ocurrió. Cuando lo dejamos borré todas las entradas publicadas pero si querías encontrarme, todo estaba en google indexado de una forma u otra. Eso me quitó el sueño en algunas ocasiones, y empecé a desarrollar una fobia extrema a dejar demasiados datos personales en la red. Dos años más tarde, la plataforma cerró y ya no queda absolutamente nada en la red de aquella época.

Jeje.


#3

Fabuloso. Me encanta tu historia. Me ha recordado al maravilloso momento que se vivió con GeoCities.

Esas noches en las que todo el mundo estaba emborrachándose en la calle y algunos estábamos colonizando internet las recuerdo como una de las mejores de mi vida.


#4

Tal cual. Seguramente haya perdido tantas neuronas como esa gente de la que hablas pero sé positivamente que todas esas noches marcaron en mí la diferencia.


#5

Excelente post @fleshfly. Uno de esos que dan ganas de guardar para conocer cómo hemos llegado hoy aquí. Toda una Historia, con mayúsculas.


#6

Me has tocado la patata. Voy a abrirme un poco con la mía.

Entré en Internet en 1998. Recuerdo que en mi casa se intentó una primera conexión desde Windows 3.11, pero no hubo manera de conseguirlo. No sería hasta Windows 95 Plus cuando consiguiese entrar por primera vez en Internet bajo un módem Zoltryx que hacía un ruido de cojones. Lo primero que me recuerdo buscando en Internet fueron fotos de Dragon Ball Z, seguramente fuese demasiado pequeño para ver porno y además tenía el temor de que me pillase un autoritario hermano mayor que a veces se comportaba como un cabronazo. Fue el mismo que marchó corriendo a mi padre a decirle que jugaba al Carmageddon, un juego en el que me daban puntos por atropellar personas solamente para que me lo prohibiese y disfrutar. Así que no me recuerdo buscando porno hasta la época en la que el porno empezó a publicitarse en forma de banners en las webs de descarga de parches y cracks. Ahí es cuando se me ponía el rabo a reventar con los pixelados banners de 64x64 y como es lógico me empezó a picar algo más que el gusanillo.

Yo también tuve esa misma grabadora y me costó una pasta tremenda. La conseguí sobre todo con el dinero que fui recibiendo de mi Primera Comunión. Luego mucho más adelante terminé comprando otra pero que ya grababa a 24x, además esta segunda costó 120€ y me hizo replantearme el dinero que me sacaban las marcas por querer ser el primero. Gané bastante pasta vendiendo videojuegos como ya dije en otro post, incluso haciendo mi pequeña estafa piramidal donde me quedaba con el original y repartía copias. De ahí di el salto a la primera grabadora de DVD que costó 240€, pero esa ya es otra historia.

Lo que me gustaba del mIRC era poder resolver dudas al instante sobre software y sobre todo recomendaciones. Lo normal era preguntar sobre un buen programa para pasar de WAV y MP3 y alguien te respondía que el AudioCalatyst. Y ahí que ibas. Del pase a Windows 98 lo primero que recuerdo es que por fin las fotografías en Internet no se cargaban de una en una. En Windows 95 si querías descargarte de una galería de imágenes la número 25 tenías que esperar a que se cargasen antes las 24 primeras.

De todo lo que has mencionado lo que recuerdo con más cariño fue la migración a Firefox. Internet Explore me tenía hastiado. Dejé de navegar porque era un coñazo y porque ya empecé a consumir porno de petardas.com y me era muy difícil no disponer de un sistema de multiventanas. Firefox me abrió la primera posibilidad de utilizar el botón central del ratón para abrir y cerrar rápidamente. Mejorar en aquella época era escapar de Windows como bien dices. No existían demasiadas alternativas.

Del P2P creo que lo viví todo. Empecé con Napster, de ahí a Wrapster que era lo mismo pero no sólo de música, luego iMesh de donde recuerdo bajarme el primer vídeo porno de calidad, Jenna Jameson in the bathroom dándole un flete lésbico impresionante. Luego vinieron más y más hasta que recordaría como salto de calidad más grande el paso de eDonkey2000 a eMule por el hecho de que te viniesen ya los servidores precargados. Era un coñazo entrar a diario en indicedonkey.es antes de que la cerrasen para estar al día con todos los servidores. Recuerdo todos los fines de año que cuando algún vecino me decía que si no me iba discoteca, que qué iba a hacer sólo, yo siempre le respondía que pasaría el año nuevo rodeado de mis dos millones de amigos en Razorback. Era un servidor francés de eMule que iba de puta madre. Todavía estará por algún rincón todo el contenido que aporté.

Por ahí fue cuando comencé a crear contenido escrito. Administré varios blogs, algunos tengo que decir que bastante buenos, con un excelente ranking en Alexa. Incluso alguno de ellos me fue enteramente usurpado, al menos en alma, por la dirección del periódico 20Minutos y su director, quien tras crear los Premios20blogs lo único que hizo fue adueñarse de algunas buenas ideas. Conseguí hablar con Escolar y lo único que le saqué fueron unas tristes disculpas, pero todo siguió su curso, no quería dinero, me hubiese valido con que cerrase ese blog que no dejaba de ser mío.

Bufff, podría continuar horas hablando de Internet, de hecho tenía una sección en 14.21 que llamé RetroInternet pero que ahí dejé, donde mi intención era hacer un recorrido de todo el paso de Internet, que para mí sin duda tiene bastante más magia que la actual. Las redes sociales me dan asco, las mantengo por razones personales, pero las odio, más que a ellas a la gente que está en ellos haciendo un uso indiscriminado de sus infraestructuras. Muy de acuerdo en todo que lo mencionas de que los mismos que seguramente nos insultaban por quedarnos en casa conectados a Razorback o hablando de música por el chat de Napster porque habías encontrado a un usuario que compartía una discrografía perfectamente categorizada, ahora son los que se pasan todo el día con el puto móvil en la mano haciendo subiendo a Facebook una foto de todos y cada uno de los libros que se leen, como si eso le importase a alguien.

Mencionaría pinceladas como jippi.es y el gran juego online del minigolf que era una jodida maravilla, las primeras partidas online pasándote la IP pública para jugar multijugador al Commandos, los buscadores españoles como ozu u ole, la mierda de Lycos, o mis primeros años en Yahoo. Google me lo dio a conocer un colega de mi hermano y la verdad es que fue toda una revolución, sobre todo porque donde Yahoo tardaba diez, Google tardaba cero con cinco, al igual que la primera vez que instalé ACDSee, aquel software que era capaz de “reproducir” los GIFs. Me descargué infinidad de ellos.

Por último hablaría de Tabloide sin duda. Ya lo dije, a veces aquí soy más yo que en mi propia casa. Jamás he aportado nada a ningún foro. Salvo aquí.


#7

Me he emocionado.


#8

Ya sabía que me sonabas de algo


#9

U1996: un amigo me llama desde una facultad de ingeniería de Madrid. "Ven corriendo: han puesto un sistema ( sic ) informático que te permite ver información de EEUU y además hablar con gente en directo de otras unis ".
El programa era telnet. Hablé con alguien de la politécnica de Valencia. Aún recuerdo aquello:
**- Hola

  • hola desde Valencia
  • aquí Madrid " **

#10

Ahora que hablas de tu blog tengo una curiosidad. ¿De dónde viene lo de 14.21?


#11

No sé por quién me tomas.


#12

¡Y yo!


#13

La mentira sería decirte que no tiene sentido. No hago nada que al menos yo no le encuentre el sentido. La verdad es que me sonó muy peculiar y me gusta bastante el número siete, pero aun a pesar de ello existen otras razones que prefiero guardarme.


#14

Con eso me acabas de descuadrar del todo.

Suponía que tenía un significado y hasta ahí puedes leer. La magia cabalística…

Sería curioso hablar un día del de cada uno. Todos tenemos una historia detrás del nuestro.


#15

Que me guste el número siete no quiere decir lo pusiese pensando en el número siete. Eso es mera coincidencia. Las razones son bastante personales pero como es lógico tiene un significado.


#16

Me ha encantado… y al mismo tiempo rememorado mi propia infancia y despertar en la informática y en internet… de como empecé en la informática simplemente por las risas de mis compañeros de clase ya que no sabía que era un keyboard… a como pase a desarrollar mis propios juegos en un zx80 únicamente para dar por culo a estos mismos amigos que meses antes se reían de mi… como reconocía un juego simplente oyendo el loader, mi paso por las bbs, infovia, los irc donde ligaba con chicas que bien podían ser tíos con peluca, pero era el paraíso… era el despertar de la fuerza.

Pasaron los años y fue a peor, mis horas muertas jugando jack nicklaus con mis amigos a 100ptas el hoyo, al Larry, monkey island, commandos, etc… a montar mis propios equipos por componentes cuando dedicaba los fines de semana a trabajar para un tipo en un proyecto de inteligencia artificial y cobraba en especies (memoria, procesador, placa madre, dispositivos IO, etc.) .mi propio Jonny mnemonic… todo esto antes de la universidad

Me ha gustado recordar… :ok_hand:


#17

…Sigo con VLC :facepalm:


#18

Y yo.
Y cuando la cosa se tuerce, utilizo Movist.


#19

No te fustigues por ello … sigue siendo el mejor y más abierto reproductor multimedia que el hombre blanco haya creado jamás.

Para los pipiolos que aún no lo conozcan, deberían descargarlo e instalarlo:

https://www.videolan.org/vlc/index.es.html



#20

Todos seguimos. Por ahora no ha sido superado. Antes de VLC usaba BSPlayer.