Momentos "Tierra Trágame"


#1

Pensando en las fechas navideñas que se nos vienen encima, me acabo de acordar de uno de los momentos más incómodos de mi vida junto a un desconocido. Fue uno de esos momentos de tierra trágame.

Fui a un centro comercial acompañado de mi novia y mi madre para terminar de hacer algunas compras navideñas. Ya sabéis cómo son esos días, yo estaba ansioso por sentarme en una cafetería para descansar un rato, y así fue.

Se sentaron las dos mientras yo esperaba en la barra a que me atendieran, cuando de repente vi que una mujer sola, con mala clase, se sentó justo en la mesa de al lado, muy cerca de mis bolsas.

Yo siempre estoy bastante alerta, nunca descuido nada porque sé que básicamente el 90% de la población son ratas humanoides. Así que cogí mi móvil y llamé a mi novia: tened cuidado y cambiad las bolsas de silla que se os ha puesto al lado un rubia mala clase que no me gusta un pelo.

Y ahí estaba yo, esperando en la barra, orgulloso de mi heroicidad, creyéndome el salvador de las navidades, cuando de repente se da la vuelta el hombre que tenía delante para decirme con cara de pocos amigos: no te preocupes por nada, es mi mujer.

Tuvo que ser un espectáculo verme cambiar el rictus. Noté un calor infernal que me subía de las entrañas hasta las orejas. ¿Dónde me meto yo ahora?

Si hubiera ido a comprar con una taser podría haberle dicho: mira, si no quieres que confunda a tu mujer con una vulgar ladrona, dile que lo que se ahorra comprando en Lidl se lo gaste en ir a la peluquería y por favor, que no salga más a comprar en un puto pantalón de chandal, que es Navidad. Pero no, no tenía una taser, así que me puse en plan “compadre” y le conté una milonga de que el año pasado nos habían robado en una situación parecida y que desde entonces andaba un poco paranoico.

El rato que estuvimos en la cafetería fue de lo más incómodo, la Coca-Cola se me estaba atragantando, estábamos justo mesa con mesa y el calor de las orejas por la vergüenza no se me quitaba. Hasta que conseguí levantarlas de la silla para salir de aquella maldita cafetería.

Cuando nos íbamos, el fulano aquel con un poco de sorna me suelta: hasta luego …y tened cuidado con las bolsas. Sonreí, jejeje, muchas gracias y a mamarla.

¿Y vosotros, conocéis esa sensación de calor que os abrasa desde dentro?


#2

Yo me voy a remontar a la época en la que era estudiante universitario y compaginaba los estudios trabajando de croupier en un casino.

Lo que tiene ser croupier es que tu interacción social con el resto de mortales se reduce bastante ya que lo normal es que empieces a trabajar sobre las ocho de la tarde y acabes la jornada de madrugada, por lo que lo más normal es que acabes saliendo con compañeros de trabajo a tomar copas por los bares y discotecas de moda. Y, evidentemente, si te tienes con liar con alguien acabe siendo alguien del trabajo.

La cuestión es que era un sábado noche y entre turno y turno (nos relevábamos cada 45 minutos porque es muy estresante cuando hay partida en la mesa) y me comentaron si me apetecía salir a tomar algo esa noche. Yo dije que no estaba seguro y me dijeron “tío, la Nuria ha preguntado si ibas tu y ha dicho que ya vería que hace”. A mi eso me sorprendió porque Nuria era una chica de muy pero que muy bien ver y super simpática. “Creo que le gustas tío, estaba realmente interesada”.

En una fracción de segundo me pasaron por mi mente los acontecimientos de los últimos dias en los que resulta que a la hora de comer siempre se las apañaba para sentarse a mi lado y darme conversa así como que me la encontraba demasiado a menudo en la facultad.

Así que dije que por supuesto que iba a salir a tomar unas copas y que se lo hicieran saber. Ya se me había activado el modo depredador y la que por entonces simplemente era una compañera de trabajo pasó a ser un objetivo.

No entraré en muchos detalles, pera la cuestión es que ella también salió a tomar unas copas, nos apartamos del grupo y al final acabó en mi coche rumbo a su casa para enseñarme un cuadro que había pintado. “Yo sé que te voy a pintar de arriba abajo” pensaba para mis adentros mientras me esforzaba en demostrar un sincero interés por su arte.

La cuestión es que nada más entrar por la puerta de su casa se me avalanzó como una perra en celo y a mi me faltaban manos y lengua. Cuando ya estábamos en paños menores y a punto de entrar a mayores, me apartó un momento con la mano mientras con la cara totalmente roja por la excitación me preguntó si llevaba condones.

Pues no, no llevaba condones encima. Craso error. Así que me dijo que no importaba, que fuera un momento a una farmacia que había al lado que tenían uno de esos expendedores y que volviera enseguida.

Total, que bajo corriendo. Doy unas cuantas vueltas y acabo encontrando la farmacia y compré dos cajas de tres condones porque sólo tres me parecían pocos. Tenía amor acumulado para horas.

El problema es que no me fijé ni en la calle ni en el número del portal y mucho menos del piso. Sabía que era una cuarta planta pero poco más. Corría el año 1996 por lo que eso del móvil no era lo habitual, por lo que me encontré en la calle tirado con un calentón considerable sabiendo que una hembra lujuriosa estaba deseando que le diera una ración de movimientos pélvicos marca de la casa.

Y yo ahí, dando vueltas de madrugada intentando averiguar desde que portal salí para comprar los dichosos condones. Tras más de una hora de recorrer la calle me la encontré con un cabreo interesante y me dijo que a qué coño jugaba. Le expliqué qué había pasado y se me quedó mirando sin decir nada hasta que me dijo “sube”.

En esos momentos ya había como una especie de muro entre nosotros y nada más llegar a casa me dijo que era tarde y que tenía sueño.

No supe ni qué decir. Es lo más patético que me ha pasado nunca. Supongo que verme sentado en una acera le bajó la líbido.


#3

Esa sensación de calor imagino que es algo multiplicado por cien a la que me ha entrado a mí con tan sólo leerte. Vaya metedura de pata.

Cuento una que viví y que la sufrí como si la metedura fuese propia.

Una comida de trabajo de las que llamo aformal, puesto que no era formal ya que habíamos todos terminado de trabajar y cada uno podía marcharse a su casa, pero como uno de los jefes regionales propuso ir comer, pues fuimos todos. Un espacio no oficial pero tampoco amistoso, vamos una comida en la que si hay copas nada positivo puedes sacar. En este caso no hubo ni que esperar al alcohol.

Uno de los compañeros dijo en mitad de una conversación: “Pues, todas las secretarias son unas putas.”

A lo que al momento contestó el jefe regional: “Mi mujer es secretaria.”

El silencio asustaba, a lo que este compañero contestó: “Todas las secretarias son unas putas… menos su mujer.” Y tan pancho se quedó.


#4

Siempre me llamó la atención el trabajo de croupier… ¿Cómo son las pruebas para entrar?, ¿En qué tipo de juego estabas?, ¿Alguna cualidad / habilidad específica?.. ¿Viste a alguien perderlo todo? Cuenta, cuenta…


#5

Universidad.

Rubia cañón. Tetazas. Follamen espectacular. Todo sobre ruedas.

Cuando salía de su casa me sentía el puro Rocco. Teníamos 21 años aproximadamente. Ella era cajera de un súper pero a mí me importaba poco. Ella era como Savannah y yo me sentía Slash por unos instantes.

Resulta que al cabo de unas semanas, después de vaciarnos a base de amor, me preguntó que si me gustaban los niños, que si algún día quería ser padre… Obviamente rajé a tope de los niños. De que hasta los 30 ni hablar de ser padre. Que tan jóven era arruinarse la vida…

No volví a saber de ella hasta que coincidí con uno de su grupo de amigos y me dijo que estaba con otro chico mayor que también tenía hijos como ella. Y yo… WHAT?

Resulta que había tenido un peque a los 18 y no me dijo nada pero me tanteó en aquella tanda de preguntas.

Obviamente si lo sé miento para alargar el folleteo pero, digamos, ahora lo pienso y… Tierra trágame.


#6

Fiestas populares. La familia en el ambigú. Un centenar de personas apelotonadas en la barra. Oteo el horizonte y veo como se asoma una cabeza que me suena conocida. Lo identifico y le digo a mi hermano: “Hostia, ¡¡¡EL TONTO DE FALI!!!”.

Fali es el hermano de una muy buena amiga de mis padres. Como no, su hermana estaba en la barra a mi lado, rozándome hombro con hombro. A los cinco minutos todos comiendo juntitos en una mesa.


#7

Este “sucedido” pensaba ponerlo en el hilo de caza, pero @fleshfly ha venido a echarme un capote…

Año 83, estaba de novio de una mujer de 22 añitos, guapa, inteligente y a la que encima yo le parecía una mezcla entre Bertín y John Holmes. Lo que hace el amor.

Me llama y me pregunta si me gusta la caza, su padre era cazador pero de los de pasarse un mes detrás de un elefante en Sudán, se pagaba su pasión organizando safaris. Además también era de la opinión de que el mejor novio para su hija es el castrado, pero siendo un hombre, hombre. Esquizofrenia pura para mi.

Yo que lo máximo que había cazado eran gorriones con chimbera le dije que si. "Pues entonces este fin de semana nos vamos con mi padre a Cazorla, a la finca de…" (conocido empresario hecho-a-si-mismo de entonces).

Salimos de Madrid rumbo hacia Jaén y de ahí hacia la Sierra de Cazorla, que contaros de ella, un paraíso (me refiero a la sierra).

Llegamos a la “casa” y me encuentro que allí solo estábamos los cuatro, el dueño, el padre, mi novia y yo.

Dejamos las maletas, cogimos las escopetas y a la espera de los pájaros que volvían del valle al anochecer. Decir que pegué cuatro tiros y debí dar al cielo, porque no cayó ni uno.

Volvimos a la casa, cena campera, alcohol y puros y charla. Una mezcla peligrosísima para cualquiera que estuviese en mi situación. Ahí estaba yo, opinando y pontificando ante dos tíos de los de antes. Con más vida en la mochila que el tambor de la Legión.

  • Oye tú, supongo que tu hija y su novio dormirán juntos ya ¿no?

…El whisky escocés y la calada del puro que me estaba metiendo se sublimaron dentro de mí y aparecieron mezclados en toses mientras mi careto entraba en combustión espontánea…

Mi “suegro” pego un berrido, "pero que dices, mi hija conmigo arriba y este aquí abajo y vamos a dormir que para el jabalí hay que levantarse temprano.

Arreglado el tema de las habitaciones les ayudo a subir las maletas… nunca lo hubiera hecho.

Escalera larga, angosta y empinada, poca luz. Mi novia coge su neceser y empieza a subir, yo la sigo con una maleta y detrás de mí los otros dos.

El caso es que al ser tan “vertical” la escaleruca, al cabo de cinco o seis peldaños, tengo enfrente de mí enfundado en un vaquero el estupendo y maravilloso culo de mi niña.

Es asombroso como se puede condensar la vida en una centésima de segundo. Ese fue el tiempo en que sucedió todo:

  • Mi mente obnubilada ante tal preciosidad.

  • Mi mano que cobra vida propia enviando una cachetada de abajo arriba a la octava maravilla.

  • El estruendo del sonido al llegar a destino.

  • El grito de mi enamorada.

  • Berrido de ¿qué coño ha sido eso? del “suegro”.

  • Flash tipo puñetazo en mi cabeza (Joder, joder, joder… pero que he hecho… este me pega un tiro aquí mismo).

  • El dueño de la finca, a quien dios nuestro señor bendiga eternamente,… “se le habrá caído el neceser a tu hija”.

Esa noche entre los chaparros, al lado del padre de la niña y sus escopetas, esperando la bajada al valle de las piaras, recé con una devoción pocas veces vista.

…Y sí, me gusta la caza.


#8

Era una comida familiar, hará como unos 8 años o así. Yo estaba en casa de mis abuelos. Ese día había ido a comer su sobrino, el primo de mi madre. Un tipo que trabaja de cocinero en un restaurante vasco, con 180kg de peso, algo descomunal. Me recordaba al “Marinero Tarugo” de la WWF.

Total que ahí estaba el tipo contando sus hazañas, sus últimos 5 años en aquel restaurante…

He de reconocer que la familia por parte de mi abuelo, a partir del segundo grado de consanguinidad, la tengo bastante perdida pero más o menos al tipo aquel le tenía ubicado… O por lo menos eso creía yo.

El caso es que, entre anécdota y anécdota, el tipo hizo un silencio; no sé si para tomar aire o para darle más trascendencia a la historia que nos estaba contando pero yo aproveché para interesarme por aquel tipo:

-¿Qué tal tu madre?
-Bien, bien, en casa. La mujer hace más de lo que debería y eso que le digo que no…

En ese momento pensé que había establecido un nexo emocional con el tipo aquel más allá de la relación de parentesco que tenemos así que decidí dar un paso más… El tema de la familia siempre es un buen tema, cuando estas en familia…

-¿Y tu padre?

En ese momento se hizo un silencio. Mi abuelo, me clava una mirada y veo como todo se detiene…

-Pues lleva muerto 21 años, y espero que ahí siga…


#9

La verdad es que momentos de estos tengo para aburrir x’D uno bastante inoportuno que se me viene a la cabeza es el siguiente:

A veces cuando me quedo sin batería en el móvil o no tengo datos, le cojo el móvil a mi padre. Pues en una de esas veces inicié sesión en Facebook y no la cerré porque se me olvidó o a saber. En cualquier caso no le di mucha importancia porque él no sabe usarlo.

Pues tiempo después un chaval que me agregó al FB empezó a hablarme y yo pues le di conversación y tal, no porque estuviera interesada en él sino por hablar un poco, saber quien era y poco más.
Pues bien, cada vez que él me hablaba y salía notificación de la conversación, también sonaba el móvil de mi padre con notificaciones.
No le di mucha importancia, no pensé que viera nada hasta que le vi leyendo mi conversación con ese chico. :nazionalismo: :nazionalismo: :nazionalismo:

Le dije que me dejara el móvil y cerré la sesión inmediatamente. Encima luego le escucho decirle a mi madre: ya no sale eso, no se que habrá tocado. Menos mal que fue una conversación normal.


#10

Yo estaba en la ruleta americana. Hoy dia no sé, pero en mis tiempos era super importante calcular bien los pagos y entregar correctamente las fichas al cliente dejando alguna baratija para la propina.

Por ejemplo, si salía el 35 y había seis plenos y tres caballos y cada ficha valía 1000 pts le dabas 130.000 pts en placas, 40.000 en fichas para continuar jugando y tres piezas de 2.000 pts para que las reparta como le venga en gusto por si quiere dejar propina. Normalmente te daba las 6.000 pts si no era un piojoso.

He visto de todo. Había un cliente que era asiduo y que de media perdía 200.000 pts al dia, pero que si le tocaba un número siempre daba propina. Era un megarico que a bote pronto calculamos que debía haber palmado unos 1.000 millones de pts en los últimos tres años.

También he visto casos extremos de gente que había ido invitado a una boda que con 500 pts había ganado cerca de un millón, pero pensaban que era una forma fácil de ganar dinero y se habituaron a volver a por más y perdieron hasta la camisa.

Trabajando en el casino fuimos unos compañeros a Francia a jugar unos cuartos (teníamos vetado jugar en el país por disponer del carnet de juego) y yo palmé 15.000 pts de entonces. Lo mejor que me pudo pasar, nunca más he vuelto a apostar. A un compañero le tocó dinero y se enganchó de mala manera. La última noticia que tuve es que se tiró por una cuneta después de una mala noche.

Por si no lo sabías, los croupiers tienen un régimen especial. El salario va directamente proporcional a las propinas del grupo empresarial. En mi caso era Casinos de Catalunya que comprendía en aquel entonces a Perelada, Lloret y Barcelona. Cada dia se recontaba las propinas y al final del mes se repartía según los puntos que te tocaban por categoría descontando el 40% que se quedaba el Casino para gastos tales como invitaciones a copas o cenas para clientes. Yo tenia uno de los escalafones más bajos y en un mes de verano podía ganar unas 265.000 pts del 1996.

A dia de hoy, cuando me da por mirar alguna partida de poker de esas que dan por la tele me da vergüenza ajena a los pardillos que van de grandes manipuladores de fichas haciendo jueguecitos pasandose las fichas entre los dedos para desconcertar al personal. Mi deformación profesional me echa para atrás porque yo les paso la mano por la cara pasando por el ojete. Era capaz de echar una batería de fichas, estando en una mesa de ruleta francesa, hacia un número y clavarlas todas con la pericia de un francotirador.


#11

Lo de después al hilo de pajas


#12

Suerte que no se le cayó sino la empotras en la escalera


#13

Recuerdo otra vez que no sólo quise que la tierra me tragara sino que además me sentí como una basura humana. Fue siendo un chaval, estábamos los amigos del barrio jugando una pachanguita con un balón de fútbol, el patio estaba lleno de niños jugando, cada uno en su lugar, todos vecinos. El balón se nos va dirección a otro grupo de niños y a mí no se me ocurre otra cosa que decirles en plan de broma: ey!! pasad la bola mongoloides!!.

Noté que el pequeño grupo se quedó petrificado, tardaron en tirarnos la pelota, cuando me di cuenta que entre el grupito de cuatro o cinco chavales había una pequeña niña subnormal quise morirme. No vivía allí, era una prima de un vecino que estaba allí pasando la tarde.

Aún recuerdo la sonrisa de aquella niña y sus ojos aumentados por las gafas, impasible a mi metedura de pata. Tierra trágame y escúpeme como el despojo que soy.


#14

Casi todo lo que dices es de un mal gusto exquisito.
Creo que lo único que se salva de ti es tu nombre, deberías honrar más su honor.
Has olvidado el rostro de tu padre.

Lamento el offtopic. Tierra trágame!


#15

El tío de mi madre agonizando, metido en una cama. Yo un crío. En una situación que la verdad, no era para mí. Yo sólo en un salón para no ver a ese pobre hombre en las últimas, de nombre Félix. Yo en un sofá aburrido, escuchando Félix parriba, Félix pabajo. Félix, Félix, Félix. En mitad de ese aburrimiento empecé a cantar lo único que se me vino a la cabeza.

“Aaaamiiigooo Féeeeelix, no te vayas todavíiiiia…”

Empezaron a salir cabezas de aquella habitación para reñirme. Después de cuatro o cinco estribillos me di cuenta de lo que estaba pasando.


#16

Juaaaaaaaaaaaasssssss, ay por dios, de casta le viene al galgo :jojojo:


#17

No, desde que falleció en 2015 lo tengo muy presente


#18

Lo lamento.
Creo que éste es un momento de trágame tierra.
Mis disculpas, era una referencia a un libro.


#19

Lo se de ahí el nombre,no pasa nada.


#20

Esto no sucedio hace tanto tiempo. Una amiga mia, no queria decirlo pero se follo a unos colegas mios (ella sigue pensando que no lo sabemos, es decir a quien se habia tirado, porque follar eso esta seguro). Listo de mi, queria hacerlo en plan broma por un grupo que tengo con unos coelegas y dije "“Eh pedor te has follado a X”. Bueno, pues confundi el grupo y acabe poniendolo por el grupo en el que estaba ella.

Y me hablo por privado diciendo que cojones hacia metiendome en su vida y que se puede follar a quien quiera. Cosa que es cierta jajaj