Monarquía o República +Encuesta


#1
  • Monarquía
  • República

0 voters

¿Pues eso, que si prefieres una República o una Monarquía?


#2

Creo que la figura del rey es muy representativa en un país, mas que la de un presidente de la república.


#3

Estado Federal


#4

República, creo que ya paso el tiempo de los súbditos y de los Compiyoguis, :slight_smile:


#5

No sé qué votar.

A nivel filosófico, república, porque es estúpido que haya una familia con privilegios solo porque hace X tiempo obtuvieron una corona y desde entonces su estirpe esté sobre los demás. Es, a todas luces, una idea obsoleta, innecesaria y muy injusta.

Sin embargo, lo que sí tiene un rey es que ha sido preparado para ello desde el nacimiento. Es gente preparada, sabe idiomas, sabe tratar a la gente, sabe manejarse en los salones de poder y no debe lealtad a partidos o empresas porque todo lo que tiene se lo debe únicamente a sus padres. En ese sentido, va a ser alguien mucho más imparcial y va a estar mucho mejor preparado que la gran mayoría de alternativas democráticas de jefe de Estado.

Pues eso, que moralmente soy republicano, pero de una forma pragmática, entiendo que una monarquía es más útil. Y, a tenor de lo publicado alguna vez, parece que nuestra peculiar casa real tiene menos gastos a cargo del erario público que otros Presidentes de repúblicas cuya labor es únicamente representativa (como en Alemania o Italia).


#6

Como te de por mirar las partidas que se gastan en la casa real pero que derivan en otros ministerios, te da un patatús…


#7

Republica, la monarquia es un gasto inadmisible a dia de hoy


#8

Pues ala, ya está voy a llamar a la Casa Real a decir que se disuelvan y entreguen las armas


#9

Yo votaría Monarquía si me asegurasen que iba a reinar Froilán Primero de España.

Como va a ser que no … pues eso, voto lo otro …


#10

Ni para ti ni para mí, Democracia donde el jefe del estado sea elegido por los ciudadanos; el que el jefe del estado lo sea por sangre es lo más antidemocrático que te puedas echar a la cara.


#11

gran desarrollo conceptual el tuyo


#12

Debería existir un modelo de monarquía republicana, jefe de estado permanente pero surgido tras un proceso electoral, como el Dogo de Venecia o el Papa de Roma


#13

toma ya… uno no deja de sorprenderse…


#14

¿que sentido tiene tener un jefe de estado permanente y elegido democráticamente? Es como untar el fuet en Nocilla… Está bueno, pero eso no se hace


#15

Es el sistema que tenía la ciudad de Venecia. El Dogo (Dux o Duque) era elegido de forma vitalicia. Y era una república.


#16

Los ejemplos ya los planteaste en tu anterior post, la pregunta es clara, ¿qué sentido tiene elegir a un jefe de estado vitalicio?

¿para representar al pueblo? Es lo puede hacer desde el presidente del gobierno hasta los embajadores pasando por los famosetes.

¿tendria algún tipo de poder sobre el estado? Si es que sí y no se puede cambiar deja de ser democracia.

El vaticano también tiene un jefe de estado vitalicio elegido democráticamente por un grupúsculo de personas elegidas a dedo…


#17

La forma de hacer política es diferente si tienes un límite temporal (de 4 a 6 años según los países) que si tú límite es indefinido. Hay políticas que requieren de tiempo, cuyos frutos solo son visibles después de 4 o 5 años.

Uno de los defectos actuales de la democracia es el límite temporal marcado por las elecciones, lo que muchas veces condiciona las políticas concretas a realizar, sobre todo cuando se entra en una mentalidad de campaña electoral.


#18

Me parece que tienes razón.


#19

Si es necesario que no se le pueda cambiar para poder hacer sus políticas a largo plazo es que no lo está haciendo bien.

O dicho de otra forma, en una democracia se supone que, si lo haces bien, repites.

Pero como diría el anuncio de una famosa bebida para deportistas “es ser humano es extraordinario”


#20

El ejemplo que pongo de Venecia es a posta, frente a otros ejemplos de monarquía electiva como la vaticana, la polaca en el XVIII o la del Sacro Imperio Romano Germano.

El gobierno del Dogo se encontraba sujeto a contrapesos dentro de la organización de la República, de modo que su actuación no podía ser despótica.