Nuestro bar de confianza


#1

Como buenos fachas que sois tendréis un bar. Vuestro bar. El lugar donde al entrar os saludan con vuestro nombre y ni os preguntan qué queréis. Os lo ponen ipsofacto. Los rojos como yo también los tenemos. Paso a relatar.

Mi bar es de unos hermanos. Empresa familiar. De estos que por ahí pululan hasta el bisabuelo. Y muy fachas. Tan fachas que hasta me hablan. La barra tiene más pinchos que la madre que lo parió. Y el ambiente que se respira es a tasca total. Como a mí me gusta.

Todo bar, y en este más, tienen sus personajes. Está el mudo que les ayuda a recoger las mesas sin retribución alguna. Los comerciales que hacen su aparición antes de desayunar y después de comer a trincarse 4 hierbas para seguir dándolo todo. El abuelo cebolleta que te cuenta desde la guerra civil hasta cómo ligar con las mozas. Los juvenales a media tarde preparándose para destrozar la noche.

La partida. Después de comer parece un casino de la vegas. Ver a nuestros mayores disfrutar de su jubilación entre dominós y tutes es un espectáculo puro. Ver al gitano/yonki intentar vendernos sudaderas de Naaaaaaik es algo sublime. Tenemos al Manoli, no Manolo. Manoli. Siempre anda tieso. Sin un puto duro. Saluda a todo dios intentando que le digan lo de “ponle a este una”. Eso si, cuando tiene pasta empieza a invitar hasta al apuntador. Verle sacar fajos de 50 y pagar lo que sea es como estar en un concierto de los Rolling en primera fila. Me acuerdo de un día que empezó a jugar a la máquina compulsivamente. Estabamos todos animándole de cachondeo… le tocaron 100 y pico de euros y lo celebramos más todos que el. Y vaya si teníamos razón…

Cuando entra una mujer sola se hace el silencio. Como cuando Messi coge la pelota en el Bernabéu. Y los días de fútbol… ay la ostia…

Han llegado hoy de vacaciones y el entrar me dice uno de los habituales: Feliz año! Empieza nuestro año. Nuestra temporada 17/18…

Casi me echo a llorar de la emoción.


#2

Ese aguardiente que te han dado en tu “bar de confianza” debía tener muchos tensioactivos aniónicos


#3

Y tú como lo sabes?


#4


#5

Ahora donde vivo tuve un bar así y el tipo lo traspasó y lo convirtieron en restaurante. Luego me hice con otro, de un tipo que tiraba la cerveza como los ángeles. Y falleció de repente a los 50 años. Ahora estoy huérfano de bar de confianza y deambulo en busca de la esencia de tasca, tapa y birra bien tirada, amén de una buena fauna de parroquianos, que todo hombre de bien necesita.

Decir tiene que este fin de semana me senté en un posible bar de confianza con mi nuevo fichaje, morenaza de tetas y culo siderales. Tal fue la sorpresa del camarero, que de cuatro rondas me invitó a dos. Quizás esté descubriendo el maravilloso mundo de llevar a una maciza al lado para que se estiren los chigreros.


#6

Ostia! Tío eche! Eso me pasó a mi un día, años ha. Entre en un bar de semiconfianza con una tia que estaba fuera de mis posibilidades y el guarro del camarero no dejaba de invitar jajajaja menuda rata de alcantarilla…


#7

La diferencia es que de mí no está fuera de mi alcance.

Por lo demás, estoy de acuerdo. Nada como un camarero guarro para aprovechar la circunstancia.


#8

Puto panchito jajajajaja


#9

Es una situación un tanto extraña cuando un semidesconocido por lo general amable, pasa la línea y cuando te ve con la jamba te da palmaditas en la espalda y te dice “cuídala bien”. Y yo “WTF!”.


#10

Eso a Jason Statham seguro que no se lo hacen y no creo que vaya con malas “jambas”. Pero creo que ninguno vamos buscando conflictos gratuitamente y cuando nos toca lidiar con un gañán así lo dejamos pasar.

A mí lo que me jode de estos casos es que ellas saben perfectamente con qué intenciones lo dice y siempre le ríen la gracia y lo defienden. Que solo estaba siendo amable, que a ti por qué te tiene que molestar, en todo caso sería a mí, etc.

Tanto les cuesta mentir y decirnos que el tío era un fracasado que no nos llega a la altura y que tengamos condescendencia porque saben que le podríamos fundir a leches? Eso es lo que más de mala leche me pone.


#11

Aun hay bares que no sean de chinos?


#12

Cierto y real lo que cuentas. Al decirle a la jamba “oye el camarero macarra éste se está pasando de revoluciones”, me contestó con un “a mí me parece que está siendo amable”.

Fue una mala hostia momentánea la que me inundó. Luego pensé en que él cerraría el bar a las 6 de la mañana mientras aguantaba a los borrachos de la fiestas y yo estaría con ella en mi piso escuchando el ukelele, y se me pasó.


#13

En mi caso y por mi provecta edad, cuento con sucursales del “local pub”, como dicen los bastardos ingleses, en variadas ciudades españolas.

En La Coruña, en Cabañas, en Avilés, en Luanco, en Laredo, en Bilbao, en Valladolid, en Boecillo, en Salamanca, en Bermeo, en Zarauz…

Bares, tabernas o similares, donde aunque falte un par de años, cuando acudo voy como Fray Luis de León "…como decíamos ayer…"


#14

Verá, los fachas somos más de puticlub,después de misa de doce.


#15

Momento adecuado para escuchar de nuevo a Gabinete Caligari:


#16

Jajajajajajaja. Eso es muuuuuy español…


#17

Siempre es buen momento para hacerlo.


#18

Pero ser del Barsa es muy de panchito.