Periscope, herramienta favorita de pedofilos


#1

En el Reino Unido, una de las herramientas favoritas de los pedófilos es Periscope. Y es que por medio de esta aplicación de Twitter para transmitir video en vivo estos depredadores sexuales, acosan a los niños.

Esta herramienta, hoy en día cuenta con por lo menos 10 millones de usuarios. Una de sus principales, desventajas por la cual es “campo fértil” para los pedófilos, es que los usuarios de esta red deben tener “por lo menos 13 años” para poder disponer de una cuenta.

Sin embargo, se ha planteado que Periscope está siendo utilizado por niños mucho más jóvenes de la edad mínima requerida, quienes luego son sometidos a solicitudes espeluznantes enviadas por pedófilos que buscan explotar a los jóvenes.

Hay que destacar, que Periscope tiene una lista de pautas de la comunidad y pide a los usuarios que no publiquen contenido que: “representa pornografía o actos sexuales”. El incumplimiento de las directrices “puede resultar en la eliminación del contenido y / o la desactivación temporal o permanente de la cuenta”.


#2

Es lo primero que se me ha pasado por la cabeza después de ver parte del contenido que se ha compartido en Tabloide, que a pesar de que en todo momento hablamos de mayores de edad, me ha sido imposible no pensar en el deseo de todos esos menores que viven por ganar followers. Muchos de ellos por un centenar serán capaces de hacer cualquier cosa que les pidan. Es terrorífico. Todo pasa por la educación pero también creo que nuestra generación se crió con un ordenador en una habitación común y donde toda la familia tenía acceso, ahora unos críos desde su cama mientras todos creen que están dormidos pueden emitir en directo lo que les plazca. Si lo piensas fríamente acojona.

Deberían utilizarse filtros reales, por ejemplo, cuando un menor adquiere un terminal móvil por ley se le activa en la propia tienda con su fecha de nacimiento y a su vez el sistema operativo, ya sean Android o iOS o Windows Mobile le imposibilita ciertos usos. Bajo mi punto de vista no veo ningún interés positivo en que un menor de edad emita lo que sea en streaming por Periscope o similares.


#3

Creo que el problema lo tiene más la plataforma en sí que el hecho de hacer streaming. Hay muchos menores en Twitch.tv emitiendo, por ejemplo, y no pasan estas cosas porque hay unas reglas claras: tienes que estar jugando a un videojuego y mientras que en Periscope cosas como bailar están permitidas, en Twitch no lo están.


#4

Claro, de hecho en Twitch la propia plataforma ha denunciado cuentas de gamers que iban excesivamente escotadas o incluso una de ellas se hizo la loca y enseñó las tetas. Periscope o Instagram es basura adolescente. Aun así me gustaría que se regulase la edad desde el terminal. Una cría se puede sentir popular enseñando las tetas siendo menor, pero ya crecerá y a lo mejor ella misma se jode la vida.

También es una cuestión de formación. Todos hemos cafreado a esas edades pero a mí jamás se me ocurriría enseñar el rabo con trece años al mundo entre otras cosas porque siempre tendría en mi cabeza que si me pilla mi padre me pega una somanta de palos que no me levanto hasta el siguiente lustro. A día de hoy a lo mejor es el padre el que se abre Badoo y envía la primera invitación a sus hijos e hijas.


#5

Ahora cuando las crias entren en el instituto ademas de preocuparse por los porros habra que hacerlo por el periscope la nueva droga. (Nos hacemos un periscope que es lo que se lleva ahora, veras que subidon) y esas putas de clase alta que salen en sus perfiles de instagram rodeadas de lujo enseñando el culo y las tetas ademas con todos esos seguidores hacen que paresca guay y son tan falsos como esos raperos con sus cadenas de oros sus ak47 pero estan influyendo a los adolescentes con sus mierdas.


#6

De manera general todas las redes sociales existen formas de intercambio de material no legal, entre ellos ese tipo de materiales pero existen mecanismos mínimos para denunciar o que en realidad sean atendidos en forma inmediata. Creo que lo conveniente es mantener vigilancia del uso de menores de las redes y la idea de la denuncia al reconocer algún tipo de material que tienda a eso.