Personajes que se repiten


#1

A veces me da la sensación de estar viviendo en mi propio Show de Truman con unos extras a los que le pagan para dar vueltas por el barrio y guionistas perezosos (o productores reguleros) que repiten personajes y reciclan diálogos para ahorrarse un dinerillo, porque juraría que he visto al mismo personaje muchísimas veces en diferentes ciudades, épocas y situaciones. Quizás es como un videojuego en el que hay NPCs y el continente es demasiado complejo y grande como para darle una personalidad única a cada uno, no lo sé. El caso es que pensé en crear este hilo para recopilar descripciones cortas de esos personajes que se repiten y que estoy seguro de que todos conocemos.

El primero es el taxista antipático y al borde de un ataque de nervios. Este señor siempre tiene alrededor de 50 años y cuando te subes todo parece normal, pero al arrancar te das cuenta de que va esquivando coches, pegando acelerones y frenazos y gritándole a los otros conductores palabrotas sin pudor alguno. No le gusta la conversación, ni la música, ni que le pagues con otra cosa que no sea el importe exacto.


#2

La treinteañera empoderada que rompe con su novio de muchos años y que se hace un corte de pelo para “adaptarse” a ese cambio de etapa. Al tiempo que sube a su facebook fotos de lo bien que está y que le va, tras un breve estadio de subir fotos de frases tipo “no pases tu tiempo con quien no te sabe querer,” con imagen de un atardecer de fondo. Todo eso son fases típicas del proceso de duelo de estos casos. Creo que la última fase es que terminan saliendo con un negro y suben fotos en bikini en alguna playa junto al elemento, pero aún no se ha corroborado mi teoría.Seguiré con mis pesquisas :misterio:


#3

La camarera, no siempre en femenino pero mayoritariamente, que te perdona la vida mientras te atiende. No tiene ni quiere conversación y no conoce ni el gracias ni el de nada. Abundan.


#4

Este especimen de taxista no lo conocía. Yo al modelo que conozco es al que va con la radio altísima escuchando alguna tertulia política y suelta como sin querer queriendo (o sea, para el aire pero para que el cliente se pronuncie) su opinión del tema en cuestión. Al final te ves envuelto en una conversación sin sentido y piensas que antes de llevar la contraria a un taxista es mejor la autolesión, porque ya puestos…


#5

Dueño de bar casposo, con polvo y roña por doquier, poca luz de fluorescentes de los años 70 y botellas de alcoholes que ya no se fabrican.

Dicho dueño se dedica a llorarte cada vez que lo ves con lo mal que le va el negocio, lo que le joden los chinos que pillan bares y hacen menús más baratos que el suyo, se queja de los estudiantes que consumen una coca cola y se pasan la tarde sentados en una mesa, se queja de todo…

Se han dado casos en que el susodicho se ha quejado de si mismo por quejarse tanto y ha entrado en un bucle que ha acabado con la implosión de su cerebro y posterior muerte para aplauso de los clientes.

Dicho personaje te mata con la mirada cuando le pides cambio para la máquina de tabaco y suele ir vestido con camisa blanca (que ya le queda apretadita), palillo en boca que no cambia desde la Expo de Sevilla y unos pantalones de nylon negros que caminan solos.


#6

El funcionario del ayuntamiento,tipo aborregado,hastiado de contestar a la misma pregunta miles de veces,consciente de que está atrapado en su propia red de bienestar laboral de la cual no saldrá hasta que lo jubilen…de vez en cuando podría llegar a ser educado y amable con las personas que le están pagando el sueldo.


#8

La señora o señor de la tercera edad que se dedica a contarte su vida en fascículos coleccionables por tan sólo el módico precio de perder tu tiempo y ganas de vivir frente a la modorra insoportable que tienes que aguantar durante 30 min.


#9

Pues yo tengo varios extras… Si un día no les viera, no sé que haría:

  1. Viejecita que se cuela en la cola del supermercado o que se abre paso a codazos y a pisotones en el autobús. Cuando se te ocurre protestar te suelta “¡No te había visto, hijo!”.

  2. El conductor de autobús de línea gordo, con barba y tatuajes en los brazos, amén de gafas de sol a modo de diadema. Suele ser amable pero también aficionado a poner su música a todo volumen cuando está a punto de acabar su turno o en los fines de semana.

  3. El turista portugués o italiano que te pregunta dónde está el Santiago Bernabéu o dónde rueda sus películas Pedro Almodóvar.

  4. Los turistas catalanes que se pasean por el centro de Madrid en plena tarde veraniega, cuando llegamos a los 40ºC.

  5. Dependienta española que te llama “Cariño” aunque no te conozca de nada; y que pregunta al hijo de un cliente “¿Cuántos añitos tienes?”. Sin tener en cuenta que los años son 365 días (366 si es bisiesto) no añitos ni añazos.

  6. Los ejecutivos de multinacional, muy bien trajeados, que se dedican a mirar su correo electrónico en el iPhone.


#10

Empleado de El Corte Inglés o Tecnocasa que se ha empezado a poner traje por primera vez en su puta vida y van el tren oliendo a correoso, y con traje de camarero pero creyéndose los putos amos y que van a una junta directiva en las oficinas de PwC.


#11

Lo de los poligoneros trajeados que trabajan en Tecnocasa (quizá debería ser Technocasa) y sus trajes mal tallados da para hilo.


#12

:tu:


#13
  • Típica cajera de supermercado de barrio superhipermegasimpática, que termina tomandose demasiadas confianzas, lo que provoca que termines cambiando de super.

  • Típico profesional “liberal” que siempre dice que “esta profesión está podrida”, pero menos mal que quedamos unos pocos legales.

  • Típico conductor que se queja de que en su ciudad todos son unos burros conduciendo, que no saben tomar una rotonda correctamente, menos él, claro.


#14

Me has pillado…


#15

El mascotero como sustitutivo de la paternidad, el de yo hijos no que atan mucho pero se levanta a las 06:00 todos los días para darle el primer paseo al perrito, el de tengo que volver a casa a las 19:00 que llevan mucho tiempo solos, el de prefiero a los animales antes que a las personas hasta que un equipo de bomberos le saca de entre los hierros de un accidente de coche y un equipo de cirujanos le salva la vida cuando ya entraba medio muerto por el hospital, el que cuando entra a casa le dice a su perrete que ya ha llegado papi, el que se compró un sofá familiar donde ahora vive el perro, el que va por la calle y cuando su morlaco te empieza a ladrar te dice tan tranquilamente que no te preocupes, que sólo quiere jugar.


#16

No encuentro el enlace, pero este relato apareció en greenshines hace años:

No todo el mundo es real. Seguro que alguna vez te has visto en una situación en la que piensas que las acciones de la otra persona no tienen sentido, la actitud que adopta (y no abandona) carece de toda lógica.

Alguna vez habrás conversado con alguien cuyos argumentos, respuestas y razonamientos carecen no ya de sentido lógico si no casi de significado, como si hablaras con un asistente virtual en Internet. Esa persona no es real.

La naturaleza, el universo en definitiva, a pesar de su aparente caos es una máquina diseñada para ahorrar recursos. No desaprovecha ni malgasta nada, todo está optimizado hasta el último detalle para ahorrar. El universo no mata moscas a cañonazos.

Poblar planetas con millones y millones de seres inteligentes sale caro en cuestión de recursos y más cuando un porcentaje ínfimo de ellos hace de sus vidas algo de valor. Por otro lado colocar sólo a ese porcentaje ínfimo de personas en un planeta enorme los haría desgraciados, solitarios, y los conduciría a la depresión.

La solución de la naturaleza fue muy simple: un pequeño porcentaje de la población mundial es gente real, los demás son bots, virtualizaciones, un conjunto enorme de seres manejados por una sola inteligencia central.

Dirigidos para dar sentido, una trama y acompañar a ese pequeño porcentaje de humanos reales, los bots están aquí como parte del decorado, como mobiliario del mundo. Es la herramienta que la naturaleza usa para crear el guión y dirigir la historia de esos humanos reales por donde ella quiere, son como los NPCs de los videojuegos.

Si eres un ser humano real y estas leyendo esto ahora mismo tu cabeza estará llena de preguntas.

¿Son mis padres reales? ¿Son mis hijos reales? ¿Es mi novia real? ¿Cuánto tiempo llevamos aquí?

Todas las respuestas se responden con un juego: tú eres capaz de distinguir a la gente real de la que no lo es. De la misma forma que te explicaba al principio que eres capaz de diferenciar a un asistente virtual en una web de un supuesto humano. Piensa, recuerda situaciones.

Distinguir a un humano ‘no real’ no es complicado; están dirigidos por una sola inteligencia central así que no tienen muchas aristas, no tiene muchos detalles. Es así como tienen que funcionar, seres no complejos para ahorrar recursos.

Haz una lista de gente real y gente no real. Desde siempre has sabido quienes son.

Por otro lado cabe la posibilidad de que ahora mismo estés pensando que tú sí eres un humano real, lo afirmas de modo tajante después de leer el texto pero ni siquiera te has parado a preguntarte si lo eres o no, y de hecho este texto te pone nervioso.

Puedes pensar que este argumento es racista, clasista, estúpido, que carece de fundamento, que es una tontería o una mala ficción, una mentira.

Eso que sientes, esa soberbia, esa ignorancia, ese miedo es un síntoma diseñado para evitar que te plantees esta pregunta. Si estás seguro de ser un humano real, seguramente es porque no eres un humano real.

No tengo nada en vuestra contra, sois necesarios para mantener un guión y una estabilidad. Comprendo que tengáis que existir de la misma forma que existe el mar o el tiempo. Entiendo que sois una herramienta y este texto no está dirigido a vosotros sino a la inteligencia que os dirige, no es más que un “hola algunos sabemos que estás ahí dirigiendo”, te hemos descubierto y en principio no estamos enfadados.


#17

Ahora me pregunto si TrumanCipote es un alter ego de Israel o si ambos son bots.

Si existen los NPC, si vivimos en una simulación, entonces nosotros somos tan irreales como los NPC. Es posible que haya distintos niveles de complejidad, que la computadora dedique más recursos a ciertos personajes que le interesa explorar, y use menos recursos para los demás personajes de relleno. En ese caso, la estrategia que deberiamos seguir si queremos seguir existiendo como personajes es ser interesantes, a riesgo de que quien maneja la simulación se aburra y nos elimine o nos degrade a NPC.

Bola extra:


#18

Me pasó. Quede tan sorprendido/indignado que a partir de alli comence a ordenar las compras por Instacart.

Ahora todo llega a casa gracias a alguien que va a la tienda y compra por mi. Y le pago, claro.


#19

No es una idea descabellada, gente famosa y respetable como Elon Musk o Neil deGrasse Tyson ya han dicho que es posible que nuestra realidad sea una simulación.

Incluso el Bank of America puso como mínimo 20% de posibilidades que vivamos en una simulación http://www.independent.co.uk/life-style/gadgets-and-tech/news/bank-of-america-the-matrix-50-per-cent-virtual-reality-elon-musk-nick-bostrom-a7287471.html

Una página con mucha información al respecto, es http://www.simulation-argument.com/

De ser cierto la existencia de estas simulaciones, como sabemos que nuestros simuladores no son también otra simulación?


#20

Habéis olvidado esa raza extraterrestre conocida coloquialmente como “Peluqueros de Barrio” quienes, ya para empezar, gustan de probar ellos mismos las últimas tendencias sobre sus propias cabezas, a modo de escaparates ambulantes de sugerencias: unos cortes, mechas de colorines y peinados de dudoso gusto.

Pero bueno, eso es anecdótico. Lo que realmente molesta a personas instrovertidas como yo es esa costumbre que tienen l@s peluquer@s de sacarte conversación sobre temas manidos, no sé si para que dejes algo de bote luego al pagar. Pero el hilo de los susodichos diálogos surrealistas es siempre algo tal que así:

Si el pelu es tío :
—Ostia el Atleti ayer!
—Eh… je, je, ya, ya… (¿jugaría ayer? ¿de qué me habla?)
—¡Cómo se puede perder semejante oportunidad!
—Je, je, ya, es que, es que son… son la ostia… (¿se notará mucho que no tengo ni zorra?)
—Y el Grísman, ¿qué? con la pasta que gana, vamos no jodas!
—(piensa rápido tronco) Bueno ya sabes cómo son… si es que esto… es una verguenza (ahí queda eso)
—Menuda decepción para mi cuñado que es abonado y encima se tiene que tragar obligatoriamente estos…
—Je, je, je (socorro, mamá ¿por qué nadie me llama al móvil cuando lo necesito?)

Si la pelu es mujer:
—Pues si que lo tienes largo ¿desde cuando no lo cortas?
—Uf, es que lo va uno dejando… je, je…
—Claro, llega el verano y quieres estar fresquito, toca esquilarse como las ovejas ¿eh? Ja ja
Ja-ja ay qué bueno (vuelve a repetir ese chiste y te raparé yo a tí, zorra)
—Porque no me digas… estos calores no son normales!
—Uf, ya te digo
—Antes no hacían estos calores…
—(Nooo, antes una Julio en Don Benito nevaba) Eso es el calentamiento global (pfff, pfff, ay que me da)

:rage:
Que levante la mano quien no lo ha sufrido.


#21

El cuarentón borracho con un par de hijos que siempre que entra en un ascensor suelta una peste a tabaco y alcohol insoportable además de iniciar los temas de conversación más innecesarios, banales e incluso incómodos.
No es ya que haya ya solo uno en todas las ciudades en las que he estado, sino que hay uno en cada bloque de pisos.