¿Por qué los sudamericanos disfrutan con la desgracia ajena?


#1

Como ya he comentado alguna vez curro con gente de todo el mundo. Y me he percatado de que los venezolanos, peruanos y uruguayos tienden a desarrollar un extraño apego por la desgracia. No hablo solo del componente dramático, que también les encanta, sino de las desgracias.

Varios de ellos se pasan el día buscando noticias de sucesos tanto de aquí, como de sus países. Y su labor no acaba ahí, una vez que las encuentran, se encargan de hacérselas llegar a todo el mundo y de certificar el nivel de impacto que la noticia ha causado.

Yo ya estoy en el punto de que les he dicho que no quiero escuchar ni leer nada sobre esas noticias, que las comenten lejos de mi y que no las pasen en chats en los que este yo.

Para que os hagáis una idea del contenido que buscan, sería algo así:

  • Carrito de bebé atropellado por un camión.
  • Niño mata a su hermana en un descuido.
  • Abuela se suicida porque sus hijas no la atienden.

¿Qué puede generar atracción en ese tipo de noticias, qué les aporta? A mi siempre me ha generado muchísimo rechazo ese contenido cuando aparecía en A3 o T5. Pero de ahí, a buscarlo de motu propio, a meterte en diarios buscando desgracias con el único fin de compartir esa tristeza con terceros…no lo puedo entender, pero me da muchísimo asco.


#2

Tal vez sea su sangre de jungleadores bananaluxe con mezcla hispana, les corre por las venas el instinto animal y necesitan ver desgracias para apaciguarlo, de ahí a que lo busquen por la pese nomás güey.


#3

Puede ser que sea para sentir que sus anodinas vidas no son tan malas como pudieran ser a tenor de los sucesos que contemplan en los diarios. Ojo, que no quiero relacionar tu curro con que sea aburrido ni nada de eso.Hoy mismo sin ir más lejos el tipo de la foto en Barajas, un peruano o de por ahí, esperando las maletas a los 5 minutos de esperar ha empezado a quejarse por la tardanza en plan de Bienvenido a España! Vaya país y cosas así. Cuando ha metido la cabeza por la cortina de la cinta de equipajes igual esperando ver a algún compatriota currando ahí, no se qué me ha pasado por la cabeza y le he metido una patada en el culo que la mitad del cuerpo ha atravesado el hueco de la cinta, al volverse me ha visto a mi y como a 80 chinos esperando sus maletas. No ha dicho nada y se ha ido al fondo furfullando. Pero qué pasa con esta gente? Entre los moros y estos no se qué va a pasar.


Antes de darle.

Después de darle con el chino chivato señalándome, yo estaba ya para repartir al peruano y al otro.


#4

Que valiente pegando a un señor por la espalda.


#5

Bueno, unos patadas y otros puñaladas. Nadie se libra.


#6

Y eso … ¿qué éh lo que eh?


#7

Por iniciativa propia.


#8

Yo creo que es algo que llevan en los genes.

Exageran todo al extremo pues han de ser los más borrachos, los más afortunados, los más desgraciados o los más enamorados…

Todo viene de su complejo de inferioridad perpétuo.

Probablemente, cuando ven estas historias fatídicas, las comparten para sentirse un poco menos desgraciados por ser de donde son.

Me recuerda a aquellas fotos “fail” de wannabes latinos trucando con paint fotos poniéndose tableta de chocolate o las chicas creando un poco de cintura fictícia en sus cuerpos andinos.


#9

El único señor que había ahí era yo.
Y a cien metros una pareja de la Guardia Civil.


#10

Tú mismo.


#11

Eso sería en todo caso “motu proprio” y no de motu propio


#12

Con mi mecanismo.
BTW de que pueblo eres? Valle o montaña?


#13

Es para convencerte de que reces a la virgencita de Guadalupe


#15

Mi teoría es que cuando un sudamericano sale de la jungla de violencia, superpoblación, y miseria en la que ha vivido toda su vida y llega a un país civilizado como el nuestro, el clima de paz, silencio y espacios abiertos le agobia. Un poco como en aquella escena al final de El Náufrago en la que a Tom Hanks le atormenta la existencia del encendedor de la cocina. Buscar noticias de sucesos es como regresar momentáneamente a un territorio conocido, a un puerto seguro.


#16

Bueno como no veo ningún comentario de algún Sur Americano me dispongo a intentar dar un poco de luz desde mi óptica “tercermundista”, Soy Paraguayo y algo que siempre noto en cuanto a lo que refiere el post es que ese tipo de gente existe en todos lados.

Y meramente son y actúan de esa manera porque tienen demasiado tiempo libre consigo, incluso tengo amistades a las cuales en Twitter las tengo silenciadas porque todo el tiempo sus comentarios o “RT’s” son algo deprimente y relacionado a algo trágico.

No creo que tenga que ver con “vivir en una jungla de violencia” o “jungla 3er mundista” es meramente gente que esta “al pedo” como decimos nosotros aquí, gente que no hace nada de su vida y como están aburridos/as logran notar todo el tiempo lo malo que sucede.

capaz ya no pasan tantas novelas en los canales de aire o que se yo, pero en mi experiencia, siendo de esta zona del mundo y teniendo también muchos amigos de países lejanos gracias a Internet comprendí que no es tan extraño como pensarían.

hay gente a la que le gusta ser y sentir miseria siempre. Y busca que los demás compartan el sentimiento, sea en el medio de la jungla de barro o la de concreto como en la que viven en otros países.

Saludos amigos TaB.


Cosas de sudamericano
#17

Wow ,un camarero boliviano donde tomo el cafecito siempre me manda por wasap gente descuartizada y cosas de esas,osea que esto es muy de ellos por lo que se ve.


#18

Fácil. Creen en la Santa Muerte, y eso les obliga a reírse de las desgracias ajenas si no enojan a la Santa…


#19

De uno donde no se pega a la gente por hablar.


#20

Yo soy más peruano que las llamas y he pensado en todo eso que comentas. He llegado a la conclusión de que no soy así. También he pensado en mi familia e igual.

Mira ya tienes unas cuantas excepciones, galán.


#21

Tengo cierta experiencia en Perú y pondría la mano en el fuego que si eres la excepción es porque eres de ascendencia Española cuasi “limpia”. Me explico.

He tratado bastante con Peruanos en mi trabajo y en mi vida privada y hay una diferencia abismal entre los “Blancos”, que son descendientes de Españoles y los cuales se han cruzado con otros iguales y las diferentes gamas de marrón hasta negro que pertenecen a raízes mucho más precolombinas.

Tanto a nivel de educación como de formas son polos opuestos. No es lo mismo que tu vivas en Miraflores que si ahora me hablases desde un locutorio en El Callao…