Porno actual vs Porno retro

No sé muy bien el porqué pero hace un tiempo comencé a cansarme del porno que se viene haciendo en la actualidad, es una verdadera pena porque hay actrices que valen mucho la pena y el formato actual no sabe exprimir todo su potencial.

Quiero comenzar por uno de los temas más importantes, la duración de las grabaciones. El porno retro eran películas reales, duraban lo que cualquier largometraje podía durar y en ese tiempo se rodaban normalmente cuatro o cinco escenas con varios actores. Sin embargo el porno actual (en su mayoría) siendo episodios de una sola escena puede durar 30 e inclusive 40 minutos.

Tened en cuenta que antes en escasa hora y media había que meter varias escenas con distintos actores, diálogos, escenas sin sexo, la introducción y hasta el desenlace final. Hoy sin embargo prácticamente la totalidad del vídeo es para el sexo, no hay diálogos, no hay cambios de actores, no hay escenas sin sexo, simplemente pequeñas y vacías introducciones. Es verdad que el porno actual parece que está cambiando tímidamente, sobre todo en sus introducciones que son algo más “elaboradas”, las pornstars hablan un poco más en los vídeos, y aunque a veces vergonzosas, comienzan a desarrollarse tramas.

¿Por qué está pasando esto? Bueno, supongo que la industria actual se está empezando a cansar de hacer siempre lo mismo y aunque sigan obteniendo holgados beneficios, lo más probable es que este cambio de tendencia se deba a querer romper con la rutina que posiblemente esté aburriendo tanto a actores como a productores.

El porno de antes era un ritual en su totalidad, no era ver la película y listo, la excitación del porno retro comenzaba desde el momento en el que te subías a la silla para coger el VHS que tenías escondido detrás de los libros en lo alto de la estantería, o cuando abrías ese cajón olvidado y tenías que rebuscar entre una maraña de folios y documentos para dar con la revista porno.

Ahora gracias a internet vemos mucho más porno, pero antes el tiempo que le dedicábamos era de mejor calidad. Hoy enciendes el ordenador, la tablet e incluso el móvil, te pones un vídeo, saltas un par de veces buscando una buena escena y listo. Hemos convertido el porno en rutina. Antes tenías que buscar el momento del día en el que poder ver porno en la televisión de casa o meterte con la revista en el cuarto de baño, y es una lástima porque posiblemente hace años a los vídeos de una sola escena les hubiéremos sacado mucho más partido por una cuestión de tiempo, sin embargo hoy día que gracias a la tecnología disponemos de ese tiempo y ese espacio que antes no teníamos, podríamos estar disfrutando de porno con la elaboración de antaño.

Pienso que el porno actual tal y como se elabora tendría que durar mucho menos tiempo, entre 15 y 20 minutos a lo sumo. De hecho hay productoras que suelen tener vídeos de esa duración, pero las más importantes parecen hacer cada vez vídeos más largos. Los vídeos de una sola escena de 30 o 40 minutos son un completo error, deberían tener historias más elaboradas para despertar el morbo y jugar con el erotismo que se ha perdido en la actualidad.

Así que antes metían en poco más de una hora escenas de sexo, sin sexo, largas introducciones, desenlaces, exteriores, diálogos y actuaciones. Hoy en cuarenta minutos graban una escena de sexo y listo. Todo antes era mejor.


Un aspecto fundamental en el porno al igual que en cualquier otra disciplina “artística” visual es la iluminación, la cual también marca una diferencia entre el porno retro y el actual.

Hoy día básicamente triunfa lo explícito, parece que en los noventa el mundo se cansó de imaginar o intuir ciertas partes más ocultas de la mujer y comenzaron los planos súper iluminados y detalladamente explícitos.

El porno retro (al menos el de calidad) siempre se ha caracterizado por jugar con las luces y sombras dejando ver a veces lo justo para despertar la imaginación y desatar el morbo. La iluminación por ejemplo de las habitaciones donde se rodaba era mucho más real y se asemejaba a la que pudiera haber en cualquiera de nuestras casas. Salones, cocinas, baños, en cualquiera de nuestras habitaciones siempre quedan zonas de penumbra cuando encendemos sólo una lámpara, en contraposición al porno actual donde, todo sea dicho, el trabajo de iluminación es fantástico pero más artificial, y poco tiene que ver con nuestro espacio diario.

Hemos de reconocer que todo tiene una parte buena y una parte mala, pudiendo haber gente que prefiera los planos iluminados de hoy día antes que las sombras de aquellos entonces. De hecho hoy día con las grabaciones en full HD y 4K, ver porno en una buena televisión es algo increíble.

Yo diría que disponiendo de tiempo, el porno retro es mucho mejor, la excitación va subiendo de forma paulatina llegando a alcanzar niveles más altos, y la luz, queridos amigos, es muy importante.


Ya hemos hablado de la duración y la iluminación en el porno, y ahora vamos a hablar de lo más importante, las personas.

Como no podía ser de otra manera también podemos diferenciar las dos épocas del porno por sus actores y actrices. Este es mi punto de vista. El porno retro mostraba tanto al hombre como a la mujer real, el porno actual muestra a la mujer y al hombre ideal (el ideal socialmente aceptado). Real vs ideal.

Antes de continuar me gustaría aclarar que estoy hablando en general, hoy día la variedad en el porno es tan grande que podemos encontrar de todo tipo, de hecho cada vez más, simplemente estoy definiendo a grandes rasgos lo más extendido dentro de la industria porno de primera línea. Dicho esto continuo.

En cuanto a las mujeres posiblemente la diferencia la haya marcado los avances en cirugía, de hecho el porno actual cataloga a las mujeres sin ningún retoque (al menos retoque aparente) como natural o big natural, siendo casi un fetiche dentro del porno por la escasez de este tipo de actrices sin colorantes ni conservantes. También las horas de gimnasio dan sus frutos, todo sea dicho, el esfuerzo que emplean muchas actrices a moldear su cuerpo es digno de admiración, pero las convierte en mujeres musculosas, y la mayoría de las veces el morbo se encuentra en los defectos reales.

En cuanto a los hombres yo diría que el cambio ha sido más radical, hay muchos factores que se han ido modificando a lo largo del tiempo como por ejemplo el tamaño del miembro, el vello corporal, la musculatura e incluso el bigote o la barba. Supongo que el porno no ha sido más que un reflejo de las tendencias de cada momento.


En esta ocasión vamos a hablar de un tema verdaderamente curioso dentro del porno, y digo que es curioso precisamente porque es la parte del porno que no contiene porno, el guión.

El guión en el porno actual básicamente consiste en una breve introducción seguida de los cambios de postura, fin. El porno retro sin embargo estaba completamente guionizado, salvando las diferencias con lo que pudiera ser el guión de una película normal.

Pensad que hubo un tiempo en el que la pornografía sólo podía consumirse por dos vías, televisión o revistas. Por televisión había dos formas de ver porno, en cintas VHS (o BETA) o emisión por algún canal (o vídeo comunitario), en el caso del VHS se hacía tedioso estar continuamente rebobinando para buscar una escena en concreto y por su puesto en el caso de las emisiones era imposible, quiero decir que tenías que ver la película y estar expectante hasta que apareciera alguna escena de sexo, y es en esa espera donde el poder del guión, de la puesta en escena, la iluminación y el atrezzo entran en juego para poner a prueba nuestros sentidos y disparar nuestras pulsaciones.

El guión a su vez da lugar a muchos aspectos de la película que se desarrollan en torno a él, conversaciones, escenas de exterior, vestuario o atrezzo, todo se utilizaba para despertar el morbo.

Quiero ilustrar esta disertación con algunos fotogramas de películas que he elegido personalmente para que veáis la importancia de las escenas sin sexo dentro del porno.


No podía dejar pasar la oportunidad para hacer mención a uno de los aspectos más infravalorados dentro del porno actual, las portadas.

Antiguamente la necesidad de consumir el porno en un formato físico hacía inevitable el diseño de la portada, como cualquier película, disco de música o libro. Actualmente la mayor parte del porno se disfruta desde internet, la importancia del formato físico ha ido menguando hasta prácticamente desaparecer. Los vídeos normalmente se anuncian con fotografías de la misma sesión y aunque el hábito no hace al monje, las portadas son joyas del pasado con un alto valor retro, exactamente igual que los diseños de las latas de pimentón.

En este sentido el porno actual ha perdido mucho.

Cualquier opinión que tengáis al respecto me encantará leerla. Muchas gracias.

Continuará…


Porno actual vs porno retro VI - La magia de los números primos aplicada al porno

Acabo de desarrollar una teoría matemática basada en la magia de los números primos que asegura que el porno retro es mucho mejor que el porno actual.

Se me ocurrió el otro día cuando ‘dando saltos’ entre películas para encontrar escenas memorables me di cuenta de la gran cantidad de momentos estelares que tiene el porno retro, donde cada fotograma es una pieza de museo. Acto seguido hice lo mismo en mi colección de porno actual para ver si se repetía el mismo patrón pero el resultado fue negativo.

Esta idea me hizo pensar que un método para comparar los distintos factores diferenciales entre el porno retro y el porno actual podría ser el estudio de fotogramas capturados en momentos determinados de la película, donde la iluminación, atrezzo, actores y puesta en escena pueden ser evaluados con claridad.

Para establecer un patrón matemático que asegure la igualdad y equidad he utilizado la mágica sucesión de números primos, tomados alternativamente para definir minutos y segundos. Me explico. Estos son los dieciocho primeros números primos:

2, 3, 5, 7, 11, 13, 17, 19, 23, 29, 31, 37, 41, 43, 47, 53, 59, 61

Agrupando los números alternativamente en minutos y segundos tenemos los siguientes fotogramas:

02:03 - 05:07 - 11:13 - 17:19 - 23:29 - 31:37 - 41:43 - 47:53 - 01:00:01

El último grupo de 59 minutos y 61 segundos equivale a una hora y un segundo. No he querido superar la hora porque no todas las escenas de porno actual tienen esa duración, así que 9 fotogramas por película repartidos en la primera hora de duración me parece una muestra suficientemente representativa.

La evaluación de los fotogramas no pienso hacerla entre otras cosas porque si estás leyendo esto supongo tendrás un criterio artístico lo suficientemente desarrollado para saber distinguir entre el jamón de oferta y el ibérico de bellota. He escogido tan sólo cinco películas retro y otras cinco actuales porque me niego a perder el tiempo en comprobar algo que ya sé. Este es el resultado de las matemáticas aplicadas al porno actual:


Y este es el resultado de las matemáticas aplicadas al porno retro:

Como puedes comprobar sobran las palabras. Es curioso pero el porcentaje de imágenes que podríamos calificar para adultos que aparecen en la secuencia de porno retro son un 34% del total, sin embargo las imágenes con alto contenido pornográfico, rozando a veces lo soez, en el porno actual ascienden a un 80%, teniendo en cuenta que una de las películas es una escena en solitorio de Lisa Ann, el porcentaje de porno explícito en el porno actual es desmedido, básicamente su entera totalidad.

Esta cosa de los números primos no deja de ser un patrón para establecer equidad en el metraje de las películas, pero os puedo asegurar que entre estas escenas hay verdaderas piezas de museo. Te dejo con algunas escenas basadas en los números primos:


Porno actual vs porno retro VII

A estas alturas de la película ya tendrías que tener más claro que el agua que el porno retro es infinitamente mejor que el porno actual. He tratado varios temas que así lo confirman pero hoy voy a desarrollar el que despejará cualquier duda por pequeña que ésta fuere que tengas. Creatividad.

Las personas que solo han consumido pornografía actual creen que la innovación es algo de estos últimos años y no pueden estar más equivocados, de hecho la imaginación en el porno era mucho más rica antes, exactamente igual que la técnica, la música, el guión, la iluminación y todo lo que tenga que ver con el erotismo. Es más, en los últimos años ha ocurrido todo lo contrario, la creatividad se ha visto tan mermada en la actualidad que ha desaparecido por completo.

Forcejeos, escupitajos, músculos, tatuajes o el novedoso gagging son sólo vergonzantes recursos de una industria carente de ideas y adormecida con la hipnosis del clickbait.

Sé que puede ser difícil de creer, pero todo lo que tenga que ver con innovación y creatividad ha ido menguando con el paso de los años, pese a encontrarnos en una época más propicia para tales atrevimientos. Voy a demostrar mi teoría con ilustraciones fechadas que te sorprenderán no sólo por la creatividad que se vivía en décadas pasadas, sino por el atrevimiento de las mismas.

Si tuviera que definir el porno en la actualidad en una sola palabra diría que es simple. El fetichismo es algo que se ha desterrado totalmente del porno actual, entre otras cosas porque el fetichismo es complejidad, requiere de un pensamiento y una sensibilidad erótica que a veces nada tiene que ver con el porno. Un ejemplo claro lo vemos en la exitosa saga de Naughty America, My Friend’s Hot Mom. El mito erótico de la mujer madura ha quedado tristemente acotado a una mujer con pocos escrúpulos y mucha lascivia. Pero el verdadero ser de este tipo de relaciones va más allá del sexo, pero plasmarlo en pantalla requiere de una gran destreza, algo que alcanzó su mayor expresión en la década de los 80.

El fetichismo es algo que sobrepasa al porno, básicamente es una metáfora del sexo, pura poesía, como la famosa escena de Brigitte Lahaie donde da a probar con su mano la esencia de su sexo.

Hoy día el porno no recrea situaciones, da igual que estén en un garaje, en una cocina, en el baño, en plena calle o en una sauna, actualmente se ha reemplazado la situación por el lugar, precisamente porque recrear una situación al igual que ocurre con el fetichismo, requiere de mucha creatividad. Hay una diferencia abismal entre follar en una cocina y crear una situación en una cocina. La situación es el arte de recrear la realidad.

Algo tan sencillo como necesario en el mundo del erotismo como lo es la intimidad, ha sido desterrado por completo del porno actual. El recato, lo privado, la intimidad de la mujer es sinónimo de erotismo, algo que ha quedado tristemente sustituido por la promiscuidad y el descaro. La higiene íntima de la mujer es de las cosas más eróticas que se pueden plasmar en una pantalla.

Es como ver por un agujero qué hacen las mujeres cuando están encerradas en el baño, situaciones tan secretas como prohibidas. Algo que en en el porno retro se conseguía creando una situación con estrepitosa maestría.

De esto ya te hablé hace tiempo cuando hice referencia a la estética púbica femenina.

En la entrega número VI de Porno Actual vs Porno Retro pudiste observar con meridiana claridad la importancia del atrezzo. Hace décadas no sólo se cuidaba con mimo el atrezzo de interiores sino que se atrevían con escenas en exteriores de lo más llamativas, como es el caso de Marie-Christine Guennec masturbándose en un descapotable en pleno centro de París a vista de todos.

Los objetos empleados en el sexo también son una pieza fundamental en el arte del fetiche, usados con más o menos acierto, siempre han contribuido en la creatividad de la escena. Hoy día es complicado ver un objeto sexual que no sea un consolador o uno de esos megadildos, por cierto megadildos que ya pudieron verse en 1981.

Un objeto muy usado en la década de los 70 fueron los teléfonos, obviamente fijos, ten en cuenta que antes de internet la única forma que existía de comunicarse en tiempo real eran los teléfonos de casa, los cuales vivieron su época dorada con las líneas calientes 906.

En el año 1970, estamos hablando de hace cerca de medio siglo, aparecieron las primeras muñecas hinchables como objetos sexuales en las películas.

Aunque no fue entrada la década de los 90 cuando los teléfonos móviles se popularizaron, el primer teléfono a nivel comercial (que no la primera llamada desde un teléfono móvil) se lanzó en 1984, bien pues sólo 6 años más tarde, en 1990, cuando muchos no sabían aún de la existencia de estos aparatos, en el porno retro ya se follaron un terminal móvil. Esto es innovación en estado puro.

Otra cosa que me ha llamado mucho la atención en cuanto a objetos empleados en el fornicio son los vibradores eléctricos, concretamente los populares micrófonos vibradores, algo que yo creía eran muy novedosos y ya aparecieron en 1985 (hace más de 30 años).

Algo tan elemental como el papel de la comida en el erotismo es algo que practicamente hemos perdido en la actualidad, otro ejemplo que no hace más que confirmar la decadencia del porno actual, ¿pero qué papel se le daba a la gastronomía en el porno retro? Desde aderezar la comida con semen en 1977. Obviamente y como no podía ser de otra forma, me he acordado del gran @RatRater, sin duda una eminencia en el mundo de la gastronomía erótica.

Hasta mejorar el sabor del ponche con esencia de coño en 1979:

O saborear un coño a la misma vez que una hamburguesa:

Y atención, beber cocacola directamente del coño mientras te la estás follando con el mismo sistema de las camelback que llevan los ciclistas, en 1972 se inventó el pussyback para refrescarse el gaznate mientras se folla:

Como puedes comprobar la capacidad creativa en el porno actual se ha perdido por completo. Es vergonzoso cómo a partir de los años 90, a la par que la tecnología fue propagándose, la creatividad por el contrario fue menguando. Lo mismo ha ocurrido con las prácticas sexuales, algunas que se presuponían modernas llevan ya en pantalla desde los 70 en adelante, como el fisting con una y con dos manos, cinturones pegging, bukkakes, dominación o rimming.

Todo se ha inventado en el porno retro por mucho que nos cueste creer. Prueba de ello es que hace más de 40 años ya se plasmó el crossdressing y hace más de 30 años pudimos ver cómo un travelo se lavaba los cojones en el bidé.

Incluso en al año 1983, mucho antes de que lo declararan la payasada de patrimonio inmaterial de la humanidad, el flamenco vivió un momento glorioso en Furia Porno, donde follaban como locos a ritmo de sevillanas, con palmeros incluidos.

Con esto quiero demostrar que las rarezas vivieron su época de esplendor hace ya muchos años, creatividad que a día de hoy es imposible superar. Y cuando hablo de rarezas me estoy refiriendo a bizarradas en su máxima expresión, como es el caso de la antiquísima lluvia dorada o el scat, práctica que ya se rodó en 1977.

La técnica es otra de las cosas que se trataban con mucho más cariños antes, hoy día los avances vienen de la mano de cámaras con mayores resoluciones, 4K, 3D y demás paparruchas que no impresionan a nadie. Tecnología punta era en la década de los 70 grabar una corrida a cámara lenta, hacer una escena porno submarina o innovar con la multipantalla.

Con todo esto pongo de manifiesto que el porno no ha avanzado desde hace años, sino todo lo contrario. El único avance que ha tenido el porno ha sido la forma en la que se propaga y se consume, básicamente el mismo avance que han tenido los videojuegos, series, música, televisión, cine, libros, periódicos o revistas. Pero la esencia del porno, la excelencia de una ciencia, al igual que el rock and roll, pertenece a una época pasada.

61 me gusta

Estoy de acuerdo, el porno antes se hacía con cariño, había un trabajo detrás que buscaba nuestra excitación, despertar el morbo, y no es que ahora el porno no tenga trabajo, ni mucho menos, el problema es que se ha simplificado a sexo, más o menos guarro, pero sencillamente sexo. Las películas de antes te mostraban el sexo en un contexto, una historia, todo era mucho más real. Mi voto va para el porno retro.

4 me gusta

Ni el de antes ni el de ahora. Solo el amateur me gusta, porque es auténtico, el porno me parece aburridísimo, creo que ya en el siglo XXI la industria debería fomentar mas el cine convencional con escenas de porno explícito,tipo Ken Park, the Band, Love, La Vida de Adele, etc… eso si que está bien, eso si que es cine de verdad.

7 me gusta

Hay un mundo de diferencias entre el actual y el retro. La verdad es que se ha ido desarrollando de tal manera que ya nada tiene que ver con lo que era. No me extrañaría que volviese la estética y argumento retro, pero a 4K.

3 me gusta

Totalmente de acuerdo. Ya no hay diálogos calentorros previos al acto sexual, ni cruces de miradas insinuantes, ni gemidos propios de la escala Richter, ni las actrices están tremendas apestando a sexo aunque estén vestidas, ni los actores son tan golfos y tan simpáticos, ni las situaciones son involuntariamente cómicas,… Con pocas excepciones (los sementales Peter North y Rocco Siffredi, cincuentones que aún dan guerra) sólo ves a nenas recauchutadas que se prestan a hacer cosas que revuelven las tripas y a nenes de gimnasio con pinta de no saber conjugar los verbos ni siquiera en Inglés.

5 me gusta

RETRO 100%

era más parecido a la naturalidad, a la realidad y si me apuras, al amor.

Ahora es un producto empaquetado más. A veces es realmente asqueroso

3 me gusta

Hasta las películas españolas de la época de Esteso y compañía cuando comenzó el destape, te reías y tenían su morbo.

5 me gusta

Mucha razón en todo lo que dices, hoy día muchas de las cosas que se hacen dan arcadas, en algún momento en el porno se dejó de eyacular en las barrigas y en los sexos velludos de las actrices para hacerlo en las bocas de las mismas. Me parece mucho más estético y “real” lo que se hacía antes.

1 me gusta

Esas películas eran maravillosas, tristemente no se les da la importancia que verdaderamente tienen. Eran películas para eso, para enseñar y para divertir, ese era su cometido, cubría la demanda que todo un país necesitaba. No confundir con las películas actuales donde siempre aparece una teta sin sentido.

1 me gusta

Es muy malo, no me pone nada. Cada vez me desencanta más y cada vez los gemidos de las actrices me parecen más falsos. Es imposible que les esté gustando.
Evidentemente es una película y es mentira, pero de verdad, me pongo en el lugar de la actriz y pienso “eso duele fijo”. Curiosamente, esas escenas que dan la impresión de ser dolorosas, en vez de placenteras, no existen en porno amateur, ni retro.

5 me gusta

Una duda que tengo es si las películas porno retro están dobladas al español, todo lo que he encontrado en internet es en versión original e incluso dobladas al ruso, ¿alguien sabe si las llegaron a doblar al español y en en caso que sí dónde se pudiera conseguir alguna? Gracias.

Doblaron muchísimas, las ponian en Canal + todos los viernes por la noche en los 90.

3 me gusta

Me encantaría poder conseguirlas, seguiré buscando, cualquier novedad la publicaré aquí.

Si que es vedad que ahora ves porno y todos los videos son iguales, entaño era mas curradas cada una de las escenas…

Pero si vende… pues ya les esta bien. Supongo

1 me gusta

Porno retro de aca a la china, el metesaca pierde interes al cabo de unos minutos. en cambio una historia básica, el ocultar un poco para desatar el morbo siempre atrae mas.

1 me gusta

Añado que en el retro había directores con oficio, que sabían dónde colocar la cámara. Y algunas actrices realmente
geniales, como Traci Lords, Ginger Lynn o Christy Canyon.

3 me gusta

En sitios como xvideos casi todas las pelis de Mario Salieri estan en español.

4 me gusta

El cine porno y erótico que se hacía antes guarda mucha analogía que la música de la época, antes la música se hacía con pasión, era la expresión más personal del artista y se hacía desde un punto de vista subjetivo, a veces marginal. La música de hoy en su mayor parte se hace para agradar a las masas que por desgracia son poco exigentes.

En algún momento del camino todo comenzó a desvirtuarse. Las portadas del cine porno tienen el mismo valor que las portadas de grandes discos de rock and roll.

2 me gusta

El sexo ahora mismo se me hace demasiado… robótico y artificial, con tetas de plástico antimorbo que proceden de mujeres convertidas en muñecas.

Páginas como Brazzers tiene buenas actrices, pero las escenas son demasiado artificales.

2 me gusta

Retro

1 me gusta