Que D*os me ampare


#1

Involucrar a tus hijos en tus ansias de hacer el gilipollas a cambio de likes de instagram puede ser considerado el triple salto mortal del ascazo en Internet. Parece que en cierto punto de la historia nuestro destino se desvió hacia un futuro distópico, un futuro que nadie podía preveer. No nos mereciamos acabar así.

La niña de la foto se asoma al abismo de su incierto futuro, incrédula ante la mala fortuna que ha tenido a la hora de caer en manos de esos “adultos”, su seguridad depende de ellos y no confía en que todo vaya a salir bien. Que d*os me ampare, piensa, mientras el flash la ciega.


#2

Pena… Siento mucha pena por las pobres criaturas que hayan tenido la mala suerte de tener padres como los de la foto,no se que valores pueden inculcar unos engendros así… La infancia de los niños junto con el respeto a los mayores debería ser algo sagrado y directamente penado con la muerte al ser incumplido…


#3

La mirada de esa pobre chiquilla tiene, que yo pueda buenamente recordar, tres antecenetes clarísimos (me es imposible incluir enlaces):

  1. la llamada “mirada de los mil metros”;

  2. la del retrato de la muchachita polaca (Teresa Adwentowska o Tereska), superviviente de un campo de concentración, a la que un grupo de psicólogos de un centro especial en Varsovia pidió en 1948 que dibujara un retrato de su casa y de su familia. La instantánea del momento que tomó David Seymour ya forma parte de la historia;

  3. y la del hijo de la familia protagonista al final del relato breve “The Jaunt” (1981), a cargo de Stephen King. Por desgracia, no puedo decir mucho más porque quizás a alguien le pique la curiosidad y se anime a leer el relato en cuestión.


#4

A mí me hierve la sangre con los niños “Youtubers”.
Solo espero que cuando tenga conciencia manden a sus padres a tomar por culo.


#5

La Ley debería obligar a la gente a pasar un psicotécnico antes de tener hijos.

El problema que tienen los gilipollas es que se reproducen, además de poder votar en las elecciones.


#6

Si es cierto pero trato de buscarle otro punto de vista.

Si vemos la televisión nos encontramos con programas tipo MasterChef Junior, La voz kids, concursos donde acuden menores donde el objetivo es conseguir dinero a través de la audiencia llevando como participantes a niños. Una vez esto está claro entiendo que algunos progenitores puedan tomar la decisión de que para que otros exploten a sus hijos y saquen dinero lo pueden hacer por sí mismos. Y si son medio decentes a su vez protegerlos de los depredadores que circulan por los medios tradicionales.

Yo no lo haría pero soy capaz de hasta cierto punto entenderlos. Luego hay otros que lo que quieren es casito y no les importa llevarse a sus hijos por delante pero eso ha ocurrido siempre.


#7

El faranduleo llevado a las redes sociales.

De toda la vida los famosos han presentado a sus hijos en sociedad a través de exclusivas y similares.

También los han ido enseñando a continuar con el negocio familiar y han allanado el camino hacia tal fin.

Se cambian el Hola, Pronto, Sálvame y similares por Instagram y YouTube.


#8

Cuando sean mayores demandarán a los padres por haberlos expuesto en las redes sin su consentimiento.

Es curioso como muchos padres modernikis no bautizan a sus hijos porque prefieren que ellos escojan cuando sean mayores.

Pero luego cuelgan en Facebook una foto de cuando los bañaban de pequeños con toda la chorrilla fuera.

No lo entiendo, la verdad


#9

¿Él no es el presentador de Catfish (Mentiras en la Red)? En cualquier caso, se merece que alguien le retire la custodia de su hija por utilizar a la niña para darse publicidad.


#10

Eso mismo he pensado yo. Me recuerda al protagonista.


#11

¿Hasta qué punto tiene un padre derecho a crearle un pasado denigrante a su hijo? Ahora todo queda subido y almacenado…


#12

Años y años en el psicologo para esa pobre niña!


#13

Generaciones absorbidas por las redes sociales


#14

Esto debería ser investigado, para ser padre/madre debería se debería tener un poco de sentido común.