Romántico y murciano


#1

Otro chalado romántico, esta vez en un tranvía.

Seguramente al igual que el del otro día es muy empático, es que juraría que hasta es el mismo. ¿@soyelnoviodelamuerte eres tu?


#2

No, no es @Soyelnoviodelamuerte, a este le “inspiró” una amiga…

Eso le pasa por tener amigas… y escucharlas!!


#3

No lo tengo tan claro… es un poeta


#4

Ahora me haces dudar… :trepidante:


#5

Lo dicho, es la amiga de @Stiva fijo


#6

“Arrancarle” ¡¡¡ Jesús !!! otro perturbado


#7

Creo que hay bastantes que necesitan un arreglillo en el procesador…


#8

[quote]
Pude observar que no tuviste un buen fin de fiesta. Pero aún así estabas preciosa. Dicen que cada momento de búsqueda es un momento de encuentro…[/quote]


#9

¿Locuras en el levante español en general y en Murcia en particular? Lo normal…


#10

Para empezar, no entiendo qué fiesta puede acabar a las 22 y pico (“p.m.”), pero los murcianos son un pueblo complicado.

Lo de este tío es aún más truculento que lo del Neskik, ha dado su verdadero nombre (o no), y declara públicamente, presume de su tara.

No quiero ni pensar lo acojonada que tiene que estar la pobre chica, que jamás volverá a subir a un tranvía…


#11

Por lo que sé, acaba de pedir asilo político en la embajada de Camerún.


#12

Pues mi amiga volvió con su novio o sea que está pillada!!! :smile:


#13

…Ayyy amigo, dile que para la próxima se compre un “Yustinbiver”


#14

Está descuartizando un cadáver ahora viene


#15

Es el sin ningún género de duda, pero ahora que es tabloider guardara su anonimato y lo negará todo.
¡Acho!¿Qué es eso del bando de la huerta?


#16


#17

Se atribuye a Carlos III, gran rey y mejor alcalde, la frase

« Ni gitanos ni murcianos ni gente de mal vivir quiero en mis ejércitos »


#19

Que cachondeo os llevais jajajajaja que no, que yo soy gaditano. Y solo me dio pena. Cabrones, que no hace falta ser harry el sucio jajajajaja


#20

Tu de pequeño seguro que torturabas y matabas gatos ó hámsters


#21

Exclusiva para Tabloide:

El empático “Sergio” me envía estas imágenes en riguroso directo de su cita con “la chica del tranvía”: