Solidaridad económica, si o no?


#1

Muy buenas, me gustaría iniciar en este hilo un debate acerca de la solidaridad económica, es decir, el gesto de dar dinero para ayudar al prójimo, lo primero que me gustaría es que contestárais a la encuesta y después añadierais un post con vuestros argumentos, opniones ó experiencias personales que os han llevado a vuestra decisión:


SOLIDARIDAD ECONÓMICA

  • A favor
  • En contra

0 voters


#2

Mi opinión está basada en mi experiencia personal, mi punto de inflexión donde decidí oponerme a la solidaridad económica fué a la tierna edad de 18 años cuando un grupo de amigos decidimos invertir nuestro dinero por una vez, en vez de en tabaco y alcohol en comida para repartirla entre los pobres (que ilusos eramos).

Nos fuimos a un supermercado y entre todos compramos lo suficiente para haecr bocadillos, botellas de agua y algo de fruta.

Una vez hicimos los bocadillos, con su servilleta y papel albal, separados en chorizo y queso, jamón y anchoas con mayonesa, fuimos recorriendo toda la ciudad buscando indigentes y mendigos para ofrecerles la comida que habiamos comprado y preparado.

Nuestra sorpresa fue con el primero, al ofrecerle el bocadillo con su botella de agua y su mandarina, su respuesta fué: “A mi no me deis esto, a mi darme dinero”, al segundo mendigo ya no fue sorpresa y lo mismo nos ocurrió con cada uno de los mendigos que encontramos en la calle pidiendo dinero para comer.

Nos pasamos 2 días comiendo bocadillos pero se nos quito la tontería de golpe, esa gente no estaba hambrienta, esa gente solo quería dinero.

Esto junto a otras más experiencias me han hecho tener la opinión de que la solidaridad económica es un fraude, es un negocio que se lucra de la conciencia de las personas. No niego que existan organizaciones que de verdad ayuden a la gente y necesiten recursos económicos para poder seguir ayudando a los más necesitados, pero desgraciadamente no verán nunca mi dinero, si necesitan ayuda aquí tengo dos manos que me suelen apañar para lo que necesiten


#3

No sé si el otro día conté que en mi barrio había un mendigo que iba y volvía en coche a su puesto de trabajo, es decir, la puerta de la iglesia o del mercado… 30 años o así estuvo el hombre con esa rutina de unas 8 horas diarias. Como un curro. Un ford escort tenía. No sé más,


#4

Directamente a una persona de la calle no, pues termina como ya han contado, en negocios de millones como lo es la ropa usada (“vintage” para los hipsters), o lo peor en un mundo de explotación y abuso donde esa gente se queda pobre toda su vida (bien esperando ayuda siempre o porque dinero fácil se gasta fácil). A través de entidades como Cáritas, sí.


#5

Hace poco ví este video:

Es increible!! milagrosas las ostias que le dan, camina de nuevo!!

:risa: :risa: :risa:


#6

Estos son la leche. Otros que también hemos visto,creo que todos,son a estos gitanos rumanos sin un puto diente que se ponen las muletas solo para pedir. En cuanto aparece por ahi algún poli para echarle muletas al hombro y tira… :facepalm:


#7

Lo del bocadillo de anchoas con mayonesa … no sé, no sé …


#8

Pruebalo!! no te arrepentirás, yo lo probé ese día!!


#9

¿Te refieres a anchoas Revilla? ¿En salazón?


#10

En aceite de oliva y un lado del bocata untado de mayonesa pero venga hombre!, hablemos del tema del hilo!!


#11

Sin duda la solidaridad económica es básica en una sociedad que quiere crecer. Pero evidentemente no vale la barra libre ni menos aún el clientelismo tan propio de los políticos.
Dejando a un lado los casos de pandereta que están extendidos por toda Españistan, pensad en una sola nación moderna y saneada que no sea financieramente abierta en su sentido más amplio.


#12

Hombre, ante todo puntual. Que este mes han subido los objetivos y si no los cumple no tiene bonus. Facturará también las horas extra? PREGUNTO :claro:


#13

Hay muchas formas de solidaridad económica. Evidentemente los mendigos sistemáticos gordos y fumando marlboro (como el de mi calle) inspiran poco la virtud de la caridad, pero si quieres puedes encontrar el cómo.
Sugerencia: vete a un súper por la mañana y Ponte detrás de una abuelilla que vaya con lo justo para comer ese día y a la hora de pagar paga su cuenta.
Y algo definitivo: cuándo ayudes, no mires atrás. Que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda.


#14

A ver, yo estoy de acuerdo con la solidaridad económica, pero no con el dar limosna, es decir, dar dinero a la gente que pide por la calle no es bueno, o por lo menos yo no creo que lo sea. Pero pertenecer a alguna fundación o dar dinero a Cáritas y similares sí que estoy de acuerdo, creo que es bueno y necesario.


#15

Yo de adolescente también daba dinero en el metro…pero hace muuuucho que no doy ni un céntimo a nadie en ningún lado. El dinero es una herramienta muy maleada y manipulada, pero por lo menos hay que currárselo un poco para ganárselo…si te lo regalan, te están convirtiendo en un inútil y aún más dependiente del mismo para hacer cualquier cosa que te propongas, porque no sabrás otra manera de hacerlo.

Aquí, en nuestro gran país, por lo menos queda gente sincera :blush:


#16

Pienso que es conveniente diferenciar entre “solidaridad” y “caridad”. Para mí no es lo mismo, y la diferencia es importante porque el concepto de “solidaridad” se ha convertido en un vehículo de propaganda del marxismo cultural.

A mi entender, en este hilo se está hablando principalmente de “caridad”, de dar voluntariamente, y esporádicamente, algo a otra persona o grupo de personas, con el fin de ayudarla(s).

En cambio, la solidaridad es diferente. Supone una implicación y una responsabilidad mayor hacia la persona o grupo de personas que deseas ayudar.

Por ejemplo, en otras épocas, abundaban las “sociedades de auxilio mutuo”, en las cuales todos los socios aportaban una cuota con cierta frecuencia. Si alguno de los socios tenía un problema grave (enfermedad, accidente, incendio de su casa, etc.), el resto de los socios le cedía sus ahorros. Es decir, eran solidarios unos con otros.

Hoy en día, estos esquemas voluntarios y privados de solidaridad ya casi no existen porque el Estado ha impuesto la solidaridad obligatoria, a través de esquemas como la “seguridad social”, donde todos deben aportar, quieran o no.

Personalmente, la caridad me parece muy bien, siempre que tengas claro a quien das y para qué das.

La solidaridad también me parece una buena fórmula, siempre que sea voluntaria. La solidaridad obligada me parece una aberración.

A la izquierda le encanta la solidaridad obligada (como todo lo que sea forzado), pero le desagrada la caridad. Por eso oímos continuamente en los medios hablar de solidaridad, y poco de caridad (y cuando oímos hablar de caridad suele ser como algo malo).

Para los progres, la pobreza de unos es culpa de la riqueza de otros. Por eso, la caridad no vale. El sentimiento de culpabilidad que debes sentir por tener mientras otros no tienen, te obliga a ser solidario, a involucrarte en combatir la causa de la pobreza.

No sé si he logrado explicarme…


#17

Dentro del socialismo (que evidentemente es lo mas antisocial que hay, pues destruye la solidaridad horizontal), pues no. Primero que el estado me devuelva la mitad de lo que me quita y despues yo puede que decida ayudar al projimo. Pero lo que no me van a decir es que encima que pagamos mil subvenciones y ayudas para todo luego nos vengan a pedir para comer, lo cual es falso (piden para otras cosas a las cuales ahora no entro). Por eso yo no doy.

Aunque si que estoy de acuerdo en que el estado desaparezca y que la sociedad civil instituya mas organizaciones y mecanismos de ayuda mutua (religiosas o no), las cuales son mil veces mas efectivas que el estado pues al ser dinero privado los donantes se preocupan mas de combatir el fraude, y bueno el estado ya se sabe que usa las subvenciones y ayudas para pagar favores politicos y comprar clientelas.


#18

Durante mucho tiempo pensé como tú.

El problema de ese razonamiento es que nos llega a deshumanizar y finalmente el Estado se sale con la suya: ya nadie puede confiar en la caridad del prójimo y todos somos dependientes del Estado cuando tenemos alguna dificultad.

Mi estrategia ha sido la siguiente: tratar de pagar al Estado lo menos posible (la elusión fiscal es casi un deber moral) e involucrarme mucho más a la hora de saber a quién ofrezco mi caridad.

Prefiero la donación particular, a personas que conozco, pero para quien no tiene esa oportunidad, y quiere donar a través de oenegés, existe la web de Fundación Lealtad, que audita las cuentas de varias organizaciones y presenta informes muy útiles de cada una. Así te ayuda, por ejemplo, a descubrir las que tienen gastos desproporcionados de administración o no son “no gubernamentales” sino que viven de la teta pública.


#19

Ley de vida.


#20

Yo a los únicos que les doy, son las estatuas humanas, pero sólo si les hago fotos porque me ha gustado su representación.