Taquilleras de cine. ¿Oficio en peligro de extinción ?


#1

Ahora que en otro hilo se está discutiendo si el oficio de cajera de supermercado está apunto de desaparecer creo que es necesario abrir este debate.¿Creéis que en un mundo donde el numero de asistentes a las salas de cine está en retroceso por la competencia de las plataformas como Netflix y demás y el oneroso precio de las entradas tiene futuro este grupo laboral? ¿Tiene sentido hacer cola en un cine y esperar 5 o más minutos cuando puedes comprar cómodamente tus entradas por internet? Yo, cuando voy al cine sigo comprando mi entrada en taquilla, pero cada vez somos menos los que lo hacemos, condenando a la cola del paro a este segmento de población engrosado mayormente por mujeres jóvenes y maduras. Dar vuestra opinión, ilustres foreros.


#2

Yo lo que echo de menos cuando voy al cine es la figura del acomodador. Alguien que me acompañe hasta mi asiento mientras voy con las palomitas y la coca cola gigante sorteando gente, puertas, escaleras… La última vez que fuí al cine el chico que recogió mi entrada me explicó que si apretaba mucho el vaso podía saltar la tapa y caérseme el refresco encima, añadiendo con tono trágico “HE VISTO ESO Y HA SIDO UN DESASTRE” para luego decirme “a ver si llegas.” Conclusión: un acomodador, un buen sirviente, alguien que te atienda es lo que hace falta.
La taquillera creo que no sobra porque siempre habrá gente que prefiera comprar las entradas en ventanilla, y eso está bien.


#3

Tiene sentido. Y perder las entradas después de comprarlas lo tiene todavía más.

El encanto de elegir asiento, que te asesoren sobre los mejores ángulos de visión (sin tener ni idea) y comentar la calidad de la película según recaudación es un lujo al que no pienso renunciar.


#4

Pienso en los más mayores, algo que no ocurriría con las cajeras, porque sería pasar por delante de un escáner y ya está, todo cobrado. Por desgracia hay muchas personas que “no se fían de Internet”. Lo que si tengo claro es que no le quedan muchos años. La siguiente generación no les conocerá. Sirven más para sellarte el ticket del parking que para vender la entrada.

Piso el cine pocas veces al año pero casi siempre he repetido Kinepolis, compradas por Internet y las entradas en el móvil. Código QR y sin interactuar con nadie.


#5

Pero si eso es lo bonito de la vida aunque sean desconocidos :cry:


#6

Lo bonito es interactuar con gente sin desviaciones, que huela bien, profesional, que sonría, que sea amable y que te alegre la vida aunque sea un segundo, porque todos llevamos una pequeña lucha dentro y lo único que hacen los demás humanos es añadirle más piedras. Apenas quedan personas con las que interactuar resulte positivo. Piensa mal y acertarás.

De hecho voy a contar algo. El otro día fui a una copistería. Me atendió una chica nueva, estaba bastante gorda, lo recalco porque me parece importante. Tuve que esperar bastante y me estuvo dando palique. Simpática a más no poder. Me enseñó media tienda a sabiendas de que no iba a comprar nada, solo quería fotocopias. No paraba de sonréir. Se la veía muy nerviosa y le pregunté que cuánto llevaba allí, que no la recordaba. Me dijo que muy poquito, un mes, que estaba casi a prueba. Finalmente me cobró, le di las gracias y al marcharme me paré en una tienda de bocadillos y dulces que tenían una pinta estupenda. Me tomaron la comanda y tuve que esperar la cola. Viendo lo que iba a tardar volví pasos a atrás y me fui a la copistería de nuevo. Pregunté por la jefa y le dije delante de ella: “Mantenla aquí por muchos años. Ya no queda gente así”.

La pobre se puso roja como un tomate. Me dio las gracias y cuando me marchaba escuché que le dijo a su jefa: “Jejeje, deberías hacerle caso.” Y su jefa le dijo: “Sigue así”.

Digo que la chica estaba gorda para hacer ver que dentro de la imagen no todo es el físico. Aunque me cueste moverme y aparcar iré siempre a esa copistería.


#7

Lo que hiciste fue estupendo. :revolving_hearts:


#8

Aunque coincido contigo que el negocio del cine está en horas bajas, dudo que desaparezca por Netflix, HBO, Movistar o cualquier otra plataforma. La sensación del cine y el ambiente que los asistentes genera, no es comparable.

Blade runner, cualquiera de las dos, es una experiencia que ha de verse en un cine. XDDD


#9

Estupendo fue esa empleada. Ojalá cada vez que vuelva siga allí. Es más, si algún día voy y no está le preguntaré a la jefa, que me contestará lo que le dé la gana. Solo espero que me diga que encontró un empleo mejor.


#10

Del negocio del cine podríamos hablar largo y tendido. Esto sí que da para debate. Yo voy muy poco, cada vez menos. No me gusta el servicio que dan. No me gusta adecuarme a ese estilo, a lo que considero un precio a veces elevadísimo, un establecimiento muy sucio y será que estoy mayor, pero agradezco una pausa para ir a mear, sobre todo porque viendo una película me puedo beber un litro de Coca-Cola mínimo. No me gusta el comportamiento de la gente en el cine, no me gusta que hablen, no me gusta que estén con el móvil, pero entiendo y respeto que cada uno vea y disfrute la película a su manera.

Yo por lo general como viendo cine, me encanta. Una de las últimas veces me llevé empanadillas caseras de atún y tomate. De la película no me acuerdo, pero esas empanadillas en la oscuridad de aquella sala fueron orgásmicas. Le quité el olor a palomitas a todo el Kinepolis.


#11

Yo vi la última de Blade Runner y me gustó. No entiendo las malas críticas. Casi tres horas de película y no se me hizo larga.


#12

Estoy de acuerdo contigo en que la figura del acomodador es muy necesaria. Muchas veces entras en salas oscuras y tienes que encender la linterna del móvil para encontrar las butacas.


#13

Mis respetos. Hicistes lo correcto. :misdies:


#14

El sistema de negocio de un cine, tal y como lo hemos conocido hasta ahora, lleva unos años de capa caida, con lo que es normal que recorten servicios los cuales pueden prescindir de ellos.
El negocio se hunde, y no solo porque puedas ver una película reciente en streaming desde el sofá de tu casa estando en calzoncillos, mientras te comes unos Doritos a precio de supermercado.
Cada día tenemos nuevos y mejores entretenimientos, mientras el negocio del cine sigue sin renovarse y subiendo el precio año tras año. Quizás no en la entrada, pero sí en aquello que hacía el ir al cine algo especial.


#15

Le faltó ofrecerse a acompañarte sentarse contigo compartir las palomitas y lo que haga falta…


#16

Años atrás iba al menos una vez al mes. Ahora lo raro es que pise una sala 3 o 4 al año, como mucho.

Precios, poco o nulo servicio, lo de la limpieza ya es para echarles de comer aparte (no hay película en la que no me encuentre porquería en el hueco donde dejar el refresco), te cuelan publicidad antes de los trailers, y a un volúmen absurdo, mayor que el de la propia película… y luego los factores “externos”, lo que viene a ser la falta de empatía de algunos de los espectadores, con sus putos móviles durante toda la película, o comentando la jugada en voz alta.

Me gusta, y mucho, ir al cine, pero esos factores me están matando la ilusión…


#17

Lo que nunca entendí muy bien son los precios de las entradas. No que me parezcan caras, que lo son, sino que todas las películas valen lo mismo. Y no tiene ningún sentido. Es decir, si compras una bolsa de naranjas de 3 kg pagas 3 kg, si compras una de 5 kg, pagas 5 kg, y el precio de una bolsa de naranjas de 3 kg es diferente del de una bolsa de peras de 3 kg.
Sin embargo, en el cine todo vale lo mismo. Una peli de 3 horas como Avatar donde se han gastado 300 millones de presupuesto, 8 euros. Una peli española hecha con cuatro duros y que dura hora y media, 8 euros. ¿Cómo no va a estar ese negocio en crisis?


#18

En este caso yo pagaría el doble a ciegas por ver cualquier película que no fuese Avatar.


#19

Yo pagaría el doble por ver Avatar con unas ricas empanadillas mientras me guía una apuesta acomodadora a mi asiento…


#20

No pagas por la película, sino por la experiencia de verla en la sala… ahora tu razonamiento sigue siendo igualmente válido… porque las entradas valen igual en todos los cines?? Con alguna excepción tipo kinepolis donde puede pagar más por una experiencia más digital.