Vengo a contaros la historia de Karánsebes, la batalla más absurda de la historia

Era el 17 de Septiembre de 1788. Hacía un año que había estallado la enésima guerra entre los imperios austriaco y otomano, y un ejército austriaco de 100.000 hombres se dirigía hacia la ciudad fronteriza de Karánsebes (actual Rumanía) para acampar en vísperas de una invasión. La mayoría de las tropas austriacas las conformaban pueblos sometidos (italianos, serbios, croatas, húngaros, rumanos) y muy pocos de los soldados hablaban alemán, la lengua del emperador.

Los primeros en llegar fueron una vanguardia de húsares con la misión de explorar y limpiar el territorio de posibles enemigos, pero no encontraron un solo soldado turco. En su lugar apareció un grupo de gitanos que vendían aguardiente, así que los soldados les compraron unos cuantos barriles y empezaron a beber mientras llegaban los refuerzos.

Un tiempo después llegó un contingente de infantería, que solicitó su correspondiente trago de aguardiente. Sin embargo, los húsares (ya borrachos) se negaron a darles nada y construyeron barricadas en torno a los barriles de licor. Comenzó entonces una agria disputa entre los dos contingentes que culminó con un disparo al aire.

Entonces todo se desató. Los rumanos creyeron que el disparo lo había hecho un francotirador turco y comenzaron a gritar. “¡Turcii! ¡Turcii!”, “¡Los turcos!”. Los húsares salieron corriendo. Los infantes se desbandaron. En un intento por imponer orden, los oficiales austriacos entraron en escena y comenzaron a gritar “¡Halt!”, “Alto”. Sin embargo, en medio de la desbandada a los soldados les pareció oír “¡Alá!”, el grito de guerra de los otomanos, y el caos se multiplicó.

Coincidió entonces que llegaban otros grupos de tropas. Desde la distancia, un oficial de caballería vio a los húsares dando vueltas alrededor del campamento revuelto. No le cupo la menor duda, debía ser un ataque de la caballería turca. Así que ordenó una carga, sable en mano, contra lo que creía el enemigo.

Al mismo tiempo, la carga de caballería fue vista desde otro punto por un cuerpo de artillería. Creyendo sin duda que eran los turcos, los artilleros abrieron fuego contra los jinetes.

Ya enloquecidos, los soldados se dispersaron en pequeñas bandas que disparaban a todo lo que se movía, creyendo que los turcos estaban por todas partes. Así se sucedieron las horas de batalla hasta que en un momento dado todos decidieron que había llegado el momento de emprender la huida. Durante ésta el caballo del emperador se espantó y José II acabó tirado en un rachuelo.

Los turcos llegaron a Karánsebes dos días después. Sobre el suelo yacían 9.000 muertos.

Aviso que no es un texto propio, está sacado de aquí

16 Me gusta

Copy-paste de la Wikipedia. Pero no te critico, está bien que lo hayas compartido en Tabloide y que la gente curiosee sobre estos temas.

4 Me gusta

Si si, fallo mío que no he puesto el enlace. Editado.

2 Me gusta

Es que los austriacos antes de montar pastelerías no se perdían una. Luego vino Chuache y ya se relajaron. A colación de la tontería que acabo de poner,y siempre pidiendo opiniones, podria ser interesante un hilo al estilo de ilustres ignorantes, donde expliquemos algún suceso cada uno a nuestra puta bola a ver quien esta mas loco.
:zapatero:

2 Me gusta

Estaría muy guay la verdad, aprender y echarse unas risas al mismo tiempo, la auténtica salud.

1 me gusta

FRIENDLY FIRE¡¡¡ FRIENDLY FIRE mamones¡¡¡

9000? Segun la fuente entre 500 y 1200

Esta es otra fuente que comprobé, como sonaba más espectacular metí este dato jajajaja
http://www.grupotortuga.com/La-Batalla-de-Karansebes-una

Ah perfecto

Gracias y un saludo

Curiosidades

Parece la tipica fiesta de morenos.

La guerra civil española tampoco se queda corta…

Creo que la guerra del fletán fué aún mas absurda, os dejo enlace en forma de monólogo :

https://www.youtube.com/watch?v=p2MUE68WoRs

6 Me gusta

Este monólogo es brutal

2 Me gusta

Buenísimo.gracias por compartir.

1 me gusta