Vladimir Putin es nuestro hombre


#1

A pesar de mencionarlo en varios hilos, no tenemos uno específico para mostrar nuestra admiración por el dirigente mundial que habla más claro y tiene la visión más acertada sobre la geopolítica y los ejes de poder.

Propongo que éste sea el oficial para añadir vídeos, momentos épicos y declaraciones sublimes de nuestro admirado Vladimir.

Comienzo con la noticia sobre su calendario de 2018 (que es de traca) y cómo se agotó en horas. Lo acabo de pedir por Amazon EE.UU (tiene su guasa!).

Y aquí otro épico: en una de las reuniones del G20, los guardaespaldas de los mandatarios entran por otra puerta, pero no los de Putin.

Ellos por la misma que él.

Y punto.


#2

#3

Puede caerte muy bien pero nunca será nuestro amigo.


#4

¿Y quién lo es…?


#5

Sin mariconadas. Todo un gentleman.


#6

Si James Bond existiese y fuese presidente, Putin sería lo más parecido.

En otro orden, ¿Os habéis fijado en que a Putin le cambia la cara muy frecuentemente? A veces parece que está más hinchada, otras más roja, otras con los ojos más rasgados…? ¿Cuántos dobles tiene el verdadero Putin ???


#7

No se puede ser más jefe.


#8

Woke up this mornin’
Got yourself a gun
Mama always said you’d be the chosen one
She said, 'You’re one in a million
You got to burn to shine’
That you were born under a bad sign
With a blue moon in your eyes (yeah)


#9

No creo que nadie lo tome como un “amigo”, si no mas bien como un ejemplo a seguir en cuanto a un lider carismatico y con cojones.


#10

Hombre, a ver… yo prefiero tenerle como amigo que como enemigo.

Además, ¿Con qué amigo te tomas tu una botella de Jager y acabas matando a un oso con tus propias manos?


#11

Es Putin quien escolta a los cazas.


#12

The Sopranos :clap::clap::clap:
Qué recuerdos…y los patos


#13

Mucho ha sido dicho sobre la profunda separación histórica y cultural entre la parte occidental orientada hacia Europa y la parte oriental de Ucrania, la cual tiene fuertes lazos con Rusia. Con los movimientos militares rusos en Crimea, algunos han incluso profetizado los comienzos de la Tercera Guerra Mundial.

La mayoría de los Nacionalistas Blancos en Occidente hoy en día fomentan fuertes esperanzas en Rusia, particularmente en Putin, quien ha llegado a un crescendo con la actual crisis Ucraniana. Sin embargo, quiero argumentar que estas esperanzas son graves delirios. No porque Putin esté también controlado por los judíos, como es dicho por algunos Nacionalistas Blancos; él puede que lo esté o no, pero eso no es diferencia alguna para nosotros. Y alternativamente, incluso si la Rusia de Putin no estuviera controlada tan fuertemente como Occidente (lo cual es efectiva mentira – ver más abajo), incluso si Rusia recibe la furia total de los medios controlados por los judíos, esto aún no hace a la Rusia de Putin nuestro amigo o aliado natural.

Sin embargo, concedo que en este momento Rusia es un mal menor para la raza blanca en comparación con el Occidente dominado por los judíos. Pero también tenemos que entender que Rusia es un mal, es un sistema esencialmente anti-blanco. Entonces, a lo sumo, puede ser sólo un aliado temporalmente.

Los Nacionalistas Blancos buscan el poder para permitirle a nuestra raza cometer su destino. Para ganar poder, sin embargo, nuestro movimiento necesita tener un fuerte arraigo a la realidad. También necesitamos un profundo conocimiento de sus enemigos y (potenciales) aliados. Por lo tanto, es de la máxima importancia que los Nacionalistas Blancos tengan un claro entendimiento de quienes son los rusos. Este entendimiento será especialmente crucial si los Nacionalistas Blancos buscan una alianza con Rusia en el futuro contra el enemigo común.

De alguna forma, reflexionando sobre los rusos, los Nacionalistas Blancos, quienes en todas las otras instancias son manifiestamente sobrios y realistas respecto a la raza y la etnicidad, repentinamente pierden todo sentido común. Cuando uno habla de la identidad francesa o alemana, se entiende que los franceses y alemanes son blancos, son pueblos europeos, más allá de la reciente inmigración no blanca. Entonces los nacionalismos franceses y alemanes no son necesariamente opuestos a los intereses raciales blancos más amplios, aunque a menudo lo han sido. Llamemos a las identidades francesas, alemanas y similares étnicas, porque ellos denotan un grupo étnico nuclear.

La identidad Rusa es más análoga a la identidad trans-racial de EE.UU. y Brasil que a la identidad étnica francesa o alemana. Hay muchos rusos que son enteramente europeos. Pero también hay muchos rusos que son de ascendencia mongoloide o cercano oriental, y muchos mestizos. Pero incluso los rusos más blancos, a la medida que se piensan a sí mismos como rusos, están comprometidos a una identidad trans-racial, una identidad cuyo ‘substrato’ racial incluye no sólo elementos europeos, sino también mongoloides y cercano orientales, como también una mezcla de los tres.

Un ruso no es, por lo tanto, cualquier tipo de europeo. Esto es, con buena razón, por lo cual los rusos siempre han sentido que su identidad, intereses y destino son distintos de esos de Europa. Los Nacionalistas Blancos Europeos necesitan reconocer esto también.

Los Nacionalistas blancos también son muy conscientes de que un índice de desarrollo de país, su BPI per cápita, el nivel promedio de ingreso, su nivel de corrupción, etc. están en directa correlación con el nivel promedio de muchas características heredadas dentro de su población. En términos de corrupción y muchos otros parámetros Rusia está mucho más cerca de Brasil que de cualquier otro país europeo. En algunas áreas, Rusia no está ni siquiera dentro de los rangos de Asia o América Latina sino que compite con la áfrica sub-sahariana.

Es más, echarle la culpa del retraso ruso al comunismo sería como echarle la culpa a la esclavitud por el retraso de áfrica. Primero, Rusia ha siempre sido retrasado en comparación a Occidente, y segundo la mayoría de los ex Bloques del Este y los países de la URSS en Europa han logrado crear sociedades prosperas y funcionales rápidamente después de haberse liberado del yugo ruso. Ucrania y Bielorrusia han sido excepciones, principalmente debido al hecho de que después de haber ganado su independencia nunca pudieron adecuadamente deshacerse de la influencia rusa.

Si la identidad, intereses, y destino de Rusia no son europeos, el hecho de que Putin haya pasado algunas leyes tradicionales y que la sociedad rusa se esté supuestamente moviendo hacia una dirección más tradicional no ayuda de ninguna forma a los nacionalistas blancos europeos.

Si fuéramos a regocijarnos por el tradicionalismo ruso y verlos como aliados simplemente por eso, ¿entonces por qué no vemos a los musulmanes como aliados y tenemos esperanza para el occidente en base a su tradicionalismo también? Después de todo, son mucho más hardcore que los rusos.

El tradicionalismo sirve al bienestar y promueve la supervivencia de las diferencias étnicas de cada grupo, pero porque diferentes grupos étnicos eligen similares métodos y valores para promover su propia supervivencia no los hace automáticamente aliados.

Por lo tanto el más fuerte tradicionalismo ruso, patriotismo y orgullo en su ascendencia, no avanza los intereses nacionalistas blancos mucho más que el orgullo racial y patriotismo de indios, chinos, medio-orientales, latinoamericanos, o africanos. Efectivamente, los puede volver enemigos más formidables de nuestros intereses.

La ‘nueva’ Rusia de Putin

Efectivamente, la mayoría de la población Rusia actualmente adora el pasado soviético. La ideología oficial de la Rusia de Putin descansa sobre su glorificación. Y, como es esperado, la Rusia de Putin toma inspiración del pasado Soviético en lugar del Imperio Ruso, el cual puede ser concebido como el único (cuasi) período europeo de la historia rusa. Putin una vez incluso llamó al colapso de la Unión Soviética “la mayor catástrofe del siglo XX”. No la creación, de la Unión Soviética, sino más bien su colapso es la gran catástrofe para Putin y sus seguidores, quienes son la mayoría de los Rusos.

Más importante, cada año los rusos celebran su día de la “victoria” en la segunda guerra mundial (la cual llaman “la gran guerra patriótica”), sin tener en cuenta los hechos de que esta “victoria” fue el peor evento en la historia de la raza blanca. Estas celebraciones son acompañadas de desfiles militares en la Plaza Roja de Moscú. Este culto a la victoria es el pilar principal en el cual descansa la identidad nacional de la “nueva” Rusia de Putin. Ellos veneran a sus “veteranos de la gran guerra patriótica” quienes fueron violadores de millones de mujeres blancas, asesinos de millones de hombres y niños blancos. Básicamente esta veneración a las hordas bárbaras, y su orgullo que sienten en la invasión barbárica de Europa, delinean su identidad étnica. Esto sólo conclusivamente demuestra que la identidad y el nacionalismo de Rusia están en conflicto con la identidad étnica blanca.

Incluso el más mínimo intento de llevar luz sobre los crímenes del ejército rojo y revisar la narrativa oficial de la segunda guerra mundial despierta la histeria que caracteriza a los liberales occidentales. En cada oportunidad, los medios rusos demonizan a Estonia, Letonia, o Ucrania cuando conmemoran a sus héroes que pelearon junto Alemania contra el ejército rojo defendiendo sus tierras, o cuando remueven los monumentos de los soldados del ejército rojo instalados en sus ciudades por el gobierno soviético. Por ejemplo, en 2007, cuando las autoridades de Estonia removieron el monumento del ejército rojo del centro de Tallin, los medios oficiales rusos se volvieron histéricos, y “juventudes” de organizaciones pro-Putin rodearon la embajada de Estonia en Moscú y amenazaron al embajador.

Hay muchos rusos viviendo en Estonia y Letonia (alrededor del 30%). Sus ancestros fueron puestos ahí por Stalin en un intento deliberado de cambiar los niveles demográficos de esos dos pequeños estados bálticos. Su perfil social, su comportamiento y actitudes hacia estos rusos se acerca ciertamente a aquellos de los inmigrantes tercermundistas no blancos en los países occidentales.

Un simple y claro ejemplo que ilustra este punto. La remoción del monumento del ejército rojo en el centro de Tallin coincidió con las elecciones presidenciales en Francia, las cuales tuvieron de resultado la victoria de Nicolás Sarkozy. Es bien conocido, que después de las elecciones las poblaciones negras/árabes se levantaron. Alrededor del mismo tiempo, los rusos se alzaron en Tallin, y ellos hicieron lo que pudieron para ganarse el nombre “árabes de estonia”, en Tallin, como en París, autos ardiendo y vandalismo ocurrió ampliamente. Pero eso no paró a los medios rusos de etiquetar al gobierno Estonio y su policía como malvados “fascistas”.

Además, muchos nacionalistas blancos occidentales se van a sorprender al escuchar que los habitantes rusos de Crimea han sido recientemente solidarios con Rusia al flamear las banderas de la URSS y la bandera Ucraniana del Partido Comunista. También ellos han demonizado y vilificado a líderes de los grupos de resistencia ucranianos que pelearon al lado de los alemanes contra las hordas invasoras soviéticas, por ejemplo, Stepan Bandera y Roman Shukhevich.

La Rusia de Putin es tan anti-blanca como el Occidente Liberal

Es también un delirio ampliamente esparcido entre los nacionalistas blancos occidentales que Rusia está libre de la influencia judía y que es un antídoto al Nuevo Orden Mundial liderado por los judíos. Primero, en cada oportunidad, Putin le rinde homenaje a la narrativa oficial del “holocausto” promulgada por los judíos. En muchas ocasiones él dijo que el holocausto era la mayor atrocidad ocurrida en la historia, y que el ejército rojo puso fin a este horror. Debido a que el culto a la victoria en la SGM y la glorificación del pasado soviético son los pilares principales de la identidad nacional en la Rusia moderna, esto implica que la identidad y el patriotismo ruso no están simplemente en oposición a los intereses judíos, sino al contrario, están en línea directa con ellos.

Segundo, el antisemitismo es muy débil en la Rusia de Putin, y los judíos se sienten muy cómodos y bienvenidos. La vida judía florece a un nivel comparable tan sólo a los primeros comienzos post revolución bolchevique. Un cantante melódico popular ruso judío, Iosif Kobzon, dijo no hace mucho que “los judíos están actualmente experimentando un Renacimiento en Rusia”. Además, antes de las elecciones presidenciales en 2012, el presidente del Consejo de Judíos Rusos proclamó su total apoyo a Putin y expresó su confianza en que todos los judíos de Rusia votarán por él. Incluso dijo que él no sabía de un solo judío en Rusia que estaría contra Putin.

Es más, contrario a las esperanzas de muchos nacionalistas blancos, Ni la oposición de Putin a la intervención militar de los EEUU en Siria ni su legislación contra algunas corrientes activamente promovidas por los judíos en occidente (por ejemplo, la homosexualidad) es suficiente para calificarlo como nuestro aliado o como anti judío. Por un lado, la actitud internacional de la judería contra la crisis de Siria no es monolítica. Mientras los neoconservadores promueven la intervención militar, la Izquierda, también dirigida por los judíos, se opone fuertemente. Entonces, uno no puede decir que el fallo de la campaña contra el régimen de Assad sea un fracaso de un asunto específicamente judío.

En relación a la legislación anti-homosexual de Putin, Uganda ha también recientemente pasado una ley contra la homosexualidad. Negros y musulmanes han sido ponzoñosamente homofóbicos desde siempre. ¿Pero es suficiente para que sean nuestros aliados?

Finalmente lo más importante, los verdaderos nacionalistas blancos rusos, quienes son una minoría tanto en Rusia como en Occidente, son etiquetados como ‘nazis’ y perseguidos de forma mucho más dura que en el occidente liberal.


#14

Paso de meterme a comentar en profundida tu post (¿es un copia-pega?) pero si queria comentar el ultimo parrafo.

Veo normal que se asocie la idea de nacionalista “blanco” a la de grupos nazis, por que en muchos casos suelen ir de la mano.

Al menos de lo que yo conozco aqui en España no todos los que tenemos un sentimiento de amor por nuestra patria, llamese nacionalismo o como quiera, profesamos una ideologia nazi o fascista (en el sentido original de las palabras) pero si que es cierto que las personas que se pertenecen a esos grupos los que mas se declaran nacionalistas españoles, mas ruido hacen y mas carnaza son para que los medios se hagan eco de ellos, con lo cual se terminan asociando las dos ideas (nacionalista y nazi o fascista) dejandonos fuera de juego y haciendonos un flaco favor publicitario a los amantes de la patria.


#15

Confiesa, ¿cuanto has tardado en escribir dicha parrafada? Yo en leerla lo que he tardado en darle a la ruedita del ratón.


#16

pienso que para ganar la guerra ideológica y cultural de la izquierda hacia occidente es convertirnos en lo que ella tema. Si ellos temen al fascismo, seamos fascistas.
Y ese comportamiento que tiene la izquierda ante lo que no le gusta tiene una fundamentación neurobiológica.

El cerebro de un izquierdista tiene conexiones neuronales que despiertan mecanismos emocionales que hace que se sientan amenazados cuando escuchan algo que no les agrada.

Las amígdalas cerebrales son dos cuerpos de núcleos neuronales ubicados en los lóbulos temporales del cerebro en los vertebrados complejos, como los humanos. Esta estructura está involucrada en los procesos vinculados a la emoción, toma de decisiones, las emociones, el miedo, agresión y orientación política.

Básicamente, las amígdalas cerebrales reciben información proveída por los cinco sentidos e interpretan si esa información podría lastimarnos o no, ya que esas estructuras neuronales hacen conexión con los centros del cerebro involucrados en las reacciones de huída o lucha.

Una reacción de huída o lucha ocurre por ejemplo cuando alguien que esté caminando por una montaña pisa muy cerca de una serpiente, y ésta en defensa, sisea y muerde en la pantorrilla al que pasa por allí. Cuando esa persona en una próxima ocasión pise digamos una rama, se va a asustar y va a tener una reacción de huída o lucha.

El miedo es una respuesta emocional diseñada por la naturaleza para evitar dolor y lesiones, es por ello que debe ser una respuesta rápida y de reflejo.

Otro importante proceso en el que las amígdalas están involucradas es el poder aprender por asociación y recordar que cosas nos dan miedo y cambiar nuestros comportamientos con respecto a ello. Hay estudios que han vinculado el tamaño de la amígdala cerebral con la capacidad de ésta de poder interpretar cuales son situaciones de peligro.

El uso de la amígdala aumenta o disminuye dependiendo de su uso, es por ello que soldados y policías no requieren de una advertencia para avisarles que el sonido de un arma de fuego al ser cargada o disparada puede poner en peligro sus vidas sino que actúan en consecuencia.

Las amígdalas cerebrales y su funcionamiento son importantes cuando se busca entender por que cierto grupo político (la izquierda) actúa con rechazo, violencia, miedo o alejamiento ante todo aquello que está en contra de sus ideas: Su cerebro tiene conexiones neuronales que despiertan mecanismos emocionales que hace que se sientan amenazados amenazados.

La corteza insular o ínsula es otra estructura cerebral que tiene la función (entre muchas otras) de regular los procesos que controlan la forma en la que las personas reaccionan ante imágenes desagradables así sea sólo recordándolas. La ínsula también regula las emociones: ira, miedo, disgusto, felicidad y tristeza.

La ínsula y la amígdala funcionan juntas cuando se presentan situaciones de riesgo e incertidumbre que los seres humanos deben procesar. La zona del cerebro que se activa en las personas de izquierda cuando se enfrentan a una situación que implica arriesgarse (seleccionar una acción que pueda tener un resultado beneficioso o perjudicial).

Cuando alguien tiene miedo y se siente amenazado su actitud cambia: Se inquieta, tiembla, agita los brazos, se mete los dedos en los oídos para taparlos o cubre sus ojos, se retrae, grita-éstas son respuestas naturales a estímulos dolorosos-. La orientación política está asociada con procesos psicológicos que regulan la manera en la que los individuos responden al miedo y la ansiedad.

Aunque el comportamiento de tanto gente de derecha como de izquierda no varía a la hora de arriesgarse, un estudio reveló que la actividad cerebral entre derecha e izquierda política es distinta y por ello la respuesta es distinta en individuos de derecha y de izquierda.

Las ideologías políticas reflejan principios morales subyacentes distintos y estos hallazgos cambian la forma en la cual se ha pensado y concebido a las ideas políticas. En un momento donde es fundamental ganarle terreno a la izquierda, el uso del miedo para forzarlos a cometer errores puede ser una gran técnica para ganar terreno.

Por eso desde hace un tiempo que para derrotar a la izquierda, debemos ser lo que la izquierda tema.


#17

Dices algunas cosas curiosas y algunos disparates. No hay problema. Pero si voy a pegar una parrafada de otra página web, yo procuro arreglar un poco el texto para que acabe de encajar en el hilo y a parte pongo el enlace. ¿No te parece de sentido común?


#19

“Es Putin quien escolta a los cazas.” :jajaja::jajaja:


#20

Igual tenemos referentes mas cercanos que este comunista. Mismamente me acuerdo de los Cuatro gitanos que entraron en la biblioteca de Gerona y rompieron las urnas, obligaron a cerrarla, se enfrentaron con los mozos de la cuadra y cuando llegó la guardia civil le aplaudieron. Medalla al merito civil para ese grupo ya.
Por otra parte es entendible viendo a Putin y a lo que hay aqui que parezca un modelo a seguir, el cesped siempre crece mas verde e. El jardin del vecino…Viva España!! Cohone


#21

Esa es la respuesta correcta!